Este sitio ha cerrado, si crees que esta información no es correcta: ponte en contacto con nosotros

Ver otros restaurantes cocina de mercado en Madrid

Caray - CERRADO

Caray es un espacio creado para vivir una experiencia gastronómica única en un ambiente cosmopolita.

Ordenar por:

relevancia fecha

12/10/2016

Gath lo descubrió en octubre de 2014

Cambios en cocina, ahora al frente de ella, Gianni Pinto (ex Sinfonia Rossini)

9-10-2016.

Cambios en la oferta gastronómica de este restaurante, ahora al frente de sus fogones se encuentra el cocinero Italiano Gianni Pinto, considerado, por los entendidos, como uno de los referentes de la cocina italiana en la capital.

Ya desde su anterior destino, Sinfonía Rossini, había interés por conocer sus propuestas, esas propuestas netamente italianas que tanta fama le habían proporcionado. Aunque aquí la oferta del restaurante está mas centrada en una fusión entre la cocina tradicional española y la italiana, se nota su mano.

La sala sigue tal como ya conocíamos, con sus mármoles, maderas finas, latones, y esa mezcla de colores verde esmeralda, negro y oro que le confieren un aspecto elegante y cosmopolita.

Mesas bien vestidas con separación suficiente entre ellas.

Personal de sala atento y amable.

Carta de vinos variada con precios medio altos. De ese capitulo, nos hemos decantado por un verdejo de vendimia nocturna, un Katherine Sierra del 2015, un vino con cuerpo y sabor agradable.

- Aperitivo: Ajoblanco. Correcto.

- 1/2 Vitello tonnato. Espléndido. Un redondo de ternera cocinado a baja temperatura y loncheado finamente, y debajo de las finas laminas, una salsa a base de huevo cocido, atún, alcaparras y anchoas. Buen producto, con un intenso sabor que pide mas cantidad.

- 1/2 Croquetas al estilo de Francis Paniego. No conozco las croquetas que pretende versionar, por ello no puedo hacer comparaciones, solo puedo decir que estaban muy buenas.

- Huevos poché, foie gras y espuma de parmigiano reggiano de 36 meses. Uno de los platos emblemáticos de este chef. Sabor delicado, un sabor que engancha, y cuando se produce la mezcla de la espuma de queso, el foie y el huevo, se convierte en un sabor delicioso, que pide mas.

- Bonito a la puttanesca. Si el bonito hubiera estado un poquito menos hecho, hubiera sido un plato importante. Salsa adictiva.

- Risotto de carabineros y boletus. Un importante y semicrudo carabinero preside uno de los mejores risottos que he tomado nunca. Un sabor a boletus que inunda la boca, con sus tropezones, con la melosidad de un estupendo arroz. Para repetir y recomendar.

- Panacotta. Típica panacotta que "baila" en el plato, cosa que no se ve todos los dias, solo por ese espectáculo, ademas de por su sabor, ya merece la pena.

- Tiramisu. Bien, pero mas normalita.

Cafés con hielo ponen punto final a esta visita que nos sorprende gratamente. La cocina de este chef nos transmite buenas sensaciones.


--------------------------

26-7-2015. Mediodia.

Primera visita "seria" a este lugar, para apreciar la bondad de su cocina, esa bondad de la que tantas opiniones existen.

El local es elegante, esta bien puesto, es agradable, esta bien atendido. No es el mejor ni el mas bonito en el que hemos estado, pero me gusta.

Cocina clasica, bien elaborada, propuestas interesantes, pero le falta algo, tal vez sea chispa, atrevimiento. Tambien es verdad que por el tipo de publico que acude a su sala, al menos lo que he visto hoy, salirse de esa linea de cocina, pudiera no ser positivo.

Buena carta de vinos con precios "normales". Hoy nos hemos decantado por un sabroso sauvignon blanc de Nueva Zelanda de nombre Brancott Estate del 2014 que ha funcionado muy bien.

Comenzamos con un suavecito ajoblanco y unos trozos de calamar frito y rebozado.

- Salmorejo cordobes, distribuido en dos raciones, con tres acompañamientos: jamon, huevo duro y cebollino. Muy fino y con un muy buen sabor. Con sinceridad, de los mejores que he tomado recientemente.

- Gambas gabardina invertidas. Plato recomendado por la critica, y que no nos ha convencido, es verdad que el producto es de buena calidad pero no encuentro fundamento de tanta fama.

- Merluza con verduritas y carabinero. Segun me cuentan, solo correcto y eso siendo generosa. Insulsa y sin ninguna gracia.

- Rape con arroz y zamburiñas. Junto con el salmorejo, lo mejor de la cocina. Dos generosos trozos de rape, perfectamente cocinado, con un arroz espectacular de sabor, o al menos, con esos sabores intensos que a mi me gustan.

- Raviolis de pera y mascarpone con natillas de almendra. Buen sabor y textura de las natillas de almendra, en los raviolis, no hemos apreciado ni la pera ni el mascarpone.

