Casa Ajero

Ordenar por:

relevancia fecha

10/03/2016

para comer de picoteo no está mal pero tampoco naa del otro mundo. Suele haber bastanbe gente. las rabas malotas, lo mejor los huevos campesinos.

Te recomendamos:

22/12/2010

Las raciones son razonables, el precio no está nada mal y el sitio increíble, se les veía un poco pillados, pero nada que no haya visto ya en muuchos sitios.
Lo peor, el vino a temperatura ambiente, habla un ribereño.
Lo mejor los champiñones rellenos, los mejores que he probado nunca

30/07/2008

Si pillas sitio, fantástico

Ha sido llegar y besar el santo: casi desde su inauguración se ha convertido en uno de los restaurantes más abarrotados del centro de Santander, tanto para tapear como para comer.
Su situación al lado de Cañadío ayuda, claro, pero sobre todo el excelente trato y la estupenda relación calidad-precio.
No reservan y tienen pocas mesas (8 - 10), así que en verano tendrás que ir con tiempo y esperar tu turno tomándote unos vinos e intentando no caer en la tentación de comerte un pincho, porque la barra tiene una pinta de lo más apetitosa, con mención especial para las tortillas.
Yo me quedo con la ensalada templada de gulas, los huevos campesinos y los chipirones, pero hay mucho más donde elegir, incluyendo un chuletón a la piedra que te colocan en medio de la mesa.
Tienen un buen surtido de vinos, así que déjate recomendar.
Para terminar el festín, los postres cántabros están que se salen: no te vayas sin probar la crema pasiega o el pastel montañés. Los recordarás.
Un gran sitio para repetir una y otra vez, aunque casi mejor en invierno porque si no es complicado pillar sitio.

05/09/2007

Marc lo descubrió en septiembre de 2007

Casa Ajero

Estupendo sitio para picar y comer algo, en pleno centro de Santander, al lado de la Plaza de Cañadío.
Imperdonable si no se prueban las rabas de chipirón y el pollo al ajillo!!