añadir a tu agenda y opinar
Sibarita Cordobés dice:

Comida de "Sibarita Cordobés" en CASA GERARDO

26 sitios, 10 seguidores, 7 descubiertos

me encanta, uno de mis favoritos

En esta ocasión nos dirigimos hasta Asturias para conocer uno de los restaurantes más conocidos de esta comunidad. Se encuentra a pie de carretera -hay que estar atentos para no pasar de largo- en la vía que une Avilés y Gijón. Al llegar nos reciben y preguntan por nuestra reserva -reservar parece lo más conveniente-. El espacio... se dispone en dos plantas en las que se distribuyen varias salas. Nos llevan hasta nuestra mesa en una estancia en la planta superior, nos toman nota de la bebida y nos dejan la carta.

La carta ofrece platos típicos de la cocina asturiana y propuestas más modernas donde sobresale el producto de la tierra con predilección por el que viene del mar. Además se ofrecen varias posibilidades de menú que también contienen muchos platos presentes en dicha carta: “Clásicos” por 60 euros, “Carreño” por 65 euros y “Prendes” por 110 euros. Nos decidimos por el menú “Carreño” que se mueve entre los 18 y 25 pases y que, como la carta, mezcla recetas clásicas asturianas con otras más contemporáneas. Os describimos a continuación los platos que degustamos el día de nuestra visita:

- Como aperitivo -estaba fuera del menú- nos sirven un par de vasitos del tradicional gazpacho andaluz: suave, fresco, ligeramente espeso, con total ausencia de pepitas o pieles y de muy buen sabor. Aunque el gazpacho ya es algo muy global, la verdad es que, encontrándonos en Asturias, no lo esperábamos.
- “Cóctel sólido de manzanas”: el primer pase del menú es una fresca porción de manzana impregnada en licor y zumo.
- Los tres siguientes platos llegaban al mismo tiempo: “Aceituna ‘aliñá’ ” que venía servida en vaso de “chupito” y que era auténtica aceituna con anchoa en estado líquido; “Nabo y chopa”, fina lámina de nabo que a modo de rollito envolvía un bocado de chopa, que es como se llama también al sargo por esta zona -pescado de roca, de aspecto plano y que recuerda en alguna medida a la dorada- y que se servía en cuchara; y finalmente “Tartar de ostra, caviar de ternera y jugo de frutos secos”, que se tomaba con cucharilla directamente de la concha de la ostra y que era una especie de sopa fría con esferificaciones de caldo de carne, aunque los amantes de la ostra -no es nuestro caso- detectarían por encima de todo el potente e inconfundible sabor metálico de este molusco.
- “La patata”: auténtica tortilla de patatas, con cebolla, en un formato sorprendente como es el helado; el helado va sobre un jugo de ibérico y se corona con unos pequeños crujientes de la propia piel de la patata.
- “El consomé de las pieles”: un caldo calentito hecho con las pieles de las patatas que sirve para compensar el frío del helado anterior; curioso, muy sano y una manera de aprovechar toda la patata, pero seguramente sería el único plato al que buscaríamos una alternativa.
- “Anguila y pepino”: pequeña brocheta con pepino en vinagre y anguila ahumada sobre aceite de oliva; no esperas que funcione y sin embargo es un pincho estupendo.
- “Sardina con levadura y malta”: filete de sardina limpia con salsita de levadura y unos trocitos de bizcocho de malta; buen sabor, pero no nos sorprendió.
- “Bocata de anchoas”: pincho de tomate encurtido con anchoa, cebolleta, y todo empanado y frito; éste si nos sorprende muy positivamente.
- “Bonito asado con ‘picáncida’ de tomate”: también nos parece muy bueno este bonito sobre un caldo ligeramente picante y especiado con tirabeques y un gnoqui de limón.
- “Pescado”: filete de salmonete, suave y perfectamente limpio, glaseado con la salsa del pescado.
- “Quisquilla natural”: quisquilla cruda pelada sobre la que se vierte un caldo especiado de la propia quisquilla y también de cigalas; la quisquilla la dejamos cocer a nuestro gusto y las comemos con ayuda de unas pinzas, pero lo mejor sin duda es el caldo.
- “Albóndiga de gochu asturcelta”: cada ración tiene tres pequeñas y suaves “pelotillas” hechas con carne de gochu -como se conoce al cerdo en Asturias- sobre una salsa melosa; el gochu asturcelta es una raza de cerdo típica del norte que se esta potenciando gastronómicamente en los últimos tiempos.
- De nuevo se sirven juntos dos platos que son de lo mejor del menú: por un lado las “Croquetas de compango” hechas con el acompañamiento cárnico de la fabada, que en forma de daditos quedaban prácticamente líquidas por dentro y crujientes por fuera; y por otro lado una excepcional “Fabada de Prendes”, con fabes mantecosas, sin pieles y con su caldo trabado y de gran sabor que se completaba con el chorizo, la morcilla y lacón servidos aparte.
- Y llegamos a los postres. Para ello, y en primer lugar, se sirven juntos el “Bocadillo crujiente de quesos”, fino y crujiente librito de pasta filo que envuelve una suave crema de quesos asturianos; y la “Piña, vermouth y piñones”, una simple bola de helado de piña que sin embargo combina perfectamente con el vermú y los piñones.
- Y para cerrar los postres y el menú, la “Crema de arroz con leche requemada de Prendes”: un clásico asturiano absolutamente genial con su toque de canela y su azúcar perfectamente tostada.

