Mantiene la decoración original del siglo XIX, aunando su encanto arquitectónico con una cocina renovada de autor bajo la batuta de Ricardo Gil (Restaurante Treintaitrés, Tudela, Navarra). Degustar nuestro secreto, es descubrir el amor por el arte culinario. Creamos nuestro platos con el frescor de la huerta, con ...

Ordenar por:

relevancia fecha

07/12/2017

Gran barra de pinchos de verduras (y mucho más)

Si pasan por Zaragoza y les gustan las verduras (y en general comer bien) no duden en pasar por Casa Lac. En concreto mi crónica está basada en comer a base de pinchos en su barra. Y como se puede notar por mi entusiasmo, la experiencia fue verdaderamente maravillosa. Para empezar y a diferencia de muchas barras de Zaragoza, aquí los pinchos se hacen al momento y no se recalientan, algo que como se pueden imaginar es otra dimensión.
A continuación relataré todos los pinchos que comimos o lo que es lo mismo, disfrutamos. Comenzamos por un puerro baby frito dos veces, rico. También pedimos lo que para mí fue de lo mejor de toda la velada, una penca de acelga rellena de jamón y velouté de hongos, acabada con una fina salsa holandesa. Impresionante. El único pero es que quizá quieran pedir más de una, dado que sabe a poco. Continuamos con una barquera de tomate relleno de unos riquísimos pimientos asados con aceite de oliva, aceituna negra y boquerón. Refrescante, a priori sencillo pero muy equilibrado de sabores. Continuamos con una tostada de foie fresco, Rougie, con manzana asada. No es nada sorprendente pero está muy bueno, eso es así. Por último probamos una albóndiga de venado y cerdo ibérico, riquísima, poco hecha, con muchísimo sabor y un fondo que acompañaba de maravilla. De nuevo, al igual que la penca se quedarán con ganas de más. Por último acabamos tomándonos unos higos rellenos de queso, lo más flojo de la comida, demasiado dulces para mi gusto (ya sé que soy más de salado que de dulce).

Servicio muy agradable y profesional. Buen pan y buena selección de vinos tintos por copa. Local agradable, con sabor, auténtico aunque la barra es pequeñita y algo estrecha, en cualquier caso merece la pena la lucha por hacerse con un hueco. Sin duda, si pasara por Zaragoza, volvería.

Bodega: 5,5
Servicio: 6
Local:7 (barra pequeñita eso sí)
Comida: 7,5
Precio medio: en barra y de pinchos 20-25 pp
RCP: 7, 5

Síganme, no se corten y vean todas las críticas, valoraciones y documentos gráficos en lamandarinavaliente.wordpress.com o a través de Twitter en @lamandarinaval

27/04/2017

De Pinchos por Zaragoza. Tapas por un “Tubo”.

Tapas por un Tubo y en el Tubo, porque ésta es la zona de Zaragoza a donde debes dirigirte si quieres pasar un buen rato disfrutando de buen tapeo.

Por sí misma la ciudad de Zaragoza merece una visita. Merecedora del título de Ciudad de las Cuatro Culturas, aunque las primeras noticias que se conocen hablan de un asentamiento íbero, el núcleo de la ciudad de Zaragoza coincide con la colonia creada por los romanos en el 24 a.C., Caesar Augusta. Si bien posteriormente también pasaron por aquí musulmanes, judíos y cristianos, dejando cada uno su impronta apreciable en la actualidad.

Además paseando por sus calles también se puede apreciar el cuidado con el que es tratada esta ciudad, lo que no hace sino ensalzar la belleza que ya contiene en sí misma.

Pero para nosotros lo que termina de encumbrar una ciudad es su gastronomía, la oferta de la que podamos disfrutar. Y Zaragoza sin lugar a dudas la tiene.

La zona de tapeo por antonomasia es El Tubo, así que hacia allí nos dirigimos para terminar de enamorarnos de esta localidad.

