Ordenar por:

relevancia fecha

22/07/2017

Muy sorprendente

Entras y huele bien, huele a Francia a esos guisos, asinque desde el inicio bien!

Magret exquisito
Ensalada de aguacate; normaliza, buen producto pero sin sorpresa
Mejillones; bueniiiiiisimos

Ambiente tranquilo acogedor, ir a un concierto y poder cenar algo a la 1 es una pasada. Gran descubrimiento

Repetiremos porque la carta es larga y hay platos que descubrir fijo

13/06/2015

UNA OPCIÓN DE BUEN ROLLO ROMÁNTICO Y FRANCÉS

Considerado ya un clásico de la noche madrileña, continúa siendo una buena opción para salidas nocturnas, destacándose la posibilidad de hacer cenas tardías con una cocina francesa de gran calidad.

Más info y fotos:madridmuychic.com/caripen-buen-rollo-y-buen-magret

13/02/2014

A must of the Madrid nights

Caripen is a classic, it’s a must of the Madrid nights besides it’s a typical french bistró. The place was the former Lola Flores tablao flamenco, and it still keep the party atmosphere, now and then you can find here celebrities having dinner. It’s a place to celebrate, intimate but not quiet, fun, romantic, intense. Open until very late, you can enjoy fabulous food until 2am.

As a good classic has its classics (a must): Rock mussels (with cream) and Magret de canard (minimum 2).

But there are lots of great other dishes in the menu and beyond the menu as rillettes, escargots bourgignon, pizza or pasta.

My favorite dessert is Negro en camisón, a dark chocolate pie with cream and orange.

The wine list is not to long, a bit expensive also.

We paid 50€/each.
Reservation needed at least a day before.

01/01/2015

El Mejor magret de pato de Madrid

El Mejor magret de pato de Madrid con mucha diferencia. Local acogedor, canalla y noctámbulo. Si no existiera, habría que crearlo. No se pierdan los mejillones.

03/06/2013

EL RESTAURANTE MÁS CANALLA (Y NOCTÁMBULO) DE MADRID

Llevaba muchísimo tiempo queriendo conocer CARIPÉN y por fin me llevaron de sorpresa esta pasado sábado 1 de junio.

En CARIPÉN hay dos turnos, uno a las 22:00 y otro a las 00:30. Es este segundo turno lo que ha hecho tan famoso a CARIPÉN pues es prácticamente el único restaurante así bien donde uno puede cenar de madrugada.

El local, en tonos oscuros y con poca luz tiene un aire clandestino/canalla que mola mucho. La mejor zona para reservar es el comedor de al lado de la cocina. Está un poco aislado lo que le da un toque más clandestino (y romántico) aun. Además en esta zona te encontrarás una agradable (o no) sorpresa.

El ambiente me pareció bastante pijillo en general y es que CARIPÉN no es nada barato, saliendo la cena a 50 € barba fácilmente.

La cocina es francesa principalmente aunque hay bastante pasta y pizzas.

Entre dos, tomamos:

De aperitivo te traen un cubo enorme de una deliciosa mantequilla. Cuidado con esto porque te puedes llenar para luego la cena. No obstante, el cubo te lo retiran a los 4 minutos.

Mejillones de roca (16 €). Se comen como pipas. Además la salsa que los acompaña está muy buena.

Pizza 4 quesos y manzana (15€). De masa muy fina, estaba mucho mejor de lo que me esperaba.

Magret de pato (44€ para 2 personas). Sin duda es su plato más famoso y la verdad es que me gustó mucho aunque yo soy mucho más de confit. Aquí te lo sirven como si fuera solomillo, es decir, troceado, poco hecho y sobre una bandeja hirviendo para que se acabe de hacer en la mesa. Lo acompañan unas ricas patatas.

De postre, una tarta fina de manzana de 15 € que me gustó.

Aviso a navegantes que las raciones son muy grandes por lo que esta misma cena que fue para dos personas, podía haber sido exactamente igual para 3 personas.

Con un Ribera de 30 euros, acabamos pagando 120 €, es decir, 60 € barba. Si hubiéramos sido tres, 40 €, lo que me habría parecido un precio más aceptable pues por 60 € me parece caro de cojones.

Otro plato famoso es su steak tartar (24 €) que probaré en la próxima visita.

En definitiva, que sin duda es un sitio que hay que conocer, que es perfecto para sorprender a alguien, sea tu novia o algún amigo, y se aprovecha de su fama para poner unos precios muy altos.

acme

¿15€ la tarta de manzana?. Válgame dios.

3 de junio de 2013

ALBERTO DE LUNA FANJ...

Así es, 15 eurazos. Eso sí, de ahí podían comer 3....

4 de junio de 2013

Vincent Hanna

cuál es esa agradable (o no ) sorpresa?

7 de junio de 2013

21/02/2014

Muy bueno aunque caro

La verdad es que comida buenísima servicio muy ágil aunque sea sin mantel de tela

un sitio muy romantico y la comida excepcional

eso si se paga

volveré

01/05/2011

La comida bien

Soy de la ida que a los sitios se va a mas que a comer, desde luego sobre esto no hay pega en el Caripen, se come de fabula.