- Cafes con hielo y unos petit fours: buñuelos de chocolate, fruta y chocolate blanco, ponen punto final a esta visita.

Como resumen, cocina muy clásica, aunque bien elaborada, raciones generosas, sala amable, atenta, pero, de momento, habra que volver para decantar la balanza hacia el 3 o hacia el 4, por ahora le dejamos en el 3.

---------------------

Tiene al frente de la cocina a Miguel Ángel Román, cocinero y propietario de 'La Montería', con más de 30 años de experiencia.

El local ha sido diseñado por Lorenzo Castillo, uno de los 50 mejores interioristas del mundo.

acme

Jose Luis, eres un máquina. Estaban hoy casi poniendo el letrero y ya lo tienes guardado.

He pasado por delante y estaban colgando la carta. Seriota como el sitio y de buen tamaño con cosas sonoras como croquetas de ortiguillas, lascas de mango foie y crujiente, tartar de ciervo, gambas gabardina invertidas (ojo Miss que igual hay que pedir derechos...)

Primeros en el entorno de los 15 y segundo algo por encima de los 20. Me echa para atrás un poco el ambiente pero....

21 de octubre de 2014

Gath

Acme, a veces pero no siempre, las fuentes de informacion son fidedignas, pero lo importante, a mi juicio, es poner a disposicion de la aficion, toda la informacion disponible, ese es mi lema, y si me equivoco, que tambien sucede, pues se rectifica y ya esta.

21 de octubre de 2014

acme

totalmente de acuerdo Jose Luis

21 de octubre de 2014

Rosalía Martínez (Pi...

chicos, es de Miguel A. Román (La Montería) y está en el meliá fénix, verdad?

21 de octubre de 2014

Gath

En la esquina con Hermosilla.

21 de octubre de 2014

acme

Está en el Meliá pero fuera. ¿Es del de la Montería?. Se es así, muy a tener en cuenta.

21 de octubre de 2014

Gath

Segun mis fuentes, solo se ocupa de la cocina. Desconozco si forma parte del accionariado.

21 de octubre de 2014

acme

A explorar aunque intuyo un ticket de 50 larries y de ahí para Burgos.

21 de octubre de 2014

Jesús Bertrán del Pi...

Por lo que pude ver en la carta andará por ahí, unos 50. Tenían pensado arrancar este pasado finde. Su web, caraymadrid.com, está también a puntito de ver luz.

21 de octubre de 2014

acme

Si se comiese igual de bien que en la Montería, sería buen precio.

21 de octubre de 2014

Jesús Bertrán del Pi...

Eso solo hay una manera de averiguarlo ;)

21 de octubre de 2014

Miss Migas

Interesante!

13 de octubre de 2016

11/09/2016

Septiembre 16
Picoteo en mesas altas sábado noche.
Ya sin el asesoramiento de La Montería, giro total en la carta; ahora cuentan con un chef italiano que deja claro sus orígenes. Casi toda la carta con opción de medias raciones y precios contenidos.
Croquetas, anchoas y burrata, todo rico.
Abril'16
Lo bueno de Madrid en puentes y Semana Santa es que te puedes mover a gusto por la ciudad siempre que evites el centro.
Otro puntazo es el poder ir a sitios que habitualmente están petados sin problemas, y eso es lo que nos pasó ayer en Caray, mesa para 8 en el reservado , con una ocupación muy baja un sábado a mediodía.
Aperitivo en esa maravillosa barra y una vez sentados y después de in gazpacho y cuenco de aceite como aperitivo, probamos las croquetas de ortiguillas y jamón, chipirones y gambas en tempura ; todo correcto sin más . Los segundos son otra cosa, probé de nuevo el rape con tirabeques y colmenillas, atún plancha y tartar de atún, tartar de ciervo y merluza con carabinero, todos bien ejecutados ( la merluza lo más flojo); de postre unos buñuelos de chocolate que pasaron sin pena ni gloria.
A destacar el pan Y el servicio, a mejorar la temperatura de los platos, estaban tibios cuando los sirvieron.
Le subo otra estrella.

Febrero '16
Primera y espero que no ultima visita a Caray un sábado mediodía .
Local petado , nos acomodaron junto a la falsa chimenea donde tienes una visión total de la sala pero estas junto a la entrada de la cocina, donde el tráfico de los camareros es continuo.
Aperitivo en barra (preciosa) donde te reciben con un bienvenidos que no suele ser habitual, sobre todo cuando se está hasta los topes; personal superar amable y profesional.
Del local ya está todo dicho, me lo esperaba mucho más sobrecargado; no hay nada como comprobar las cosas por uno mismo.
Aperitivo en mesa de crema de verduras, mejillón en escabeche y aceite de primera.
Al centro: croquetas de ortiguillas, buenas pero no excepcionales. Boletus con huevo trufados, ricos; personalmente me hubiera gustado el huevo más cuajado.
Como principales, rape con tirabeques y solomillo de venado, todo bien ejecutado y presentado pero sin volverme loco. Para beber un Tres Picos que cumplió.
Los postres no me llamaron.
Con las 2 cervezas de barra salimos a 55€ barba pagados a gusto.
Sin duda recomendable y repetible.