Nuestra siguiente parada, Casa Lac (Mártires, 12). Uno de los restaurantes más antiguos de España (1825). Desde el 2010 comandado por el chef tudelano Ricardo Gil y teniendo como protagonistas a las verduras traídas de su propia huerta. Aunque por nuestra experiencia el resto de cositas que probamos estaban también de toma pan y moja, literalmente hablando. Nos lo apuntamos para comer en mesa en una próxima visita. Probamos la Crema de Calabaza Amarilla. Buenísima.

Sigue leyendo en...

gastrobloggia.com/2017/04/de-pinchos-por-zaragoza-tapas-por-un-tubo

02/12/2014

Calidad excelente

Me lo recomendaron unos amigos que viven en Zaragoza. En una de nuestras visitas a estos amigos, fuimos para que lo probase. Sin duda la comida es excelente, se nota el mimo que ponen en la elaboración de cada plato. La ubicación es inmejorable, muy céntrico. Gracias a mis amigos por descubrirme este restaurante! Volveré fijo!!

12/11/2012

Donde la verdura es la reina

Restaurante fundado en 1825 por la familia de origen francés del mismo nombre, se encuentra entre uno de los restaurantes más antiguos de España junto con Botín, L´hardy, Siete Puertas,… En 2003, cerró sus puertas que volvieron a abrir en el 2008 de la mano de Ricardo Gil, propietario del Restaurante 33, situado en Tudela (Navarra).

Ricardo nos cuenta que lleva mucho tiempo trabajando las verduras, analizando cada una de ellas para aplicar las técnicas más apropiadas. Disponen de su propia huerta que abastece a los dos restaurantes. El menú se convierte en un paseo por los ingredientes más característicos de las huertas de la ribera del Ebro: Cebolleta, pimiento, puerro, borraja, judías, alcachofas, acelgas, pochas…todo un conjunto verde, un almuerzo fundamentalmente herbívoro.

Se comienza con los siguientes aperitivos, una cebolleta confitada al chardonnay y unos pimientos de cristal, verdes y rojos, asados al sarmiento. Más delicada la cebolleta, muy suave, que los pimientos que llegan algo más hechos de lo que me gustaría. Simplemente por cuestiones de gusto, prefiero que tengan un mayor toque ahumado, de asado.
También nos traen puerrito enano frito dos veces, con una ligera vinagreta.

Seguimos con un milhojas de patata confitada en aceite de codillo de jamón con tallos de borrajas, y sus cremitas. Una composición bastante armónica que da voz a los sabores de los diferentes ingredientes, el aceite eleva el sabor de las borrajas que como sabemos es tenue, casi silencioso. Destaca la pareja de la borraja con el jamón.
A continuación judía verde salteada con ajo seco, tomate, cebolla asada, y lasca de patata confitada. Puedo reconocer que la judía verde y yo no hemos sido grandes amigos, es uno de esos ingredientes que siempre se me ha atragantado. Uno de esos platos que ponían a prueba la paciencia de mi madre por el tiempo dedicado a la ingesta. Pues éstas puedo decir que verdaderamente me han gustado, aunque eso no signifique que a partir de ahora quiera conquistar a la judía verde.

Desde mi observación y paladar, el plato de este menú ha sido la penca de acelga rellena de jamón ibérico con velute de hongos y holandesa en pomada. La verdura se presenta rebozada en una tempura y con capas de jamón y la salsa de setas. Resulta el conjunto de sabores más potentes. La salsa holandesa (mantequilla, huevos limón ó vino blanco) actúa como un aderezo compensando hacia un conjunto de mayor sutileza.

Nuestras primeras alcachofas fritas con foie fresco y puerro crujiente. Buen trío. Quizás un poco demasiadas hechas las alcachofas; pero nos gusta la combinación. Personalmente nos agradó más esa forma de cortar las alcachofas en flor y pasarlas por la plancha.

