Este sitio ha cerrado, si crees que esta información no es correcta: ponte en contacto con nosotros

Ver otros restaurantes cocina de mercado en Madrid

Caray - CERRADO

Caray es un espacio creado para vivir una experiencia gastronómica única en un ambiente cosmopolita.

Ordenar por:

relevancia fecha

11/02/2015

sorprendente

Últimamente los hoteles se están poniendo las pilas y están renovando o mejorando su oferta gastronómica. Ahora no eres nadie si no tienes un restaurante decente en tu hotel. Caray está en los bajos del Hotel Fénix.

La decoración es fantástica. Muy cuidada. Es un sitio que podrías encontrarte perfectamente en NY o Londres. Es una pena que resulte ruidosa al estar lleno (que dado el éxito que está teniendo, es casi siempre). Pero bueno, el que quiera silencio que se vaya a NY o Londres :-D

Es cocina de mercado/temporada y los platos están muy bien hechos. Se nota que tienen buen personal en la cocina. Bordan las frituras, especialmente las gambas y el pulpo (muy parecidos entre sí, yo sólo pediría uno de los dos).

Personal de sala eficaz y atento, incluso con la sala llena.

Tiene también una barra oval enorme y preciosa, que en "modo afterwork" lo va a petar.

Dado el tipo de local, ubicación y clientela, pensé que pintaba a rejón, pero me sorprendió que salimos a unos 45-50€ / barba. Así que felicidades. Dar esta calidad a estos precios en un local así, no debe de ser fácil.

Sin embargo. particularmente me molesta que me cobren 5 eurazos por el dichoso "aperitivo" para 2 personas (casi ya un impuesto revolucionario en muchos sitios). Creo que esto es una moda horrible y debería ser voluntario. Al menos no era nada cutre: aceite del bueno + salmorejo + cazón en adobo.

spider72

Buena reseña. De acuerdo en todo, aunque lo de la barra ha ido de más a menos. De tener un ambientillo parecido a Ten con Ten han pasado a que a partir de las 00:30 te medio echen...nos pasó el otro día (y era sábado).

11 de febrero de 2015

gordolobo

Gracias! quizá no sea para la noche, yo lo veo para afterwork. Pero claro, tb habría que pensar en acabar de cenar y que te dejaran tomarte una estirando piernas.

Me ha gustado el sitio, y que sea ruidoso lo hace un poco más gamberro.

Veo que tienes 10 checkins!! :-O

11 de febrero de 2015

spider72

Jajaja sí pero 8 de barra y 2 de cena...es que cuando me da x algo, me da...

11 de febrero de 2015

gordolobo

Caray! :-D

11 de febrero de 2015

Sr Rodriguez

Y eso en ¿2 meses? .......

11 de febrero de 2015

spider72

Pues mañana ceno ahí...

11 de febrero de 2015

Lady Spider76

No mires los checkins de Ten con Ten ..:-O

12 de febrero de 2015

Lady Spider76

Y estoy contigo, 5 eurazos de servicio es una pasada.

12 de febrero de 2015

gordolobo

ya los he visto @ladyspider, por cierto, no sé si conocéis que esto un poco oculto.

11870.com/ladyspider/check-in (míralo estando logada) :-D

12 de febrero de 2015

Lady Spider76

jajajajjaaj mola

12 de febrero de 2015

01/08/2015

Razonable relacion C/P, sin sorpresas

Perfecta decoración, muy cuidada, un estilo internacional no específico.

Es cocina de mercado/temporada y los platos están en general bien elaborados, aunque me dio la impresión de que no consiguen el punto de sal, se quedan por defecto.

El personal de sala agradable y razonablemente eficaz, conocedores de lo que sirven (comida, vinos).
Primeros: fritura de gambas "invertidas", muy buenas. Las "perlas de lentejas" con anguila: un toque oriental, no impresionantes pero bien.
Segundos: El rape con arroz meloso de vieira: razonablemente bien,producto fresco. Sin embargo me dio la impresion de que el arroz lo habían cocido en exceso y que el punto de sal no lo habían conseguido.
El rodaballo: bien, no excelente pero bastante bien. También algo escaso de sal.
Postre: crême brûlée: muy buena, suave.

