Central Restaurante

Ordenar por:

relevancia fecha

14/09/2016

Cocina de autor en Lima

FECHA DE VISITA - Julio 2013

Llegamos al Restaurante Central y nos recibieron con una teatral apertura de puertas dobles como si entráramos en un templo erigido en honor a la gastronomía. Tras pasar por la zona de bar, más recogida y con una barra donde poder degustar platillos y bebidas (hay un ceviche caliente que debe ser interesante) se alcanza el comedor donde hay una sensación de mayor amplitud y se puede disfrutar de uno de los grandes reclamos visuales del Central: la vista de la cocina a través de una gran cristalera (es importante pedir que te sitúen en la planta baja y cerca del ventanal o te perderás ese plus).

Buen ambiente, amabilidad y buenas maneras, sin llegar al encorsetamiento. Sin duda, se agradece y lo considero un gran logro de la gastronomía moderna. Es agradable charlar tranquilamente con el camarero y preguntarle dudas acerca del restaurante o los ingredientes en un ambiente relajado.

Nos decidimos por el menú degustación 10 platos, un precio de 285 soles peruanos (85 euros europeos y 3,14 lunas luneras). Diez platos más snacks y petit fours, nos hizo dudar ya que parecía una tarea titánica tras la comilona que nos habíamos pegado en el Chifa Unión al mediodía. Sin embargo, los menus degustación en este tipo de restaurantes -al contrario de lo que dice el mito de que "siempre sales con hambre"- están cuidadosamente equilibrados tanto en sabores como en cantidades para que disfrutes de los platos y puedas llegar con ganas de comer al último de ellos.

En cuanto a Virgilio Martinez, la cabeza del restaurante, le vimos pasar por el comedor justo cuando nos sentamos a la mesa y no volvió a aparecer por la cocina. A cargo de los fogones quedo Pia León que sin duda no desmereció, aunque siempre guste que el primer espada de la casa te prepare o presente sus platos. Como acertadamente dijo Lucía, tras varias menciones por parte del camarero y algún chef al alma mater: "Virgilio es como dios, todo el mundo habla de él, pero nadie lo ha visto" (jajaja me partooo).

Un menú de impresionante calidad y centrado en el uso de ingredientes peruanos, muchos de esos ingredientes totalmente desconocidos para nosotros y algunos de los cuales, según nos dijeron, solo se cocinan en el Restaurante Central. En ocasiones estos productos son recogidos por los propios miembros del staff, ya sabéis esa moda del chef cavando en el huerto, rastreando el bosque cual Panoramix en busca de esa hoja imposible que dará el toque especial al plato o buscando algas con los pantalones remangados por las rodillas...

Cada plato cuenta con ingredientes provenientes de una zona de Perú, por lo que se nos presenta como un viaje por la geografía y por la amplia variedad de materias primas del país. En cuanto a sabores, los entrantes nos presentan sabores suaves aunque bien marcados y los sabores van ganando potencia con el pulpo y acaban con un sabrosísimo plato de cabro. El vino escogido fue un riesling, St.urbans-Hof Wiltinger.

Más allá de cuestiones técnicas que van mucho más allá de mis conocimientos, comentaré algunas de las sensaciones de los platos que fueron desfilando por nuestra mesa.

I. RECOLECCIÓN DE CONCHAS Y ALGAS DEL SUR
Cocona · Amaranto · Ají Limo · Palta Naval
Primer plato: suave textura, fresco y la salsa que recuerda el sabor de un ceviche

II. LA PESCA DE 60 MILLAS A 6 GRADOS
Trébol Rojo · Zapallo Loche · Lima · Arrayán
Un plato brutalmente visual, una estética increible por la combinación de colores. Los sabores no desmerecen a la estética, muy suaves pero rotundos. Acabado en mesa por el chef colocando un granizado (bola rosa en la imagen) que se hace de la flor oscura que se ve en la parte central de la foto.

