Este sitio ha cerrado, si crees que esta información no es correcta: ponte en contacto con nosotros

Ver otros restaurantes cocina de mercado en Madrid

Caray - CERRADO

Caray es un espacio creado para vivir una experiencia gastronómica única en un ambiente cosmopolita.

Ordenar por:

relevancia fecha

21/04/2016

Como hacer las cosas bien!

Hacía tiempo que no acertaba tanto en una cena, me fueron ganando en todo, desde la llamada para reservar hasta el postre, y eso que el ambiente que había ese día era un poco estilo mi padre, pero no es lo habitual me dijeron.

Sábado a las 7 de la tarde, sin reserva en ningún sitio y una cena para 6 en el aire. Después de llamar al Restaurante de Carlos Oyarbide y decidir no reservar por lo bordes que fueron en la llamada (esa es otra historia) llamo a Caray y me dicen que si no me importa cenar a las 23.30, me cogen la reserva. Y no sólo eso, me explica que puedo esperar en la barra que es muy cómoda o que si ando por la zona en torno a las 10 y tienen una cancelación de última hora, me llaman y me la dan, así que ante tantas facilidades, aceptamos barco. Y efectivamente, voy a las 10 a tomar un vino a Jorge Juan y a las 10.30 me llaman por si quiero una mesa.

Llegamos al restaurante 2 de los 6, así que les decimos de esperar en la barra y sin problema. El barman aprovechó los 20 minutos de espera y me explicó porque es mejor beber un cocktail antes de la cena que un vino para facilitar la digestión, así que le hicimos caso.

LA COMIDA, la carta es sencilla sin combinaciones arriesgadas, pero con muy buena materia prima.
- De entrantes tomamos: croquetas de ortiguillas (buenas, quizás lo más original), setas con boletus (tremendas para los amantes del foie) y alcachofas con ibéricos (que nos emplataron directamente y estaban bien)
- De segundos tomamos: solomillos con foie y lomo de atún, tanto cantidad como calidad muy bien. Lo único que el lomo de atún venía fileteado un poco raro, pero estaba bueno.
- Postres, buñuelos de chocolate, que nos dijeron que era su especialidad. Hay que comerlos de un bocado por el tema de mezclar las texturas.

LO MEJOR, las setas con boletus (buenísimas), la atención y el muga reserva a 35 € la botella, nada mal para lo que vale en tienda.

LO PEOR, pues nada, por poner una pega, nos vendieron tanto que los buñuelos de chocolate eran tremendos, que explosionaban en la boca, que con tanta expectativa no nos entusiasmó tanto.

PRECIO: 60 € persona sin cortarse de nada, copas, botella de vino, entrantes, segundo para cada uno y un par de postres para compartir.

Gath

Buena reseña.
Lo de la gestion de reservas telefonicas de Oyarbide es inexplicable. El 19 de este mes me llamaron al movil, echandome la bronca por no haberme presentado a comer ese dia, cuando la unica reserva que, hasta ahora, había hecho con ellos - y realizada- databa del 19 de marzo. Tienen un descontrol importante.

21 de abril de 2016

Cristina Bertrand Pi...

Total, yo les pregunté si tenían menú degustación porque en la web vi un menú de tres platos, y con tono borde me respondieron que por la noche no tienen ese menú, que es solo al medio día, entre semana, para la gente que va con prisa y que si quiero cenar es mucho más caro. Aún así reservé por miedo a quedarme sin mesa en ningún lado, y cuando rellamé para cancelar porque tenía mesa en caray, me dice la chica que no tenía ninguna mesa reservada,. Debieron de pensar que no podría pagarles :)

21 de abril de 2016

nindiola

Y podias? ;-)

23 de abril de 2016

10/12/2015

Buena calidad y servicio en un local precioso y con toneladas de glamour decadente estilo Michael Bubblé. Ojo mucho bullicio!

9-12-2015

Subimos la quinta estrella. Nos parece una cocina sencilla pero muy efectiva. Eso y el servicio impecable nos ha convencido.