Pochas de Tudela. Algunas llegan verdes, y otras blancas. Nos comenta Ricardo Gil que las pochas son sinónimo de juventud. Al recogerlas en este momento, no se permite que se convierta en legumbre, sigue siendo verdura. La pocha ya está deshidratada, y por ello no se pone en remojo antes de cocinarla. Además si se cocina con grasas animales, es necesario que primero se hagan éstas y luego las pochas, ya que las segundas tardan menos. Únicamente vienen cocinadas con pimiento rojo, y verde. Me han resultado muy elegantes, de una finura tremenda, sin notar ninguna piel ó similar. Pura mantequilla.

Destacaría tres platos por encima del resto: la borraja, la penca de acelga y las pochas. En dos de ellos, la parte vegetal viene acompañada de proteínas animales; es simplemente una cuestión de predilección, personalmente estos platos me parecen más completos.
Las pochas han sido un descubrimiento por su nivel de elegancia y fineza. Comenzamos a diferenciar entre unas pochas y éstas que todavía no han dado el paso a ser legumbre.

El entorno en la primera planta nos sitúa en el siglo XIX en uno de esos comedores señoriales de otro tiempo. El servicio durante toda la comida estuvo tremendamente atento, cercano, y ocupado con los diferentes cambios en el tema vinícola.

Post completo en complicidadgastronomica.es/2012/11/casa-lac-donde-la-verdura-es-....

11/03/2013

impresionante

No puedo sino dar mis mas sinceras felicitaciones a los gerentes de este restaurante porque el acondicionamiento, el trato y el servicio me parecen excelentes, por supuesto acompañado de una comida a mi gusto de alto nivel, cuidada y buena bebida para compañar, han sabido darle el toque de lo clasico adaptado a los tiempos modernos.

24/04/2012

Revolución en las Verduras

Vienen de la solera del 33 en Tudela y en un lugar que tiene el honor de ser el restaurante más antiguo de España. Sólo hay que entrar para ver como han sabido guardar lo elegante y lo rutinario de las casas antiguas para sentirte cómodo. Dos plantas. Más tranquilitos arriba.

Unos cracks en esto de darle la vuelta a la verdura, manteniendo su esencia y su sabor.
Probamos un menú degustación de 25€ + vino. 6 primeros, 1 segundo y postre.

La penca rellena está riquísima, igual que la charlotada o los puerros fritos dos veces, excelentes.
En los segundos un relleno de carne de cerdo con salsa coca - cola y alguna cosa más que es mejorable.
De postre, unas torrijas excelentes, hechas de pan briogge y guardadas un mínimo de 12 horas en canela.

En cuanto a la bodega, mejorables las referencias, buenos precios, pero se echa en falta alguna cosa más especial, sobre todo en blancos. Bodega: 5.

Buen servicio, atentos. Servilletas de tela.

Mola.

01/08/2011

Reinventando un clásico

Casa Lac era uno de los restaurantes más antiguos de España y el más viejo de Zaragoza, era el sitio fino donde comer en "el Tubo", la clásica zona de bares de tapas donde está. Esta zona céntrica de Zaragoza se caía de puro vieja y tuvo que ser renovada; fruto de esa renovación han cambiado los bares cutres y sucios que había por otros más presentables, aunque sin ese saborcillo típico de antaño.
Casa Lac ya era una isla de señorío y elegancia en medio de aquel batiburrillo y muchos temíamos que acabara en malas manos tras permanecer años cerrada y que se convirtiese en pizzería o, lo que es peor, en cocina de diseño.

Pero parece que las manos en que ha caído son las adecuadas, unas que proceden de Tudela donde tienen otro restaurante de prestigio, el Treintaytrés. Sin ser un restaurante vegetariano, que no lo es, sí es un especialista en vegetales, verdura, legumbre y productos de la huerta, tan típicos de tierras navarras y aragonesas, donde su cocinero se mueve con soltura, y parece haber tenido abuelas buenas cocineras y haber sido aplicado antes y atrevido ahora. El resultado es una cocina original a la antigua impresionante.

