Ordenar por:

relevancia fecha

13/02/2019

Buen cocido. Ingredientes de mucha calidad.

Diciembre-2018

CERRADO, se traslada a Recoletos 4

Nuevo telefono de contacto: 910327200

Nueva web: tabernapedraza.com

————-

28-1-2017. Mediodía.

Nada nuevo que añadir a lo indicado en la visita anterior.

Misma calidad y mismas sensaciones.

----------------------
23-10-2016. Mediodía.

Primera visita a esta local, donde, en horario de mediodía, se ofrece la oportunidad de degustar un cocido, ese plato que durante mucho tiempo fue considerado como comida de casas humildes, como ejemplo de cocina popular, y que afortunadamente, ha sabido encontrar su unánime reconocimiento.

Se ubica en el espacio donde comenzó su andadura Taberna Pedraza, mismos dueños y que ahora ocupan otro local muy cercano.

Algunos cambios de diseño, con un ligero aumento de capacidad de la sala debida a la eliminación de la pequeña barra. Se gana en capacidad pero se aumenta el nivel de ruido.

En el capitulo bebercio, presenta una carta no muy amplia, variada y con precios razonables, teniendo en cuenta el estilo capitalino. De este capitulo, nos decantamos por un Crayon, uva godello, DO Valdeorras, criado en lías durante 6 meses, sabroso y que no ha desentonado con la pitanza.

En el capitulo comercio, la oferta es su cocido (31€ pax, iva incluido), fuera de esa propuesta solo existen a modo de entrantes, una selección de productos de calidad: anchoas de Sanfilippo, o unas sardinhas de La Gondola entre otras propuestas.

Pero hoy hemos venido hasta aquí a probar su cocido, y a ello nos ponemos.

Decía un conocido critico gastronómico, al que leo con mucho interés, que la calidad del cocido se determina por la finura de la sopa, la suavidad de los garbanzos y la nobleza de las carnes. Pues vamos a ver que tal.

La propuesta del menú del cocido, esta compuesta de

- Aperitivo: Mejillones escabechos caseros y patatas fritas. Típico aperitivo madrileño, con la clásica combinación entre mejillón en escabeche y patatas fritas. El problema que tiene este aperitivo, es que, de tan buenos como esta, no dejas nada en el plato.

A modo de introducción, aparecen unas muy cremosas Croquetas de cocido con muy bien sabor, junto con una salsa de tomate casera con un toque de comino, que te acompañara a la largo de la comida

- Vuelco 1: Sopa de cocido, suave, ligera, buen sabor, escasa de sal, con sus fideos finos en el fondo (al comienzo preguntan si prefieres consomé en lugar de sopa), sin la presencia de la capa de grasa típica de otros lugares, y con su acompañamiento de piparras, aceitunas, cebolleta y pelota del propio cocido.

- Vuelco 2: Verduras (patata, zanahoria, garbanzos y repollo rehogado). El protagonista de este plato, sin ninguna duda , es el garbanzo pedrosillano, casi sin hollejos, tierno, y del que no dejas en la fuente ni un solo ejemplar. El resto acompaña bien. Cuidado que el tamaño de la fuente no es pequeña, precisamente.

- Vuelco 3: Carnes ( pollo de Higinio Gomez, tocino, recortes de jamón y panceta ibéricas de origen extremeño, morcilla y chorizo de Olano, Beasain y morcillo y hueso de caña de Lyo). Lógicamente, con esos ingredientes el resultado solo puede ser el que es: espectacular. Perfecto cierre de vuelcos.

Pasando a postres, nos decantamos por su afamada y ya conocida Leche frita, hecha al momento y muy buena de textura y sabor. Pero como se demoraba el tiempo en traerla, tuvieron el detalle de traernos, para hacer mas ameno el tiempo de espera, una agradable Macedonia de frutas. Buen detalle.

Cafes con hielo, como es habitual, ponen punto final a esta visita, que nos deja buenas sensaciones. Se podrá argüir que tiene un precio elevado, se podrá argüir que le falta potencia, pero, emho, es un buen cocido, por el que merece la pena volver.

1Falces

Dentro de poco llegará a la capital el torrezno sin grasa. Las antinomias del foodismo.