Aparte de todo lo anterior, y después de sucesivas visitas, Caray entra en mi top estrellil. La única pega que puedo sacarle (suponiendo que sea una) es que su carta tiene en mi opinión un exceso de frituras (no olvidemos que el alma de este local son los Román, padre e hijo, responsables de La Montería), así que a mi hay veces que me cuesta elegir si tengo el día ligerito.

Creo que en muy pocos locales de madrid se puede comer por unos 40 euros (y hablo de comer-comer, que las raciones son abundantísimas) con una sala y un servicio al nivel de restaurantes con precios mucho más elevados.

El sumiller/responsable de sala, Valerio Carrera un "pedaso" de profesional que no deja a nadie indiferente con sus recomendaciones, siempre ajustadísimo de precio, aquí no hay cuernaco.

Ahora añaden coctelería con la idea de revitalizar la barra, su asignatura pendiente...lo que probamos fue de muchísimo nivel: Mauritanian Daikiri, no olviden este nombre. Está de lux.

12-2-2015

4+

Subimos media estrella. La quinta se reserva para otro tipo de locales y de experiencias, pero no hay nada que me parezca malo en este local.

En este caso probamos el Pato Azulón. Muy correcto aunque un pelín frío para mi gusto, la perdiz al curry y la carrillera. Todo bien, la carrillera se me antojó un poco dura. Le faltaba chup-chup.

El ambiente me sigue pareciendo genial. No vi los dinosaurios democrata-cristianos del inicio. Ahora hay un público de mediana edad y deep-pocket. El bullicio está ahí, no es un local tranquilo, pero a mi me gusta.

A destacar el servicio, con el local abarrotado no hay signo de fallo. Como diría la Panto, "dientes-dientes" todo el tiempo.

Una pena que la barra está perdiendo fuelle como alternativa al TCT o a Otto.

12-12-2014 Cena dos personas.

Nuevo sitio pijo en la ciudad. Snoopy contraataca.

Con Madrid reventado de cenas de empresa tenía que buscar un sitio sin tener reserva. Ni que decir tiene que todos los que probé estaban hasta la bandera. Cuando ya estaba pensando en volver a Tierra Burritos, me acordé de Caray.

Lógicamente estaban llenísimos pero me ofrecieron una mesa tardía, a las 11 de la noche. Pues vamos para allá.

Llegué con antelación, a eso de las 22:15 con idea de tomarme algo en la barra. No hizo falta, las cancelaciones y la lista de espera funciona bien y en 5 minutos teníamos mesa (baja, eso sí, las altas estaban muy demandadas).

El local es muy diferente en Peak-Hour al que yo conocí como barra en horas raras y aviso a navegantes: no es un local tranquilo con música de violines.

Bullicioso y lleno de risas, no me pareció molesto, pero tiene un ambiente en la línea del Ten con Ten o el Otto, sus vecinos de barrio.

Mesas alborotadas, cientos de camareros de un sitio a otro y en general una impresión de equipo bien coordinado y de una cocina que debe ser como la cadena de montaje de la Ford por la precisión con la que trabaja. Con el local reventado no sentimos ninguna sensación de atasco ni de error, si bien tardaron un poco más de la cuenta en traernos las cartas al principio.

Camareros muy profesionales. Amables y cercanos sin ser demasiado colegas. Un sumiller excelente. Otro buen detalle si tenemos en cuenta que no es un sitio de precio “top”.

NUESTRA OPCIÓN:

Repetí PULPO FRITO CON PURÉ DE BONIATOS Y CROQUETAS DE ORTIGUILLAS. Mi partenaire quería probarlo, así que ante todo señority. Los dos son muy correctos como picoteo y no en vano hablamos de una de las mejores frituras de Madrid, La Montería. 10 Eur y 14 eur.

BOLETUS CON HUEVO TRUFADO. Aquí pseudo-pinchazo. Flojeras. Buen boletus pero un huevo poché demasiado líquido, casi crudo, que me pareció que arruinaba un poco el sabor. De la trufa ni rastro. 16 EUR.

STEAK TARTAR. Preguntan el punto de picante, pero no lo dan a probar. Esto ya lo considero un error en este plato, pero en cualquier caso muy bueno. Carne fina y claramente picada a mano. Bien. 22 EUR.

