Casa de la cuchara ambiente familiar y por supuesto gran cocina madrileña. menú degustación para probar de todo un poco y saber lo que es bueno y regarlo con el nuevo cava "Don Pericón"que no sube a la cabeza pero si entra en el corazón. Cocina casera madrileña, abierto desde 1942. Casa de la cuchara.Lunes cocidito,...

descripción completa de Casa Perico

Ordenar por:

relevancia fecha

30/11/2011

Dejando a un lado el precocinado y aspiracional Triball, iniciativa privada que ha dejado sin puticlubs dignos de mención a todos aquellos señores que frecuentaban la zona, lo cierto es que las calles situadas entre el edificio de Telefónica, la Plaza de San Ildefonso y Fuencarral han mejorado sustancialmente en los últimos años.

Mucho antes de este fenómeno, no desprovisto de intenciones especulativas, ya existía en la calle Ballesta una excepcional casa de comidas de las de siempre, un lugar sincero donde disfrutar de buena comida y buena compañía. No es especialmente barato, el precio medio supera los treinta euros pero sin duda lo vale, además de un servicio rápido y atento -podréis conocer al mismísimo Perico- todo está muy rico. Personalmente me quedo con la ensaladilla rusa y la merluza a la romana. De postre, cuajada con miel.

02/01/2011

Madrid cañí

Un salón cañí, repleto de fotos, recortes de prensa y trajes de chulapos, lleno de gente, con Perico saludando a unos y otros, cantándote lo que puedes comer, y si es menester y se tercia incluso decidiendo lo que te vas a comer, que para eso es el salón de su casa, con su hermana dando paseos con fuentes de croquetas, con bandejas de chuletas, …, un salón en el que no me cuesta imaginar a mi abuela cuajando tortillas ni a mi abuelo tomando un chato. Una taberna castiza que si eres de fuera piensas que es un reclamo para turistas, pero en la que si eres de Madriz, pero de Madriz con z, que es como lo pronunciamos los madrileños, al minuto te sientes tan cómodo como en el salón de tu casa.

La cocina es igual de sencilla que el salón, natural, sin pretensiones y sustentada en el género y en unas manos que aprendieron a cocinar cuando en las tabernas aún se hablaba de guisar y no de restaurar (¡qué va a ser de nosotros cuando esta generación nos falte!, quién va a saber darle ese punto a los platos de toda la vida, ¿Ferrán Adriá?). De los entrantes imprescindibles las croquetas de jamón, cremosas y con tropezón gordo, las gambas en gabardina que aquí llaman a lo Colombo, y el arroz a lo cutre, aunque llegó algo pasado de punto. De los segundos muy buenos los albondigos, con o, que probamos porque se empeñó Perico, ofendido al saber que quien me recomendó el local no me había hablado bien de ellos, y que me pareció un plato estupendo, con una carne jugosa y una salsa casera y bien ligada. De los postres lo mejor la crema de requesón con canela.

Sorprendente por su calidad la carta de vinos, aunque no tanto la de destilados. Buen café de Illy.

El precio, sin ser barato, me pareció razonable, y el servicio excepcional, si te gustan este tipo locales y su ritual.

Si quieres leer mi opinión más ampliamente, la de mi amigo Mengano, ver las fotos de nuestra comida, o saber que nos parecen otros locales en los que hemos comido, puedes hacerlo en lascomidasdefulanoymengano.com.

18/06/2009

mrw09, un clásico ideal para los amantes de las tapas típicas

Aprovechando la Restaurant Week, el miércoles visité Casa Perico con unos amigos para corroborar las buenas críticas leídas.

Local cargado de solera, uno de esos sitios propios de Madrid con historia y tradición a raudales... Eso sí, un poco adulterada y exagerada con el fin de atraer turistas y visitantes a la ciudad...

De entrantes tomamos las excelentes croquetas, las muy buenas gambas colombo (gabardina) y la correcta ensaladilla.

Como segundo, no nos convencieron mucho las opciones y al final nos decantamos por la ternera a la plancha, que básicamente son filetes de ternera, que estaban buenos sin más.