31/05/2016

ALGUIEN NO TUVO EL DIA

Cena Sábado Abril 2016

Si queréis 2,5* por el local y ambientación. Creo que no tuvieron el día conmigo.

El sitio es muy molón, nada alegre, por más que haya mesas que piden botellas de champú o similar y lo traigan con bengalas y montando un circo por un cumpleaños.
Ambiente tirando a oscuro, íntimo, agradable. Un poco chocante que comunique directamente con la recepción del hotel.

El público variado, predominántemente del barrio, de cierta madurez, pero con algunas notas discordantes, alguna mesa de jovenazos, alguna con alguna pareja rara rara, algunos extranjeros...

CROQUETAS DE ORTIGUILLAS. A mí no me dijeron nada, bien de textura y elaboración pero insulsas.

RABAS ANDALUZA. Ibamos a pedir dos raciones para los 6 y por recomendación del maitre, por ser abundantes, lo dejamos en una. Terminó llegando un plato de todo menos abundante. Adjunto la foto donde solo faltan 1 o 2 rabas.
Eso sí, estaban de cine, buenísimas, así que nos hizo doble faena.

STEAK TARTAR. Bueno. En la media.

TARTAR DE CIERVO TOSTADO. Muy bueno, con las rabas quizá lo mejor de la cena.

TARTAR DE ATÚN ROJO. No me contaron maravillas. Sosote.

TAQUITOS DE MERLUZA. Estaban buenos según me contaron. Un plato bastante simplón de merluza a la romana sobre una cama de lechuga.

CORDERO RELLENO. De los platos que ví pedí consejo/recomendación entre el pez limón y este cordero. Terminaron por recomendarme este y qué decir. "Roti de pavo" del rancho del trabajo, poco mejor. Una de las formas más decepcionantes en las que he comido cordero.
Es un plato que para mi tiene atractivo cero y de sabor desilusionante.

SOLOMILLO DE VENADO. No tuvo un especial éxito con los 3 que lo pidieron, pero yo lo probé y estaba bueno. Llévaba virutas de foie y una salsa sabrosa.

POSTRES.

BEBIDA. El Magnum de Corinto (62€) bueno, aunque no tanto como esperaba siendo un magnum, recomendado y con ese precio.

ATENCIÓN. El servicio rápido, muy amable y, visto lo visto, no especialmente eficiente en sus recomendaciones

PRECIO. Con refrescos, cervezas y el vino la cosa se quedó en 50€ por cabeza. Y veo ahora mismo que se olvidaron de cobrar los postres (madre mía).
Copas aparte a 8€ y las premium entre 10€-10,5€.
Para mí carísimo para la experiencia vivida y el acierto.

ME GUSTA:
- El local.

NO ME GUSTA:
- La recomendación del chef.
- La relación calidad precio.

Me va a costar darle otra oportunidad.

spider72

Curioso...yo llevo sin ir mucho tiempo ya...pero era una de las mejores salas y mejor RCP de la city

1 de junio de 2016

Cristina Bertrand Pi...

Vaya mala experiencia te tocó, madre! Pues ojalá no tuvieran el día porque me encanta ese sitio y fui hace mes y medio más o menos.

A mi me gustó el solomillo de venado también y el vino si vas otra vez ;-) pide el Muga Reserva, que por el precio que lo tienen no vale la pena arriesgarse.

1 de junio de 2016

21/04/2016

Como hacer las cosas bien!

Hacía tiempo que no acertaba tanto en una cena, me fueron ganando en todo, desde la llamada para reservar hasta el postre, y eso que el ambiente que había ese día era un poco estilo mi padre, pero no es lo habitual me dijeron.

Sábado a las 7 de la tarde, sin reserva en ningún sitio y una cena para 6 en el aire. Después de llamar al Restaurante de Carlos Oyarbide y decidir no reservar por lo bordes que fueron en la llamada (esa es otra historia) llamo a Caray y me dicen que si no me importa cenar a las 23.30, me cogen la reserva. Y no sólo eso, me explica que puedo esperar en la barra que es muy cómoda o que si ando por la zona en torno a las 10 y tienen una cancelación de última hora, me llaman y me la dan, así que ante tantas facilidades, aceptamos barco. Y efectivamente, voy a las 10 a tomar un vino a Jorge Juan y a las 10.30 me llaman por si quiero una mesa.

Llegamos al restaurante 2 de los 6, así que les decimos de esperar en la barra y sin problema. El barman aprovechó los 20 minutos de espera y me explicó porque es mejor beber un cocktail antes de la cena que un vino para facilitar la digestión, así que le hicimos caso.

LA COMIDA, la carta es sencilla sin combinaciones arriesgadas, pero con muy buena materia prima.
- De entrantes tomamos: croquetas de ortiguillas (buenas, quizás lo más original), setas con boletus (tremendas para los amantes del foie) y alcachofas con ibéricos (que nos emplataron directamente y estaban bien)
- De segundos tomamos: solomillos con foie y lomo de atún, tanto cantidad como calidad muy bien. Lo único que el lomo de atún venía fileteado un poco raro, pero estaba bueno.
- Postres, buñuelos de chocolate, que nos dijeron que era su especialidad. Hay que comerlos de un bocado por el tema de mezclar las texturas.

