Terraza grande entre el Puente de Segovia y la estación de Príncipe Pío donde además de disfrutar del buen tiempo se puede picar algo informal.

Ordenar por:

relevancia fecha

10/04/2017

Creo que nos equivocamos pdiendo

El sitio tiene una ubicación buenísima, y es muy agradable, pero la comida.....

De entrantes pedimos, pulpo a la brasa, croquetas y mejillones, las 3 cosas estaban ricas, pero de segundo pedimos arroces, y cada cual peor

el risotto de rabo de toro, pasable de sabor pero el arroz pasado
el arroz negro, bastante malo, estaba caldoso, y sin sabor
el arroz caldoso con almejas y gambas, fue el remate, malo malisimo, de verguenza ajena.

No pedimos carnes asi que no puedo opinar.

Yo creo que el sitio para raciones está bien, pero no más

PD, el brownie de zanahoria, muy bueno

Cristina Bertrand Pi...

Yo pedí cosas de menos elaboración porque lo vi más local de copas que restaurante para cenar, y aún así mi experiencia no fue mucho mejor, pan de cristal con jamón, que es la primera vez que veo un pan de cristal que no está bien. La carne llegó fría y se olvidaron de algún plato que tuvimos que reclamar. Sin embargo los postres muy bien, la tarta de queso estaba bastante lograda. Así que igual es mejor ir después de cenar a tomar sólo una copa y el postre.

11 de abril de 2017

Avelio

Este muy chungo, agree

25 de abril de 2017

Alvaro Armenteros

Este vale para copazo con vistas

25 de abril de 2017

10/10/2016

Las vistas siguen siendo maravillosas

Comida domingo - octubre 2016

Baja a dos estrellas.

Después de tres años de nuestra última visita, regresamos a la terraza del Café del Río a celebrar un cumpleaños. Parece que ha cambiado de manos, y nos ha parecido que la cocina ha empeorado.

Huevos rotos con patatas congeladas y jamón de sobre, rabas muy reguleras, entrecot de lomo bajo que era todo nervio y hamburguesas mediocres, 30 euros por persona por comida estilo franquicia.

Eso sí, las vistas siguen siendo maravillosas.

--------------------------
Buena experiencia en la terraza del CAFÉ DEL RÍO. Se trata de un edificio cúbico y moderno situado en el nuevo Madrid Río, en la orilla de enfrente de la Estación de Príncipe Pío. El sitio muy moderno y bien montado, funcionando desde hace dos meses a tope. Sirven desayunos, un menú a 10,50 € a mediodía, y por la noche cenas a la carta y copas.
Cenamos en la Terraza de lo que llaman El Mirador, situada en la Cubierta del Edificio. Ambiente de parejas jóvenes y grupos de amigos. Suelo de teka, velitas, mesas y sillas de madera y butacas con cojines. Las vistas sencillamente impresionantes, de las mejores de Madrid (se ve el Parque del Río, Príncipe Pío, Palacio Real y la Almudena, entre vegetación y sin edificios feos que estorben). La temperatura perfecta, gracias al frescor que proporciona la cercanía del Manzanares.
Dos personas, un miércoles por la noche, la terraza llena (unas 30 mesas) y media hora de espera para coger mesa. La carta está basada en ensaladas, mini-hamburguesas, algo de marisco, tostas, etc., es decir, platos sencillos y apetecibles, aptos para todos los gustos, todo ello a precios contenidos. La carta de vinos no muy extensa pero suficiente, con representación de las principales denominaciones tanto en tintos, como en blancos y rosados.
Tomamos, todo a compartir, steak tartar, servido con pan de cristal. Aunque viene preparado de cocina y no lo dan a probar, el aliño estaba muy sabroso. La carne picada a cuchillo, aunque para mi gusto los trozos de carne un poco grandes. Boquerones, rebozados a la andaluza, de tamaño perfecto, bien fritos y frescos. Para terminar dos tostas, una de queso de rulo de cabra con miel y nueces, ligeramente horneada, que estaba muy buena, y otra de solomillo ibérico con brie, que no nos convenció, pues la carne estaba muy seca. Todos los platos servidos en pizarra, y todos con la misma guarnición (un mezclum de lechugas con tomatitos cherry). En este aspecto le podrían echar un poco más de imaginación... De postre un coulant de chocolate con helado de vainilla y peta zetas que nos gustó mucho, casi lo mejor de la comida.
Para beber, elegimos un albariño Mar de Frades. La botella llegó caliente a la mesa y fue devuelta a corrales, la segunda vino perfecta de temperatura con las disculpas del Jefe de Sala (pues perdonado, son fallos comprensibles en los primeros tiempos de cualquier restaurante).
La cuenta ascendió a 55,70 €, menos de 30 € por persona, lo que considero una buena relación calidad-precio, especialmente en un sitio como este. Como se estaba muy a gusto nos animamos con un Gin Tonic de Gin Mare (a 12 €) servido con albahaca, que nos supo a gloria. Ah, se me olvidaba, Dj en directo con música electrónica de ambiente, que animó bastante la velada. Si se lo siguen montando así de bien, les auguro un futuro brillante.