III. PULPO DE ROCA · CARBÓN MORADO
Maíz Morado · Lenteja Bebé · Tomate de Árbol · Pendolino
De mis platos favoritos: Pulpo a la brasa de carbón morado (el maiz morado cumple la función de carbón). Siempre digo que un plato de pulpo dice mucho de un restaurante, el bueno de Virgilio (o el ayudante que lo cocinara) no defraudó. Cocción excelente, lecho de lentejas con un toque crujiente. La salsa amarilla de pendolino, (variedad de oliva de origen italiano), tiene un intenso sabor a oliva que contrasta con el pulpo y las lentejas. Un plato excelente.

IV. CAMARÓN DE AGUAS BAJO ANDINAS
Airampo · Pasta Arroz-· Rocoto · Cushuro
De nuevo mar, de nuevo un buen plato. Explicado y acabado en mesa por Pía León, nos comenta que el fumet que vierte está muy caliente y cocinará levemente los camarones crudos. Las partes esféricas son algas, "bacterias... pero de las buenas" nos aclara Pia con una sonrisa. Suficiente para que algunos las dejen aparte ;) Acompañado de una original pasta de Airampo.

V. PAICHE EN HUERTA AMAZONE YURIMAGUAS
Setas Marayhuaca · Arracacha · Chonta · Stevia
Sabor interesante del Paiche, sin embargo, fue uno de los platos que menos funcionó.

VI. CERDO LECHAL EN PASTOS DE ALTURA
Corteza Sagrada · Molle · Yacón · Quinua Negra Salvaje
Ingredientes situados a grandes altitudes de la zona de Cusco. Sabroso, toque grasiento que la quinua se encargó de ayudar a rebajar y otros coloridos acompañamientos. Para los paladares finos y los estomagos pequeños, que ya arrastraban unos cuantos platos, se hizo algo pesado por lo graso de la carne.

VII. CABRO 21 POR 24
Chaco · Papa Nativa · Tomate Pachacamac · Leche de Cabra
Virgilio Martínez, sabe que un buen menú degustación es como un concierto de rock, aquí con el final cerca se marca un auténtico temazo por si nos estábamos quedando frios. Sin duda, un platazo (junto con el pulpo mi favorito). Muy sabroso y tierno, una carne espectacular de carnero de 21 días cocinada durante 24 horas. Incluso quienes desfallecían lograron hacer hueco para disfrutar de esta delicia.

VIII. NUEZ DE BAHUAJA
Yogurt · Taperibá · Hoja de Coca · Muña
Siempre he sido más de salado, quizás por eso no recuerdo tanto los postres. El interior, contenía yogur con un toque afrutado presentado en baja temperatura.

IX. ÁRBOL DE ANNONA
Chirimoya · Cacao Shunté · Raíz Maca · Chia
Presentado con una pequeña performance, una concesión a la teatralidad, sin duda estos elementos resultan divertidos aunque tienen mayor efecto cuando se logran encajar en el plato. En este caso, se buscaba añadir el toque de aroma de eucalipto al postre.

Eché en falta en los postres algo más... llegando al final, con el cabro se nos había presentado un gran plato y cumplido las expectativas pero en los postres eché de menos otro subidón. Para mí es el momentode soltar la traca, mostrar imaginación y hacer sonreír al cliente. Falto algo más de creatividad y sorpresa.

X. TIEMPO DE TÉ
Ágave Cabuya · Cacao El Roso · Macambo · Pan de Árbol
Se puede elegir entre varias selecciones de té elaboradas en el propio restaurante y las hierbas que recoge Virgilio . Elegimos uno de especias que resultó agradable.

Para finalizar unas petit fours (el que más me gusto fue el de pisco sour), algodones (o marshmallows) y bombones con diferente grado de cacao (me flipa el amargaro del chocolate). Las nubes no me llamaron especialmente la atención y a las petit fours quizás les falto un puntito de originalidad para acabar de forma más creativa la velada.

Con menos dinero en el bolsillo, la felicidad de haber probado alimentos y preparaciones que nunca (never say never) volveremos a probar, habiendo disfrutado de un buen servicio y con la cabeza todavía alborotada por los sabores y nombres de la cena salimos del Restaurante Central.

