Carta Marina

Ordenar por:

relevancia fecha

25/02/2014

Menudos boquerones

Vaya por delante que nunca me he sentado a comer en el restaurante, pero son ya unas cuántas las veces que he picado unas raciones en la barra. Ésta es una maravilla, se encuentra aislada de la zona de restaurante y cuenta con un par de mesas bajas para sentarse. Al estar tan recogido, resulta bastante agradable para tomar el aperitivo.
Los camareros son unos profesionales, lo que ya es un piropo en estos tiempos que corren, siempre atentos a cualquier necesidad.
Si hablamos de la comida, hay que referirse en primer lugar a los boquerones, sin palabras, con sus patatas fritas caseras... Fin de la cita. En cuanto al resto, el salpicón de bogavante está muy rico, anchoas, croquetas de centollo (a mí, ni fu ni fa, pero el resto del mundo las aprecia mucho), el jamón, etc. Todo de primer nivel, la verdad.
Respecto al precio, y no me considero miembro de la cofradía del puño cerrado, creo que se quedaron anclados en 2.007. De hecho, cada vez que voy, me acuerdo de la época en que se veían Porsche Cayenne a diestro y siniestro.
A falta de confirmarlo, estoy seguro de que, en proporción, sale más barato ir a comer que picotear.

09/02/2014

COMIDA EXCELENTE, PRECIO MUY CARO

Coincido con las críticas anteriores sobre lo grande del local, bien montado aunque un poco rancio, servicio excesivamente formal. Y sobre la buena calidad de la materia prima. Para conocer algo más pedimos unos bocartes al ajillo, que estaban muy bien hechos, pero sobre todo dos platos de pescado/marisco cocinados que resultaron excepcionales, sobre todo por sus salsas: un lenguajo en goujons con vieiras y salsa de oricios, tenue, sabroso; y un ragout de bogavante con rape, con una salsa que no era la clásica marisquera o americana, sino de bisque y tomate, admirable. ¡Claro!: con un Ribeiro Mein, las pagamos todas juntas. Pero un día es un día.... (Además, nos admitieron a comer ¡a las 4 de la tarde!, cuando todavía seguía de bote en bote).

03/07/2013

bueno, bonito pero no barato

Carta Marina es un restaurante que está en Padre Damian esquina con Alberto Alcocer. Como su propio nombre indica es preferiblemente de pescado y marisco, con muy buena materia prima.Local amplio,y elegante, con buen servicio pero con precios altos,más con la crisis actual.Recomendable pero caro.

17/01/2014

Mariscos de excelente calidad que exquisito el arroz con boganvante hay bueyes de mar hay centollos y los he visto vivos.
Te puedes quedar a comer en la terracita.
Ojo es muy caro y menos mal que te dejan pagar con tarjeta.

28/09/2011

Correcto y elegante restaurante gallego

Carta Marina es otro de esos lugares a los que sólo voy de comida de trabajo. Me parece muy correcto, pero ese exceso de corrección y seriedad hace que mi memoria no lo tenga en cuenta a la hora de elegir un restaurante para ir con mi mujer o quedar con amigos.

Aquí el paisanaje es el habitual, empresarios, ejecutivos, vendedores, compradores,… todos más bien terciaditos de edad. Este tipo de restaurantes deberían hacer una campaña de marketing entre las jóvenes promesas del establishment nacional para que tomen pescado a la plancha en vez de Sashimi, si no se van a quedar sin clientes en un par de generaciones.

El local está bien decorado con mucha madera estilo marinero-elegante, tiene un salón central al que hace años se le unió la terraza. Imagino que el dueño le estará muy agradecido al Ministerio de Sanidad por la ley del tabaco, pues ahora le costaría una pasta recuperarla, como alternativa ha habilitado una pequeña terraza a la entrada para uso de fumadores y darle salida al cajón de puros.

El servicio es el esperado en un lugar así, profesional, discreto, razonablemente amable. En su sitio, vaya.

La comida es correcta si tenemos en cuenta que estamos en Madrid y el asunto va de pescado. De primeros están ricos el salpicón de marisco, bien el jabugo, en su punto el pulpo a la gallega, muy rica la ensaladilla rusa con marisco y croquetas con trocitos de centollo. Deberían escurrirse algo más en la cantidad de las raciones pues bien que las cobran.

De pescados están bien los que sirven a la plancha y, además, muy rico el tartar de atún, bien cortado y poco condimentado y la merluza rellena de changurro jugosa y ligera de rebozo. Como alternativa de segundo para una comida en la que no tengas que epatar demasiado el arroz de verduras y chipirones está pero que muy aceptable.

De los mariscos ni hablo, suelo evitarlos por aquello de no pasar la vergüenza torera de entregar la factura en mi empresa. Imagino que estarán bien, pero el otro día me liaron (¡a ver cómo les dices a tus invitados que nanay de pedirlas!) con que era la jornada de la nécora y nos endosaron 5 nécoras frías (a mí me gustan recién cocidas como me las ponen en Asturias) normales de tamaño y contenido por la nada despreciable cantidad de 54€+IVA.

De bodega bien, aunque carita, es tomable el Albariño de la casa, Viña Sobreira, a 17+IVA.

Nunca he llegado a tomar postre.

La ultima factura pagada para 5 personas: tres primeros caros más la broma de las nécoras, cinco pescados, tres botellas de Sobreira, cafés, un puro y sin copas se puso en 70€ por persona. Pero si se controla se puede comer por 50€.

Pues lo dicho, un clásico madrileño para comer correctamente a un precio medio-alto si se obvia el marisco.

12/11/2011

Maridar lo descubrió en febrero de 2009

Asador Marinero

Cocina tradicional de Galicia: pulpo, grelos, empanada de vieiras, foie hecho como en casa y todo tipo de mariscos. Recomiendo la merluza a la gallega y el lacón con grelos.

18/05/2009

Casi todo muy bueno

Muy buen restaurante este, tradicionalote y de comida recia y bien cocinada. Buena atención, y un sitio muy cómodo, una terraza cubierta.
Mollejas de cordero, muy ricas, venían en una cestita de patata.
Croquetas de centollo, con un detalle de hojaldre, lo mismo, bien hechas y con verdadero sabor a centollo.
Pulpo a la gallega, buenísimo.
Tres raciones de Rape con una salsa suave
Merluza a la gallega, el borrón, porque aunque al pescado se lo veía fresquísimo, estaba nadando en aceite con pimentón (culpa mía por pedir algo sin tener claro cómo es).
Una botella de Rueda, un postre y cuatro cafés: 200€. Es calidad... y no la regalan, desde luego.

06/10/2009

Buen rodaballo salvaje, buena empanada y buen pulpo. Pero barato no es, ciertamente: salió a 50 euros por cabeza sin postre ni vino ni marisco. Abre domingos al mediodía.