26/08/2015

Lo que más me gustó es la ubicación y las vistas desde el restaurante cuyas paredes son ventanales. Terraza de 10. La cocina correcta.

25/09/2013

El toro de la Vega

Hay quien dice que el "toro de la Vega" es la mayor vejación que puede sufrir cualquier animal de la familia bovina. Es posible, pero esa macabra ceremonia es seguida muy de cerca por las "Hamburguesitas de Kobe" que sirven en este sitio. Dudo mucho que las susodichas sean verdaderamente de buey de Kobe, primero por que está prohibido exportar el buey de Kobe de Japón (lo que se vende en el mercado de Chamartín, por ejemplo, es un un sucedáneo de muy buena calidad) y segundo porque nadie que haya tenido ante sí un pedazo de carne de buey de Kobe osaría cocinarlo hasta casi la calcinación, tal y como hacen en este sitio.

El servicio es de lo peor que puedes encontrar en Madrid. Te recomiendo que te lleves de casa algo para picar para sobrellevar la hora que pueden tardar en salir tus platos.

nindiola

Estoy contigo, me suele parecer un insulto eso de carne de kobe, buey gallego. En realidad es una estafa (te venden algo que no es)...

13 de mayo de 2016

31/05/2015

Terraza, buenas vistas y buenos mojitos

Las vistas buenas y el ambiente por la tarde tranquilo, los mojitos muy buenos y los precios decentes.

25/07/2013

copas o restaurante?

Le daré una segunda oportunidad pero a ver si matizan esto porque sino perderán clientes seguro.

Llegamos a las 10 horas, sólo reservan abajo pero si esperas te pasan para arriba. Esperamos y nos sentamos a las 11. Ambiente agradable, te saca del lío de Madrid con sus grandes mesas con bancos y sombrillas estiló chill out, con música en directo. Tienen a la típica chica mona recibiendo te a la entrada estiló whitby.

Hasta ahí todo bien, pero que nadie te de una carta hasta 15 minutos más tarde, que tarden en volver otros 15 minutos a tomar nota, que traigan el primer plato sin tener ninguno de los cinco comensales cuchillos en sus sitios, que se olviden de dos de cinco segundos y se acuerden cuando se los pedimos porque el resto ha terminado, que la camarera que atiende tu mesa acabe su turno y desaparezca dejando la mesa a la deriva esperando 30 minutos a que alguien traiga la carta de postres, que educadamente devuelvas uno de los postres por tardar 30 minutos en servirte los y que todo eso acompañado de quejas educadas con cada retraso para que se dieran cuenta del descontento lleven a que nos den la cuenta sin un detalle, hace pensar que los camareros son de copas y no de restaurante y les faltan nociones básicas.

Aún así la carne a la piedra estaba buena, el queso y la tosta de jamón también y los precios bastante ajustados a lo que sirven.

Ojalá que cuando vuelva no tarde de 11 a 2 am en cenar porque las vistas y el concepto es genial para Madrid en verano.

03/07/2013

TERRAZA QUE MERECE LA PENA YA SOLO POR SUS VISTAS (COMIDA FLOJA)

Cuando llega el buen tiempo a Madrid ya sabéis que la gente MAAAATA por una buena terraza. No hay negocio que más triunfe que una terraza chula en Madrid. Será por el asco de calor que hay en estas fechas, será porque no hay playa, será porque a los madrileños nos gusta salir a la calle, será por el motivo que sea, pero en estas fechas las terrazas de Madrid están abarrotadas.

Cada año van abriendo terrazas más chulas y es que hace unos años la oferta era muy escasa. Ahora, con la apertura también de terrazas en azoteas, la oferta es muy amplia: URBAN, PENTHOUSE, CÍRCULO BELLAS ARTES-TARTAN ROOF (la que más cotiza a día de hoy), CAFÉ DEL RÍO, GAUDEAMUS, ÁGORA (Hotel ADA), PALACIO CIBELES, TABERNA LOS GALLOS, etc, terrazas a las que hay que añadir clásicos, y no tan clásicos, como IROCO, SACHA, RUBAYAT, NO!, THE PATIO, IO, PIPA&CO, TAPANCO, LATAPA (HIPÓDROMO), LÁGRIMAS NEGRAS (Hotel Puerta América), BOKADO….

