Ordenar por:

relevancia fecha

09/02/2016

De barrio

A la hora acordada nos presentamos y lo primero que vemos es que es una local de barrio, auténtico, sin pretensiones ni grandes lujos. No demasiado grande, con una barra en forma de L y unas cuantas mesas, cada una distinta de la anterior, pero aquí se nota que es así y no algo impostado como he visto en otros locales.

Nada más llegar, el trato es muy familiar, muy cercano, como si fuésemos de la casa. Nos pusieron la carta y un par de cervezas.

La carta no es muy amplia, ni falta que le hace si todo lo que tienen lo hacen bien. Nos decantamos por media ración de buñuelos de espinacas, una empanada de requesón de entrante y una milanesa de ternera como plato principal.

Mientras esperábamos, nos pusieron dos pinchos de tortilla de patata y madre mía ¡Qué exquisitez! Jugosa y con mucho sabor, no nos lo hubiéramos imaginado nunca.

Los buñuelos de espinacas y la empanada llegan a continuación. Y la verdad es que quedamos encantados, ambos sabrosos y en su punto. Los buñuelos nada grasientos, muy bien fritos y que con el limón que le acompaña le dan un gusto muy rico. Y la empanada de requesón debía llevar panceta ahumada por ese toque característico.

La milanesa de ternera, llevaba por encima tomate y una capa de queso provolone gratinado con especias, acompañada de una ración de patatas fritas cortadas a cuadros. Tierna la carne y excelente el queso provolone.

De postre no nos podíamos marchar sin probar el panqueque de dulce de leche, servido con azúcar caramelizado por encima. Un pecado carnal.

Un lugar recomendable.

02/04/2014

Yo por estos buñuelos de espinacas maaa-toooo

Lo de hacerse mayores se va notando en detalles. Nos estamos aficionando a comer en lugares más sencillos, sitios agradables, más bien pequeños, alejados de focos de masas, antítesis de sitios para dejarse ver, donde el trato es familiar y donde se come razonablemente bien. Ni gastro-lugares, ni neo-tabernas, ni otras historias de nuevo cuño… nos estamos aficionando a las Casas de Comidas. Y este puede ser uno de estos detalles de que nos vamos haciendo mayores… afortunadamente.

Si nos ponemos puristas Casa Federica no pasaría de ser lo que llamamos un bar venido a más hasta el punto de que incluye indistintamente y en un espacio muy reducido, una barra junto a escasas 7-8 mesas de madera sin manteles y acompañadas de sencillos cubiertos envueltos en servilletas de papel. Curiosamente no destaca nada de la decoración, a base de algunos artilugios antiguos, un par de espejos y alguna lámina menor enmarcada, pero se trata de un lugar acogedor, con personalidad, que genera un ambiente familiar y cercano. Casa Federica es eso, sentirte como en casa y fundamentalmente se consigue por dos cosas, el servicio y la comida.

Leer más en.. calandria.es/casa-federica

22/06/2014

Para volver a menudo

Solo se me ocurren cosas buenas de este sitio. Y buenas, buenas. Para empezar el trato, que desde que entras es como llegar a casa. La camarera encantadora y el chico que servía las mesas lo mismo.
El ambiente muy bueno, muy de barrio y gente normal. Sin grandes lujos.
Y la comida, en su mayor parte argentina, también muy rica. Casera, sin grandes aspavientos. Nosotros probamos una pizza fugazetta, los canelones de espinacas (muuuuuy buenos!) y la ensalada caprese. Y para la próxima, por recomendaciones y porque todo el mundo lo comía, nos quedamos con ganas de las empanadas, los buñuelos de espinacas y las milanesas.
Con una botella de vino blanco argentino normalito y dos postres, el brownie y la tarta de queso, que estaban bien pero fueron lo que menos nos gustó.
En total 42 euros. Muy buen precio.

ACTUALIZACIÓN JUNIO 2014:

Ya volvimos. Y bien, aunque un pelín peor que la vez anterior.

Lllegamos a las once y algo y preguntamos si podíamos cenar. Nos dijeron que por supuesto y nos sentamos. Y a partir de ahí fue un poco presión para que pidiéramos y para que comiéramos lo pedido. No habría estado mal que al sentarnos comentaran que podíamos cenar pero que sin entretenernos mucho.

Esta vez probamos:

-La milanesa de ternera. Estaba ok, sin ser nada especial.
-Los buñuelos de espinacas. Ricos, un 7, aunque me esperaba más para la fama que tienen.
-La pizza Federica pequeña. Muy rica. Las pizzas siguen siendo lo que más me gusta de allí.

Con un vino blanco de Navarra bastante peleón fueron 33 euros.

Nos faltan las empanadas.

04/10/2013

Rico y casero

Desde que cerraron El Carpincho nos habíamos quedado sin un restaurante argentino que nos gustara de verdad. Hasta que hemos probado Casa Federica: un restaurante casero, con una carta pequeña pero riquísima de cocina argentina auténtica. Y además, barato. Nosotros probamos los buñuelos de espinacas (especialidad de la casa, 5,50 EUR), las empanadas (de pollo, de requesón y de cebolla y queso, 2 EUR cada una) y la milanesa napolitana de pollo (con tomate y mozzarella, 7,50 EUR). De postre, panqueque de dulce de leche (2,50 EUR). Y por supuesto, un estupendo vino argentino (12 EUR). Nos encantó todo, buenísimo y casero 100%. Tienen pastas y pizzas muy apetecibles. El camarero super amable, nos aconsejó muy bien. El local es muy casero también, nada de lujos y con los platos y los cubiertos como los de casa, de toda la vida. Para volver muchas veces.
Podéis ver la crítica en miladas.com

30/12/2012

argentino de verdad

Comida argentina de verdad.

Es un bar escondido y pequeño que no se caracteriza por una bonita decoracion, ni por su mobiliario de diseño, pero en el que todo lo que pruebas está está riquísimo. Sus tartaletas, las empanadas, el humus y sobre todo la milanesa.

Un sitio sin lujos en el que prima la comida y la atención al cliente.
Para repetir

31/01/2012

Una maravilla de sitio, el trato es muy agradable,musica buena de fondo, te vas encantado con el servicio y a veces sale a cocinera a charlar un ratito , es un encanto.
La carta sin ser extensa tiene un poquito de todo, y se nota que está hecho con cariño cuando te lo llevas a la boca, precio correcto y platos como el matambre, las empanadas o los panqueques hacen honor a argentina, da gusto!

15/05/2012

Casa de comidas argentinas

Comida argentina con gusto casero. Buena comida y servicio atento y amable. Muy recomendable los buñuelos de espinaca o el panqueque de dulce de leche.

25/10/2012

Sin lujos, como en casa de tus primos, auténtica comida argentina y los mejores creppes de dulce de leche que he probado en la vida!