los hermanos Molina regentan desde el 2000 este restaurante ubicado en el barrio madrileño de La Prosperidad, un refernte de la cocina catalana y mediterránea en la capital. Entre los platos encontramos:las anchoas de la Escala, escalivada, la esqueixada, butifarra de Alpicat... y, cómo no, los calçots.