LO MEJOR, las setas con boletus (buenísimas), la atención y el muga reserva a 35 € la botella, nada mal para lo que vale en tienda.

LO PEOR, pues nada, por poner una pega, nos vendieron tanto que los buñuelos de chocolate eran tremendos, que explosionaban en la boca, que con tanta expectativa no nos entusiasmó tanto.

PRECIO: 60 € persona sin cortarse de nada, copas, botella de vino, entrantes, segundo para cada uno y un par de postres para compartir.

Gath

Buena reseña.
Lo de la gestion de reservas telefonicas de Oyarbide es inexplicable. El 19 de este mes me llamaron al movil, echandome la bronca por no haberme presentado a comer ese dia, cuando la unica reserva que, hasta ahora, había hecho con ellos - y realizada- databa del 19 de marzo. Tienen un descontrol importante.

21 de abril de 2016

Cristina Bertrand Pi...

Total, yo les pregunté si tenían menú degustación porque en la web vi un menú de tres platos, y con tono borde me respondieron que por la noche no tienen ese menú, que es solo al medio día, entre semana, para la gente que va con prisa y que si quiero cenar es mucho más caro. Aún así reservé por miedo a quedarme sin mesa en ningún lado, y cuando rellamé para cancelar porque tenía mesa en caray, me dice la chica que no tenía ninguna mesa reservada,. Debieron de pensar que no podría pagarles :)

21 de abril de 2016

nindiola

Y podias? ;-)

23 de abril de 2016

17/06/2016

Lo mejor, la comida, a resaltar el jamón, buenísimo.
Lo peor, el servicio, intentan agradar, pero les falta teórica.
La última vez que fui era Domingo a mediodía y estaba prácticamente vacío, aún así, con reserva y alojado en el hotel te sientan en las peores mesas.

amarin

Puede que un mal día, yo he estado en cuatro ocasiones y el servicio siempre me ha gustado..

18 de junio de 2016

Maridar

Pero te parecieron profesionales que sabían lo que hacían?
O buenos chicos que deseaban agradar?

18 de junio de 2016

amarin

Servicio dando un trato amable, explicaciones de los platos y buena respuesta a las peticiones, pinceando con soltura cuando corresponde..nada que objetar por mi parte

22 de junio de 2016

20/07/2016

El Gran Gatsby

Restaurante competencia directa de Ten con Ten calcado en muchas cosas y que la verdad esta muy bien.

Gran sala y gran barra para tomar algo mientras esperas y/o despues de cenar.

Riquisimo el jamon y para mi, mención especial al tartar de ciervo servido con tres mostazas distintas.

Vengan, disfruten....igual esta Di Caprio!

10/04/2016

Bien

Este domingo por consejo del Sr. Rodríguez tuvimos el placer de comer en Caray.

La verdad es que el local esta muy chulo y me imagino que lo querrán explotar como coctelería además de restaurante. Tiene toda la pinta. Me imagino que el hotel le ha dado una vuelta al espacio y han logrado un bonito restaurante.

El servicio de 10, la verdad es que los camareros fueron todos muy profesionales, amables y rápidos. No hacía falta más que levantar una ceja y en pocos segundos tenías a uno en la mesa.

Para abrir boca el restaurante nos sirvió una crema de calabacín que no estaba mal y unas croquetas de jamón dignas de solo por ellas realizar la visita.

Pedimos de primero unas increíbles gambas en gabardina que no eran más que unas gambas a las que habían quitado el cascarón de su cabeza y preparadas en témpura. Excelentes. Continuamos con unas alcachofas con jamón que no eran nada del otro mundo, el jamón no era gran cosa y las alcachofas les iban a la zaga. Totalmente omitibles. Por último perdimos unas croquetas de ortiguillas que después de haber comido las de jamón también eran totalmente omitibles.

Nadie se quejó con los segundos. Pidieron unos boletus con huevo, un quinoto a la trufa y una ensalada de quinua con cangrejo real.

Por mi parte pedí un increíble steak tartar de ciervo. Realmente rico, abundante y bien presentado. El único fallo es que creo que debió de ser presentado ya que la mostaza no estaba mezclada con la carne y en principio parecía decorativa.

50 lereles por barba con cafés y dos botellas de vino.

Me gustó en general, los primeros quizás flojearon un poco, pero en general bien.

26/12/2015

Ay Caray

Me encanta entrar y ver esa majestuosa barra llena de copas y botellas de destilados. Dorados, verdes, predominan en la decoracion.
Ambiente de la milla de oro con mucho famosillo en los reservados...
En la noche de Navidad pocos lugares abiertos asi que junto a dos blogueros nos encaminamos a tomar unas tapitas...
Nos quedamos en la zona de las mesas altas...con comodas sillas .