Caminamos por Miraflores hasta casa para bajar la cena, hablando de los platos que habíamos probado como si salieramos del cine... yo no podía parar de pensar que comería al día siguiente, mi último día en Perú.

17/12/2016

Restaurante de campanillas en Miraflores, muy conocido en el mundillo de la alta cocina. El espacio -elegante, confortable, bien iluminado y con la cocina a la vista tras una mampara- es mucho más tradicional que su propuesta gastronómica, muy ambiciosa y casi radical. Creo que nunca he comido en un sitio tan conceptual, con un racional tan fuerte detrás. Tras la comida incluso te obsequian un bonito libro cuyo papel está fabricado con algunos de los ingredientes y profundiza en viaje, las alturas y todo eso.
Desde luego es una cosa inspiradora y muy cuidada, una auténtica experiencia. Pero eso no quita que haya cosas que no me convencieron. Una de ellas son los sabores. A veces demasiado sutiles, otras excesivamente basados en cítricos y fruta, otras en combinaciones dudosas. También creo que abusan del decorado no comestible en el emplatado, que además de repetitivo le resta valor al producto.
En definitiva, que estupendo el concepto pero que el resto también es importante. Por lo demás, el menú me pareció demasiado largo (como suele pasar) y el precio a la par con los restaurantes del estilo en el resto del mundo (es decir, caro para Perú).

14/04/2016

Yo no comprendo este tipo de cocina, lo siento.

Abril 2016

Visualmente efectista y con mucho estudio e I+D buscando ingredientes perdidos de pueblos perdidos en el Perú, así es la cocina de Central que, una vez puesta en la boca, carece de todo tipo de interés al menos por mi parte. El resultado de todo el trabajo es una propuesta falta de sabor y de carácter, muy bonita sobre el papel y el plato pero con carencias básicas que tendrían que darse en restaurantes top como este.

Aquí se abre el debate: ¿Qué se viene a comer a estos lugares? Yo, desde luego, lo primero que exijo es el sabor; meterme una cucharada de cualquiera de sus platos y flipar, pagar el pastizal que cuesta y salir con una sonrisa de oreja a oreja por lo loca que me han vuelto sus platos. A esto, por supuesto, hay que sumarle un servicio de altura, una presentación bonita, unos ingredientes diferentes y toda la puesta en escena que acarrea el universo premium de la gastronomía, pero nunca sin menospreciar las bases que deberían ser de lo más sólidas.

No me gusta hablar mal de los lugares así que simplemente diré que yo no entiendo la cocina que Virgilio y su equipo hacen en Central, y se lo he dicho. Les he pedido perdón de corazón a mitad del menú, cuando me he sincerado y he dejado de callarme que no me estaba gustando nada de lo que había comido hasta ahora. Lo mejor, quizás, el primer aperitivo, crujiente y gracioso. Pero lo que vino después fue toda una tristeza para mí, que esperaba que esta fuera mi mejor experiencia al otro lado del charco.

Ni la secuencia del aguacate - o palta como aquí lo llaman - que era totalmente anodina, ni el desagradable bocadito de maíz amarillo y morado que por su textura y su insipidez me costó tragar, menos mal que lo acompañan con una rica leche de maíz con tumbo para beber, ayudaron a que cuando llegase a la mesa la Yuca Quemada no pensara que la cámara oculta debía de estar por algún lado. Estaba quemada, sabía a quemado y era desagradable. Mucho. Luego me dijeron que era un plato del menú con el que estaban teniendo problemas pues mucha gente lo dejaba tras darle ese bocadito que yo también le di; tras el que se volvió a la cocina una vez expresado mi desagrado.