El total de la cuenta ascendió a 139,7 euros. Hay que añadir dos botellas de agua mineral y una copa de tinto. También tomamos té y café, aunque a esto último invitó el restaurante. La relación calidad-precio nos parece equilibrada.

Sólo por la fabada y el arroz con leche merece la pena la visita a este restaurante, pero es que el menú en su totalidad es extenso y muy completo. Salvo por algún detalle, que también va por gustos -como lo referente a la ostra o algún otro plato que nos llamó menos la atención-, se podría decir que fue un menú prácticamente redondo lo que está muy bien tratándose de 19 pases si incluimos el aperitivo.

A todo esto hay que sumar un espacio muy moderno y cómodo, un ambiente agradable y distendido y un servicio excelente en tiempos, amabilidad y que también nos ayudó a comprender y conocer cada uno de los platos del menú. Un lugar que sin duda merece la pena visitar.

Resumen:

Puntos positivos:

Excelente cocina clásica asturiana con toques modernos
Relación calidad-precio equilibrada
Trato muy amable y profesional
Restaurante clásico y agradable

opinión completa »

etiquetas: arroz con leche, cocina asturiana, fabada asturiana, precio equilibrado, restaurante agradable

listas: Cocina española, Restaurante clásico

ver comentarios anteriores (4)

Miss Migas

Fantástica reseña, gran casa la de los Morán.

4 de septiembre de 2015

acme

Es que esa fabada es mundial y casi eclipsa el resto de su buena cocina.
Por cierto, sopas con honda a la de Casa Marcial. Dicho lo he.

4 de septiembre de 2015

Miss Migas

¡Vaya! Otra cosa en la que estamos de acuerdo, D. acme.

4 de septiembre de 2015

Gath

Es que hay fabadas buenas, extraordinarias y las de Casa Gerardo,.....

4 de septiembre de 2015

Cristina

Hay veces que sueño con esa fabada y esa crema de arroz con leche....

4 de septiembre de 2015

Sr Rodriguez

Cristina, estoy contigo. Más temprano que tarde tiene que caer esa fabada

4 de septiembre de 2015

acme

Fabadísima. Yo repetí. Aún no sé como no reventé ese día

5 de septiembre de 2015

acme dice:

Producto, técnica, también innovación pero... LA FABADA

996 sitios, 153 siguiendo, 298 seguidores, 204 descubiertos

me gusta

un checkin aquí

Diciembre 2014. Almuerzo Viernes. 4

Tradición renovada. Mano a mano de D. Pedro Morán y su hijo Marcos "el Don" , 4ª y 5º generación de una saga familiar que lleva desde 1882 dando de comer en este caserío al borde de la AS-19 y a pocos km de Gijón. Con lo poco que duran
... las cosas hoy en día, que un negocio así siga al pie del cañón e innovando es síntoma claro de que todavía hay algo de esperanza.

Al reservar pedimos ventana en el segundo piso, como sugiere el maestro, pero al llegar nos dijeron nones, que había un grupo grande ocupando todo el salón. Mejor. Nos quedamos pues en el primer comedor pero en una estupenda mesa, amplia, apartada del paso y con enchufes disponibles (el puto iPhone no hace más que dejarme tirado últimamente). Lo agradecí casi tanto como el arroz con leche. Bueno, no.

El servicio es sensacional. Profesional pero cercano, nos consiguieron sacar una sonrisa en más de una ocasión. Además, D. Pedro y D. Marcos, perfectos anfitriones, siempre atentos e interesándose por todas las mesas.

Carta y dos menús. El largo 25 pasos por 100€ y el corto de 16 por 60€. Escogimos este último, sabiendo que "sólo" diferían en tamaño, compartían platos y ambos incluían los clásicos potentes de la casa. No obstante ojo con la carta que me parece una muy buena opción. De hecho comprobé que los habituales arreglaban con los aperitivos y un plato de fondo, todos pitanza con pintaza.