Conclusion: todo bien, la única pega quizás el punto de sal. En general, mi problema es que no hubo nada que nos impresionase, y, una vez que pagas 140 berracos, pues esperas todavía bastante más, sin duda.

11/02/2015

Elegante sitio donde comer

Elegante sitio y extrañamente ruidoso para el tipo de personal que acude a el (el ratio de trajes y corbatas por m2 era interesante).

Servicio amable y agradable aunque con algún errorcillo.

Buena barra de coctelería y copas para después de comer (esta vez no tocó).

Comida abundante en las raciones y con mucho cuidado en los fritos que estaban realmente buenos. Tanto las gambas como el Pulpo estaban espectaculares (aunque yo habría recomendado cambio de plato pues los dos se parecen bastante, pese a la crema de calabaza del pulpo). El Tartar de Ciervo muy contundente y generoso. Lo mas flojo el Rape y los boletus con huevo trufado.

El aperitivo fueron 5€ pax y cayó aceite de arbequina, salmorejo con crujiente de jamon y cazón en adobo.

Con dos cervezas, agua y un cafe 102€ dos personas.

spider72

Coincido en todo, los boletus me parecieron regulares por ser amable.

Tartar de ciervo no lo he probado, precisamente mañana ceno allí, así que me encaja. Perfecto.

11 de febrero de 2015

Lady Spider76

5 Palos el servicio de pan, ya puede ser bueno....

11 de febrero de 2015

Lizzard

@LadySpider76 bueno 5€ con tres tipos de pan a elegir (blanco, semillas y pasas) y el aperitivo ojo

11 de febrero de 2015

01/01/2015

Caray, qué sitio tan guay!

CARAY es un restaurante muy bien montado que han abierto recientemente al principio de la calle Hermosilla, en los bajos del Hotel Meliá Fénix. Decorado en plan elegante y lujoso, en tonos verdes y oscuros, latones dorados, madera y grabados colgados en las paredes. Buen ambiente, día de año nuevo y el restaurante a tope de gente. Clientela pija y madurita como corresponde a la zona.

Nada más entrar te recibe una barra de cócteles, con varias mesas altas alrededor y un cortador de jamón. Al fondo el restaurante propiamente dicho. Caray cuenta al frente de sus fogones con Miguel Ángel Román, el propietario de 'La Montería', toda una garantía.

Ofrecen una carta de cocina de mercado, preparaciones sencillas pero con algún toque creativo: gambas gabardina invertidas, arroces y risottos, tartar de ciervo, etc.

Dos personas. Nos acomodamos en una de las mesas altas con intención de tomar varias raciones. Por cierto, la mesa amplia y las sillas altas comodísimas. De aperitivo de la casa una tacita de un excelente salmorejo con guarnición de huevo duro y jamón ibérico, y un platito del suave y frutal aceite de oliva picual que utilizan para cocinar.

Pedimos, a compartir:

Una ración de croquetas de ortiguillas. Ocho piezas, nada grasientas, con un rebozado
fino. Estaban buenas, aunque nos gustan con el interior más líquido. Correctas.

Tempura de pulpo con crema de boniatos. Aquí el pulpo se presenta cortado en tiras como las rabas y tempurizado. Muy bueno.

Callos a la madrileña. Receta clásica, cortados bien menuditos y melosos, con una salsilla con el punto justo de picante de mojar y mojar pan. Extraordinarios, sin duda lo mejor de la comida.

De postre una rica tarta de queso con helado de yogur y mermelada de frutos rojos, muy rica, con un fuerte sabor a queso, ligera y nada empalagosa.