23 de octubre de 2016

Alexo

Desde luego, porque un buen cocido con sus viandas correspondientes no es precisamente un producto light.....

23 de octubre de 2016

EandradA

Cocido Zero, se llama.

23 de octubre de 2016

Sergiete

Como todo plato graso se puede hacer con más o menos grasa. El mérito es que esté muy bueno sin tener mucha grasa (ni azucar), de ahí el dicho de "Cuanta más grasa mejor se pasa" ;)

24 de octubre de 2016

18/04/2017

Un cocido en martes y volver a trabajar. El mundo es para valientes ;)

Sigo encantada de la vida y me durara hasta mañana, porque dudo que pueda cenar después de la comida de hoy.

Mejillón en escabeche con sus patatas fritas, rico riquísimo. Seguimos con unas croquetas de cocido, con un sabor increíble y muy suaves de textura (ojo al pinchar que se deshacen, no vayas a terminar con croqueta por todo el mantel o peor en los pantalones), la salsa de tomate que las acompaña muy rica, pero yo preferí comerlas solas.

EL COCIDO:

Primer vuelco: En vez de la sopa, preferí tomar consomé. Suave, bien desgrasado, con un sabor potente al hueso de caña, que le aporta la salinidad justa. La pelota, tremenda de sabor, cebolla tierna y piparras para acompañar.

Segundo vuelco: Los garbanzos son una locura, perfectos, pequeños, tiernos. Zanahoria, patata y repollo correctos. Seguimos pero ya casi no puedo...

Tercer vuelco: Las carnes, cuando veo la fuente me vengo a bajo. Se que no voy a poder con ello, pero hay que intentarlo. Cojo un poco de morcillo de vaca vieja y de pollo de corral, el tocino y panceta de ibérico, la morcilla y chorizo de Beasán (ni los toco los miro pero se que no puedo, después hay que volver a la oficina y no es plan).

Cerramos con una leche frita deliciosa, y me salto el café porque la comida ya se ha alargado de más.

02/11/2016

Burbuja gastronómica

Comida octubre 2016

Si os digo que es un local puesto en plan mono y actual, que el cocido es totalmente academico y que se está agusto, direis porque se le ha ido la pinza y solo le pone 2 estrellas.

Os diré por que:
- Porque se nota que el servicio le pone ganas, pero tiene muy pocas horas de vuelo
- Porque es una casa de comidas del barrio de Retiro montada en el siglo XXI, y le falta toda la gracia de las casas de comidas de 1960 del barrio de Chamberi
- Porque los garbanzos estan un poco tiesos y sobre todo sosos.
- Porque el 3º vuelco tiene todo lo que tiene que tener: morcilla, chorizo, jamon, tocino, hueso de caña,gallina, ... pero es que parece que lo han pasado por el grifo!!. Falta absoluta de sabor
- Y porque encima nos equivocamos con el vino (Mataborricos) que solo sabia a frambuesa

Se salvan las croquetas de aperitivo y la sopa que estaba bastante rica (sin pasarse). Ah. Y la tarta de chocolate que compartimos entre 4.

Vale. No es el mejor cocido, pero no está malo. A ver la nota: 45 € por cabeza. Creo que se nos está yendo la pinza...

Eso si: todo lleno. Debe ser que no tienen una madre que les haga un cocido como Dios manda.

Sergiete

Qué razón tienes, se nos va de las manos, cualquier novedad es buena solo por el hecho de ser novedad... la burbuja es ya burbujón

2 de noviembre de 2016

Miss Migas

Jo, pues yo a este le tenía muchas ganas...

2 de noviembre de 2016

Prwll

Miss: lo vas a comparar con el de tu señora madre y te vas a llevar un chasco de aupa

2 de noviembre de 2016

CubaLibre

Como el de mamá/abuela no hay ninguno!

2 de noviembre de 2016

19/04/2017

Comerse un buen "cocidaco" tan a gusto como en casa

No íbamos con la intención de comernos un cocido a 20 grados un martes de jornada laboral, pero la propuesta de Santiago nos pareció demasiado tentadora para decir que no. Y es que el local de por sí ya incita; pequeño, cómodo, muy vintage. El olor engancha y la pinta de los pucheros y sus contenidos ya convence.

De aperitivo mejillones en escabeche con patatas fritas; un clásico que no falla.