Nos sirvieron un menú degustación con el que casi nadie pudo. Yo vi irse el último plato, unas judías pochas, con la tristeza de no haber podido comer ya más de un par de cucharadas. Pero es que la cosa empezó con un refrescante salmorejo (con su jamoncito, que no, no es vegetariano el sitio); una cebollita confitada en vino que se deshacía; habitas tiernas con guisántes minúsculos, en su punto de cocción, deliciosos; pequeños puerros fritos, por no ser ya época de espárragos; alcachofas con foie (alcachofas irreprochables en el mes de agosto) fritas y sabrosas; penca de acelga rellena de jamón ibérico y hongos que precisaría un artículo para ella sola; una especie de bocadillo de láminas de patata con borraja y una fina crema, asombroso... y las dichas pochas tudelanas para rematar. Ah, y el postre de media torrija con helado. Hasta el acompañamiento de un Campo de Borja fue muy atinado y celebrado.

Además el servicio amable, rápido y eficiente, y qué decir del local, que no ha sufrido más cambio que el de una limpieza a fondo y la obligada modernización de mobiliario, aunque incluso eso lo han sabido condicionar al clasicismo y la estética añeja del sitio.

Habrá que volver, y volver a comer y no a cenar, para ver si así me puedo acabar las pochas...

13/09/2012

Menu de verduras

Impresionante, un menú de verduras muy variado, de muy buena calidad y mucha cantidad, de hecho acabamos a tope.

El menu varía en función de la temporada.

Tienen parte de abajo con zona de barra y unas poquitas mesas, así que también se puede ir de tapas. En la parte de arriba está el restaurante, un salón muy bonito.

Recomendable!

15/02/2011

VEGETARIANISMO IMPERFECTO

Reabre Casa LAC, dicen que es el mas antiguo restaurante de España, bajo el manto protector de "33 "de Tudela. Lleno en la barra y enb los aledaños convertido sen restaurante y prácticmaetne lleno en el comedor mas de "respeto" de la parte de arriba . Un tanto ruidoso, lo que obliga a su vez a lazar la voz si vas con un grupo, lo que lo hace mas ruidoso.... Nos decantamos la mayoría por un menú vegetariano compuesto de 8 platos, terminado con pochas y una magnífica torrija. Vegetariano pero menos, con su lámina de foie en la un tanto desabrida alcachofa, o jamón en la fantástica penca. Deliciosos unos puerros "fritos dos veces". Bueno todo, pero creo que tendrá que mejorar, dado que el ruído lo lleva aparejado el local en sí.
Una extensa carta de vinos con precios razonables, salvo los Ribera curiosamente. El menú de degustación de verduras 40 €. Serivico rápido pero desacompasado. Habrá que volver para ver los avances que sin duda se producirán, buscando la perfección de l acasa matriz.

14/02/2012

Espectacular

Menú degustación de verduras con vinos de Viñas del Vero.Soberbio el blanco (Clarión).
Servicio atento y agradable
Con cafés, 55€ persona.

07/10/2013

si es como el 33 de Tudela es el próximo restaurante al que hay que acudir.

08/07/2011

Casa Lac

"Nueva versión" de un restaurante muy antiguo situado en el Tubo, zona estratégica del "tapeo" zaragozano. Está gestionado por los dueños del Restaurante 33 en Tudela e importan la calidad propia de la verdura navarra. Siempre lleno de gente y con un ambiente único sirven las mejores pencas de acelga de la ciudad.Con esta tapa de penca escogemos una copa de Enate Rosado 2008 (D.O. Somontano).

Seguir leyendo: bit.ly/j7KWcv

17/02/2009

Decepcionante

Es el restaurante más antiguo de España (1825), pero cerraron en 2003 y ahora han vuelto a abrir. Yo no había estado en su etapa anterior, pero la gente hablaba maravillas.

Fui a cenar con unos amigos en San Valentín y, la verdad, me decepcionó bastante. Se puede cenar abajo en la barra o en alguna de las mesas de ese piso, a base de raciones y tapas, pero nosotros cenamos en el salón del piso de arriba, a la carta. Los precios me resultaron demasiado caros, la carta extremadamente corta, y la cantidad, regulera.