CARTA DE VINOS. Completísima carta con muchas referencias a menos de 20 eur. Encontré vinazos como Predicador a 29 eur (nuestra opción) y Angelitos Negros a 19 eur. Precios no demasiado desorbitados para un local de este nivel.

Con agua embotellada y café 97 eur dos personas, que hubieran sido 87 eur con un vino menos caro, que yo apretarme un vino de 29 eur entre dos me parece un poco exagerado. Sí que considero que se puede cenar más que bien por 40-45 eur/pax, menos si son más de dos personas.

DETALLES QUE NO SE VEN PERO ESTÁN: con el local reventado solo noté sonrisas en el personal, todos trabajando como locos pero de muy buen rollo.

Estuvieron pendientes de todo.

Nos pidieron amablemente si podíamos dejar la mesa (no en vano nos la dieron 40 min antes) y eran…¡las doce!. Es decir que no sé cuantas rotaciones de mesas habría…

CONCLUSIÓN: Nuevo local, de esos llamados de “moda”, en este caso con una cocina de más nivel, que aún sin ser soberbia, funciona.

Me gustó y yo volveré.

***********************************
Todo un descubrimiento este Caray.

Esquinazo a la sombra de Platea en los bajos del hotel Fénix, al principio de Hermosilla.

A mí como local me ha parecido soberbio: decoración cuidada al milímetro. Me suena al New York de los años 70, a Mad Men, al Rat Pack.

Es un poco excesivo: mucho estuco, mucho grabado de inspiración griega y un cuarto de baño digno de Abramovich, pero amigos, el glamour es el glamour y yo no me imagino a Frankie Sinatra tomando un dry martini en el Chuka Ramen Bar.

Mesas altas de las cómodas (con taburetes forraditos y con respaldo), ideales para 4 personas (lanzo ahí el guante para casi cualquiera que se anime), también una barra cómoda con buena coctelería y al fondo mesas de mantel, cómodas, bien separadas.

Servicio profesional y atentísimo. Quizá un poco demasiado ansioso por agradar. En fin, que todos los problemas sean esos.

Fuimos a deshoras, así que poco podemos opinar del público o del ambiente. Sin duda no es lugar para veinteañeros. Nos pareció ideal para un público tranquilo y si me permitís la palabra "conservador", no como opción política si no culinariamente hablando.

NUESTRA OPCIÓN:

- Croquetas de ortiguillas. 10 eur. Enorme ración. Impecables. No en vano el jefe de cocina es el mismo que La Montería, una de las mejores frituras de madrid.

- Pulpo frito con puré de boniato. Curioso de presentación y perfecto como picoteo. 14 eur.

- Jamón Ibérico. Jamón no, más bien jamonazo. Uno de los mejores que hemos visto. Enorme ración con una calidad de corte y de producto soberbias. Servido con bastoncitos de pan y tomate. Ración enorme. 22 euros.

El resto de platos los vimos en carta y "desfilando". Precio máximo unos 22 euros por merluzas o carnes pero unas cantidades industriales.

DETALLES QUE NO SE VEN, PERO ESTÁN: tienen más de 5 referencias de vino tinto y blanco por copas, algo maravilloso para poder salir del eje del mal Ribera-Rioja.
No hay posibilidad (a priori) de medias raciones.

CONCLUSIÓN: Nos gusta y probaremos la mesa alta. Como diría Frankie: I´ve got you under my skin".

Venid.

Avelio

Este me lo apunto compi, que el Platea me parece muy carero para lo que te ponen, y cómo te lo ponen.

9 de diciembre de 2014

spider72

Exacto. Caray no es barato, pero tampoco me parece súper caro eligiendo con cuidado...me recuerda un poco al rollo Alabaster. Mesa alta y mesa baja en un buen restaurante.

9 de diciembre de 2014

Lady Spider76

Avelio la cocina está respaldada por La Montería. Y la verdad es que lo que hemos probado está rico. Los precios sin ser baratos no me parecen la locura, es decir, se puede probar sin salir con un riñón menos.

