C'era una volta

25/08/2017

Guillermo Castilla lo descubrió en agosto de 2017

Excelente trato y servicio. Recomiendo los granizados.

Los helados en Italia son una debilidad para cualquiera, sobretodo en verano, ya que además de alimentar, refrescan y ayudan a combatir las altas temperaturas. Así que al estar por la Toscana no iba a desaprovechar probar algunas de las mejores heladerías según fuentes de información locales.
Esta heladería, se ubica en el pequeño pueblo de Lucignano, un pueblo de la Toscana que tiene la peculiaridad de tener las calles circulares. Heladería artesanal, ubicada cerca de la iglesia del pueblo. No disponen de mucha variedad de sabores. helados muy cremosos con excesivo sabor a leche que se deshacen muy rápido . Aunque disponen de alguna opción sin leche a base de agua (sorbete). No fueron de los mejores que probé de a Toscana o la Umbría, pero el trato y la explicación de como los elaboran fueron de 10. Tienen las máquinas de elaboración a la vista y el jefe fue muy empático. Excelentes los granizados, que también probamos, e ideales para combatir el calor.