Abierto en 1921, fundado por Julio Gil, esta taberna del barrio de Malasaña es conocida por sus exquisitas croquetas de diferentes sabores (espinacas, pasas y gorgonzola, picadillo, jamón...). También proponen otras tapas y raciones: tigres, albóndigas en salsa, huevos rotos, tortillitas de camarón o ensaladilla rusa.

Ordenar por:

relevancia fecha

07/11/2017

Decadencia

La verdad es que hacía un porrón de años que no entrábamos (Fabio no guardaba mal recuerdo de sus años de universidad), pero ahora nos tememos que no es más que una taberna del tres al cuarto que vive de su fama y ofrece de las peores croquetas que hemos probado en Madrid, con una bechamel tipo mazacote de engrudo y medio congeladas por dentro. En cuanto a otros platos como las patatas bravas, igualmente lamentables: la salsa era literalmente ketchup de bote con picante.

Muy triste que en muchos sitios clásicos tradicionales se descuide hasta tal punto la calidad de la cocina para dedicarse a vivir de rentas, y que esta sea la imagen que demos a muchos de los turistas que llegan buscando locales y tapas típicos.

07/07/2017

Que no que no

no tapa no way. servicio agilipollado móvil en mano.
croquetas ok vale, bien. no compensa la tontería del lugar.
turisteo are welcome.

02/03/2014

supongo que las croquetas que le dan fama serán muy buenas, y el sitio mola, pero si vas para tomarte unas cañas, MAAAAL: No te ponen ni una miserable tapa aunque sea de unas tristes patatas de bolsa.
:(

18/06/2010

Un amigo me recomendó las croquetas de este sitio, así que decidí encargarlas para una fiesta. Una semana antes llamé por teléfono para preguntar si era posible encargar las raciones para llevar, y me contestaron que no habia ningún problema, por lo que quedé en llamar el día anterior para encargarlas. Cuando llamé, me volvieron a preguntar por el número de raciones, y me dijeron que llamara por la noche que en ese momento no estaba el que recogía el pedido. Cuando volví a llamar por la noche, me dijeron que era imposible darme las raciones, y que como mucho, y como un favor, me daban una, por lo que me dejaron tirada. No sé que tal se comerá en ese restaurante, pero no lo voy a descubrir, ya que son unos IMPRESENTABLES. Hablaré a mis amigos y conocidos de este local para que no vayan.