Ordenar por:

relevancia fecha

29/12/2011

Sitio informal de Budapest

Café Kor es un restaurante informal ubicado en Sas útca, en el centro de Budapest. La decoración tiene un predominio de tonos cálidos y maderas, simulando un bistro parisino. El servicio es joven y dinámico. La carta se centra en platos de pato, pollo y ternera en cuanto a los principales y verduras y algún pescado en los entrantes.

Visita 12 de Diciembre de 2011

Habíamos realizado nuestra reserva con anterioridad por internet. El restaurante estaba lleno, incluso doblando mesas y eso que era un lunes por la noche.
Decidimos cenar a base de entrantes para compartir y esto fue lo que probamos:
Carpaccio de salmón con caviar rojo. Salmón de gran calidad acompañado de sus huevas, crema agria, mantequilla, pepino, tomate y cebolla.
Crema de aguacate con gambas.Sobre la cáscara de un aguacate, una mezcla del propio aguacate, manzana, pepino y gambas. Bueno sin más. Nada especial.
Foie de ganso al cognac. Excelente foie casero. La presentación del plato muy ochentera, con frutas cortadas "artísticamente", pero con gran calidad del producto central, el foie.
Queso de cabra a la parrilla con ensalada fresca. Enorme pieza de buen queso de cabra a la plancha acompañada de demasiada ensalada.
"Gulácsi" pancake. Un pille. Un pancake relleno de una ciruela híper amarga e inundado de semillas de amapola. Lo terminamos por vergüenza torera. Nos costó. Mucho.

Acompañamos la cena con dos jarras de medio litro de cerveza local Dreher.

Nuestra opinión es que cenamos en un buen sitio para una cena informal, si bien con algunos altibajos derivados, en parte, de nuestro desconocimiento de la carta.

Total factura: HUF 12.890 ( EUR 43,00)

2 cervezas Dreher: HUF 2.880 (EUR 9,60)

sambuquita.blogspot.com/2011/12/cafe-kor.html

01/07/2008

loopme lo descubrió en julio de 2008

El mejor Steak Tartar de la ciudad y uno de los mejores restaurantes de Budapest

Su nombre engaña. Aunque de reducido tamaño, Café Kör es uno de los restaurantes mejores de la ciudad, y no porque lo digan las guías, sino por lo bien que se come.

Ofrece comida continental mezclada con comida típica húngara. Suelen tener muchos platos del día que apuntan en las pizarras que tienen repartidas por las paredes. El foie a la plancha es uno de los más ricos que hemos comido. Y si sois gourtmets atrevidos, no dejéis de pedir el Steak Tartar. Todavía me acuerdo de los bueno que estaba.

Debéis de reservar pasándoos una hora antes o así. Siempre hay cola, la mayoría gente de allí. Podéis decir que os digan cuando se va a quedar alguna mesa libre y entonces pasaros. Mientras y para hacer tiempo, una buena opción es tomar una cerveza en Szent István Ter o la Plaza de San Estebán, justo a los pies de una de las iglesias más famosas de la ciudad. No os perdáis subir a su campanario.