Café Jaime Beriestain

El multiespacio de Jaime Beriestain que cuenta además de con restaurante, con una tienda de objetos de diseño, un quiosco y una floristería.

Ordenar por:

relevancia fecha

27/06/2014

Precioso bistrot catalino...buena comida aunque cuidadín con el vino

Ayer tiré de agenda para montar una comida de bizniz aunque informal en Barcelona.

Normalmente suelo ir al Nuba o a algún restaurante del puerto, pero esta vez quise hacer un esfuerzo y salirme de lo clásico. Después de descartar Spai Kru por el precio y Ticket por que me soplaron que las colas son de alucine (pensé "a ver si voy a dar con el Nakeima de BCN"), me decidí por este Café Jaime Beriestain.

Me habían hablado maravillas mis contactos culés, que es una especie de TCT, que si está lleno de gente wapa...y blablabla...

A pesar de todo...voy con cierto reparo..que aún recuerdo cuando me mandaron al Passadis del Pep o al Cangrejo Loco y aún tengo que hacer rehabilitación por los hachazos que me arrearon.

Además me explican que este Jaime, decorador, ha montado un "concept store". Ya empezamos con las moderneces. Es un restaurante, tienda y floristería, todo en uno. La experiencia me dice que el que mucho abarca poco aprieta...pero como me va la marcha, pues tiro para Pau Claris.

Que en el local la decoración se ha cuidado es evidente. Preciosísimo, con una pequeña barra a la entrada y mesas redondas más al fondo. Butacones de terciopelo (en este caso me parecieron cómodos y nada pesados, encajando perfectamente con la decoración).

También mesas flanquedas por sofás redondos...rollo parisino parecido a lo que te encontrarías en Le Grand Colbert pero mucho más moderno.

Al fondo del local, la floristería. De nivel, muy parecida a la que hay en Platea o al antiguo Búcaro. Le da un aire increíble a la decoración del local, aunque me pregunto si vende algo.

Dos lámparas impresionantes (el techo del local es altísimo) le ponen al sitio un toque art decó genial.

Todo son detalles: muchas mesas son para compartir, pero en este caso son redondas así que usan libros antiguos puestos de canto como pequeñas barreras para romper el espacio entre comensal y comensal. Me siento cuqui.

Noté que había mucha gente comiendo sola. Curioso. En Madrid rara vez veo eso.

Servicio atento aunque un pelín lento y trasconejado. Estilo rollo Luzi...gente "jovenguapaconzapas".

Tenían una "fórmula" por 15 euros. Me hace gracia esto de la fórmula. Este Jaime es Chileno y quizá allí se dice así, porque lo de la "formule" yo sólo lo he visto en París y dicho en "castellat" queda un poco rarito...

A lo que voy...la fórmula tenía buena pinta por 15 euros, pero me lancé a la carta...la aventura es la aventura y a mí me gustaba el programa de Miguel de la Cuadra Salcedo...aunque estuviera trucado (mucho más que Frank de la Jungla).

Mi elección (luces, sombras y algún hachazo monetario):

1.- Ceviche de Lubina. 14 eur. Me indican que lo marinan en el momento y que tarda unos 20 minutos. Buena observación. Pediremos algo antes para ir haciendo boca. Error (ver punto 2). Muy bueno. Se nota que está hecho al momento. Rebaño tol liquido con cuchara. ñam ñam ñam.

2.- Media de jamón con tumaca. 12 eur. Zzzzzaaaaaassssss. Hachazo. Un plato de postre con una mini ración de jamón que en Madrid llegaría por los pelos a tapa. Dos tristes rebanadas de pan con tumaca de frasco. Buen jamón, sí...pero a precio de Beluga.

3.- Wok de verduras. 13.30. Muy rico. Verduras al wok salteadas con quinoa. No es que sea el plato más sabroso del mundo, pero con esos mimbres poco más se puede hacer. A mí me gustó.

4.- Pechuga de pollo Thai con cacahuetes, brotes de soja y fideos de arroz. 15.40 eur. Riquísimo plato con mucho sabor, servido perfecto y en su punto de sabor. Los cacahuetes le dan un contraste de crac-crac que va perfecto con lo blandurrio de los fideos. Me lo comí en un plis-plas. El pollo muy tierno y en su punto.

5.- Vino. Éramos dos personas así que decidimos no pedir una botella entera...4 copas de vino blanco "Menganito". Toma elección: 6 euritos la copa.

Esto ya no es un hachazo...es una cuchillería de Toledo de esas con armadura en la puerta. Es la cheira del Torete que vuelve para vengarse.

¡¡¡¡6 euros copa por un verdejo que no vale más de 8-9 euros en el Carrefour!!!! (la botella entera, digo).

6.. Postres- La mitad de la carta son postres. Sólo con leerlos te pones como el perro de Paulov. Como soy idiota y estoy a plan...me pido una triste compota de manzana. Casera y muy rica...dejaré el resto para una mejor ocasión en que esté más "fit".

Total: 102 eur con 1,50 de servicio de pan (buen pan pero simple: un par o tres de rodajas metidas en una bolsita de papel).

Conclusión: sitio precioso, realmente bonito. Cuqui-cuqui. Ideal para una cenita romanticona y hacer manitas. La comida mucho más correcta de lo que me esperaba...bien servida y presentada.

El vino...pues ya lo habéis leído...un verdadero despropósito.

El resto...tres estrellas y media o quizá incluso cuatro...estoy dándole vueltas.