Restaurante Sidrería Casa Parrondo

Ordenar por:

relevancia fecha

26/05/2015

Tomadura de pelo a la asturiana

Sirva de adelanto la foto de lo que se atreven a llamar cachopo que ni cortos ni perezosos osan a presentar de esta guisa, con chorretón de ketchup encima. No se trata de un menú del día ni de un cupón de 4x1 ni nada similar sino de un cachopo en carta bien cobrado (22 Euros)

Con el recuerdo del cachopo, el resto de la comida parece tener menor trascendencia pero hablamos de cubierto a 1,5 sin aperitivo, media ración de pimientos de padrón a 10 Euros y otras lindezas que si al menos estuviesen semi buenas te quedaría el recuerdo de un sitio pasado de precio pero no.... No se salva ni un solo plato.

Apunten este lugar bajando por una de las calles desde la Plaza de Santo Domingo y si pasan por la puerta cambien de acera, aunque ojo en la otra acera hay otro del mismo, así mejor dicho no bajen por esa calle

spider72

jajajajaja. Increíble desde luego...22 euros...vamos ni en pleno barrio de Salamanca...joe

26 de mayo de 2015

Alexo

No hombre... que por esa calle bajo yo al Bolero y al Lambuzo... Lo que hay que hacer es taparse los ojos al pasar frente al Parrondo e invocar un vade retro.

26 de mayo de 2015

je suis béatrice

Si es que Parrondo's solo les gusta a los trolls ....

26 de mayo de 2015

25/06/2014

Excelente,pero............

Que buenas estaban las fabes con almejas y la morcilla,los postres muy buenos.
Si te gusta la sidra hay toda la que quieras .
Hay dos edificios el de la barra y un hermoso comedor.
Solo es restaurante, iba mareada y quería una coca cola y serían las 10.30h, me dijeron que estaba cerrado, si estaba cerrado ¿por qué había personal, pues?
Muy cerca de la Plaza del Callao.
Un poco caro a mi juicio.

Percy Vasquez Anton

Soy de Sevilla y salí con mi familia este fin de semana a Madrid y me habían recomendado el restaurante así que fuimos elegimos un plato que se identifica con Asturias, ese es la fabada. Un guiso popular que tiene como protagonistas a las fabas (o fabes, en bable), amparadas desde hace más de 20 años por Indicación Geográfica Protegida (IGP). Deben ser levemente arriñonadas, de color blanquecino, sin manchas en la piel y tener por lo menos dos centímetros de longitud. La piel se debe mantener intacta tras la cocción, sin pellejos, integrada en la faba, que debe ser cremosa, huyendo de la textura harinosa y tenemos pensado volver a Madrid en un par de meses y sin duda volveremos a comer en este buen restaurante.

25 de junio de 2014

16/09/2013

Malisimo

Que rabia estar por el centro, con los cientos de bares que hay, y cometer el error de entrar aquí!. Comida grasienta y de una calidad pésima. ¿por que siguen llenos este tipo de bares que fueron buenos en los 80?. Una ofensa a Madrid y un insulto a Asturias. Por favor no vayáis.

03/02/2013

Anoche después de años pensando en ir entramos...qué verguenza, alguien debería retirar las banderas haciendo referencia a la maravillosa cocina asturiana..qué verguenza...el pan duro, quemado...empezamos bien...El cabracho de buen sabor la ración, una cuarta parte de una de Asturias claro...pero bueno pasable si no fuese por los segundos...realmente vergonzoso, un pixin( rape) con un sabor a pescado de hace a saber cuántas semanas...vomitivo...todo el mundo sabe cuál es la textura del rape...esto fue horrible...lo peor el sabor, lo trajeron recalentado del microondas nadando en aceite hirviendo en una cazuelita de barro que debía llevar preparado a saber!...y los escalopines al cabrales...vaya carne...nadando en aceite con unas patatas a lo pobre recalentadas nadando entre el aceite propio y el de las patatas...los pimientos asados...mira que es dificil hacerlo tan mal....ah eso si los precios...una pasta por la PEOR comida asturiana que he probado en Madrid.