Incluso más presente que en Casa Solla, el menú refleja su profundo respeto por la tradición y la historia de la casa . Producto y tradición renovada deben ser los apellidos que mejor definen a Casa Gerado. Mucha técnica también, combinando los sabores tradicionales asturianos, siempre presentes, con el miso, el cilantro, la salsa ponzu y tantos otros tan presentes en la cocina de vanguardia.

De los aperitivos destacó su divertida versión del martini, el crujiente de quesos asturianos y como no las sublimes croquetas de compango. También el salazón, técnica de arraigo en la casa, esta vez de pitu coronado de pistacho. Buen bocado para un buen comienzo.

Altibajos en cambio en los siguientes lances. Productazo bien tratado en las quisquillas al natural, con un caldo muy potente. Sublime el salmonete, perfecto de punto y ensalzado por una deliciosa crema al miso. Interesante la chopa y la textura del nabo que lo acompañaba para completar un plato muy visual. La ostra, en cambio, me dijo poco, sobre todo con el recuerdo aún presente de la de Nakeima la noche anterior y definitivamente el "Bravo Joselito", plato a base de unos taquitos de papada ibérica no está a nivel y menos aún como plato fuerte de carne.

Y llegó la fabada...con su legumbre de buen calibre y su compango, todo a calidad hiperbólica. Melosa, desgrasada y suave, la fabada infinita, el apocalipsis fábico. El acabose. Buena ración que me vi en la obligación de repetir. Pedí un poquito más y el cachondo del camarero vuelve con otra ración igual, compango incluido, diciendo... "es que éstos de la cocina tienen una sola medida. Tantos años y no aprenden..." Gijón es muy bonito pero sólo esta fabada justifica el viaje. O no.

Llegué a los postres ya muy mermado, no recuerdo nada especial ni del prepostre ni del postre en el que noté demasiado la presencia de pomelo. No obstante cumplieron al aportar frescor para al momento rematarte con la madre de todos los arroces con leche, requemado éste, buena ración y.... morirse.

De la carta de vinos, de tamaño justo y ajustada también en precios, habíamos escogido un Godello que a mi no me suele fallar: Dominio do Bibei (de La Pola), fermentado en barrica él, suave y sencillo, cumplió salvo con la fabada claro.

El electrónico arrojó un resultado final de 147€ total para dos. Fue barato porque como no fuimos capaces de cenar, el gasto nocturno se redujo a 5€ por dos sidrinas perfectamente escanciadas en la Galana, más 50€ del NH, con terracita y vistas al mar oigan, se quedó el día no voy a decir que económico, pero ni tan mal.

opinión completa »

ver comentarios anteriores (7)

Gath

Muy buena reseña Acme, y que buen sitio. ¡ Cuantos recuerdos ! O como diria aquel: "Que bien viven, los que viven bien".

22 de diciembre de 2014

acme

Cuánta razón Jose Luis. Ya habrá tiempo de lamentarse, cuando llegué el extracto de la tarjeta por ejemplo :-).

22 de diciembre de 2014

Gath

O la reforma fiscal, sin ir mas lejos.
De todas formas, yo tuve un jefe hace ya algun tiempo, un poco jeta por cierto, que siempre decia en lo referente a los pagos: "No hay problema, el banco paga, y mañana ya hablare yo con él". Pues eso, vosotros disfrutar, que mañana sera otro día.

22 de diciembre de 2014

Miss Migas

Prendes mola mucho, yo fui a por el largo hará un mes, y salimos muy contentos. Pero es que cerrando con esa fabada y ese arroz, todo se ensalza (sin menos preciar todo lo demás, que estuvo a MUCHA altura)

22 de diciembre de 2014

acme

Toda la razón Miss. De todas formas a mi el largo me pareció muy largo, sobre todo sabiendo lo de la fabada. Además creo que han subido bastante los precios. Hace nada el menú largo eran 75-80 creo aunque imagino que a lo mejor no era tan largo.

22 de diciembre de 2014

acme

Si el banco pagaba tu jefe era de Caja Madrid, Jose Luis :-)

22 de diciembre de 2014

Gath

No me extrañaria lo mas minimo, era tan "asi" que daba el perfil.

22 de diciembre de 2014

EandradA

"Quedarse el día económico" debería pasar al glosario de frases hechas de la RAE. Me ha encantado.

23 de diciembre de 2014

Cristina

Esa fabada y ese arroz con leche bien valen un viajecito. Nosotros tomamos el menú corto también y nos gustó mucho, aunque si repitiera creo que me centraría en algo de picar, fabada y arroz con leche...