Carta de vinos muy extensa y variada de la que elegimos un tinto Lalama (mencía de la Ribera Sacra), servido excesivamente frío, pero que fue atemperándose a medida que íbamos comiendo. Ligero y fresco, resultó una elección muy acertada.

Pan de hogaza, moreno y blanco, servido a discreción. Buena vajilla y copas. No hay manteles pero las servilletas son de tela de buena calidad. Servicio un poco despistado (debía de ser el primer día de la camarera que nos tocó), suerte que su compañero estuvo al quite, y al final estuvimos muy bien atendidos.

Con un café (acompañado de unas galletitas de sésamo). La cuenta ascendió a unos 80 euros. Buena relación calidad-precio. Nos ha gustado mucho, volveremos a probar más cosas y lo recomendaremos.

P.D.: Un abrazo a los Sres. Spider, con quienes nos encontramos en el restaurante y mantuvimos una agradable charla, y feliz año para todos los demás foreros!

spider72

También sufrimos a la camarera...mon dieu

1 de enero de 2015

02/03/2015

Caray, ¡qué sorpresa!

Lo confesamos: solemos desconfiar de los restaurantes ‘pijos’. Muchos fiascos y muchos euros después de un sinfín de cenas nos han servido para constatar lo que seguramente ya sabes: en la mayoría de sitios de ‘postureo’ se come regular (o directamente mal) y se paga mucho. Una mala combinación que, no señor, no está justificada por aquello de ‘dejarse ver’: si vamos a gastar más, queremos comer mucho mejor (qué le vamos a hacer, es lo que tiene ser un ‘morro fino’).

Dicho esto, vamos a hablaros ya de una maravillosa excepción a la norma: Caray. Dirigido por el chef Miguel Ángel Román, del famoso y clásico restaurante La Montería, Caray es un restaurante muy elegante, con una decoración de inspiración clásica con protagonismo del dorado firmado por Lorenzo Castillo -uno de los mejores interioristas del mundo-, y una propuesta gastronómica tradicional con toques creativos, muy basada en productos de temporada de altísima calidad. Tenemos que destacar también la atención y el trato: educado, sin resultar pedante; cuidado, sin ser cargante y formal sin ser rancio. En definitiva: natural, genuino y ‘buenrrollero’ (¡qué difícil encontrar esto en un restaurante ‘exclusivo’!). Sólo tenemos un pero: el ambiente es un poco más maduro de lo que nos gusta a nosotros (especialmente a la hora de comer).

En su carta destacan platos sencillos, pero finos, basados en productos y sabores muy reconocibles, como los boletus con huevo poché trufado, el rodaballo, los callos… Algunos tienen algún punto extra de creatividad, como las gambas a la gabardina invertida, el pulpo frito con puré de boniato, la perdiz al curry o el tartar de ciervo tostado. Muy recomendables los platos de caza y las frituras, de textura y ejecución perfecta. Mención especial para la carta de vinos y el encantador sumiller del restaurante, Valerio Carrera, que te ayudará a elegir al ‘novio’ perfecto para tu cena y a encontrar vinos originales y minoritarios (como nos gustan a nosotros) con los que gozar al máximo de la experiencia. Nosotros comimos con La Atalaya, un tinto de Albacete elaborado con garnacha tintorera para paladares arriesgados, como el nuestro, que buscan siempre el factor sorpresa: nos encantó.

Tenéis mucha más información, detalles y fotos de los platos que pedimos en nuestro blog:

eatandlovemadrid.es/wordpress/restaurante-caray-madrid

Buen provecho e Eat & Love!

spider72

Sí Caray es sin duda la sorpresa del año...y es que cenar sale por 40-40 y pocos con una calidad y un ambientazo muy chulo.

2 de marzo de 2015

26/12/2014

Estupenda comida, precioso local y un gran susto.

Empiezo diciendo que mi valoración, sí se centrara sólo en todo lo que ocurrió una vez traspasamos las puertas de Caray sería de 4++, pero tengo que dejarlo en un ---3 y no le pongo un dos porque la verdad es que disfruté del día y de la comida.