De segundo aperitivo; croquetas de cocido. Tiernas, jugosas, intensas pero nada empalagosas. ¡Deliciosas!

De primero puedes elegir entre consomé (sopa de cocido sin fideos) o sopa (con fideos). Riquísimos ambos. Muy bien desgrasados y con un sabor intenso que le aporta el jamón. Le acompañan las famosas "pelotas", hechas a base de pan (del día anterior como bien nos explicó Carmen, la dueña), tocino, huevo, carne picada... ¡De muerte! También cebolla tierna y piparras para combinar con la sopa. ¡Cuestión de gustos!

De segundo el plato fuerte; garbanzos (de los pequeñitos, super tiernos, en su punto justo de cocción) con col, zanahoria y patata y de tercero una fuente inmensa de carne (tocino, chorizo, morcilla, morcillo de vaca, pollo, y sus huesos). Un espectáculo de olores y sabores. Un cocido rico riquísimo que nada tiene que envidiar al cocido de mamá (y eso ya es muy top).

Por si esto fuera poco, ya para reventar, tomamos postre; leche frita. No soy muy de postres pero eso había que probarlo. Y no defraudó. Fue el bocado perfecto para poner el broche final a una comida 10.

La atención de los camareros exquisita. Nos mimaron mucho.

En resumen; comer y estar como en casa. (Por 31€ el cubierto merece muy mucho la pena).

Volveré.... ¡Seguro)

11/10/2016

El cocido elegante

Si hablamos de aperturas otoñales que han generado ruido en Madrid, sin duda alguna entre ellas encontramos la de "Casa de cocidos Carmen". Santiago Pedraza y Carmen Carro, se embarcan en una apertura cuanto menos curiosa. La especialización en un plato, como es el tradicional Cocido madrileño, entraña mas riesgos de lo que pueda parecer. De entrada, pierdes el atractivo casi diario del cliente habitual. Además, nadie ( al menos que yo conozca ) se apreta un cocido por la noche, para irse a dormir.

Sigue leyendo....

eltriclinium.com/2016/10/casa-de-cocidos-carmen.html?m=1

17/11/2017

El cocido fetén que nos engatusó

Primero fue la castiza Taberna Pedraza, especialista en platos tradicionales preparados con materias primas elegidas entre lo mejorcito de España (y hogar de la famosa tortilla de patatas al estilo gallego de Carmen, que ha cocinado con sus manos más de 30.000!) y, después, Carmen Casa de Cocidos -justo en el local vecino-. Santiago Pedraza y su mujer, Carmen Carro, son incombustibles: ¡suerte para ti, querido disfrutón!

¿Qué te vas a encontrar en Carmen Casa de Cocidos? Para empezar, un local que teletransportará inmediatamente a los tiempos de Maricastaña, o casi. Decorado por Lázaro Rosa-Violán, el restaurante es una auténtica joyita retro: entre sus paredes encontrarás memorables vajillas de restaurantes antiguos, muebles de la abuela, lámparas de tela con puntilla y, sí, mesas con mantel (¡nos encantan!).

¿Y de comer? El cocido más fino de Madrid. Y ya. El de Carmen se presenta en forma de menú único (31€. pp sin bebida): empezarás con sus resultonas croquetas -de cocido, valga la redundancia- y acabarás con su Señor cocido de tres vuelcos, como mandan las buenas costumbres –sopa o consomé, verduras y carnes-, en el que no faltan todos los complementos que hacen único a un verdadero cocido madrileño -como las clásicas pelotas fritas que acompañan a la sopa-. Si esto no es amor, ¡que baje Dios y lo vea!

¿Y qué es lo que hace especial al cocido de Carmen? Básicamente, una selección de productos muy cuidada y una preparación con mimo de abuela -ponen en marcha los pucheros a las 8 de la mañana para preparar el cocido del mediodía- en la que reducen al máximo la grasa para convertir un plato contundente de puro invierno en una delicia más ligera de lo que parece.

Tenéis más información, detalles y fotos de los platos que pedimos en nuestro blog:

eatandlovemadrid.es/carmen-casa-de-cocidos-madrid

Buen provecho e Eat & Love!

05/05/2017

Miss Migas lo descubrió en septiembre de 2016

Un cocido muy light

Abril 2017