Abierto en 1921, fundado por Julio Gil, esta taberna del barrio de Malasaña es conocida por sus exquisitas croquetas de diferentes sabores (espinacas, pasas y gorgonzola, picadillo, jamón...). También proponen otras tapas y raciones: tigres, albóndigas en salsa, huevos rotos, tortillitas de camarón o ensaladilla rusa.