19/02/2011

Mucho ruido pocas nueces

Este sitio es uno de los asturianos más conocidos de Madrid, el viernes un grupo de amigos intentamos tapear algo en la parte más de taberna y al estar lleno nos desviaron enfrente que tienen el restaurante, aunque dijeron que nos iban a ofrecer la carta de tapas, cosa que luego no fue así.

Tardaron más de 10 minutos en darnos la mesa cuando el comedor estaba semivacío, otros 15 en el proceso de traer la carta, pedir la comanda y traer las bebidas.

No pedimos mucho, croquetas de marisco, la mía al menos tenía un buen trozo de atún de lata, creo que no es marisco. Surtido de quesos asturianos, plato con quesos variados cortados de cualquier manera y con algún infiltrado del resto de la península. pastel de cabracho, bastante seco e insulso. Luego compartimos un chuletón, que viene en el ínclito plato de barro refractario, con lo cual a los pocos minutos la carne está cocida, además el sabor no era nada del otro mundo. De postre, frixuelos rellenos de manzana, calentados en el micro; flan con la (im)pertienente nata y arroz con leche con plástico de caramelo requemado por encima.

Tomamos vino rioja reserva, agua y cerveza y salimos casi a 30 euros por cabeza. Supongo que ya habéis deducido que no nos entusiarmó el sitio.

Creo que es de esos sitios que vende por la inercia de la zona, que tiene un servicio regular y que viven de épocas pasadas donde tuvieron un nombre, no alcanzo muy bien a saber porqué.

Tabernomaquia + seguir 66 sitios, 11 seguidores

08/07/2013

Entre bien y mal... me decido por los bigotes

"...Mi experiencia es confusa al respecto. Es verdad que, aparentemente, el sitio invita a cogerse un chuzo de la hostia, y que una coreografía formada por guirnaldas de pimientos secos y estalactitas de panojas reclaman hacer parada al sediento; pero aún así no termina de convencerme...ni el precio, ni las tapas, ni el ambiente, ni el servicio. Vamos por partes..."
La crónica entera en:
tabernomaquia.blogspot.com.es/2013/07/calle-trujillos-9-metro-opera-...
Un saludo

oliverte

Soy de Sevilla y salí con mi familia este fin de semana a Madrid y me habían recomendado el restaurante así que fuimos elegimos un plato que se identifica con Asturias, ese es la fabada. Un guiso popular que tiene como protagonistas a las fabas (o fabes, en bable), amparadas desde hace más de 20 años por Indicación Geográfica Protegida (IGP). Deben ser levemente arriñonadas, de color blanquecino, sin manchas en la piel y tener por lo menos dos centímetros de longitud. La piel se debe mantener intacta tras la cocción, sin pellejos, integrada en la faba, que debe ser cremosa, huyendo de la textura harinosa y tenemos pensado volver a Madrid en un par de meses y sin duda volveremos a comer en este buen restaurante.

24 de junio de 2014

05/07/2012

No puedo entender como no está este maravilloso lugar entre los mejores de 11870, un clásico dentro del tapeo de Madrid.
Meterte en ese bar es meterte dentro de Asturias y disfrutar las contundentes y abundantes tapas que te van sirviendo, y eso siempre con una sonrisa del camarero.
Eso sí, el lugar no es demasiado grande por lo que tiende a llenarse con facilidad.

05/03/2013

Fabada

Visitado el 13/12/94

Aquí comimos al día siguiente de exponer mi proyecto fin de carrera. No hay nada como una potente fabada para curar una tremenda resaca.

13/06/2010

Laaaa sidriña gavioteeera

Esa pegatina gaviotil luciendo en la cafetera es un poema.
Botella de sidra 4 iuracos.

Actualización: Mira que no me extraña nada lo de la noticia

elpais.com/articulo/madrid/bar/elpepusoc/20080706elpmad_4/Tes

Nueva sección para la sidrería gaviotera.

Actualización: Qué alegría cuando me dijeroooon

cadenaser.com/sociedad/articulo/casa-parrondo-mantiene-ofensiva-...

