Ordenar por:

relevancia fecha

09/04/2016

Aroma Clásico

Bien ubicado en Burgos con entrada por dos calles, tienda Gourmet a la vista y varios salones en dos plantas se encuentra un asador que parece anclado en el tiempo. Como tienen que ser estos sitios.

Al lado de la escalera está el horno y un cocinero no para de salar y hornear lechazos. Una vez subes, la decoración algo recargada es muy acorde con el local. Nos ubican al lado de los ventanales, en una mesa con mucha luz para poder disfrutar mejor de la comida.

El servicio muy clásico, rápido, eficiente y punto. No se explayan en más.

Pedimos la inevitable morcilla acompañada con pimientos, excelente. Unas alcachofas realmente buenas y lechazo con ensalada. Hay que decir que pedimos para tres y nos trajeron una fuente para dos de la que salimos bien comidos los tres y de la que luego, lógicamente, solo nos cobraron dos raciones, Se agradecen estos detalles porque sabedores de las cantidades no quisieron sacar provecho de la situación. Por cierto, estaba sublime, muy tierno y jugoso y con un sabor de muerte. De postre el milhojas de crema que estaba que tumbaba. Tabula crianza DO Ribera.

Precio? 50 por barba es un buen precio para lo pedido, sitio y calidad. A tener en cuenta a la hora de visitar Burgos.

10/05/2016

Clásico que nunca falla

Bueno producto y buenas raciones.

Las migas estaban espectaculares y el cordero generoso y sabroso.

18/09/2014

Algo ha cambiado

2ª visita 09/09/2014
Aunque la sala sigue más o menos igual y las sillas van pidiendo un cambio urgente, lo que hace que en lugar de restaurante de lujo como estaba considerado se trate más bien de un mesón bien puesto, la carta desde luego ha evolucionado, con platos que apuntan algún aire de renovación. Sin embargo, el dicho de "no cambies lo que funciona" encajaría aquí a la perfección. Me explico. Después de varios fracasos en otros afamados locales en forma de plato recalentado, había decidido no pedir cordero a la hora de cenar. Y aquí el cordero, y en eso parecen coincidir todas las críticas, parece estar especialmente bueno. Así que en lugar del plato estrella de la casa, me inclino por unas "modernas" manitas de cerdo. Gran error. Las manitas están rellenas de tantas cosas que al final no se muy bien qué es lo que estoy comiendo. Si además le añadimos una salsa agridulce, la cosa todavía empeora más. Ciertamente, a pesar de ser por la noche tendría que haber pedido cordero, basándome en una serie de indicios altamente elocuentes: 1) a la entrada, según se suben las escaleras, está situado el horno de leña, y dicho horno estaba caliente, claro síntoma de que ahí se está cociendo algo. 2) el local estaba lleno hasta la bandera y todas las mesas estaban tomando cordero. 3) el cordero tenía una pinta buenísima.
En fin, la próxima no me vuelve a pasar. De todas maneras, hay que decir que las habitas confitadas, el cocido de garbanzos y el arroz de pichón estaban especialmente buenos, por lo que la velada resultó ciertamente agradable. Servicio atento y profesional.

Alexo

Pues la nota que le has puesto no me casa con tu crítica.

18 de septiembre de 2014

Héctor Pérez

Bueno, por un plato fallido tampoco lo voy a empapelar.

18 de septiembre de 2014

30/03/2014

Clásico fiasco

Alentadas por su afamado lechazo de Burgos, elegimos este restaurante para nuestro primer día en Burgos.
Situado en el centro histórico, se trata de un local con decoración totalmente castellana que, sin embargo, en lugar de conseguir hacerlo acogedor, y siendo demasiado recargada, le incorpora un aire rancio y trasnochado al ambiente. Esto, unido al servicio apresurado, atropellado, con unas prisas más propias de un bar de carretera (llegando a vestir una de las mesas con los comensales ya sentados), nos creó una sensación de ligera incomodidad.
Encaminadas a nuestro fin, el cordero, teníamos hambre, por lo que antes paramos en dos platos tradicionales de la gastronomía burgalesa:

- Alubias rojas de Ibeas con chorizo, morcilla y tocino: muy buenas pero un poco sosas
- Sopa castellana: gran presentación y gran gusto.