Empezamos por el principio, que es por donde hay que empezar...

24 de diciembre, pienso, "que raro que no me hayan llamado para confirmar la reserva de mañana", así que llamó por teléfono y me atiende una chica que en ese momento no podía mirar las reservas, me dijo que me llamaría más tarde, aunque nunca me llamó, pero como es nochebuena pues pensé que tendrían lío...

25 de diciembre, 11 de la mañana, pienso, "voy a volver a llamar para confirmar", me atiende la misma chica;

- "Buenos días, tenía hoy una reserva para nueve personas a nombre de Cristina"

-" Pues, discúlpeme pero aquí no aparece nada"

-" Como es posible, sí reserve vía email el día 11.12.2014?"

(Me pasan a otra chica)

- "Buenos días, mire, es que su reserva no aparece y tenemos el restaurante completo, ya se llamó el día 23 para confirmar las reservas, su reserva me aparece apuntada para el día 11.12.2014"

(Yo, al borde del colapso)

- Pues mire tengo los emails que me crucé con ustedes y hablé por teléfono con alguien, además no me puede hacer esto porque a ver que hago yo el día de Navidad con 9 personas..

- Es cierto, hablo conmigo, parece que se ha traspapelado la reserva, podemos intentar ponerle un mesa alta, aunque las han quitado todas, o puede intentar venir a las 15 a ver sí se vacía alguna mesa...

- Voy con personas muy mayores eso es imposible, no me puedo creer que me estén haciendo esto.

(Borde del colapso absoluto)

- Esperese que la llamo en 5 minutos.

5 minutos angustiantes después.

- Mire lo hemos solucionado, estaremos un poco apretado pero vengan a las 14,30 y tendrán una mesa.

Efectivamente allí fuimos a las 14,30 y allí estaba nuestra mesa, una tímida disculpa y la confesión de que no era a la única mesa que le había pasado, pero nada más... El susto pa mi se queda, me veía comiendo el día de Navidad en el Vips.

Hasta aquí la experiencia desagradable, lo demás todo más que correcto, tiempos muy lentos entre algunos platos, pero bueno es Navidad y están llenísimos..

Tomamos;

- Aperitivo de la casa, croquetas y Salmorejo

- Gambas invertidas, buenísimas, casi más rica la cabeza fritita que el cuerpo.

- Huevos con boletus, estupendos.

-Almejas con verduras, un guisito buenísimo.

De principal, yo hice un fifty-fifty, medio steak tartar (no preguntaron punto), y callos, los callos muy muy ricos..

Todo el mundo estuvo contento con sus platos, quizás lo que menos gustó fue un tartar de atún, excesivamente caliente y un poco soso.

Los postres también bastante buenos, el Mousse de queso con frutos rojos y el yoghurt con fruta de la pasión lo que más nos gustó.

Todo esto, más tres botellas de Envidia Cochina, estupendísimo albariño y una de predicador, ascendió a unos 50€ por cabeza, que para ser el día de Navidad es un precio estupendo.

Gath

Curiosa experiencia, pero como dijo aquel: " Bien está lo que bien acaba ".

26 de diciembre de 2014

acme

Lo que no mata te hace más fuerte. Me gusta el nombre del vino, tiene ídem de emoticono.

26 de diciembre de 2014

Cristina

Finalmente todo resulto muy bien y todos salimos muy contentos. Os recomiendo el vino, esta muy bueno para mi es de los mejores blancos que he probado este año.

26 de diciembre de 2014

spider72

Madre mía...a mí me pasa eso y la lío!!!

27 de diciembre de 2014

16/11/2015

Me gusta Caray. Es más formal que otros sitios de la zona pero la comida es variada y cuando vas con un grupo amplio de gente es importante encontrar un poco de todo en la carta para que cada uno pueda elegir en función de sus gustos. Me gustan las ortiguillas, el pulpo, el rape con un arroz muy sabroso y la merluza. El atún también está bueno.