Pues bien, este lunes me fui a probar CAFÉ DEL RÍO. Esta terraza se encuentra en la zona nueva del río Manzanares.

Al llegar al cubo-local verás unas mesas colocadas justo en la acera. Pues bien, pasa de esas mesas y métete en el cubo-local, sube las escaleras y llegarás a la azotea. Ahí está CAFÉ DEL RÍO.

En esta parte no se puede reservar así que ya es jugársela. Desde luego que si vas un viernes a las 10 de la noche lo más seguro es que te comas los mocos, pero si vas entre semana o si vas sobre las 8, seguro que tendrás mesa, y si no, al cabo de 20-30 minutos te darán una.

Dentro de esta azotea, sin duda las mejores mesas son las del fondo ya que son las que mejores vistas tienes. Incluso en esa zona hay unas mesas altas donde puedes tomar o beber algo viendo justo enfrente todo el Palacio de Oriente. Puede que sea de las mejores vistas de Madrid.

Nosotros éramos 8 y nos pusieron justo en la entrada por lo que las vistas no eran tan bonitas aunque estaban bien.

Al ser lunes y al ir a las 20:00 cogimos mesa al momento. Además no exigen que ya estén todos por lo que en nuestro caso los dos primeros que llegaron fueron cogiendo mesa.

Respecto a la comida, pues bueno, digamos que no es su fuerte. Y es que estos sitios de terraza en azotea no necesitan una gran cocina para llenarse. La gente va a “estar ahí” no a “comer ahí”.

Nosotros probamos:

Ensaladilla rusa (10 €). Ración bastante grande y que sorprendió pues me la esperaba mucho peor.

Steak tartar (7 €). Muy flojo. No sabía a nada.

Tartar atún (7 €). Este tartar sí estaba bueno. Merece la pena.

Croquetas de jamón (10 € 8 croquetas). Cremosas por dentro y crujientes por fuera. Muy correctas.

Tosta de escapolines de pollo con mostaza (5,50 €). Flojísimo. No es más que un filete de pollo de bandeja de Carrefour sobre un pan tostado y un poco de mostaza en grano.

Tosta de solomillo con cebolla caramelizada y/o brie (5,50 €). Totalmente sin más.

Tosta de pan tumaca con jamón (5,50 €). Faltaría más que un plato tan sencillo no estuviera bien.

Ensalada de bogavante (14 €). No te esperes un bogavante gallego. Este será típico canadiense que no sabe a nada. No obstante, dentro de la oferta de ensaladas, es la más apetecible.

De postre, una plasticosa tarta de queso y un flojo coulant de chocolate (4,50 € cada uno).

Al final, con cervezas, y entre 8, salimos a 180 €, es decir, 22,5 € por barba.

Asumiendo que aquí la comida no es lo importante sino que el protagonismo lo tiene la terraza y sus vistas, me pareció un buen precio pues se podían haber columpiado mucho más con precios más altos.

Si no quieres cenar, una gran opción es venir a tomar un cocktail (10 €) o una copa disfrutando de las vistas.

Si no fuera por las vistas, le daría 2 estrellas, pero por sus vistas únicas en todo Madrid, le subo a 4.

palo palito

El sitio en sí, solitario, tampoco es que sea genial, pero la comida....floja floja flojísima...eso sí, el personal muy atento, o deseando irse, una de dos. jejej!

11 de julio de 2013

ALBERTO DE LUNA FANJ...

El local, como local, no tiene nada. Pero hombre, las vistas, sobre todo en las mesas del fondo, son muy bonitas. Yo lo veo más como opción para ir con tu novi@ o amigos a tomar un Gintonic y ver atardecer. Porque la comida no vale nada.

11 de julio de 2013

18/12/2013

Ni ni fu ni fa

Pero tampoco para salir corriendo.

POr un lado decir que la terraza esta debe de ser gloria bendita en dias soleados, aunque fui por la noche denotaba maneras.

El restaurante por dentro no esta mal, el servicio aunque un poco lento y no un dechado de virtudes en lo de la atención, aceptable y con una comida que se dejaba comer (no las tenia yo todas conmigo si soy sincero).

