Cas Cònsol

Ordenar por:

relevancia fecha

25/06/2014

preciosas vistas, buen trato

Vistas bonitas y una comida que, sin ser hiperespectacular, resultó muy agradable. Recomendable, yo volvería

04/09/2013

Cocina correcta que no destaca, pero merece la pena por las vistas

11/08/2008

Angel Muñoz lo descubrió en agosto de 2008

Un auténtico MUST

Imprescindible de la noche menorquina. Toda una delicia. En la antigua casa del cónsul francés en Ciutadella se halla este reciente local. En un palacete con unas vistas espectaulares sobre el puerto, como un auténtico nido de águlia se encuentra el restaurante restaurado y decorado con un gusto exquisito, sobrio y elegante. El trato es agradable y correcto. La carta se basa en cocina mediterránea de mercado con abundantes guiños al Magreb, espectaculares las sardinas al estilo marroquí con cous cous, delicioso el tataki de atún y de nota el timbal de cordero. La carta de vinos es muy amplia sobre todo con referencias a denominaciones locales, Mallorca, Menorca, Segre, Ampurdá, Priorato... se queda corto en Ribera, Rioja e internacionales, contando con las más conocidas, pero se agradece esta dedicación a referencias locales difíciles de encontrar en otros sitios. Desde luego, reservad en alguna de las dos terrazas. El precio ronda los 40 - 50 € por cabeza.
Todo un lujo.

26/07/2009

Estupenda comida, ambientación y servicio

Estabamos en Ciutadella y buscabamos algún lugar para una cena especial. Decidimos lanzarnos aquí a partir de recomendaciones previas de 11870.com y la verdad que salimos más que contentos.

Nos pasamos unos minutos antes por el restaurante y reservamos un lugarcito en la espectacular terraza con vistas al puerto de Ciutadella, vista que pueden apreciar en las fotos.

Para cenar, nos pedimos tres primeros (porque nos parecieron más interesantes que los platos principales) y un principal: sardinas al estilo marroqui acompañadas con taboulet, carpaccio de salmón con salsa de eneldo y pincho de atún con sésamo y salsa de soja. De principal, un plato de atún con cebollas caramelizadas y tomates con una reducción de vinagre de Módena del cual no recordamos el nombre pero que pueden apreciar en la foto.

De postre, nos pedimos un Tiramisú que estaba excelente acompañado de cava.

Para beber, un vino menorquín: Binifadet blanco chardonnay, muy fresco para la ocasión.

Tode buenisimo y super recomendable!! Precio aproximado 50 €/persona y no olviden reservarse lugar en la terraza.

NOTA: no puedo dar fé personal, pero me recomiendan destacar las vistas desde la ventana del baño de mujeres.