Abierto en 1921, fundado por Julio Gil, esta taberna del barrio de Malasaña es conocida por sus exquisitas croquetas de diferentes sabores (espinacas, pasas y gorgonzola, picadillo, jamón...). También proponen otras tapas y raciones: tigres, albóndigas en salsa, huevos rotos, tortillitas de camarón o ensaladilla rusa.

Ordenar por:

relevancia fecha

30/12/2010

Es la clásica tasca con solera y que rebosa autenticidad
lTanto el local como el ambiente tienen su gracia para los que gusten de lo auténtico.

Ahora bien, discrepo de todas las alabanzas que se han hecho a estas croquetas, las de jamón son buenas, pero tanto las de queso como las de espinacas no son para tanto.
Las raciones son hermosas y en ocasiones puede ser demasiado. Pero... mejor que sobre que no que...

Efectivamente por la noche hay ambientillo, aunque hace muchísimo calor.

Supongo que la visita de U2 les cambió la vida... La globalización es así....

Si tienes guiris que pasear por Madrid, les molará

26/03/2010

¡Qué grata sorpresa!

Después de encontrarnos con nuestras dos opciones de tapeo de ese día cerradas, decidimos "descubrir" algo nuevo y aterrizamos en Casa Julio cuando, al pasar por delante vimos circular por el bar un plato de croquetas con una pinta alucinante. No pudimos resistirnos. El bar está muy limpio, es pequeñito tipo tasca pero era pronto y no había mucha gente todavía. Ver a "la abuelita" rondando por el bar es una garantía de calidad, porque de esas manos solo pueden salir platos caseros y deliciosos.
Probamos las croquetas de distintos tipos, no son las mejores de Madrid, pero están buenas, las mejores son las de bacalao y las de espinacas. El problema está en que las hacen con manteca y son más cargantes que las de bechamel con mantequilla o aceite. Lo que sí estaba muy bueno fueron las albóndigas, jugositas y sabrositas. Las cañas también muy buenas, los vinos que tienen, aunque variados, son del montón, bebibles pero no espectaculares.

Conclusión: un gran descubrimiento cerca de casa, para visitar a menudo.

15/05/2011

Las croquetas de Bono (U2)

¡¡Excepcionales croquetas!!
Lo descubrí hace poco pese a haber escuchado en repetidas ocasiones de su existencia. Un bar con encanto, fotos de sus ilustres visitantes y en pleno centro de Madrid.
Muy buena la especialidad de la casa las croquetas.
¡Tenéis que probarlas!
Muy recomendable. Calidad/precio buena.

18/06/2010

Un amigo me recomendó las croquetas de este sitio, así que decidí encargarlas para una fiesta. Una semana antes llamé por teléfono para preguntar si era posible encargar las raciones para llevar, y me contestaron que no habia ningún problema, por lo que quedé en llamar el día anterior para encargarlas. Cuando llamé, me volvieron a preguntar por el número de raciones, y me dijeron que llamara por la noche que en ese momento no estaba el que recogía el pedido. Cuando volví a llamar por la noche, me dijeron que era imposible darme las raciones, y que como mucho, y como un favor, me daban una, por lo que me dejaron tirada. No sé que tal se comerá en ese restaurante, pero no lo voy a descubrir, ya que son unos IMPRESENTABLES. Hablaré a mis amigos y conocidos de este local para que no vayan.

05/02/2011

uno de mis favoritos para tapeo

La famosa taberna de U2 perdió encanto con la obra, el rollo retro de antes era insuperable pero ha ganado en comodidad. Las croquetas de Maite son muy buenas, en especial me gusta la de gorgonzola y espinacas, aunque lo mejor son las patatas con mojo picon, insuperables! Luis el hijo, es un gran tipo.

03/02/2012

Uno de mis sitios favoritos para tapear en Malasaña. Lo mejor: las croquetas, las papas con mojo picón, el pisto, el salmorejo... en realidad, todo lo que he probado!

El trato es muy amable, además.

Mejor ir pronto porque siempre se llena!

27/02/2010

Enero 2010: Me han vuelto a llevar y reitero lo que escribí en su día.. Se pueden comer pero... ¿de las mejores croquetas de Madrid? en la vida.Por lo demás, no puedo negar que el local/ambiente tiene su gracia para los que nos gusta lo auténtico, pero poco más

La clásica tasca con solera. El sitio es auténtico de verdad.

Personalmente, discrepo de todas las alabanzas que se han hecho a estas croquetas, las de jamón tenían un pase, pero tanto las de queso como las de espinacas están hechas de una pasta espesa y difícil de digerir.. mira que habré dicho veces "en este bar ponen las mejores croquetas de madrid", pero desde luego, en casa Julio no.

Las camareras muy simpáticas, por la noche hay ambientillo, aunque hace muchísimo calor. Recomendable ir a mediodía.

Por probar vale, reitero que las croquetas no hacen honor, ni de lejos, a su fama

09/06/2011

Una gran tasca

Fuera de que haya comido Bono o el butanero del barrio, Casa Julio es lo que los antiguos llaman "un bar de bien". Buenos precios y cositas muy ricas, sobre todo un vermú... fino, fino y unas croquetas hechas con doble de amor