A esto le siguió la Escama de Río, una oblea crujiente y muy bonita con cierto regusto a mar pero sin demasiada potencia. Eso sí, los nombres de todo el Menú de Altura están muy bien pensados y predisponen positivamente al cliente. Como parte de uno de los pasos del menú están los Panes, que los camareros gentilmente avisan que los puedes mantener el resto de la comida; gracias. El brioche de achiote ligeramente ahumado estaba delicioso, el de maíz sin gluten era un polvorón denso y la oblea era un crujiente correcto. Se acompañan con una mantequilla (la de Osso de salsa madre era mucho más rica) y con una estupenda cremita de ajies y huacatay, riquísima.

Después una secuencia dulzona de la fruta del día, una preparación con vieira cortada en mil pedazos que estaba buena pero no decía gran cosa, un plato de pescado escondido, otro de patata que tampoco aportaba nada..... platos que a mi gusto no terminan de ser redondos ni terminan de enamorarme e incluso algunos, como el del pollo, que no me gustan. Y no sólo la presentación sino también el sabor y las texturas.

Lo siento, yo esta cocina no la he entendido ni tampoco la he disfrutado. Me da mucha rabia, porque de verdad que soñaba con haberlo hecho.

Dadaista Gastronómic...

Buaaallaaahhh, les dejaste por los suelos, no? jajaja Me parece genial que se lo dijeras y oye, si no gusta, no gusta. Yo estuve en el 2013 y me encantó... a ver si subo la crónica o si quieres puedes buscarlo en mi blog. No sé como estará ahora pero en la 50best le quieren mucho :P

13 de septiembre de 2016

02/12/2015

Crónica de una experiencia memorable

Esta semana cruzamos el charco para hablaros de uno de los mejores restaurantes del mundo que ocupa actualmente la cuarta posición en theworlds50best.com y que hace pocos días reafirmaba su hegemonía en el continente americano.

Más allá de listas o rankings o en entrar a valorar la posición para cuya labor me quedan todavía muchos restaurantes por visitar para poder hacerlo, la visita al restaurante Central es una maravilla y en mi modesto bagaje, lo incluiría en esa pequeña selección de experiencias personales insuperables que trascienden más allá de lo gastronómico como ya me pasase con Martín Berasategui, Diverxo o Vilajoya.

El restaurante Central se encuentra en el cosmopolita distrito de Miraflores en la capital peruana. Luz tenue, madera natural, mesas cómodas y una gran cristalera tras la que se puede ver a Virgilio Martínez dirigir a su equipo de cocina.

Dos opciones de menú degustación cuya diferencia es el número de platos. Nosotros optamos por el menú largo al que llaman Alturas Mater y que consta de 17 pasos.

La forma en la que Virgilio Martínez interpreta la gastronomía es totalmente diferente a lo que yo conocía hasta la fecha ya que parte de su filosofía trata de mostrar al comensal la complejidad de su tierra y no se limita a los ingredientes más conocidos sino que busca productos muchas veces no documentados desde la costa hasta la Amazonía del país. Junto al nombre de cada plato que comprende el menú, figura la altitud a la que se encuentra.

A la hora de la verdad la mayoría de los comensales buscamos los sabores y todo lo anterior carecería de sentido si toda esta puesta en escena no se plasmará en cosas ricas sobre el plato y lo cierto es que a lo largo del recorrido de Alturas Mater hay algunos platos verdaderamente sublimes que a continuación paso a detallar.

Con nombres como arañas de roca, valle de árbol, diversidad de maíz, selva alta, escama de río y altiplano y ceja nos comenzamos a familiarizar con algunos de los productos de la casa y sus trabajadas presentaciones para los primeros pasos en forma de aperitivos o snacks

- See more at: espaciossecretos.com/2015/11/30/restaurante-central/#sthash.KhRlXA66.dpuf

spider72

Tu te vuelves y lady Spider va para allá...

2 de diciembre de 2015

EspaciosSecretos

Y tu de Rodriguez....:)

2 de diciembre de 2015

spider72

Sí. No sé si lo superaré. :D

2 de diciembre de 2015

12/09/2014

Una vorágine o too aborigen, no sé muy bien...