23 de diciembre de 2014

acme

coincido Cristina,... Yo de aperitivo, exigiría las croquetas de compango. Creo que si no vas a menú puedes pedir los mismos aperitivos, te los cobran pero no creo que sea una clavada y te queda una almuerzo vanguardiotradicional muy majo.

23 de diciembre de 2014

CubaLibre dice:

¡Viva Asturies!

194 sitios, 53 siguiendo, 43 seguidores, 26 descubiertos

me encanta, uno de mis favoritos

Poco mas puedo decir de este grandisimo restaurante de lo que ya está escrito por aquí, todas las críticas positivas son ciertas y se come fantásticamente bien y abundante muy abundante.

Situado en Prendes, muy cerca de Gijón, y literalmente pegado a la carretera, vamos que si vas despistado te lo pasas de largo. Cuenta con varias
... zonas para aparcar que siempre se agradece y asi evitar dar vueltas para dejar el coche.

Es un edificio muy grande, da la sensación que llevan toda la vida allí y con el paso del tiempo lo han adaptado y han conseguido un espacio muy agradable y amplio, moderno con la tradición muy presente como se puede ver en su carta. Nos atienden perfectamente a la entrada y nos llevan a nuestra mesa justo enfrente de las escaleras que dan a la cocina de modo que se podía observar el trajín que llevaban los camareros además no tenía puertas y se podía ver el interior, impoluta como si de un museo se tratara, con los cocineros sin parar como es lógico pero limpisima, de hecho hay una mesa dentro de la cocina separados por un cristal, tiene que ser muy buena experiencia, más aún si cabe.

Vemos la carta pero ya lo teníamos claro, Fabada y Arroz con Leche, aún así echando un vistazo había unas croquetas de compango (la carne de la fabada, lacón, morcilla, chorizo) que nos han llamado la atención y es que quien se puede resistir a unas croquetas mas en un restaurante de este calibre y hemos terminado pidiendo media ración (6 unidades) y el maitre nos ha dicho que sin problemas.

Al sentarnos nos trajeron dos vasitos de gazpacho muy ricos y luego hemos estado unos 30 min hasta que ha llegado el pan (dos tipos) lo bueno es que no venia solo si no con varios aperitivos que no recuerdo muy bien, aceituna rellena de gelatina de martini; un hojaldre; una teja con una crema que sabía a tortilla de patata, el que mas me ha gustado buenísimo; y algo de mantequilla con unos picos. Un buenísimo detalle poner estos bocados para ir abriendo apetito. Llegan las croquetas muy muy buenas como no podía ser de otro modo, desaparecen del plato con velocidad.

Otra vez a esperar como si se hubieran olvidado de nosotros y de otra mesa que teníamos cerca hasta que por fin llega la fabada, en un perolo del que perfectamente habrían comido tres personas. Mucha cantidad y mucha calidad, muy ricas las fabes en su punto sueltas y enteras. Las carnes muy buenas también. Nos tomamos un plato cada uno, repetimos y todavía seguían, difícil acabar toda la ración sin morir en el intento porque hay que dejar hueco para el arroz con leche.

Al llegar el postre nos traen un coctel en un trozo de manzana refrescante para cambiar de sabor y el famoso arroz con leche, buenisimo, no ha sobrado nada.

Al terminar ha salido Pedro Morán ha saludar de mesa en mesa, simpático y agradable preguntandonos que tal habíamos comido.

RCP muy buena 67 eur con dos cervezas y agua comiendo para un par de días más teniendo en cuenta que tiene una estrella Michelin. Todo el personal muy profesional y derrochando simpatía, una experiencia top, imprescindible, hay que ir.

opinión completa »

Miss Migas

Los Morán son MUY grandes, Casa Gerardo merece los dos michelines de corrido. La próxima vez a por el menú degustación, merece la pena, muchísimo, ellos son mucho más que fabada y arroz con leche.

16 de agosto de 2015

CubaLibre

Eso es, espero volver en el futuro a por el menú degustación. Por lo que vi, había varios y a precios asequibles y desde luego es imposible quedarse con hambre.

17 de agosto de 2015

Miss Migas dice:

Tradición, vanguardia y el mejor arroz con leche del mundo.

