Este sitio ha cerrado, si crees que esta información no es correcta: ponte en contacto con nosotros

Ver otros restaurantes vegetarianos en Barcelona

Céleri - CERRADO

Ordenar por:

relevancia fecha

12/06/2017

Piensa en verde

13/05/2017

Una inmersión en el mundo vegetal capitaneada por el xef Javier Pellicer (ex ABaC y Can Fabes).

En la planta baja nos encontramos con una sala de estética orgánica, mucha luz, espacios abiertos sin nada que sobrecargue el ambiente. Nos sentaron en una de las mesas de la cocina, una cocina sin ruidos, humos o suciedad. Toda una experiencia.

A parte de las opciones vegetariana y vegana, también hay platos para los devoradores de animales. Nosotros esta vez decidimos dejar tranquilos a los animalitos.

Comenzamos con un GAZPACHO DE REMOLACHA, de intenso color morado, con un matiz de vinagre de jerez. Un must.
FLOR DE CALABACIN, quizás el plato más plano, lo más destable fue la flor, pura mantequilla.
ESPARRAGO BLANCO. Con una sopa citrica, pero compensanda. Precioso y bueno de sabor.
JUDIAS REBOZUELOS Y PURE DE PATATA. Plato mu logrado, por los puntos de cada ingrediente y la buena unión de los mismos. Muy bueno.
BERENJENA CONFITADA CON BUTIFARRA. Buen matrimonio entre la proteina animal y la carnosidad del vegetal.
GUISANTE LAGRIMA TRIPAS DE BACALAO. El plato del día, de la semana y del mes. Un sabroso fondo que respetaba el sabor del pescado y envolvía perfectamente al guisante. ¿Y que guisante!, merecidos los apodos de caviar o perlas verdes, pocas veces se prueba algo tan sutil.

Cerramos la experiencia con una TARTA DE MANZANA, que para mí, tenía demasiado sabor a caramelizado tostado.

El precio medio es de unos 50€ por persona, más que justificados por la calidad del producto, la delicada estética, los sabores...

25/04/2017

Lugar sorprendente. Lugar espectacular

Céleri es probablemente uno de los restaurantes que más me han llamado la atención en lo que va de año. Y es que no hace falta ser vegano ni vegetariano para disfrutar de La Cocina de Xavier Pellicer, una cocina basada en el producto vegetal, pero sin dejar de lado productos que no lo son. Verduras de temporada que alcanzan sabores excelsos. De verdad.

Me gusta el ambiente, el concepto desenfadado que ha creado en su precioso local, te sientas y ya sabes que estás a gusto y que vas a disfrutar viendo cómo se elabora todo delante de ti, si te apetece mirar claro jeje.

Comenzamos con un gazpacho de remolacha, tomate y uva (7,50), espectacular, lleno de sabor a tierra…algo que si te gusta la remolacha es lo que hay jeje. Continuamos con una muy curiosa col asada, servida fría, cebollitas y rábanos encurtidos (8,25). De nuevo un plato aparentemente sencillo pero repleto de sabor y matices. También bueno, aunque quizá con menos fuerza el puerro confitado, romesco blanco y María Luisa (10,50). Fuera de carta nos decantamos por dos absolutos platazos, para mí los mejores de la noche junto con los gnochi de patata, perfectos, casi líquidos, alcachofas y teja de parmesano (12,50), de verdad que no os hacéis a la idea de lo buenos que estaban. Lo dicho, de temporada probamos unos espárragos frescos con pil pil de naranja sanguina y flor de saúco. Uno podría pensar que el pil pil es una forma de hablar…pero no, estaba perfectamente ligado y completamente equilibrado de sabor. Espectacular. Como también lo estaban los guisantes frescos con callos de bacalao…para no parar de mojar, es lo mejor que se puede decir de un plato.

Y si la comida es espectacular, el servicio de sala y todas las personas que pasan por la mesa también, un servicio atento, muy profesional pero con un punto cercano que se hace difícil de ver últimamente, incluso en restaurantes de este nivel. La carta de vinos no se queda atrás en sorpresas, con vinos diferentes, muchos de ellos naturales, ecológicos o biodinámicos y con precios muy sensatos. En nuestro caso nos decantamos por un exquisito y muy recomendable vino granadino que veréis en la foto.