Septiembre 2014. Martes noche. 3--

En mi dañina experiencia en Central admito un 50% de culpa. Es por eso que entre no opinar, ponerle una estrella o ponerle 3, al final he sido benévolo.

Después de este exabrupto imagino que ya los pocos que aún me leen ya tendrán claro que lo que sigue va a ser más bien poco objetivo o, por lo menos, poco útil para decidir darse un paseito hasta éste que acaba de ser nombrado, justo después de salir yo por la puerta, primer restaurante de Latinoamérica, todo según unos iluminados que saben mucho y que lo habían colocado semanas antes como el 15 del mundo, ni más ni menos. En los acme mindundi awards está en el infierno (posición 666).

En mi debe está haber llegado a Central a las 20:15, dos horas después de haber salido rodando de Don Fernando donde sí comí bien pero 4 horas después de lo previsto. Es decir, que mucha hambre no teníamos. Vamos que nos hicimos unos largos a todo correr por Miraflores y sus bonitos acantilados para hacer algo de hueco.

Llegamos también con poca esperanza de cenar la verdad, ya que tras intentar reservar con mes y medio de antelación nos dieron con la puerta en los fuciños, como uno se merece en un number one como éste.

Después de varios cambios de fecha, intentos, cabreos, poner cara de bueno (yo no que no me sale sino acma, la Fenix Peck del equipo Acmes) le terminan diciendo que fuésemos pronto (19:15 decían) y que si alguien anulaba nos metían. Lista de espera no gastan.

Bueno, pues llegamos allí a las 20:15 y no nos ponen ningún problema para cenar.¿Comorr?. Acojonante. Felices pero perplejos pasamos al bar a tomarnos un cóctel. Admito otro error por mi parte que fue cenar con cócteles que creo que no pegan para nada con este tipo de comida.

Resulta que el restaurante tiene dos plantas. La de abajo es la buena y me pareció espectacular. Sobria, con una iluminación tenue y vistas a la impresionante cocina. Los hermanos pobres nos vamos a la de arriba con vistas a la bonita cava de vinos pero que no es lo mismo. No obstante, no se lo tengo en cuenta. Haber reservado antes. Ojo que la sala de arriba no llegó a llenarse. ¿Tendrán este espacio siempre disponible para sin reserva?.

Servicio.... Muy amables en la recepción y correctos en sala. Nada del otro mundo.

En cuanto a lo importante, dos menús: largo de 17 pases y corto de 10. Lo lógico sería pedir el largo, salvo que seas un gili que se acaba de poner como el quico hacía menos de 3 horas. Gestionamos el corto pero avisando de que llegado el momento alargaríamos con algún plato más. El momento ya sabéis que no llegó nunca. Tampoco es plan de prolongar una tortura.

Fue hasta divertido, caro pero divertido, no llegar a entender casi nada. Sé que la cocina de Virgilio y su mujer se ha radicalizado en los dos últimos años y que sus constantes viajes a los Andes en busca de los sabores más puros, primitivos y enraizados en el Perú son ahora su obsesión. Si está rico pues hasta me parece bien pero no fue el caso. Valoro mucho lo que hace, su labor de investigación, sus colaboraciones con varios pueblos indígenas, pero en esta cena lo único que disfruté fue el plato de res, corazón included, que me pareció espectacular, tanto visualmente como en sabor. Del resto se salvó alguna textura y algún sabor en concreto pero, por lo demás, silencio absoluto.

¿Igual fue comer sin hambre y maridado con cócteles?. Puede ser pero, entonces ¿por qué me gustó tanto la carne?. No, debió ser que el menú corto está de adorno pero claro, comparte bastantes platos con el largo así que tampoco.

Varios pases tristes de sabor y hasta de presentación , otros aburridos, alguno difícil de tragar incluso. También un extravagante ¿pase de panes? después de los aperitivos (el de coca espectacular, eso sí) y para rematarla, el camarero del number one de Latinoamérica preguntando si la propina la carga en la tarjeta. Manda eggs.