En fin, creo que el sitio tiene mas interes por su terraza que por su cocina, pero si estas por la zona y quieres comer, es una aceptable opción

16/05/2013

Estupendas vistas, pero solo para cañas y copas

Esta primera visita al nuevo "mirador" de la zona Rio me ha dejado un sabor agridulce. Si bien el sitio es agradable, está muy bien montado y las vistas (con el Alcázar, la Almudena, etc. al fondo) están genial, la comida, al menos la que sirven en la terraza, resultó un auténtico desastre.
Pero vamos por partes, si decidís pasaros podéis optar entre quedaros en la terraza que está a pié de calle (una buena opción para los que vayan con nenes), podéis pasar al restaurante de la planta baja (un espacio elegante casi totalmente acristalado) o subir a la terraza con una decoración moderna, estilo chill-out, con sus sofás de mimbre, sombrillas y una barra cargada de bebidas premium. Un sitio agradable.
Nosotros decidimos subir a la terraza, aprovechando que no había mucha gente, y ya sentados merendar algo. Pedimos una ensalada de bogavante y una tosta de pollo con miel y mostaza antigua. La ensalada me resultó insípida, con una escasez absoluta de aliño, sin rastro de sabor a mar y a la que solamente aportaba algo las bolas de melón. Un fiasco para el precio que tiene.
Pero el premio se lo llevó la tosta. Para empezar me pareció escasa, más tirando a canapé o a pincho que a tosta (y por el nada desdeñable precio de 5,5€), eso sí, acompañada de "abundante" ensalada, pero también sin aliñar (no sería el día). Seguiré diciendo que el proceso de cortarla se asemejó más al cincelado del marmol que a otra cosa. Estaba durísima, además de fría. Vamos, un auténtico desastre.
Al menos las bebidas, para estar donde está y tener las vistas que tiene, no eran una locura (doble de cerveza 3€), si no ya hubiese sido el acabose.
Total, cuatro bebidas y los platos anteriores 30€ (15€/px). Desmesurado.
Si vuelvo será para beberme algo en la terraza y disfrutar de las impresionantes vistas, porque se me han quitado las ganas hasta de probar el menú del día.

04/11/2013

Sus vistas merecen la visita y un café, poco más

Desde su terraza puedes disfrutar de una de las mejores vistas de Madrid. De frente la Cornisa de San Francisco y a un lado la Casa de Campo. Tomarse una simple caña mientras observas lo que te rodea es un autentico placer. Pero ojo, el menú del mediodía es digno de pesadilla en la cocina, tremendo. ¡Que pena! Buenas vistas pero no quedan ganas de repetir. Falta oficio hostelero.

08/02/2014

Fui en invierno, y no pude aprovechar de la maravillosa terraza que tienen arriba desde donde se puede ver el Palacio de Oriente (Palacio Real), el Puente de Segovia, y una parte del Parque Madrid Rio. La comida aunque los platos estén muy bien presentados es de 6/6 y medio. También el restaurante está muy bien decorado y se disfruta de la visual gracias a las paredes de cristal. Tomamos como entrantes burrata y pulpo a la gallega y cómo platos principales solomillo y milhojas de rabo de toro, de postre milhojas con nata por 30 euros cada uno.

26/05/2013

Para olvidar

El sitio la verdad que es espectacular por lo bonito que es y por las vistas que tiene. Pero es sólo fachada porque la comida es para echarte a reír. Pedimos unos entrantes para compartir. Escasos, sosos y llenos de forraje (lechuga seca y sin aliñar)para rellenar el plato. Lo mejor fue cuando vinieron las tostas presentadas en una mini pizarra en la cual venían 4 trozos de lechuga seca y también sin aliñar y una tosta ideal para los habitantes de Liliput. Exageradamente pequeña, el pan nada crujiente y sí chicloso y lo del interior prefiero ahorrármelo. El postre preferimos no pedirlo para evitar sorpresas. Cuando vino la dolorosa(cuenta) fue el descojone porque nunca pagué tanto por tan poco. En fin nada recomendable. Lo único bueno fue que al maitre le hicimos saber todo esto y por lo menos nos quedamos agusto y nos pidieron disculpas.

05/03/2014

Que hermosura de Restaurante, cerquita del Río Manzanares y con una amplia terracita, los arroces están buenísimos, el menú del día vale 10.50 euros.
Todo superlimpio.
Aquí comen los futbolistas de la Roja.

30/09/2013

Fraude

Pues eso un fraude. Pides fritos de pixin y te ponen un pescado recalentado que no es rape recalentado. Pides croquetas de carabinero y no llevan ni cabeza de gamba arrocera. Lamentable comida. Un sitio bueno para tomarte un cafe o una copa.