No me extraña en absoluto su reciente estrella Michelin. Igual que no me extrañaría en un futuro no muy lejano se acercara a a segunda, al igual que El Invernadero, lugares que me han resultado similares en cuanto a concepto se refiere y sorprendentes por igual. Céleri, un lugar para volver.
Bodega: 7,5

Local: 8
Servicio: 8

Cocina: 8

RCP: 7

Precio medio: 50 – 65 euros pp

Síganme, no se corten y vean todas las críticas, valoraciones y documentos gráficos en lamandarinavaliente.wordpress.com o a través de Twitter en @lamandarinaval

02/05/2016

Ecológico, de cercanía y con exaltación de las verduras

Abril 2016

Local de lo más agradable, abierto, casi con la cocina incorporada en la sala y una oferta de productos de temporada donde lo ecológico y los ingredientes de cercanía son los protagonistas. Las verduras son muy reinas de la carta, tratándolas con un gran cuidado, a veces incluso demasiado dejándolas ligeramente por debajo de la cocción necesaria, y se nota que todo se hace con sumo cariño.

Nos elaboraron un menú ad hoc con todos los fueras de carta del momento y como iba acompañada de una gran personalidad del mundo gastronómico nos dejamos querer. El servicio está un poco perdido, van y vienen como resortes, no saben bien lo que tienen y muchas veces las explicaciones son tan bajas y están tan bloqueados que no fuimos capaces de enterarnos. Xavier Pellicer está al quite tanto en el pase de la cocina como pelando espárragos o sirviendo alguna mesa, un buen detalle.

Para empezar un correcto gazpacho de remolacha y un delicioso hummus de lentejas que se hace demasiado pequeño en su ración, ¡queremos más! El mejor hummus que he probado nunca.

Ricos los espárragos, quizás pasados un pelín de cocción al avisar que no nos los dejaran demasiado crocantes, dulces y nada amargos, bien con la emulsión que los acompaña. Las judías verdes peronas llegaron con una cocción demasiado cortas pero acompañadas con una patata Macaire para tomar a cucharadas, absolutamente deliciosa.

Igual de ricos los guisantes con tripas de bacalao y setas, una auténtica pasada, en su punto perfecto, aquí se moja pan pero bien. Las colminillas llegaron con un poco de tierra, una pena, y en un guiso a partir de leche de avena con muchísima pimienta que realmente no aporta nada mejor que las clásicas con crema y foie.

Deliciosos los pulpitos, en textura perfecta, con habitas y buena la agalla de Dentón salvaje que pierde al ser acompañada por vegetales crudos (las patatas durísimas).

Maravilloso el contramuslo de pollo deshuesado con la piel súper crujiente, acompañado por un poco de hinojo y una ensalada con más pieles del ave.

De postre, una notable tarta tatin de manzana nada dulce y una refrescante sopa de cítricos con fresitas.

Zumo de tomate, agua, 3 copas de tinto El Quico y un café marcaron 183€ en el datáfono. Carete, sí, pero teníamos guisantes, pulpitos, colmenillas... que son platos de coste elevado. Además hay un menú del día a 35€ con 4 platos que suena muy pero que muy bien.

29/01/2016

Calabaza no embaraza pero llena la tripaza. El Gigante verde. Verduras Superlativas. Venid

Enero -2016

Sin dejar de ser un sitio muy notable, pierde las 5 estrellas en nuestra segunda visita. La comida sigue siendo genial, pero creo que son víctimas de su éxito: un servicio muy perdido, tiempos desastrosos entre platos o bien te llegan 3 a la vez...hacen que la experiencia baje enteros.

A ver cómo evoluciona.

****************************

Se va directo a mi TOP 11, no digo más.

Cuando creo que Madrid está alcanzando a Barcelona en esto de los "restauranes", zas! pegan un acelerón y me encuentro una vez más con algo que me deja con cara de Forrest (Gump). Mi segundo pensamiento es que este local en Madrid lo petaría, porque en Barcelona la gente sale más bien poquito.

En fin, vamos al lío.

Este Celeri es el nuevo proyecto del chef Xavier Pellicer, una maravillosa locura basada casi al cien por cien en platos de verdura cocinados como yo no he visto jamás y sólo a la altura de los que su día preparaba Rodrigo de la Calle, el otro "verdulero".