729 sitios, 186 siguiendo, 347 seguidores, 148 descubiertos

me encanta, uno de mis favoritos

un checkin aquí

[...] Me gusta esa mezcla de tradición e innovación que se encuentra en su carta, donde puedes ver desde platos de carta de toda la vida y un menú en honor a la cocina asturiana (40€) hasta el menú degustación (75€) de 14 pases en el que se ven técnicas nuevas mezcladas con un tratamiento del producto sublime, mimo y cuidado.
La bienvenida llega con un cóctel sólido de manzana, osmotizado en su propio zumo y aguardiente, un pelín de lima y sal, refrescante, un abreboca perfecto. Los snacks se componen de: bocadillo crujiente de quesos asturianos (una pasta philo ligeramente dulce y mezlca de quesos cremosos dentro), oreo de café y afuega l'pitu con pimentón, me gusta cómo trata el pitu a modo de pescado haciendo un salazón de pitu (pechuga de pitu tratada como una mojama y coronada con un trocito de nuez, una mini albóndiga de rollo de bonito en caldo de bonito ahumado y unas magníficas... [...]

Si quieres saber más, sólo tienes que visitar: cocinayrecetas.hola.com/blogclaramasterchef/20130828/casa-gerardo-mu...

etiquetas: asturias, gastronómico, imprescindible, michelin

Andrés Mora Sanz dice:

Comidaza

62 sitios, 17 siguiendo, 27 seguidores, 5 descubiertos

me encanta, uno de mis favoritos

Fuimos por la fabada y al final probamos un menú degustación en el que todo estaba espectacular. Tanto os platos modernos como la ostra o la chopa (el mejor de todos los catados) como los clásicos: croquetas, fabada o arroz con leche estaban riquísimos. Destacar también el servicio.

Si quieres leer la crónica completa pincha aquí: viajesytapas.blogspot.com.es/2014/12/fabada-ii-casa-gerardo-prendes.html

etiquetas: asturias, http://viajesytapas.blogspot.com

ALBERTO DE LUNA FANJUL dice:

MERECIDA ESTRELLA QUE NO SOLO VIVE DE SUS DELICIOSAS FABES Y DEL MEJOR ARROZ CON LECHE

622 sitios, siguiendo a uno, 546 seguidores, 81 descubiertos

me gusta

En Asturies hay los siguientes restaurantes con estrella michelín 2014:

Casa Marcial (2 estrellas). Este no lo conozco pero es el que más ganas tengo ya que en el Norte de España, con dos estrellas, solo están, junto a él, Portal del Echaurren (La Rioja) y Mugaritz (S. Sebastián). Quitando los catalanes,
... es el único 2 estrellas de España que me falta por conocer.

El Corral del Indianu (1 estrella). Lo visité hace ya 3 años y me pareció simplemente correcto.

Auga y La Salgar (1 estrella). Ambos están en Gijón y no tengo referencias sobre ellos.

Arbidel (1 estrella). Ribadesella. Ni idea tampoco.

Real Balneario (1 estrella). Está en Salinas y he oído hablar bastante bien de él. Además tiene un mirador al borde del mar con muy buena pinta.

Casa Gerardo (1 estrella). Está en Prendes y es sobre el que ahora os hablo.

La primera vez que fui a CASA GERARDO fue un domingo de absoluto resacón por lo que no fueron las mejores condiciones para conocerlo.

Además fui solo a comer fabes y arroz con leche que eso sí, los recuerdo espectaculares.

También recuerdo el infierno que fue luego volverme conduciendo a Madrid. Me entran escalofríos de recordarlo.

Debido a un viaje reciente que hice por Asturies, Casa Gerardo me cogía en ruta así que decidí volver y esta vez sí, probarlo en plenas facultades físicas y psíquicas.

Un dato importante sobre el restaurante es que reservéis las mesas de la ventana en el comedor de la planta alta.

Otra opción, y no la descarto para próximas visitas, es reservar en la mesa que está dentro de la cocina y que según nos comentó Marcos –el chef- le da un punto extra a la experiencia pues comes viendo todo el trajín de la cocina, igual que puedes hacer en Arzak.

Esta vez nos decantamos por el menú degustación largo (80 €) y que consta de 15 platos.

Las raciones son pequeñas y algunos son simples bocados deliciosos por lo que el hecho de que como último plato te pongan las fabes, de las que puedes comer hasta reventar –como en la película La Gran Comilona-, no es ninguna locura.

Dentro de los platos del menú, uno de los que más me apetecía probar era el salmonete del que hablan maravillas, y "cagoenras", justo ese día no lo tenían. En su lugar nos prepararon un Rey delicioso.

A destacar la ostra con anguila ahumada, la panza de cochinillo (es una cucharadita), o las tres cocochas "planctónicas" al pil pil.

Por debajo del nivel esperado estaban unos oricios, faltos de ese sabor a yodo tan característico, o la latita de quisquillas.