La idea era tomar un vino con algo, pero al final nos liamos... pedimos para compartir un rico pulpo rebozado, presentado en una cestita con una cama de patatas paja y batata frita y un extraordinario risoto de setas. Para elegir el vino nos pusimos en manos de Valerio, que nos trajo un estupendo 3 Picos de Borsao.

En éstas estábamos cuando aparecen otros dos amiguetes del blog, circunstancia que nos obligó a ampliar la comanda con unas croquetas de ortiguillas aceptables, un excelente escabeche con lemon grass y un tartar de ciervo, con buen aliño, aunque no dejaba apreciar el sabor de la carne. Para acompañar estos últimos platos Valerio nos puso un rioja de nuevo cuño llamado Rayos Uva, que gustó en la mesa, aunque yo me quedo con el 3 Picos.

En resumen, una buena elección para un día de Navidad en el que la mayoría de los sitios están cerrados a cal y canto. Encontramos un ambiente agradable y cocina muy correcta.

En cuanto al servicio, muchas luces y alguna sombra. Nos tocó un camarero impoluto y cachas, que parecía sacado de un casting de Jose Luis Moreno. Muy amable aunque se liaba un poco con los platos y los vasos, que fueron cambiados varias veces aunque un poco a destiempo. Buen pan, aperitivo de salmorejo (muy bueno por cierto) y petit fours de parte de la casa.
Aqui hay que volver aunque solo sea por ver el ambiente...
De precio, acorde con lo esperado, unos 35 por barba. Para bajar la cena nos fuimos al Tatel, aunque esa ya es otra historia.

10/12/2015

Buena calidad y servicio en un local precioso y con toneladas de glamour decadente estilo Michael Bubblé. Ojo mucho bullicio!

9-12-2015

Subimos la quinta estrella. Nos parece una cocina sencilla pero muy efectiva. Eso y el servicio impecable nos ha convencido.

Aparte de todo lo anterior, y después de sucesivas visitas, Caray entra en mi top estrellil. La única pega que puedo sacarle (suponiendo que sea una) es que su carta tiene en mi opinión un exceso de frituras (no olvidemos que el alma de este local son los Román, padre e hijo, responsables de La Montería), así que a mi hay veces que me cuesta elegir si tengo el día ligerito.

Creo que en muy pocos locales de madrid se puede comer por unos 40 euros (y hablo de comer-comer, que las raciones son abundantísimas) con una sala y un servicio al nivel de restaurantes con precios mucho más elevados.

El sumiller/responsable de sala, Valerio Carrera un "pedaso" de profesional que no deja a nadie indiferente con sus recomendaciones, siempre ajustadísimo de precio, aquí no hay cuernaco.

Ahora añaden coctelería con la idea de revitalizar la barra, su asignatura pendiente...lo que probamos fue de muchísimo nivel: Mauritanian Daikiri, no olviden este nombre. Está de lux.

12-2-2015

4+

Subimos media estrella. La quinta se reserva para otro tipo de locales y de experiencias, pero no hay nada que me parezca malo en este local.

En este caso probamos el Pato Azulón. Muy correcto aunque un pelín frío para mi gusto, la perdiz al curry y la carrillera. Todo bien, la carrillera se me antojó un poco dura. Le faltaba chup-chup.

El ambiente me sigue pareciendo genial. No vi los dinosaurios democrata-cristianos del inicio. Ahora hay un público de mediana edad y deep-pocket. El bullicio está ahí, no es un local tranquilo, pero a mi me gusta.

A destacar el servicio, con el local abarrotado no hay signo de fallo. Como diría la Panto, "dientes-dientes" todo el tiempo.

Una pena que la barra está perdiendo fuelle como alternativa al TCT o a Otto.

12-12-2014 Cena dos personas.

Nuevo sitio pijo en la ciudad. Snoopy contraataca.

Con Madrid reventado de cenas de empresa tenía que buscar un sitio sin tener reserva. Ni que decir tiene que todos los que probé estaban hasta la bandera. Cuando ya estaba pensando en volver a Tierra Burritos, me acordé de Caray.

Lógicamente estaban llenísimos pero me ofrecieron una mesa tardía, a las 11 de la noche. Pues vamos para allá.

Llegué con antelación, a eso de las 22:15 con idea de tomarme algo en la barra. No hizo falta, las cancelaciones y la lista de espera funciona bien y en 5 minutos teníamos mesa (baja, eso sí, las altas estaban muy demandadas).

El local es muy diferente en Peak-Hour al que yo conocí como barra en horas raras y aviso a navegantes: no es un local tranquilo con música de violines.

Bullicioso y lleno de risas, no me pareció molesto, pero tiene un ambiente en la línea del Ten con Ten o el Otto, sus vecinos de barrio.

Mesas alborotadas, cientos de camareros de un sitio a otro y en general una impresión de equipo bien coordinado y de una cocina que debe ser como la cadena de montaje de la Ford por la precisión con la que trabaja. Con el local reventado no sentimos ninguna sensación de atasco ni de error, si bien tardaron un poco más de la cuenta en traernos las cartas al principio.

