Cafeteria Fundación Juan March

Ordenar por:

relevancia fecha

17/11/2013

Retro-café homenaje a los 70´s

Bajar las escaleras que conducen al sótano y entrar en la remodelada cafetería de la Fundación Juan March es como tele-transportarnos en el tiempo a una escena cotidiana cualquiera de los años setenta en la que podríamos encontrarnos a la hora del desayuno a funcionarios con manguitos y gafas negras de pasta, chicas ye-ye cuchicheando, cardados imposibles, hombreras de infarto y cuellos de pico de varios centímetros.

Frecuentada hoy tanto por los visitantes que se acercan a las exposiciones temporales que ofrece la Fundación, el personal de la misma y los trabajadores de oficinas de la zona, la cafetería es un tributo a los años 70´s para regocijo de los nostálgicos de esta época.

Cafeteria_Juan-March_3Por esta cafetería parece no haber pasado el tiempo aunque su aspecto actual es fruto de una cuidada renovación, eso sí, respetuosa con su aspecto original. Llaman la atención por encima de todo, los enormes sillones de cuero negro que ocupan gran parte del espacio y que invitan a acomodarse para pasar allí un buen rato, como si del salón de tu casa se tratara. El resto de recio mobiliario no desentona con el código vintage y los tonos sobrios: moqueta jaspeada en colores crudos, los ceniceros de latón, los taburetes de madera, las mesas de cristal negro tintado,… manteniendo esa curiosa tradición de antaño de anclar el mobiliario de sillas, mesas y/o taburetes al suelo

Leer más en ... yosoydisfrutologo.es/cafeteria-fundacion-march

23/04/2014

De otro tiempo

La verdad es que parece una cafetería sacada de otro tiempo, pero no por ello deja de ser un lugar agradable.. Sillones cómodos, prensa y el wifi gratis como única modernidad. No ponen tapa con la cocacola, o por lo menos a mí no me pusieron.

Olio

Me encanta su aire retro

23 de abril de 2014

je suis béatrice

...y a mí, y el rollo ese intelectual que tiene.

23 de abril de 2014

acme

y aparte que se apellida March, que es muy de Mallorca,... by the way

23 de abril de 2014

je suis béatrice

Ves? Eso me da un poco igual porque el apellido lo asocio más con la Banca que con la Fundación y eso no me produce ningún recuerdo agradable.

23 de abril de 2014

11/01/2013

Algo más que arte

Cómo le gusta a este funcionario todo lo escondido. Y si el lugar donde cualquier cosa se esconde es el sótano de la Fundación Juan March, le gusta aún más, claro. Como esta cafetería, donde dificilmente llegues si no te llevan o si no has quedado con un amigo para ver una expo y de puro aburrimiento te dedicas a investigar y terminas tomándote una cerve.

El sitio no puede ser más especial, es un pequeño viaje al pasado. Imagino a oficinistas con bigote, gafas enormes de pasta y pantalón de campana tomándose cafés con chicas con faldas por debajo de la rodilla, mientras comentan que a Franco le quedan dos telediarios y que cualquier día pedimos el ingreso en la CEE. Mármol, moqueta, sofás, camareros con uniforme, todos esos hits sententeros.

Como suelo preferir los sitios caseros, no esperaba, sinceramente, que se comiera muy bien aquí. Pero nada más lejos de la realidad, tiene un menú del día bastante bueno, o plat du jour si lo prefieres, ambas opciones por un precio muy razonable. Además, hay un montón de periódicos y wi-fi.

27/10/2013

Tesoro solo para iniciados en los bajos de la Fundación Juan March. Precios de risa, sofás cómodos, prensa y wifi en pleno barrio de Salamanca.

01/05/2012

Retro total

Como diría Mario Vaquerizo. "Que no venga ningún modernito a cambiarlo". El encanto de mantener la decoración original te traslada al pasado. Todavía no he probado su atrayente menú. Los lectores pueden consultar la prensa del día

13/02/2009

visckys lo descubrió en febrero de 2009

Salió el otro día en Madrid Directo. Reapertura de su cafetería. Menudo ambiente setentero.... hay que ir, por lo visto, hasta el hilo musical está en consonancia con el ambiente 100% retro del espacio!

20/02/2009

En horario de museo, de lunes a viernes, un salto a los 70s donde parar a leer el periodico, tomar un café o incluso usar el wifi