Los peros al sitio se lo pongo primero en lo arrimado de las mesas, no es que estes literalmente tirado encima de la mesa de los vecinos sino que es realmente complicadisimo salir de la mesa si te ha tocado en la pared sin pasarle la cazadora por encima de los comensales de al lado.

Despues el ruido, evidentemnete parte del encanto del lugar es el lugar, pero es que hay un ruido con el restaurante lleno que no hay Dios que se entere de una conversación.

Desde mi punto de vista el precio un poco exagerado.

Como punto positivo con la que esta cayendo decir que la sala tiene a tres personas sirviendo la sala, lo cual me parecio excesivo para lo pequeño que es el restaurante, pero ole por ellos y por el trabajo extra que aportan, las cosas estan muy mal ahi fuera...

Hacia mas de 15 años que no volvia, sigue igual

02/10/2011

Íntimo y con carácter

Un restaurante curioso, muy íntimo. Solo iluminado con la luz de los candiles, en una pequeña bóveda...
Lo mejor el caracter especial del local, sus platos y lo tarde que está abierto el local (puedes cenar hasta las 2 am!)
Lo peor las mesas están demasiado juntas, a veces hay demasiado ruido, el precio es un poco elevado y los camareros son poco amables.
Aun así me gusta mucho, es único!

04/02/2009

bistrot subterráneo

Es un restaurane oscuro, íntimo, divertido... Da un poco sensación de estar en un lugar clandestino, con muy poca iluminación, decoración que parece que no han tocado en décadas y abierto hasta las 2 de la mañana.
Lo mejor es la comida, siempre que voy salgo encantado, aunque casi siempre demasiado lleno... Los mejores platos son los típicos de bistrot (steak tartare, mejillones a la crema, etc) pero para los que no se atrevan hay otros platos, como pasta y pizzas.

19/07/2010

Me encanta, un sitio fantástico cuando ya es tardísimo y quieres cenar, una carta estupenda que no cambia con los años, y una comida que nunca defrauda, imperdibles los mejillones a la crema, al más puro estilo francés, servidos en la cazuelita de toda la vida, porque en este local, la decoración, la iluminación, la insonoración y la ventilación dejan de ser importantes (y están ciertamente poco cuidadas) en relación a la comida que te sirven, y que te sabe a gloria..., he probado las pastas, crepes y pizzas, buenísimos, aunque una vez que pruebas el steak tartar y el magret de pato, qué decir, como buen francés los foies (tanto el micuit como el fresco servido caliente) son fantásticos, y mención aparte los postres, desde los crepes a la tarta tatin o la tarta de chocolate o el mismo tiramisú.
Un sitio que de vez en cuando repito, que no es barato (en torno a 40 por persona sin excesos) pero que siempre deja un fantástico sabor de boca.

blondie1974

He vuelto anoche, el precio ha subido, aún más, hacía tiempo que no iba, la comida ha vuelto a no defraudarme, aunque ante nuestro horror dejamos más de medio magret, pero cenábamos dos chicas y después de los mejillones y el foie caliente ya no había quién comiera mucho más.
Esta vez y pese a encantarme el ambiente, y la comida, me ha parecido más que nunca caro carísimo... eso sí en una mesa Luis Cobos y señora, en otra noctámbulos de la noche madrileña por todos conocidos, en otra Chambao, Fito, Kira Miró, etc...
En fin, salimos a 50 euros por cabeza, tomando solo dos copas de vino (no pedimos botella que tocaba conducir) y agua sin gas.
El trato correctísimo, siempre atentos, el ambiente genial, la atmósfera muy especial..., pero caro caro caro... en fin, para ir de vez en cuando...

19 de mayo de 2011

02/06/2009

Se olvida uno de todo ante la comida

El restaurante es oscuro; no son puntuales con las reservas; el servicio es rápido y eficaz aunque amables lo justo; hay un cierto olor a ambientador que intenta tapar el exceso de humo y la luz de los candiles de las mesas te produce cierto deslumbramiento. pero cuando te ponen los platos y comienzas a comer, ay dios, te olvidas de todo

la carta es pequeña y típicamente francesa, esto es, mucha salsa, raciones enormes, mucha grasa en cualquier plato y pocas opciones para comer algo sano y ligero. pero cada plato es una bendición, está perfectamente condimentado y sabe a gloria. con el añadido que siempre acabas viendo algún famoso.

además cierran muy tarde y tienes la alternativa de reservar cuando en otros sitios los camaremos ya han salido del trabajo.

18/01/2010

Frances divertido hasta altas horas de la madrugada

Muchisima historia en este local. Antes fue el tablao de Lola y Antonio Flores.

El primer impacto? un frances recogidito y "mono".
Pronto te das cuenta de que sobre todo es divertido y relajado.
Pero sin lugar a dudas lo mejor es la comida: Excelente "Cuisine". Si hay dudas dejaros recomendar por Daniel (el maitre), pero no dejeis pasar los mejillones, el magret o el steak tartar

Abierto hasta las 3 de la madrugada

mucha farandula y mucho politiqueo (está al lado del senado). Cada vez más publico gay.