Las fabes ya he dicho que son brutales y de postre, el arroz con leche es el mejor que he tomado en mi jodida vida.

Con vino, unos 100 € por barba.

opinión completa »

ver comentarios anteriores (1)

Belgravia Gourmet

Estoy contigo, una pasada el arroz de Casa Gerardo. La fabada puede que alguna se acerque, si tienes en cuenta el precio quizás mejor pero joder, estas en 1 estrella michelin...
De otro nivel, no dudes en ir a Casa Consuelo (Otur), el Asador de Abel (cocido Maragato de menu brutal) o Casa Cristina.

4 de noviembre de 2012

Tomas Garcia Ponte

Buenas Alberto y gracias Belgravia por las recomendaciones, conocía Casa Consuelo pero no los otros dos, voy a ver si me puedo acercar porque estoy teniendo unas experiencias lamentables en Asturias fuera de Oviedo y al margen de los top. Saludos

17 de agosto de 2013

Belgravia Gourmet

Casa Gerardo es acierto seguro. La Fabada merece la pena muchísimo, desgrasada, faba diseñadas por ordenador (jeje, es broma, pero son perfectas de punto, sin estar despellejadas...).

Abel está muy bien, la cuchara muy buena (ojo al Maragato comentado) y carnes muy buenas. El menú del día (preguntar por el que lo tienen...) está fenomenal.

Cristina es una casa de comidas a la antigua usanza. Además tiene los añadidos de estar en mitad del monte y un trato super amable y cercado de Cristina y sus hijas. Si vas con más gente conviene pedir de todo y compartir. El pote muy rico pero me quedo con la fabada. Entre pitu y cordero no se, los dos brutales. Arroz de impresión y flan idem. Con bebida suele cobrar 15 € si no recuerdo mal.

Del mismo estilo, perdidísimo en la montaña está Casa Casín cerca de Salas... Allí el menú son 8 € y está de cine... No merece la pena ir a posta pero si estas por la zona si.
ver comentario completo

26 de agosto de 2013

Mad Queens

Alberto, tienes que conocer Casa Marcial (alucinante) este año abrieron una parte con un restaurante temporal (pop up que dirían los horteras) LIVING COOKING, que te encantaría seguro, con un chico que trabajó en DiverXo con unos platos... te dejo la reseña que les hicimos, pero ya estás tardando en conocerlo
mad-queens.blogspot.com.es/2013/09/un-restaurante-en-la-montana.html

25 de abril de 2014

dicky dice:

Un sitio para volver y volver y volver

169 sitios, 32 siguiendo, 49 seguidores, 100 descubiertos

me encanta, uno de mis favoritos

¿No os ha pasado que tenéis la sensación de que los críticos gastronómicos siempre hacen la misma jugada? Cuando comentan a los grandes, elogian un par de platos y luego, quizás para mantener su estatus a salvo, dicen de alguna de las propuestas: "y para acabar, nos defraudó el punto de sal de los huevos con ... patatas" o "no se entiende la propuesta de la mayonesa de erizos de mar excesivamente yodada". Los críticos son así, probrecillos, tienen un trabajo que mantener, unos niños alos que pagar el colegio y además, si lo hacen de esa manera, siguen sintiéndose estupendos.

¿Y todo este preámbulo para qué? Pues para decir que nosotros no somos críticos, ni falta que nos hace y que todos y cada uno de los platos que nos propusieron en un menú extenso, Pedro y Marcos Morán fueron un placer para los sentidos. Acertados en la medida, armoniosos en su cadencia, elegantes en los sabores, atractivos para la vista y deliciosos para el paladar.

Si a todo lo demás se le suma el placer de acercarse por Candás, de darse una vuelta después de la comida por el norte del norte, el cabo Peñas y de contar con la amabilidad y buen tino del jefe de sala, Luis, que nos recomendó un Burdeos elegante para acompañar la ceremonia. Todo junto resulto una experiencia sensorial perfecta.

Comenzamos el menú con unos entrantes con mantequilla de anchoa, tacos de salmón (increíble el punto), un consomé de ave que explotaba en la boca.

Seguimos con un bacalao confitado con rigattoni de quitar el sentido, una merluza en vinagreta que nos trajo recuerdos de la infancia cuando este pescado era el rey de las cocinas populares.

Una crema con sabor a fabada, con anguila tierna y sabrosa.

Y la ostra ¡ostras, señores, que pedazo de ostra!. Embarrada, con un ligero toque a whisky y con el detalle del vasito de la bebida de uisge-beatha rebajada con agua para limpiar la boca. Sorpresa y placer casi obsceno.