Y llegamos a lo anhelado:

- Cuarto lechazo asado al horno de leña y patatas: lechazo correcto (sin pena ni gloria, ni de lejos el mejor que hayamos probado). Como guarnición, eliges (¡y pagas a parte!, 2,70 €, en el caso de las patatas) entre ensalada o patatas. Para colmo, las patatas, malísimas, estaban duras.

Sin ser aficionadas al postre, teníamos que probar el clásico de Casa Ojeda:

- Hojaldre de crema: el hojaldre estaba muy bien hecho y, lejos de empalagar, nos dejó buena sensación.

Con 2 cervezas, botella de vino (Valtravieso) y 1 café: 114 € (incluye 2,90 € que pagas por los dos cubiertos)

28/11/2009

Fundado en 1912

restauranteojeda.com

Acudimos después de leer los comentarios de 11870.
Nos gustó todo tanto, que todavía al recordarlo se nos hace la boca agua.
Empezamos por una sopa castellana actualizada, con un sabor potente y magnífico.
Una lengua de ternera, en escarlata, que costaba 3,60€, qué rica...
Un lechazo, muy bueno, pero que a otros comensales conocidos se lo daban con mejor pinta.
Y unas manitas rellenas de morcilla, que pensábamos que iba a ser un plato muy contundente y de eso nada, que cosa más agradable, fina y buena!!!
De postre una pachineta que pedía todo el mundo, y no me pude resistir en pedir, buenísima.

Muy recomendable.

14/03/2013

Un espectáculo de cordero

Creo que no se puede pedir más a un asador como este.

Cordero excepcional y entrantes ricos ricos (alcachofas, ensaladas, migas).

04/06/2012

Cordero de los de toda la vida

El fin de semana pasado estuve en Burgos, y me extraño no encontrar ninguna recomendación en el 11870. Pedí consejo a una amiga de allí y me recomendó varios sitios. Uno de ellos es el Casa Ojeda, unos de los sitios a no perderse si vais a Burgos. Un asador de leña de toda la vida, fundado en 1912, está situado cerquísima de la Plaza Mayor, para degustar los típicos productos de la tierra: un buen cordero asado con ensalada y morcilla.
Es lo que pedimos y la verdad es que estaba muy rico.
Precio aceptable (2 de cordero, ensalada, pan y 2 de agua por 51€).
Donde fueres haz lo que vieres.

28/11/2011

excelente producto, cocina y servicio; asador con pequeños toques modernos (sopa castellana la sirven "deconstruida"; manitas de cerdo rellenas de morcilla); interminable carta de vinos que cubre cualquier bolsillo (optamos por un pruno del 2008 que fue excelente y a 18 euros ; amplio comedor (primer piso) con atento servicio (incluido guardarropas); ambiente "selecto"; muy recomendable; 40 euros (sin bebidas)

30/03/2010

Buen cordero y basta

En Burgos y alrededores hay doscientos mil asadores estupendos. Casa Ojeda es uno de ellos. Seguramente, el más añejo y recomendado de la capital. El local está algo descuidado (que no sucio) pero nadie espera otra cosa. El cordero, en todas sus categorías y opciones, es magnífico (41 euros) . Fibroso, con poca grasa, sin el plato aceitoso como en tantos sitios. Buena materia prima y primor en la preparación. Y un buen horno. El servicio, de primera, como en los veteranos restaurantes de provincias. La ensalada (obligado acompañamiento) tirando a floja. Del resto de la carta, solo catamos los postres, la tartaleta burgalesa y el cremoso de limón: flojitos. La bodega, amplia pero cara, para ser Burgos, muchachos, esto es un exceso. En suma, un buen cordero y con eso basta.

08/07/2011

Casa Ojeda.

Ahora os vamos a hablar de un Restaurante muy especial para nosotros en la ciudad que es Casa Ojeda, y el que conocemos muy bien desde la familia propietaria hasta mucha gente que trabaja en él: camareros, cocineras o Salva, el maitre. Todo en este lugar nos trae buenos recuerdos pero intentaremos ser críticos.

Seguir leyendo: bit.ly/r6iYlQ