Camareros muy profesionales. Amables y cercanos sin ser demasiado colegas. Un sumiller excelente. Otro buen detalle si tenemos en cuenta que no es un sitio de precio “top”.

NUESTRA OPCIÓN:

Repetí PULPO FRITO CON PURÉ DE BONIATOS Y CROQUETAS DE ORTIGUILLAS. Mi partenaire quería probarlo, así que ante todo señority. Los dos son muy correctos como picoteo y no en vano hablamos de una de las mejores frituras de Madrid, La Montería. 10 Eur y 14 eur.

BOLETUS CON HUEVO TRUFADO. Aquí pseudo-pinchazo. Flojeras. Buen boletus pero un huevo poché demasiado líquido, casi crudo, que me pareció que arruinaba un poco el sabor. De la trufa ni rastro. 16 EUR.

STEAK TARTAR. Preguntan el punto de picante, pero no lo dan a probar. Esto ya lo considero un error en este plato, pero en cualquier caso muy bueno. Carne fina y claramente picada a mano. Bien. 22 EUR.

CARTA DE VINOS. Completísima carta con muchas referencias a menos de 20 eur. Encontré vinazos como Predicador a 29 eur (nuestra opción) y Angelitos Negros a 19 eur. Precios no demasiado desorbitados para un local de este nivel.

Con agua embotellada y café 97 eur dos personas, que hubieran sido 87 eur con un vino menos caro, que yo apretarme un vino de 29 eur entre dos me parece un poco exagerado. Sí que considero que se puede cenar más que bien por 40-45 eur/pax, menos si son más de dos personas.

DETALLES QUE NO SE VEN PERO ESTÁN: con el local reventado solo noté sonrisas en el personal, todos trabajando como locos pero de muy buen rollo.

Estuvieron pendientes de todo.

Nos pidieron amablemente si podíamos dejar la mesa (no en vano nos la dieron 40 min antes) y eran…¡las doce!. Es decir que no sé cuantas rotaciones de mesas habría…

CONCLUSIÓN: Nuevo local, de esos llamados de “moda”, en este caso con una cocina de más nivel, que aún sin ser soberbia, funciona.

Me gustó y yo volveré.

***********************************
Todo un descubrimiento este Caray.

Esquinazo a la sombra de Platea en los bajos del hotel Fénix, al principio de Hermosilla.

A mí como local me ha parecido soberbio: decoración cuidada al milímetro. Me suena al New York de los años 70, a Mad Men, al Rat Pack.

Es un poco excesivo: mucho estuco, mucho grabado de inspiración griega y un cuarto de baño digno de Abramovich, pero amigos, el glamour es el glamour y yo no me imagino a Frankie Sinatra tomando un dry martini en el Chuka Ramen Bar.

Mesas altas de las cómodas (con taburetes forraditos y con respaldo), ideales para 4 personas (lanzo ahí el guante para casi cualquiera que se anime), también una barra cómoda con buena coctelería y al fondo mesas de mantel, cómodas, bien separadas.

Servicio profesional y atentísimo. Quizá un poco demasiado ansioso por agradar. En fin, que todos los problemas sean esos.

Fuimos a deshoras, así que poco podemos opinar del público o del ambiente. Sin duda no es lugar para veinteañeros. Nos pareció ideal para un público tranquilo y si me permitís la palabra "conservador", no como opción política si no culinariamente hablando.

NUESTRA OPCIÓN:

- Croquetas de ortiguillas. 10 eur. Enorme ración. Impecables. No en vano el jefe de cocina es el mismo que La Montería, una de las mejores frituras de madrid.

- Pulpo frito con puré de boniato. Curioso de presentación y perfecto como picoteo. 14 eur.

- Jamón Ibérico. Jamón no, más bien jamonazo. Uno de los mejores que hemos visto. Enorme ración con una calidad de corte y de producto soberbias. Servido con bastoncitos de pan y tomate. Ración enorme. 22 euros.

El resto de platos los vimos en carta y "desfilando". Precio máximo unos 22 euros por merluzas o carnes pero unas cantidades industriales.

DETALLES QUE NO SE VEN, PERO ESTÁN: tienen más de 5 referencias de vino tinto y blanco por copas, algo maravilloso para poder salir del eje del mal Ribera-Rioja.
No hay posibilidad (a priori) de medias raciones.

CONCLUSIÓN: Nos gusta y probaremos la mesa alta. Como diría Frankie: I´ve got you under my skin".

Venid.

Avelio

Este me lo apunto compi, que el Platea me parece muy carero para lo que te ponen, y cómo te lo ponen.

9 de diciembre de 2014

spider72

Exacto. Caray no es barato, pero tampoco me parece súper caro eligiendo con cuidado...me recuerda un poco al rollo Alabaster. Mesa alta y mesa baja en un buen restaurante.

9 de diciembre de 2014

Lady Spider76

Avelio la cocina está respaldada por La Montería. Y la verdad es que lo que hemos probado está rico. Los precios sin ser baratos no me parecen la locura, es decir, se puede probar sin salir con un riñón menos.