Al final si quieres te dan un tour por la cocina, la cava y la huerta que tienen en el piso de arriba. Acepté por no hacer el feo pero luego tardaba en venir la jefa de sala y ya tuve que decir que me largaba para que activasen un poco.

Eso sí, gracias a la compañía, hasta en Central me lo pasé bien. ¿Desilusión?. Por mucho que me guste comer nunca un restaurante lo va a conseguir. Eso sí, esto curte, sobre todo en lo de dejarse guiar por guías, premios y hasta opiniones, buenas y malas. Mejor que no te lo cuenten. Cógete un avión vete a Lima y.... cena en Malabar y luego nos cuentas, :-)

De 3++ que le puse en caliente le paso a 3--. Debería poner 2 pero algo me reconcome. La culpa fue del chachacha, "Carato", eso sí, sobre 95-100€ pax, con cócteles

Ah! y al llegar al hotel me comí la chocolatina. Me gustó.

Gath

Nombrado mejor restaurante latinoamericano 2014.

4 de septiembre de 2014

spider72

Coño eso digo yo...qué ha pasado...si estamos de acuerdo hasta en éste???

4 de septiembre de 2014

Lady Spider76

Cuánto ha cambiado todo desde que no voy. A mi me enamoró, pero de eso hace 2 años y ya se sabe lo que pasa.

4 de septiembre de 2014

spider72

No si ahora resulta que David y Acme rulan más que tú en Lima...porque eres rubia, que si no...

4 de septiembre de 2014

je suis béatrice

¿Acme? Ese quién es? Me suena ese usuario pero ahora no caigo...

4 de septiembre de 2014

Lady Spider76

No tendré en cuenta este comentario de Spider.

4 de septiembre de 2014

Lady Spider76

David creo que quedó también encantado con el Central, es ahora Acme la nota discordante...como yo en Don Fernando.

4 de septiembre de 2014

Lady Spider76

David tengo que darte la razón. Yo fui en 2012 y tampoco visualizo lo que yo pude comer, esto es muuuuuu raro.

Sólo por curiosidad intentaré volver (si mi jefe lo permite) en noviembre.....

9 de septiembre de 2014

je suis béatrice

Jo, lo de la propina es muy feo y no recuerdo si en Perú es obligatoria como en los States...

11 de septiembre de 2014

Yanzoo

Haberle dicho que la propina se la dabas en euros....

11 de septiembre de 2014

acme

Por lo que leí no es obligatoria pero en sitios "bien" la consideran habitual, cosa que a mi siempre me ha parecido curioso.

Lo que no entiendo muy bien y ya lo he visto en otros lugares es que en el papelito del TPV que devuelven como justificante de pago hay sitio para poner propina y total. Aún no he conseguido entender como coño pretenden que le añada la propina una vez pagado.

11 de septiembre de 2014

acme

Coño, pues me he contestado yo mismo. Por eso me preguntó si iba a añadir la propina. Las rayitas nos es que la escriba yo es que las pone el tipo con la maquinita. En el resto de los restaurantes como no tenían huevos ...

Es que soy rubio.

11 de septiembre de 2014

acme

o sea que vuelven a hacer un cargo posterior?. Y con las tarjetas con chip?. Pues casi prefiero que me pregunten.

12 de septiembre de 2014

spider72

No había podido leerla entera...jajajaja.

12 de septiembre de 2014

Lady Spider76

Ahora por lo menos preguntan. En mi primer viaje pagué propina "obligatoria" en todos los restaurantes. Los trabajadores intentaron hace años que fuera obligatorio. Pero es algo de lo más habitual. Lo que me ha dejado sorprendida es el subidón de precio del Central con respecto al verano de 2012. Diría sin ser exagerada que casi se duplica el precio por persona. Aún así decirte que a otro que se la ido la cabeza es al A&G, que también ha subido los precios considerablemente desde que están en la Casa Moreyra.

Y ya sabes si vuelves, vuelve a Malabar jajajaja. A mi me gustó. Todo sea que ahora sea también muy malo. Cómo cambian las cosas.