A los postres, natillas regulares y correcto el helado de turrón. El vino, un Ribera, bastante bueno. El servicio lento y un poco despistado.

Gracias a la promoción salimos a 21 euros con vino y postre.

Un buen sitio para quienes visitan Madrid por primera vez, para turistas extranjeros y para amantes de lo tradicional... Las croquetas y las gambas, imprescindibles. Los que busquen toques de modernidad y nuevos sabores, mejor abstenerse.

Para los interesados, a saber, la calle, no es que sea muy glamourosa...

04/02/2009

comida tradicional muy buena

Es una tasquita donde se come estupendamente. En general todos los platos están muy bien y hechos con productos de muy buena calidad. Para mi lo mejor de este restaurante son los platos de cuchara y los pescados. Los primeros son un poquito más flojos, pero no están mal.

08/01/2012

Comida casera a buen precio y excelente ubicación si estás por esa zona de compras. Sus platos tradicionales de cuchara te darán fuerza para continuar con las rebajas.

Lo recomiendo.

02/07/2011

Casa de comidas casera que te trae los sabores de las abuelas madrileñas. Buen trato, buen cava de la casa, suculentos entrantes... Y porque he ido en verano tengo pendiente los platos de cuchara que prometen.

15/11/2008

Arroz a lo cutre

Suena así de fuerte, no se trata de un calificativo mío, no!
Sino el apelativo del plato de tan castizo lugar.
Esto es, el arrocito en cuestión es tan amarillo como una paella coloreada de Carmencita, con alguna verdurilla y trocitos de carne, costilla y choricito.
Sin llegar a ser una cutrez, he probado arroces mejores.

La ensaladilla rusa lo es por la increíble cantidad y blancura de mayonesa por encima que lleva, amén de mucha patatina y algún pétalo de bonito.

Las croquetas dicen que son de antología, y ya las probé. Son sabrosas y hechas allí. Ya saben ustedes, esto de hacer las croquetas uno mismo es bastante entretenido sin el Thermomix 11870.com/pro/thermomix, así que si les da pereza meterse en estos asuntos, tómenlas aquí. Además se llaman en honor al periodista abonado de la Casa.

El panaché de verduras es como los que te hacía tu abuelita, con la verdurita cocida a base de bien, la patata que se deshace y bañado en aceite. El sabor bueno. Tampoco soy fan de las verduras à la Bocuse, pero prefiero los términos medios por aquello de ingerir alguna vitamina.

Gracioso y picarón, las "Gambas a lo Colombo" por aquello de la célebre gabardina del entrañable detective.

Los segundos platos se sirven con sencilla ensalada mixta de toda la vida y con unas patatas fritas de verdad, peladas y mondadas allí. Cosa rara en muchos restaurantes.
La merluza y la rueda de pescados eran rebozados. De haberlo sabido no habríamos pedido tanto frito...

El Rioja de la Casa, bastante bueno, el Ribera también. Tienen desde una docena de leandros a 10 veces más por una buena botella.

Como postre, cayó la degustación: la lechada de requesón se lleva mi particular palma, ya que se trata de una textura untuosa y deliciosa, nada empalagosa.
Una crema blanca, un soplo de canela... a veces hace falta tan poco para dar un bálsamo al espíritu.
Las natillas espesitas, el arroz con leche no terminó de ser como lo que hubiera deseado, la macedonia de frutas, como la de tu tía y con guindas. El helado de turrón no lo consigo ubicar, pero muy rico oigan. Los dos o tres minicornetes que completaban el retablo salían derechitos de algún proveedor de congelados. (esta vez sin embargo tomamos postres individuales, pero prefiero la degustación para compartir).

Este local de toda la vida es "casa bien en calle mal", si bien el panorama está cambiando ya que el público diurno poco tiene que ver con el nocturno.

A las dos menos diez estrenamos comedor, justo a tiempo de comer tranquilamente antes de que a eso de los postres empezara buena parte de la clientela a ahumarnos.

Trato correcto, ni cercano ni distante, chupito de la Casa con el café. El señor Perico andaba pachucho según oí.