9 de diciembre de 2014

Avelio

La Montería y la Castela, me encantan, razón de más para ir a éste, gracias Lady.

9 de diciembre de 2014

spider72

Avelio, pero es otro rollo...es más restaurante y menos bar de tapas...

9 de diciembre de 2014

Lady Spider76

Sí, la estética y la forma de trabajar es más parecida a Ten con Ten que a La Monteria, pero a mi me parece que la cocina es buena y la opción de barra o mesas te saca de un apuro. Abre los domingos.

10 de diciembre de 2014

spider72

Llenos llenísimos los próximos 10 días. Ni en tercer turno (23:30 hrs) tienen mesa.

En fin, un nuevo local que consolida en la ciudad...

16 de diciembre de 2014

Cristina

Ya os contaré mi opinión el día 25 pero aparentemente promete, además por suerte se puede pedir a la carta, que la mayoría de los sitios que abren el día 25 es con un menú cerrado.

16 de diciembre de 2014

spider72

@Cristina, a mi me pareció un sitio muy divertido, con mucho lerele y con una cocina mejor de la que se presupone en este tipo de locales. Eso sí, pasa de boletus, no me emocionaron nada. El jamón es brutal (aunque tú siendo del sur...qué te voy a contar yo de jamón).

16 de diciembre de 2014

26/12/2015

Diciembre 2015. Picoteo de cena por Navidad. 4*-

Compruebo que he hecho 4 checkins en Caray (y las que he ido sin hacerlo) y aún no había comentado el sitio. Aún no había catado su comida y sólo me había dejado caer para un vinito o una copa.

El local es muy chulo, máxime sabiendo que es un restaurante de hotel que en este caso no se nota nada. Cierto que la zona de barra y mesas altas se queda demasiado en la puerta y generalmente tienen poco ambiente, pero la sala me parece muy bonita.

El servicio me parece que está muy arriba con los responsables de sala y va perdiendo en los camareros. Con buena voluntad pero con falta de tablas. Aún así, correctos.

Íbamos de picoteo, que estas fiestas hacen estragos en lo gastronómico y nos quedamos en unas ricas croquetas de ortiguillas, con buena cremosidad, estupenda ensalada de ventresca al lemongrass y un rico tartar de ciervo.

De beber, nos pusimos en manos del sumiller, del que pude probar una buena garnacha Tres Picos y un agradable Rayos Uva, Rioja que quedó la mar de bien. Tuve la intención de
ver el precio de los vinos pero no me dio tiempo. Si hay un alma caritativa que me aporte luz, agradecido quedo.

Lo dejamos en bien alto, casi notable (3++, 4-) porque de precio no van del todo bien y porque debemos profundizar un poco más.
Está claro que para comer de manera similar pero más barato hay opciones de sobra, sin ir más lejos La Montería, de donde provienen los cocineros, pero es cierto que el local y ciertos detalles se pagan.
A destacar los continuos pases de pan cada vez que faltaba, el doble aperitivo por culpa de los tardones que se incorporaron y unos dulcecitos de postre. Para un picoteo en mesa alta son detalles de agradecer (y por supuesto hay que pagarlos)

Volveremos

30/01/2016

nyc?

fuimos a tomar una copa aprovechando que estábamos buscando sitio por la zona

lo que más nos gustó fue la decoración y el ambiente, muy neoyorkino

25/01/2016

Servicio??

GraPrada

Nos sentaron (6pax) a las 22.00, pedimos tres tipos de entrantes para compartir y un segundo cada uno. Los segundos no fueron servidos hasta las 11:45. Mientras, intentando "cazar" algún camarero que tuviera a bien reponer bebidas. La comida seguramente estaba buena pero yo que fuí la que me empeñé en reservar ahí, no la puede disfrutar en absoluto.

25 de enero de 2016

29/07/2015

Yo aquí no pego nada

Picoteo de noche martes/ julio 2015
Nada más llegar a la puerta nos dimos cuenta de que en este sitio no pegábamos ni con cola con el público que llenaba la sala. Como ya estábamos allí y aunque dudamos en irnos a Platea, nos hicimos un hueco en la barra. El sitio es muy bonito, la decoración impresiona, anoche parecía que pudiera salir Vargas Llosa acompañando a la Presley del reservado que hay al lado de la barra. Y mejor no hago más descripciones del personal,que a mi los tópicos no me gustan. Id y vedlo.
El picoteo no decepcionó: Con las cervezas nos trajeron un buen adobo y unas aceitunas de tapa. Pedimos después dos crujientes, uno de presa y otro de anchoas con queso . Muy satisfactorios los dos. Y para acabar unas croquetas de ortiguillas, muy correctas. Con un tinto de verano y dos cervezas, dos personas: 27'90 euros.
Le pongo tres estrellas porque esto es una opinión subjetiva y no me sale ponerle cuatro, pero entiendo que otra gente más glamurosa que yo le de cuatro. Yo, a igual distancia, me lo paso mejor en Platea.