El local ya lo dice todo. Situado en el sótano de un...supermercado-bio del grupo Tribu Woki dueños de otros locales como el Barracuda de Castelldefells, muy metidos en el rollo de alimentación sana y compañeros de Pellicer en esta aventura huertana (existe este palabro?).

Una vez bajas las escaleras, te encuentras con el local...una cocina industrial completamente abierta y de tamaño king-size. No es una barra vista, es que la cocina y las mesas comparten el mismo espacio. En ella 5 cocineros cortan, cuecen, aliñan...uno no ve parte del proceso. Lo siente de principio a fin. A mi me recordó, salvando las distancias, a la cocina de Top Chef o similar, dónde un montón de cocineros trabajan uno al lado del otro sin manchas, sin ruido, sin humo...una maravilla.

Carta de vino completamente biológica y/o natural. Cada vez soy más fan de estos vinos. La resaca y la acidez son inexistentes. Referencias locales, pero también internacionales y precios comedidos. Yo me decanté por un "Le temps fait Tout". Me gusta este lema.

La carta se estructura en lo que ellos denominan "platillos". Una especie de medias raciones pensadas para picotear en una suerte de itinerario que aunque puedes elegir tu, acabas por dejar que decidan ellos.

Otra curiosidad. Todo en 3 opciones: Veganos (es decir, como los antisistema versión verdura), vegetarianos (liberales de centro izquierda) y con proteína animal (demócrata-cristianos gastro).

NUESTRA OPCIÓN:

ALCACHOFAS CONFITADAS CON MEJILLONES CASEROS Y AZAFRÁN. Escabechados en la casa encajan perfectos con la alcachofa, suave y sin rastro de durezas.

GAZPACHO DE REMOLACHA TOMATE Y UVA. Quizá el mejor que he probado. Suave, fino y lleno de sabor. Ni rastro de grumos. Un diez.

TIRABEQUES. Ingeniosa presentación, servidos "ataditos" con hierbas y acompañados de setas. Simplemente cocidos es una explosión de sabor en la boca. Yo nunca he comido una cosa así.

CALABAZA TATIN 5 ESPECIES CON VELO DE PAPADA IBÉRICA. Una especie de tartaleta de calabaza acompañada de una crema de boniato. Maravilloso.

PUERRO AL VAPOR, VINAGRETA MARÍA LUISA, PONZU Y GRANADA. Mi plato favorito. Esto es un puerro. Maaaaadre mía. Se deshace en la boca y uno siente hasta la savia corriendo por las venas. Puro disfrute.

COLIFLOR. Casi en crema, servida con un huevo a baja temperatura. Maravillosa.

GUISANTES COCIDOS CON SENDERUELAS Y TRUFA. Servidos en su perol, ya el color te deja muerto...la trufa es rayada directamente por el chef y siendo advertidos de que es a 3 eur/gr. No tengo ya palabras. Ver puntos anteriores, porque es lo mismo corregido y aumentado.

Con la mencionada botella de vino, una torrija de postre y café salimos a 55 eur/pax. RCP más que aceptable.

DETALLES QUE NO SE VEN PERO ESTÁN:

El Chef charla con cada mesa y te explica con más pasión que el Padre Mundina su relación con las verduras: el puerro que nos comimos se saca de la tierra a las 8 de la mañana y a las 14 está ya en mi plato. Según nos dice, "están vivas", tienen aún fuerza vital. Y esa fuerza se traslada al comensal con un sabor y un color nunca visto puesto que la cocina es de mínimos, delicada y no agresiva. Me conquista.

Igual de complicado que la cocina, lo que está "antes-de": toda una red de payeses aseguran que cada día todo lo que se come va de la huerta a la mesa en cuestión de horas. Aquí hay cámaras, pero son las de los móviles. Poco más.

Hay platos de carne y de pescado...y en la carta se "pinta" de colores los ingredientes animales para que si eres vegano/vegetariano no te equivoques al pedir. Una pasada.

CONCLUSIÓN: Si te gustan las verduras, ven. Si no te gustan, ven con más razón aún. Uno de los mejores locales en los que yo he comido en los últimos 5 años.

Me apunto al verde.

Venid.

Miss Migas

ganaaaaaaaaaaas!!!

11 de enero de 2016