09/07/2008

mal trato a clientes. no volver

El local suele estar abarrotado, pero no se come mal. En cualquier caso, se me han quitado todas las ganas de volver después de la noticia que he leído en El País (06/07/2008, sección Madrid, página 3)

"Dos testigos, que no tienen ninguna relación ni con las mujeres, ni con el dueño de la sidrería, aseguran que el hombre las echó del bar por lesbianas. "Fue indignante. Les dijo todo tipo de insultos, que eran unas asquerosas, unas guarras, que eran basura...", explica Esther Casado, de 35 años. Cuenta que Parrondo "se encaró con ellas, con la cara pegada a una de las chicas" y les chilló. "Fue una situación muy desagradable e injusta, por eso me fui", añade."

Carranco, Rebeca (2008) "Este bar no es para vosotras", en El País, 6 de julio de 2008, Madrid.
(elpais.com/articulo/madrid/bar/elpepusoc/20080706elpmad_4/Tes)

04/02/2010

BUEN TAPEO

Conocí hace tiempo el sitio por la prensa, según parece hubo un incidente con una pareja de lesbianas. Desde entonces tenía ganas de ir a tomarme una cervezas mas que nada por la curiosidad que me provocó la noticia. Estuve el sabado pasado y la verdad es que salí encantado, el sitio invita al tapeo desde el primer momento con paredes llenas de fotos y la comida por todas partes. Pedi una tajada de bacalao y un paté de morcilla, extraordinario todo. Sin duda alguna un sitio al que tendré que volver mas de una vez.

13/12/2009

Indignante,no vayais nunca!!Este tio incumple todos los derechos humanos y morales que existen.

