Venta, cata y degustación de vinos, quesos y productos selectos.

Ordenar por:

relevancia fecha

19/07/2014

Since 1931 y petao de guiris

Tenía que haber comprado la Lonely de España fotocopiada que me ofrecía un simpático habitante del viejo Saigón pero no nos pusimos de acuerdo en el precio del delito. En ella tiene que aparecer esta tienda por mis cojones porque de 4 mesas de la entrada sólo nosotros éramos "conacionales" del establecimiento.

Sitio con solera, más tienda ¿gourmet? que otra cosa, aunque tiene varios espacios para tapear. Curioso sin duda pero yo no le vi demasiado la gracia. Aunque los camareros son tremendamente simpáticos y la oferta, sobre todo de quesos, es amplia, los vinos son sota-caballo demasié con su Martín Codax, su Pazo de Barrantes, su Marqués de Riscal, su Luis Cañas....Guiño a la ¿modernidad? con un Habla del Silencio pero copas enfriadas para blancos y rosados, cosa que a mi me gusta entre poco y nada.

Los vinos por copas andan entre los 2 y los 3€

Media de idiazábal, un Habla y un Petit Verdot y pan para uno, 11 lereles.

3--

acme

Pues hay un poco más abajo un medio italianini informal con pasta y cócteles que tiene buena pinta. Se llama laboratorio pero no encuentro ninguna referencia.

19 de julio de 2014

Alexo

A mi me gusta! Para un tapeo rapidito y a primera hora, antes de que se pete.

19 de julio de 2014

13/11/2013

Si te gusta el queso éste es tu lugar!

Es una tienda, bar e incluso al fondo parece que también puedes comer tipo restaurante.
Cuando lo ves por la calle parece un sitio mínimo pero luego no lo es tanto. Tiene dentro la barra y el salón.
Por 17 euros puedes elegir entre dos tipos de tablas de quesos, franceses o españoles. Luego sueltos los que quieras, de todas nacionalidades. También tienen buenas conservas/delicatessen
Una paradita con un vinito, una delicia.

Izaskun.

Desde luego lo conseguís.
Gracias a vosotros. Volveré, sin duda.

12 de noviembre de 2013

05/01/2014

Ultramarinos, raciones y buen vino.

Quesos y vinos por copas a precios muy razonables. El personal majísimo. Lo suyo es ir temprano a tomar un vinito, a partir de las 9 se suele abarrotar, hay mucho turista y el local no es ni grande ni cómodo precisamente. Mejor coger la mesita cerca de la entrada. Uno de esos locales del Madrid antiguo que merecen la pena cuidar y conservar.

24/11/2014

Muy rico!

Buen sitio para tomar unas tapas, raciones o tostas de productos de muy buena calidad, y además a unos precios bastante razonables para lo que están sirviendo por ahí. El local es precioso, es una tienda de ultramarinos antigua reconvertida.

23/10/2013

Un sitio irrepetible

Irrepetible porque la personalidad, la calidad, la atención, la profesionalidad y el saber hacer que tienen en este local escasean muchísimo en Madrid.

Los vinos y los productos son de una calidad altísima y a muy buen precio. Los camareros te tratan con una profesionalidad, una cercanía y un respeto que en sitios "cool" jamás vas a encontrarte.
Cómo se trata también de una pequeña tienda de comestibles lo vas a encontrar todo con una decoración que sigue prácticamente intacta desde que se abrió. Preciosa y con personalidad.

Para que os hagáis una idea 1 chocolate, 3 vermú, 2 tostas de queso ( bien grandes por cierto) nos costaron 16€.

Siempre que puedo vuelvo y llevo a alguna persona que aún no ha tenido el placer de descubrir semejante tesoro.

05/05/2013

muy buen sitio

Conoci este sitio cuando uno de sus camareros me vio buscando el bolso de una amiga, a la que habían robado, en un contenedor, me confundio con un mendigo y me sacó un bocadillo. Desde entonces he ido muchas veces tanto a cenar o desayunar como a comprar embutidos o bocadillos. La calidad es excelente y el trato tambien. Muy recomendable acercarse por alli.

manolis

Gracias a vosotros por habernos dado tan bien de comer. Antes teniamos el estudio en frente vuestro, nos mudamos hace mas de un año y la verdad es que se os hecha de menos.
Pasaré pronto!

3 de junio de 2013

04/11/2012

Nos fuimos sin cenar

Cualquier tiempo pasado fue mejor. Conocemos el sitio desde hace mucho tiempo. Algún cumpleaños hemos celebrado, también hemos llevado a nuestros amigos franceses, para epatarles con los quesos. Error. Han debido cambiar el cocinero, los camareros, no sé. Después de esperar 45 minutos a la cena, la comida que trajeron, sólo a uno de los tres, estaba descongelada y calentada en el micro. Vimos como toreaban a los extranjeros y les traian raciones en vez de tapas. El camarero les decia: – ¡tienen que especificar! con muy malos modos. Nada que ver con otros tiempos donde la comida estaba buena y el servicio era impecable. Cuando cansados de esperar nos levantabamos la excusa fue que se les había volado la comanda. Lástima.

24/04/2012

Siempre y cuando sea en la mesa junto al ventanal

Sólo merece la pena si alguna de las mesas cerca del ventanal está libre. Esto suele ocurrir a media mañana, media tarde, o tarde noche.Entonces, Casa González es un lugar perfecto, donde se beben buenos vinos a inmejorables precios, acompañados de una extraordinaria selección de quesos.