21/04/2015

Ambiente, cocina y sala en Madrid

el restaurante Caray, un restaurante con apenas seis meses de vida y que tras la primera visita me ha conquistado completamente.

El local se encuentra situado en los bajos del Hotel Gran Meliá Fenix, en plena milla de oro madrileña, junto a Platea y algunos de los restaurantes más de moda en Madrid.

Caray es una ambiciosa apuesta que engloba los diferentes ingredientes necesarios hoy en día para convertirse en un local de éxito conjugando ser un local de moda con una cocina y una sala a la altura de un gran restaurante.

Desde el momento que llegas, el marcador se pone en positivo, aparcacoches en la puerta como mandan los cánones, servicio de guardarropa y un local que no te deja indiferente.

Decorado por Lorenzo Castillo, el restaurante Caray cuenta con mesas altas en la entrada, una gran barra para el cada vez mas de moda afterwork y un salón propiamente dicho con mesas perfectamente separadas. Un diseño espectacular con predominio de los colores oro, negro y verde esmeralda y en cuyas paredes encontramos detalles muy llamativos como unos grabados del S XVII o fotos de España de los años 20.

Al frente de los fogones se encuentra Miguel Ángel Román que lleva toda una vida al frente de La Montería y que presenta una carta basada en la cocina española de mercado.

Comenzamos con un aperitivo de salmorejo con su crujiente de jamón muy bueno mientras te sirven el pan (blanco, semillas y pasas)

Como entrantes dimos cuenta de unos boletus con huevo trufado, muy ricas las setas que son una correcta piedra de toque.

Pero es el otro entrante el que acaparó el protagonismo de la mesa y es que las lascas de mango y foie con crujiente de pan sardo están buenísimas además de su indudable vistosidad que podéis apreciar en la fotografía. Presentado en la mesa y servido a continuación en los platos de forma individual.

- See more at: espaciossecretos.com/2015/04/21/restaurante-caray/#sthash.MkKb5AxG.dpuf

13/02/2015

Caray! que sitio tan chulo

Y por fin opinión de mesa...

Se me resistía este Caray a la hora de ir a mesa, pero la verdad es que no me ha defraudado.

De la decoración del local poco puedo añadir. Como puede leerse en varias reseñas esta decoración tipo Ruso, te gusta o te espanta, a mi particularmente me parece agradable (como restaurante que es, no para mi casa claro).

Me sigue pareciendo que la comida de Caray está un punto por encima de los locales de su estilo, se come mejor que por ejemplo en Ten con Ten o en Otto, y la RCP es mejor tambien. Así es que como opción para quedar bien con clientes, suegros (si no son de @Podemos), novias, novios o similar y que no te crucifiquen en la cuenta, es más que bueno.

Como opciones elegimos para 3:

El ya mítico pulpo frito. Poco puedo añadir, fritura perfecta y textura del pulpo exquisita. Un plato redondo.

Callos. Las nuevas modas se imponen y en breve los ceviches y tartares serán sustituidos por callos en las cartas de Madrid. Al tiempo. Muy finos y muy generosa ración que dio para que 3 platitos bien servidos.

Carrillera de .....(algún tipo de caza que no recuerdo). A mi me gustó mucho. Compacta y jugosa. La comparo con la carrillera que ponen en Otto y me entra la risa, Maria Luisa.

Pato....no se qué (es que era todo fuera de carta). No lo probé pero me cantan que bueno.

Perdiz al curry. Muy rico y con un toque original. De guarnición llevaba naranja confitada que le daba un toque especial.

Todos esto con dos postres (no muy destacables) aguas varias, cafés, una botella de Angelitos Negros y los ya reseñados aperitivos a 5€ fueron 147 euros para 3 personas.

Y certifico que salimos rodando.

Si arreglan el problema de la acústica se va a 4+, pero el ruido cuando está lleno es bastante molesto.