Y seguimos con la señora de la casa, la jefa, la que ha obligado a peregrinar a estos praderíos astures a reyes y famosos: la fabada con su compangu. En Asturias es complicado encontrar una fabada mala pero esta ya quita el sentido. Las fabas de mantequilla pura, cultivadas muy cerca del restaurante. El compangu, para qué hablar.

Y nos fuimos a los postres, con el helado de mango combinado con aceite de oliva virgen. Con el "regalo" para la golosa de la torrija y el remate ese arroz con leche que quedará incrustado en nuestro recuerdo como esas experiencias que de tanto en tano reviven en el paladar. Nunca un azucar quemado dijo tanto.

Hay dos clases de cocina: la alimenticia y la que compone sinfonías destinadas al placer y al recuerdo. Merece la pena el esfuerzo por disfrutar de las segundas.

Muchas gracias por dejarnos compartir vuestra maestría, por dejarnos recorrer la mansión, por enseñarnos vuestra sala de bitácora y hasta la próxima.

ps.

si acaso le sacamos una pequeña pega o consejo. En un lugar como este restaurante, con varios comedores, es de sentido común no poner a las parejas, que buscan compartir su comida en tranquilidad lindando con mesas ocupadas por ruidosas y bullangueras familias con juguetones infantes que corretean por tu alrededor y te distraen de la experiencia. No estamos en un chigre familiar sino en un restaurante de postín. Aunque luego te pidan disculpas el asunto hay arreglarlo "antes" de que se produzca la molestia. Por lo demás, lo dicho, de diez.

opinión completa »

etiquetas: asturias, cocina tradicional, degustación, gastronomia, lujo, nueva cocina

listas: Asturias, cultural

Javier Gómez

Hacen una fabada bastante parecida a la mía, esto es excelente.
No obstante el nivel de calidad es mucho mas que correcto.

3 de diciembre de 2010

Fernando Encinar dice:

Grandeza de Asturias

1.224 sitios, 240 siguiendo, 1.033 seguidores, 509 descubiertos

me encanta, uno de mis favoritos

es quien más ha ido (1)

Casa Gerardo está considerado uno de los mejores restaurantes de España. Y yo coincido plenamente con esta opinión. Es sencillamente espectacular.

En la antigua carretera de Avilés a Gijón, al borde mismo de la carretera, está la casona donde se puede disfrutar de una de las mejores fabadas. Sin duda. y aunque para mí el arroz con leche está incluso mejor en La Máquina de Lugones (11870.com/pro/la-maquina) no hay duda que la crema de arroz con leche de Casa Gerardo también cumple ampliamente cualquier expectativa.

Servicio impecable, local preciosista con detalles de muy buen gusto y un precio más que comedido (45 euros por persona para comer fabada).

Para repetir muchas veces

etiquetas: arroz con leche, comer en asturias, fabada

listas: Asturias, Rest desde 40 euros, Restaurantes favoritos

Carlos Maribona dice:

El mejor de Asturias

276 sitios, 366 seguidores, 91 descubiertos

me encanta, uno de mis favoritos

Pedro Morán es el hombre que supo actualizar el restaurante familiar y al mismo tiempo actualizar la cocina heredada de sus mayores. La fabada y el arroz con leche no son los mismos que los de hace 50 años porque el cocinero ha sabido aligerarlos, ponerlos al día, sin renunciar a todos sus sabores. La fabada ha perdido ... grasas y ha ganado en la calidad de sus ingredientes pero sigue estando igual de rica que siempre. Pedro, junto a su hijo Marcos, dirige un restaurante que puede estar a la vez en una lista de cocina creativa y en otra de cocina tradicional, porque ambas conviven armoniosamente. Más rompedor y arriesgado el menú gastronómico, que a pesar de todo se remata con la fabada y el arroz con leche que son emblemas de la casa; más tradicional la oferta de la carta, en la que los platos se ciñen más al recetario clásico. En mi última visita, empezamos el menú con los imprescindibles aperitivos en los que no faltan el bocadillo crujiente de quesos asturianos y las croquetas de compango de la fabada y que se completan con un caldo de cocido con longaniza de Avilés, el jugo de fabas con angula y una tostada muy fina con queso Rey Silo rojo. Siguen la Castaña, una emulsión de castaña asada con finas láminas de castaña cruda y frita; los Berberechos, una emulsión de placton marino que envuelve unos descomunales y sabrosos berberechos, recubierto todo con una tierra de placton y pistachos; y el Salmonete, una pieza enorme que va sobre un salmís hecho con el resto del pescado, una técnica para la caza que se aplica con éxito a este potente pescado. Fuera de menú pruebo la becada, impresionante. Por un lado las pechugas, cocinadas que no crudas, pero totalmente sonrosadas, con el punto de sangre, con todo su sabor pero mucho más tiernas y delicadas, sobre un ligero salmís tradicional. La cabeza entera, para chupar. Y las patas más hechas sobre un picadillo de los menudillos del pájaro. Hubo más cosas: sopa de cebolla con manzana; civet de liebre con rocas de cacao; anchoa con pan, tomate y alcaparras; ostra escabechada al momento con daditos de cochinillo; o cigala gigante con un suave puré de patata y placton. Sólo un plato no me gustó, tal vez porque creo que los oricios hay que tocarlos lo menos posible: el erizo con un aire meloso de leche quemada y vinagreta de sisho. Mucho sabor a leche y poco a oricio. Para rematar, como es tradición, la fabada. No se puede comer en Casa Gerardo y no probarla. Como postres, torrija con helado de arroz con leche y piel de leche crujiente; el ya conocido Choco, Martini, Pasión, que combina sopa de chocolate, gel de Martini y sorbete de maracuyá; y el imprescindible arroz con leche. El mejor restaurante de Asturias por instalaciones, servicio y cocina.