Esta pequeña taberna-tienda de los años treinta (el mobiliario está intacto) también tiene a disposición del cliente un interminable y agotador menú de 10 páginas, abundante en raciones, patés, crepes, embutidos y ensaladas. En la parte posterior del local se ubica un comedor con pocas mesas, poca ventilación y poca luz.

Es decir, día y noche en el mismo lugar. Eso sí, la atención es magnífica en los dos hemisferios.

24/06/2013

Para darselas con queso

No conozco el sitio a fondo, sólo de comprar quesos (franceses). Buenos quesos, de buena calidad y precio Ok (no, no son baratos, pero el queso bueno merece pagarlo).

manolis

Y ademas contestan a los comentarios!!! Que majooos sois!! A ver si voy a veros pronto!!

5 de julio de 2013

12/05/2012

Singularidad

Suscribo el comentario de Olga Prozorova (11870.com/destaparova). Hay tres Casa González: la entrañable "tienda" de la entrada, espacio que me recuerda igualmente a un colmao que a la típica tienda de embutidos y foie de muchos pueblos franceses; la barra normal, más bien para esperar mesa que para hacer "barrafija" y el anodino salón posterior con pinta de restaurante de menú.

El servicio es jóven, superamable y entendido en lo que se traen entre manos.

La carta de González es extensísima y singular, nada que ver con la "normalización" de las "tendencias" que nos invaden y, tal vez por ello, sea el lugar más "trendi" de la capital. Paradojas. Tiene raciones tan especiales como jabalí a la cazadora o creps de espinacas, la mayoría pedibles en medias raciones (enteras en los 8€-14€); ensaladas, salazones, embutidos de muchos tipos, latería, variedad de tostas de rica base y rico contenido (más bien grandes de 4€ a 4,90€) y gran cantidad de quesos de aquí y de fuera. Aunque no sea por lo que más se le reconoce sigue siendo tienda.

También extensa carta de vinos a precios contenidos. Entre los abiertos un Rioja Alta Rio crianza muy aceptable que no conocía, a 2,20€.

En fin que, siempre que haya sitio en la entrada, hay que volver y volver para ir degustando sus viandas. Por cierto, abstenerse aquellos que no soporten el olor a queso, pues es el "aroma" del lugar.

29/02/2012

Uno de los mejores rincones del barrio de las Letras.

Fundada en 1931 como tienda de ultramarinos, Casa González ha visto pasar tres generaciones y muchos cambios. Hoy conserva su esencia, reconvertida en una tienda de alimentación selecta (quesos, conservas, productos nacionales difíciles de encontrar como el bacalao al mortero de Cuenca o el queso almogrote de La Gomera y una extensa selección de vinos), con algunas mesas donde se pueden degustar estos productos acompañados de un buen vino. Muy recomendables sus tostas (en torno a 4€) y la tabla de quesos (17€) nacionales o franceses. A mediodía tiene un buffet libre por 10€.

Martes y miércoles por la noche solía haber actuaciones en directo de swing y cabaret, y lo que ocurría aquí era irrepetible. Se acabó lo que se daba, de momento, por una ordenanza municipal que prohíbe las actuaciones en locales "sin licencia". Aún así, un sitio muy recomendable al lado de la calle Huertas.

Podéis leer más en nuestro blog:
madridyyo.com/2012/02/29/casa-gonzalez

22/06/2012

qué majos, qué quesos

perfecto para ir con amigas y darle al queso con vino, una institución a la altura de la maternidad, el copeo o algo así.
El camarero es un encanto y los precios son apañaos. Ayer, por ejemplo, fuimos tres: copa de vino albariño para cada uno (fresco, BUENÏSIMO) con tabla de quesos franceses y pan a tope con regañás (sííí) 10 pavos

Amor por este barrio. Y por este sitio :)

20/10/2010

Fusión tienda de fiambres / bar / delicatessen / restaurante

Casa González son varias cosas a la vez. Es una tienda de fiambres y quesos delicatessen realmente buenos. Su descripción es "Venta, Cata y Degustación de Vinos y Productos Selectos". Tiene una estupenda selección de quesos franceses au lait cru, difíciles de encontrar en Madrid. Sólo por eso ya vale la pena la visita. Puedes tomarte una copita de gran cantidad de vinos y licores.

Pero lo que hace de González un sitio pintoresco es que, al mismo tiempo, es un pequeño bar super agradable para quedar a tomar un café o una tosta con amigos. Las mesas de la entrada son una delicia. Al mediodía tienen un menú de 10 euros que es un placer para comer ligero, sano y bueno por la zona. Para mi lo mejor es pedir una tabla de quesos, por 14 euros y degustar varios quesos que no conocía. Tengo que ir algún día a desayunar que tiene muy buena pinta también para el desayuno.

Mantelitos y servilletas de papel.

25/09/2011

Simplemente perfecto.

Lo primero agradecer de nuevo a todos aquellos que habéis recomendado este estupendo lugar del centro de Madrid, ya que de no ser por el 11870 y sus críticas, no lo hubieramos conocido nunca.

Es cierto que es un pequeño local, que aparentemente no invita demasiado a fijarte en él, pero una vez que lo probéis, no querréis volver a otro sitio...

Nos hemos dejado recomendar por el estupendo camarero (es difícil encontrar gente tan encantadora y profesional), y hemos probado medias raciones de distintos quesos (radiquero, compté y zamorano), que quitaban el sentido. La morcilla choricera, y el jamón ibérico exquisitos, y el paté al PX, increíble.

Y de postre un souffle de chocolate y crepe de dulce de leche buenísimos.

Todo con un par de copas de vino blanco y otras dos de cava, 55€.

En resumen: de los lugares para volver tan a menudo como pueda...