A destacar de manera positiva el servicio, es muy muy bueno y están atentos a todo.

Punto negativo, el pan, es infame.

Volveré

08/12/2014

BUENA COMIDA. HORRIBLE ESPACIO

La comida no está nada mal. Estuvimos tres a primeros de diciembre de 2014.
Un aperitivo de trocitos de cazón bastante buenos. Con el pan salen a 2,50€ por persona.
Compartimos unas lascas de mango, foie y crujiente que eran como tres capas de hojaldre intercalando el foie micuit y láminas de mango. Muy bueno.
También una gambas en gabardina invertida (?) que estaban enteras, ligeramente rebozadas pero sin levadura; muy ricas pero nada que ver con los dos maravillosos rebozados que me vienen a la cabeza: las gambas con gabardina de Paco Bueno en San Sebastián y el bacalao rebozado de Revuelta en Madrid.

Después, una merluza albardada con patatitas, una perdiz al curry con arroz basmati y chutney de mango y un excelente trozo de rodaballo. Los tres platos nos gustaron, aunque la perdiz estaba excesivamente empapuzada en la salsa de curry: mejor poner la salsa al lado.

De postre una tarta fina de manzana muy buena.

Una copa de blanco Nebla (Rueda), una coca cola, una botella de tinto El Pájaro Rojo (El Bierzo), dos cafés y una factura de 129,90€.

En conjunto la comida nos ha gustado bastante. El servicio muy profesional, eficaz y de gran nivel y el local..... ¿qué decir del local?...una pretenciosa elegancia, estucos en las paredes, platos verdes colgando por doquier, horribles lámparas, mesas de espanto, barra central dantesca...¡Terrible! Me parece de un pésimo gusto, sólo comparable de feo a los restaurantes decorados por García de Vinuesa.
Con lo bien que me hubiera parecido esta comida en un local bonito o solamente sencillo.....
Las cuatro estrellas que le habríamos puesto por la comida y el servicio se las rebajamos a tres por culpa del decorador.

spider72

Pues para que veas que para gustos colores, a mí me parece uno de los locales más bonitos se Madrid. Y la luz sobre todo perfecta.
Buena reseña

8 de diciembre de 2014

Antonio Carbonell

A mi me parece barrococó, pero es cierto el tópico de que sobre gustos no hay nada escrito. A mi me gustan sitios más sencillos como Meating o más decorados como Ten con Ten. O simplemente con buen gusto como Sacha o Arce. Pero Caray me parece muy feo.
En efecto, la luz es muy buena.

8 de diciembre de 2014

spider72

Arce no he estado, pero Sacha...bufff me pareció caposo a muerte (el local que no la comida...)

8 de diciembre de 2014

Lady Spider76

Jo, a mi me parece que la decoración es muy acertada. Hay que tener en cuenta que está en los "bajos" del Meliá Fénix que es un hotel muy clásico.

9 de diciembre de 2014

27/08/2015

Los nenes en Marieta, los padres en Caray

Ya me satura un poco este tipo de restaurante, pero siempre es interesante observar la fauna. Especial atención a los grupos de divorciadas/separadas "picando algo" en la barra, bajo la atenta mirada del grupo de colegas de afterwork

Yanzoo

jajaja muy descriptiva la separación por edades y los que no estamos entre ni uno ni otro, ¿a los dos? :-)

27 de agosto de 2015

19/03/2015

Decoración y calidad

Efectivamente el sitio es muy bonito, decorado con mucho gusto, eso sí, de privacidad o dsicreción nada, sobre todo si te sientas en los laterales que es un sofá corrido, las mesas juntas, juntas. Nosotros éramos 5 en una comida al mediodía, nos sentamos en una mesa del centro de la sala y bien. Por cierto, espero que cambien a la señorita que atiende en el mostrador de la entrada, de lo más estirada, ni acompañaba a las mesas bien ni te atendía de la forma que requiere un restaurante así. Y lo pongo porque nos pasó a todos los de la mesa cuando fuimos llegando, que nos causó una pésima impresión, y me fijé en que a otros comensales también.

