Casa de Encarna

Riensena, Llanes

+34 985 92 57 52

05/01/2013

Como en casa (o mejor)

Aquí nos alojamos 4 días en nuestras vacaciones de julio. Habíamos leído que era muy complicado llegar al pueblo y, sí, tenían razón, pero recorrer esas minicarreteras llenas de curvas disfrutando de las nieblas, las vacas, el olor a verde... es una experiencia alucinante. Poco antes de llegar al pueblo se encuentra el Mirador del Torno que merecen una parada sí o sí. Si está despejado se ve el Pico Urriellu (El Naranjo de Bulnes).
El pueblo en sí son 4 casas contadas y dos hórreos o paneras. Las vistas son increíbles y la acogida de las anfitrionas Yoli y Loli hacen que te sientas muy a gusto. Nuestra habitación era bastante pequeña pero solo íbamos allí a dormir.
Loli te hace el desayuno (si quieres) y la comida y la cena, cada día por la mañana te pregunta si vas a comer o cenar y si te apetece algo en concreto. Cocina genial; por suerte nosotros pudimos comer truchas pescadas por ello y jabalí cazado por su hermano, chorizo a la sidra. Yoli, su madre, se encarga de hacer churros, tortos y bizcochos para los desayunos.
Lo peor sin duda es tener que irse de allí.
A muy pocos kilómetros de Riensena dirección Cangas está Ixena, otro minipueblo donde puedes comprar el famoso queso Gamoneu, está buenísimo y te lo vende la misma señora que lo hace con sus manos. En Ferpal, en Madrid, lo venden a 43€/Kg.