Es lo unico que se le puede hacer a estos fachas,no vayais a sus negocios!
Este es el relato:
Encontrar sitio en la sidrería Casa Parrondo, a dos pasos de la plaza de Callao, es harto difícil. El lugar está siempre a rebosar y su dueño, Nicolás Parrondo, es conocido en Madrid, además de por sus tapas, por su bigote quijotesco. Por eso A. V., de 28 años, y B. C., de 35 años, eligieron la sidrería la noche del pasado martes para tomar unas cañas. Despedían a Ann, una amiga de ambas, que se iba a Suiza. Pero en menos de media hora, y al grito de "¡basura, este bar no es para vosotras!", el dueño las echó, según aseguran. "Lo único que hicimos fue darnos un beso", dice A. V. Parrondo las acusa de exhibir un pecho y consumir estupefacientes.
Dos testigos afirman que el dueño las echó por su orientación sexual
El establecimiento negó la hoja de reclamaciones hasta que llegó la Policía
"Estábamos sentadas la una frente a la otra, pero como me caía sidra cada vez que alguien usaba el escanciador, me senté al lado de Ann", cuenta A. V., tres días después de lo ocurrido. Fue entonces cuando la mujer suiza, que la tenía cogida por la cintura, la besó en la mejilla, primero, y en la boca, después. "Pero fue sólo un pico", repite, junto a B. C., su novia. Ann había sido pareja de A. V.
Entonces, siempre según su versión, se acercó un camarero y les pidió que dejaran de besarse, que el local era "para consumir y no para esas cosas". Ellas decidieron acabarse las cañas y la botella de sidra e irse, pero antes pidieron la hoja de reclamaciones. "Nos dijeron que no tenían y, ante mi insistencia, nos quitaron las consumiciones, que aún no habíamos acabado, y nos dijeron que nos fuéramos de malos modos", asegura A. V. Como seguía reclamando la hoja, salió el dueño y supuestamente empezó a chillar: "¡Fuera de aquí! ¡Guarras! ¡Basura! ¡Éste no es un sitio para vosotras!".
B. C., que llegó al local donde la esperaban A. V. y Ann con la pelea ya montada, entró y pidió de nuevo la hoja de reclamaciones, que también le negaron. "Le dije que estaba en mi derecho y que no me iba a mover hasta que me la dieran". A lo que Parrondo, según B. C., respondió: "Tú no tienes ningún derecho, puta. Lo que te pasa es que no has conocido nunca una buena polla". Parrondo lo niega.
Dos testigos, que no tienen ninguna relación ni con las mujeres, ni con el dueño de la sidrería, aseguran que el hombre las echó del bar por lesbianas. "Fue indignante. Les dijo todo tipo de insultos, que eran unas asquerosas, unas guarras, que eran basura...", explica Esther Casado, de 35 años. Cuenta que Parrondo "se encaró con ellas, con la cara pegada a una de las chicas" y les chilló. "Fue una situación muy desagradable e injusta, por eso me fui", añade.
Jesús Aranda, granadino de 30 años, había ido con unos familiares a tomar algo. "Un camarero les retiró la bebida de la mesa y les dijo que el local no era para ellas", recuerda. Según él, una de las chicas insultó también a Parrondo: "Le llamó facha y me parece totalmente justificado, porque el hombre hasta les levantó la mano". Asegura que en ningún momento de la discusión Parrondo hizo referencia a que estuvieran consumiendo drogas en el local.
Pero el dueño de la sidrería se acoge a otra versión. "Se sacaron una teta. Por eso les pedí que se fueran", repite. "[La sidrería] es mi casa y se tienen que respetar unas normas", insiste. Para demostrar que no fue una cuestión de discriminación sexual esgrime que "una vez" tuvo un "camarero maricón, que era muy bueno". Y vuelve sobre la idea del pecho descubierto.
Pero cuando se le sugiere que es poco improbable que alguien hiciera eso en un local público, atestado, añade otro motivo: "¡Fumaban porros!". Al conocer que A. V. y B. C. fuman tabaco sin filtro, que se tiene que liar, pero que no contiene drogas, añade otro más: "¡Y cocaína! ¡Me dejaron la tapa del lavabo llena de droga!". Las dos mujeres niegan rotundamente que consuman drogas.
A B. C. y A. V., pareja desde hace tres años, jamás les había pasado nada parecido. Habían ido antes a Casa Parrondo y no habían tenido problemas. El martes tuvieron que llamar a la Policía Municipal para conseguir la hoja de reclamaciones. Según una portavoz del local, ése es el proceder normal: "No las damos hasta que viene la policía porque si no, imagínate, pondrían reclamaciones por cualquier cosa". La Ley de Espectáculos Públicos de 1997 obliga a los locales a entregar la hoja de reclamaciones en el momento en que se pida. Y sin recurrir a la Policía Municipal.
elpais.com/articulo/madrid/bar/elpepuespmad/20080706elpmad_4/Tes

16/11/2009

Erase una vez en Madrid

Me encanta Madrid, viniendo de Vigo (que no era lo que es por otro lado) hace 20 años alucinaba con su oferta de ocio y sus múltiples posibilidades. Desde esa época he tenido una máxima, allí donde me traten mal, allí donde no me dejen entrar, no vuelvo, sin mas, hay sitios en los que no me dejaron entrar en época de la universidad que sencillamente no vuelvo a día de hoy ni volveré, la vida es excesivamente corta para no estar 100% a gusto en un sitio.
Con la cantidad de buenísimos asturianos que hay en Madrid (solo hay que enredar un poco en 11870.com para ver muchísimos) sencillamente no hay que ir al cuchitril este, o al menos yo no voy a ir,
Según se puede ver, este Parrondo regenta un lugar donde maltratan a sus clientes por la razón que sea, me da igual que sea por ser lesbiana, bombero o seguidor del Recreativo de Huelva. Ni he ido ni iré.
Por supuesto en el incidente de discriminación que aquí se cuenta, el inmoral e indecente es el propio Parrondo y no las chicas

31/12/2011

Es un sitio bonito. Ponen buenas tapas con la sidra. La sidra no es barata pero tampoco cara. 6€. Sale al mismo precio la botella de sidra que el litro de cerveza a cañas. Y las tapas que nos pusieron cuando estube estaban muy bien.
blogbar.es/cerveza-con-tapa/sidreria-casa-parrondo