9 de diciembre de 2014

Avelio

La Montería y la Castela, me encantan, razón de más para ir a éste, gracias Lady.

9 de diciembre de 2014

spider72

Avelio, pero es otro rollo...es más restaurante y menos bar de tapas...

9 de diciembre de 2014

Lady Spider76

Sí, la estética y la forma de trabajar es más parecida a Ten con Ten que a La Monteria, pero a mi me parece que la cocina es buena y la opción de barra o mesas te saca de un apuro. Abre los domingos.

10 de diciembre de 2014

spider72

Llenos llenísimos los próximos 10 días. Ni en tercer turno (23:30 hrs) tienen mesa.

En fin, un nuevo local que consolida en la ciudad...

16 de diciembre de 2014

Cristina

Ya os contaré mi opinión el día 25 pero aparentemente promete, además por suerte se puede pedir a la carta, que la mayoría de los sitios que abren el día 25 es con un menú cerrado.

16 de diciembre de 2014

spider72

@Cristina, a mi me pareció un sitio muy divertido, con mucho lerele y con una cocina mejor de la que se presupone en este tipo de locales. Eso sí, pasa de boletus, no me emocionaron nada. El jamón es brutal (aunque tú siendo del sur...qué te voy a contar yo de jamón).

16 de diciembre de 2014

21/04/2015

Ambiente, cocina y sala en Madrid

el restaurante Caray, un restaurante con apenas seis meses de vida y que tras la primera visita me ha conquistado completamente.

El local se encuentra situado en los bajos del Hotel Gran Meliá Fenix, en plena milla de oro madrileña, junto a Platea y algunos de los restaurantes más de moda en Madrid.

Caray es una ambiciosa apuesta que engloba los diferentes ingredientes necesarios hoy en día para convertirse en un local de éxito conjugando ser un local de moda con una cocina y una sala a la altura de un gran restaurante.

Desde el momento que llegas, el marcador se pone en positivo, aparcacoches en la puerta como mandan los cánones, servicio de guardarropa y un local que no te deja indiferente.

Decorado por Lorenzo Castillo, el restaurante Caray cuenta con mesas altas en la entrada, una gran barra para el cada vez mas de moda afterwork y un salón propiamente dicho con mesas perfectamente separadas. Un diseño espectacular con predominio de los colores oro, negro y verde esmeralda y en cuyas paredes encontramos detalles muy llamativos como unos grabados del S XVII o fotos de España de los años 20.

Al frente de los fogones se encuentra Miguel Ángel Román que lleva toda una vida al frente de La Montería y que presenta una carta basada en la cocina española de mercado.

Comenzamos con un aperitivo de salmorejo con su crujiente de jamón muy bueno mientras te sirven el pan (blanco, semillas y pasas)

Como entrantes dimos cuenta de unos boletus con huevo trufado, muy ricas las setas que son una correcta piedra de toque.

Pero es el otro entrante el que acaparó el protagonismo de la mesa y es que las lascas de mango y foie con crujiente de pan sardo están buenísimas además de su indudable vistosidad que podéis apreciar en la fotografía. Presentado en la mesa y servido a continuación en los platos de forma individual.

- See more at: espaciossecretos.com/2015/04/21/restaurante-caray/#sthash.MkKb5AxG.dpuf

17/12/2014

Brillos, glamour y buena gastronomía

Dentro de la liga de los "must-go" de la temporada se encuentra CARAY! La nueva expresión de una gastronomía del más alto nivel, dirigida por Miguel Ángel Román, del emblemático restaurante La Montería.

Su entorno exquisito junto con su buena cocina eclosionan en una fórmula 100% acertada que lo convierte en un nuevo local de referencia en Madrid.

Más info y fotos, aquí:
madridmuychic.com/caray-la-expresion-de-la-tendencia-y-la-buena-...

30/01/2015

Elegante, moderno, platos muy ricos y excelente servicio

Bueno para comidas de negocios y mejor todavía para cenas especiales, en familia, con pareja... El chuletón de vaca mayor me ha parecido estupendo. Y el postre chocolate con chocolate, también