Se proclaman el restaurante más antiguo de La Restinga, una población pesquera al sur de la isla de Hierro que tiene algo menos de medio siglo de antiguedad. Sin duda durante...

04/08/2008

Fernando Encinar lo descubrió en agosto de 2008

con fama pero no es pa tanto

Se proclaman el restaurante más antiguo de La Restinga, una población pesquera al sur de la isla de Hierro que tiene algo menos de medio siglo de antiguedad. Sin duda durante años debió ser el más antiguo y quizá el único -por lo tanto el que se trabajó la fama-, pero no es el que más me gusta en la zona. Son muy rápidos en tomar nota y en atenderte eso sí con cierto desdén (o quizá sea el caracter pero no destilan simpatía precisamente). La materia prima es muy buena pero está cocinada sin gracia: las lapas a la plancha llegan con mucho aceite, el salpicón de bonito tiene unos trozos de pescado monumentales pero también adolece de estar regado en aceite y en general aunque se esfuerzan por tener buen material no terminan de sacarle partido y al final los platos no terminan de quedar ricos. Pero es barato, las raciones son gigantescas (imposible quedarse con hambre) y merece la pena probarlo si vas a estar varios días en La Restinga.