Yo el próximo pendiente es Fiesta. Lima (en precios) ya no es lo que era.....

12 de septiembre de 2014

Lady Spider76

Y tu reseña me parece brutal.

12 de septiembre de 2014

acme

Yo si vuelvo (la selva y montañear los andes llaman mucho) me dedicaría a los Fiesta, Mercado, Rafael,... pero de estas estrellitas ya estoy curado. Y eso que me ahorre A&G gracias al deivid!.

¿Sabíais que el Virgilio estuvo/montó en A&G Madrid?.Yo sabía que estuvo con Gastón pero no en Madrid. Un bofetón a tiempo cúanto hubiese arreglado.

12 de septiembre de 2014

Lady Spider76

No sabía que montó el A&G de Madrid. Sé que trabajó en el de Lima y que estuvo un tiempo en Sant Celoni.

Si que me extrañó que no fueras a las cevicherías típicas (Mercado y La Mar). Fiesta lo tengo en pendientes, ya ha ido todo el mundo y no los convenzo para que me lleven. Me tendré que hacer un solitario.

Si vas otra vez te dejo esta recomendación. A mi me dejó gratamente impactada. Costanera 700.

Y Rafael merece la pena, acabo de probar el que tiene en Bogotá y....me quedo con el de Lima.

Y La Gloria, otro imprescindible.

12 de septiembre de 2014

acme

Es que yo tenía, apurando, 2 almuerzos y una cena en Lima. Bastante hice!

12 de septiembre de 2014

Lady Spider76

Sí, demasiado.

12 de septiembre de 2014

Sr Rodriguez

Joder, con estos precios la hucha que tengo que comprar ya puede ser grande... esto no es de andar por casa

30 de septiembre de 2014

Sergiete

Alguien me puede decir cuál es el restaurante que estuve hace algunos años (5, 6 o así) en Lima, que era de Gaston Acurio, pero no era el Astrid y Gastón. Era como más rollo asador, con mesas grandotas de madera. En la entrada había sofás y luego pasabas a la derecha al comedor. Me gustó mucho, pero no recuerdo cuál es.

30 de septiembre de 2014

acme

Sergiete, pido el comodín del público.

Mr R. Con lo que costó esta M comes dos semanas dignamente. Yo no me lo planteaba.

30 de septiembre de 2014

Sr Rodriguez

Si no es por este en concreto, es por todos los que te he leído...un no parar !!

30 de septiembre de 2014

Cristina Altozano

Tanta, quizá?

30 de septiembre de 2014

acme

a precios todos de vips para abajo. Sale más caro quedarse en España, si no fuera por Iberia claro....

30 de septiembre de 2014

Sr Rodriguez

correcto

30 de septiembre de 2014

Sergiete

El que digo no salió a precio de VIPs ni mucho menos. Según me dijeron era algo más barato que el Astrid y Gastón de allí, pero no demasiado. Lo que sí recuerdo es que fue un dinero pero pensamos que ese mismo banquete en España con ese local y esa atención habría salido por un pico bastante gordo.

30 de septiembre de 2014

Sergiete

Cristina, he visto las fotos del Tanta de Lima y creo que no. El que fui era como mucho más puesto y lujoso. Las mesas de madera pero no pequeñas, enormes, y las sillas también. Me puede traicionar la memoria pero yo creo que salimos por poco menos de 50€
Nos llevo una amiga peruana que trabajaba en el hotel Marriott así que debía de ser una recomendación habitual para los turistas.

30 de septiembre de 2014

Cristina Altozano

La Mar entonces, tiene mesas grandes y con un par de cócteles la cuenta sube que da gusto...

30 de septiembre de 2014

juanma & carol

Nosotros fuimos a cenar dos años antes que tu y tuvimos una experiencia parecida y diferente. Parecida porque ese día habíamos comido el menú degustación en A&G y claro, muy hambrientos no íbamos. Diferente porque sin saberlo, al llegar allí resultó que conocíamos al jefe de sala (long story), y nos trataron como reyes. Cenamos a la carta, y todos los platos fueron exquisitos: experimentos los justos. Nos gustó mucho más que A&G, lo cual tampoco es un dato a tener en cuenta.