Sr Rodriguez

Caray !
Tengo pendiente probar su carta de barra/tapeo. Lo tengo como comodín porque no cierra en todo agosto

29 de julio de 2015

je suis béatrice

Yo creía que tú el Caray ya lo tenías "catao", Rodriguez...

29 de julio de 2015

Sr Rodriguez

Me falta el patrocinio de Vargas Llosa

29 de julio de 2015

je suis béatrice

Mientras no te dejes seducir por el Champagne francés que hace posturitas en la barra para que piques , no es mucho rejón...

29 de julio de 2015

spider72

Vaya tela...desde el cariño...le bajas estrellas porque es bonito y no pegas? Pero si pagas como el resto...no crees que es un poco un prejuicio y que quizá la única que no piensa que pegas eres tú misma acerca de ti?

Maaaaadre mía Bea que estamos en el 2015!!!

29 de julio de 2015

je suis béatrice

A ver, que igual no me he explicado bien: que lo de que no me pegue no es por complejo de inferioridad, como parece que has entendido, que no miraba a la gente y decía " ays...nunca llegaré a ser como ellos" Que no es esa la idea, que parece que no me conoces, Spider, con lo que me gusta a mi un lujo....que cuando digo que no pego,quiero decir que el ambiente del Caray me da mucha pereza, que igual para llevar a mi padre vale, aunque creo que mi padre también se aburriría, pero no tiene nada que ver con prejuicios, ni inferioridades, ni temas económicos, ni porque sea bonito...no se como explicarte, todo cuenta y para mi le falta algo, igual que cuando me llevaste al TCT, muy bueno el gin tonic pero tampoco volvería...pero vamos, que no le des más vueltas a lo de pegar , je,je.

29 de julio de 2015

spider72

jejejeje oído cocina

30 de julio de 2015

Yanzoo

jeje yo sólo he estado en barra y en formato cocktails y también pensé "cuanto glamour" y eso que no había casi gente...

1 de agosto de 2015

je suis béatrice

Tú eres de las mías, Eum...

1 de agosto de 2015

27/07/2015

Julio 2015. Jueves la nuit. 3++

No tenía novelado este lugar a la espera de una visita informal, que yo a Caray he ido de curre y obligado y yo ésas no las cuento, sobre todo cuando por ambientillo, yo este restaurante, de paisano, no lo escogería. Quizás para algo de familia....

Del sitio ya está todo hablado. Bien montado, elegante o no dependiendo de tus gustos pero sin duda en el local se han gastado dinero y mucho. Mucho pureta, mucho guiri del hotel, mucho dorado, mucho verde, me recuerda a muchos, entre ellos el difunto Columbus, más por estilo que por pantone.

Lo mejor de la versión informal, el servicio. El pobre hombre de la barra circular, que tenía que estar a todo, nos atendió divinamente. Un crack.

En cuanto a mover el bigote y sabiendo quien está detrás, comer comer, vas a comer bien. Buen producto y bien preparado. Y de precios, sabiendo a donde se viene, no está del todo, todo mal.

Recomiendo los crujientes (tostas de pan de cristal) de foie y, sobre todo, presa ibérica. Bueno el tartar de ciervo aunque las salsas de mostaza que le acompañan le aportan demasiado sabor. Error al pedir los taquitos de rape, buen producto pero vienen fritos (vale, en Madrid el taquito es frito, yo no lo sabía) y nosotros no somos de ídem.

Con un correcto (y caro) cremoso de queso de postre y 4 copas de vino (dos Kerpen y dos Pájaro Rojo a 3,5 en carta que luego fueron 4 que lo acabo de ver, tela) poco más de 60€ total para dos, incluido un buen arsenal de aperitivos (rabas bien fritas y con refill y un "pocillo" de ajoblanco).

Bien salvo por lo del vino.

04/10/2015

Caray, una apertura directa al estrellato

4+

Caray es uno de esos sitios en los que una vez sentado en la mesa temes que la comida no esté a la altura de lo que has visto hasta ese momento. La decoración del local es lo mejor que he encontrado últimamente, elegante, cálida y acogedora; el servicio de sala también esta logradísimo alcanzando una atención y buen hacer dignos de mención.

La carta no es muy extensa pero la selección de platos está muy trabajada siendo muy apetecibles todas las opciones. Además, suelen tener siempre, completando la oferta, algún producto fuera de carta que sin lugar a duda será un acierto a la hora de elegir.

Para compartir son buenísimas sus croquetas de ortiguillas o su pulpo frito con puré de boniato, donde este último se presenta con unos finos tentáculos rebozados en harina muy ligera y acompañado de un puré que le va perfecto.

Otro entrante muy interesante es su huevo poché trufado acompañado de boletus de temporada. La mezcla de la yema con la seta es riquísima y el sabor es perfecto para acompañarlo con pan.

Sigue leyendo en cookinganddisfruting.es/2014/12/caray-una-apertura-directa-al-es...

Síguenos en Twitter (@cookdisfruting), Instagram (@cookingdisfruting) y Facebook!