La próxima vez me apuntaré a un plato de resistencia de cuchara.
Eso sí, me volveré a casa andando.

18/06/2009

Casticismo rules

Pues sí, taberna de las de mediados de siglo, en una de las calles adyacentes a Gran Vía. Me esperaba más, pero siempre defiendo este tipo de sitios....
Comida casera, pero nada me entusiasmó.
Sobra la tele
Falta algún elemento decorativo, que lo tienen muy minimal

18/07/2008

buena casa de comidas

Típico restaurante lleno de recortes de periódicos envejecidos por el tiempo donde se habla del local, junto a muchas fotos de famosos. Lo divertido es -como me paso a mí- encontrarte al famoso bajo su foto: Carlos Herrera se mueve como pez en el agua, bromea con los camareros y se mete hasta la cocina cuando se despide. No solo está en varios de los recortes sino que le debe gustar sentarse bajo la foto que preside una de las paredes, la suya ;-)

Anécdotas aparte, la realidad es que Casa Perico es una buena casa de comidas donde todo está rico. Qué razón tiene Santi Santamaría. Qué gusto da encontrar que aún quedan sitios así, sin moleculas pero con mucha ciencia en la cocina. Algunos platos salen más acertados como el pescado o la carne. Yo probé unos albóndigos (en masculino) que no me gustaron pero la merluza estaba buenísima. El gazpacho flojo. Elisto realmente bueno. Y de postre una especie de menú degustación muy interesante.

Servicio encantador. Local abigarrado de cachivaches. 30 euros de precio medio, sin vino.

25/04/2010

Otra tasca recientemente visitada es Casa Perico, en la popular y antes "prohibida" calle de la Ballesta 18 (tef. 91 532 81 76), hoy transformada en zona comercial y de ocio. Es un lugar entrañable, con un toque añejo. El servicio es muy afectuoso y a uno le parece que está comiendo en casa de los abuelos. Su especialidad son los guisos del día. Judiones, lentejas, callos,..todos ellos impresionantes. La carne o el pescado, muy frescos, pueden ser el remate perfecto a una buena y suculenta comida.

¡Que lo disfruten!

27/04/2010

un 10 tanto en la comida como en la atención....que gusto!
Lo recomiendo al 100%
Un saludo

25/07/2008

cuchara y mojar pan

Si buscáis un sitio casero y acogedor. Mejor en invierno (en verano, pese al aire acondicionado, puede ser un poco agobiante). Especialidad en guisos y cocina de mercado. La lechuga sabe a lechuga (yo ya ni me acordaba) y el servicio es encantador. Muy frecuentado antaño por la alta dirección de "esa oficina" de la torre del reloj. Como ahora han sido deportados más allá de la M30, los vecinos de la zona podemos encontrar sitio entre semana. Nada de glamour, aquí viene uno a concentrarse en lo importante, que es comer suculento y que te traten con amabilidad y atención. Precio medio (si coméis fuera de carta o por recomendación no bajará de los 25-30 euros), pero MERECE LA PENA

02/03/2009

Poco que añadir a los excelentes comentarios que tiene ya este sitio.

De vez en cuando se agradece un sitio así, castizo y con solera. Madrid se parece cada vez mas a una sucursal de Nueva York con tanta franquicia y tanto sitio 'chick' y da gusto encontrar sitios con el ambiente tabernario del Madrid de toda la vida. Este es un sitio fantástico para ir a comer bien y luego hacer una buena sobremesa con tertulia incluida.

La comida es en general muy buena. Recomendable todos los platos de cuchara. El famoso 'arroz a lo cutre' no es nada del otro mundo. Las gambas con gabardina parecen casi buñuelos rellenos de gamba, de lo esponjoso del rebozado, sencillamente sublimes... que me rio yo de muchas 'tempura de langostino' que sirven por ahí.

Pericio es además, un tipo muy majo.. Por ponerle una pega al sitio: la ausencia de barra para poder tapear algo de pie: la única opción es sentarse en mesa.

Muy recomendable.