Dicho esto, la calidad de la comida excepcional, todo muy bueno, el pescado en general (la merluza espectacular) y el jamón. Los postres flojean, como suele pasar, la tarta de queso no merece la pena. La carta de vinos está bien pero tiene pocas referencias de champagne. La selección de pan es buena. No pudimos probar los famosos cócteles porque teníamos que volver a trabajar y no era plan. El servicio un poco lento y desordenado, yo creo que le falta rodaje.

Había bastante pijerío y de nivel. Lo esperable. El precio está ajustado por cierto para un sitio tan de moda.

20/01/2015

Todo muy bien pero...para mayores

Muy complicado conseguir mesa, nos comentaron que podían haber llenado varias salas con las reservas de esa noche, no había ni sitio en la barra para esperar. La comida es buena, el servicio es bueno, los vinos son buenos y originales pero el ambiente... mayores de 60 años con muy buen aspecto. En definitiva, un sitio estupendo, si tienes más de 60 años o te gustan las de cenas de amigos de los abuelos.

je suis béatrice

Araña por aquí te están llamando señor mayor aunque con buen aspecto...

26 de enero de 2015

Lady Spider76

Buen criterio es de este user

26 de enero de 2015

spider72

Je, je, je...bueno en parte J DR tiene razón. Según qué horarios el público es un poco madurete. La cosa mejora en las mesas altas de la entrada, pero si vs a segundo turno (debe haber como 3 o incluso 4), a eso de las 23, hay mucha gente de mediana edad (buf qué chusco suena eso) y hasta algún cuarentón de buen ver con un toque de CR7

26 de enero de 2015

je suis béatrice

Del buen aspecto de las señoras mayores de 60 no se habla...Spiders, la próxima vez fíjate si las señoras también tienen buen aspecto que vivo sin vivir en mi sin esta información ....

26 de enero de 2015

spider72

A ver, tengo que admitir que las señoras del caray tienen muy pero que muy buen aspecto, pero que si entra el de Podemos a pedir monedas para el parquímetro lo apedrean. Es decir el público es tan tan tan conservador que hasta son antisistema porque se les acaba el cajón y empiezan el siguiente.

Yo soy un poco más ruso-horterilla pero a mi me gusta ver a esas señoras de high-cradle. Igual que también disfruto viendo el presing catch en Tabacalera...prejuicios los justos.

Pero es cierto que según cuando a aveces el público es de edad...aunque no tanto para decir que estás rodeado de abuelos.

26 de enero de 2015

17/12/2014

Brillos, glamour y buena gastronomía

Dentro de la liga de los "must-go" de la temporada se encuentra CARAY! La nueva expresión de una gastronomía del más alto nivel, dirigida por Miguel Ángel Román, del emblemático restaurante La Montería.

Su entorno exquisito junto con su buena cocina eclosionan en una fórmula 100% acertada que lo convierte en un nuevo local de referencia en Madrid.

Más info y fotos, aquí:
madridmuychic.com/caray-la-expresion-de-la-tendencia-y-la-buena-...

14/11/2014

Carta equilibrada, excelente servicio de sala

Hoy he comido en Caray y he disfrutado mucho tanto con la comida como con las atenciones recibidas. Caray pertenece a los mismos propietarios que La Monteria y los que conocemos a Miguel Angel sabemos de la calidad de sus platos y el compromiso con sus clientes. En la carta figuran algunos platos de La Monteria que tanto éxito le han dado; las setas, la caza, los pescados, los callos ....
El restaurante lleva poco tiempo abierto, apenas dos meses, pero ya presenta indicios de un prospero futuro.
En la sala está el hijo de Miguel Angel arropado por un gran equipo de profesionales dentro de un espacio magníficamente decorado.
Por cierto, el sommelier me ha sorprendido con un buen Rioja; Azpilicueta Origen.