opinión completa »

etiquetas: arroz con leche, bodega, creativa, fabada, menú degustación, prendes

listas: Asturias

El Paladar de Carola dice:

Grandioso encuentro entre tradición y vanguardia.

51 sitios, 7 siguiendo, 15 seguidores, 6 descubiertos

me encanta, uno de mis favoritos

Poco más se puede añadir a los innumerables elogios, totalmente fundados, vertidos sobre Pedro Morán y su hijo Marcos y su tradicional y familiar Casa, donde se unen, de manera inmejorable, tradición e innovación, por lo que nos limitaremos a relatar nuestro encuentro con ellos.
Situado en la carretera de Prendes AS-19, no nos fue
... difícil encontrarlo, al contrario de lo que suponíamos.
Local muy acogedor, intimista y cómplice; servicio agradable y muy profesional (Pedro, entrañable, acercándose a nuestra mesa a interesarse por nuestra opinión); y la comida,… (Menú Degustación):
- TOMA, TOMATE... TÓMALO, gustoso Bloody Mary de tomate.
- TOSTA DE SARDINA, buena presentación.
- CRUJIENTE DE QUESOS ASTURIANOS & CROQUETA DE COMPANGO, deliciosos bocados de queso y la tradicional croqueta, muy buena.
- NABO SMITH, refrescante aperitivo.
- OSTRAS & PLANCTON, ostra ligeramente a la plancha, para nosotras, uno de los mejores platos.
- CAIPIRINHA DE PLÁTANO, rodaja fría y rodaja caliente, acertado contraste.
- CIGALA, CAFÉ, CIGALA, CAFÉ..., la mejor y más original presentación en la mesa: una cigala en su jugo acompañada, magistralmente, por un consomé de cigalas en tacita de té y galletitas saladas emulando las pastas de té.
- PULPO _ COCHINILLO _ FABES, pulpo cocido y cochinillo asado con emulsión de fabes aliñadas, para mí, quizá el más bueno.
- PIELES, quizá el menos sorprendente al paladar.
- PEZ EN ROSA, sobre puré y aliño de coliflor y remolacha, cebolla morada encurtida, nos encantó.
- CÓCTEL SÓLIDO DE MANZANA, una parada en el camino,un coger fuerzas para lo que venía.
- BONITO AHUMADO, para paladares delicados, muy acertado.
- FABADA DE PRENDES, exquisita, la mejor de Asturias (y, en una semana, probamos muchas fabadas), distinta a otra muy buena, Casa Marcial.
- PAN & LECHES, increíble postre, delicioso (y no somos de postres).
- CHOCO _ MARTINI _ PASIÓN, sopa de chocolate blanco a la lima, gel de martini Bianco y sorbete de fruta de la pasión, muy ligero.
- CREMA DE ARROZ CON LECHE REQUEMADA DE PRENDES, todo un clásico de la casa, abundantísimo.

De bebidas, 2 cervezas del principio más un vino manchego.
Café+cortesía.

Menú para callar bocas de los que dicen que en estos restaurantes te quedas con hambre.

Si tenemos la suerte de volver pronto a este paraíso gastronómico que es Asturias, volveremos, sin duda, a Casa Gerardo, y si no la tenemos, forzaremos el encuentro.

opinión completa »

ayúdanos a mejorar

descubierto por: maguisso

primera foto: JagTomas

quién ha ido más: Fernando Encinar (1)

  • hoy: 0
  • última semana: 55
  • último mes: 140
  • en total: 35.551
  • check-ins: 7