30 de septiembre de 2014

Sergiete

Ya está. Lo averigüé. El sitio en Lima fue "Panchita". No sé cómo estará ahora, pero a mi me flipó.

1 de octubre de 2014

09/06/2014

La cocina peruana está de moda

Tuve la oportunidad de disfrutar de una agradable cena el restaurante de Virgilio Martinez, referente de la efervescente cocina peruana y he de decir que no me defraudó en absoluto.
El aperitivo, obligado piscosour, muy bien trabajado lo tomamos en el bar, que cuida los detalles, permitiendo la vista de la sala y la cocina sin molestar a los comensales.

Compartimos todos los platos entre los cuatro comensales y tomamos lo siguiente:
Tiradito de mero
Camarón laqueado
Carpaccio de res con virutas de foie

Los he situado en el orden de preferencia a mi gusto.
De plato principal pedimos para compartir, también en orden de mejor a peor:
Mero
Asado de tira(x2)

Dos postres que apenas probé, ya que yo no soy muy de postre.

Para beber un riesling alemán y un blend chileno que llevamos nosotros y cuyo descorché costó 50 soles (13 €). En el límite de lo cobrable, en mi opinión.
En cualquier caso, al precio que tienen los vinos, es recomendable llevar el tuyo propio.

El precio final fueron 840 soles, unos 55 €/persona. Caro para Perú, pero más que razonable para una comida similar en Europa.

El servicio muy atento, a la altura de lo que se espera en este tipo de restaurantes.
Buen cuidado del pan y de los elementos anexos a los platos, como una crema de alcachofa que estaba realmente espectacular.

10/10/2013

No caigáis....

Animado por todas las críticas me anime a probarlo en mi visita a Lima.
Esa ilusión se tornó en decepción.
Escogí el menú degustación para evitar tener q elegir en una carta que prometía. Igual ese fue mi error pero, en teoría, el menú de degustación es para deslumbrar a tus comensales con lo mejor.
Os aseguro no es lo mejor, es lo más extraño que puedas encontrar en Perú puesto en platos sucesivos. Por ejemplo, la noche anterior cene en amaz, restaurante amazónico, y de postre nos dieron fritas amazónicas en sorbete. Las de amaz eran deliciosas. En El Central el postre era de nuez de bahuaja, otro nombre q no recordare como el de la frita de amaz, pero este no sabía a nada. A nada!
Los platos eran una sucesión de sabores que no combinan uno tras otro.
Me pregunto si mi paladar no esta acostumbrado a estas mezclas. El día anterior estuve en Maido y fue delicioso, combinaciones y mezclas que si tenían sentido.
Lo único que se salva son los panes...
El Central muy decepcionante.

acme

Coño, ya podía haber leído esta opinión. Lo has clavado macho.

11 de septiembre de 2014

Alex

Creía que era el único... a quién se lo ocurre decir que no le gustó el menú de degustación del mejor restaurante de Latinoamerica?

12 de septiembre de 2014

acme

ciertamente... No obstante por lo que veo y me cuentan parece que ha dado un giro hace un par de años y justo nos ha pillado en la erupción. No obstante el premio se lo acaban de dar con lo que contradicción pura.

12 de septiembre de 2014

acme

Creo que hasta que no vayamos a Arzak no nos dan el "carné"

12 de septiembre de 2014

Lady Spider76

Yo creo que David y yo fuimos en otra época al Central. La verdad es que es una pena, yo lo disfruté mucho. Iba a volver pero me ahorro 200 eurazos que invertiré bien en otros sitios.

12 de septiembre de 2014

Alex

Para aclarar, estuve en noviembre de 2013. El menú, no me acuerdo exactamente, pero era como "del oceano a los andes". Los platos eran de cada una de las "cotas" (de altitud) desde nivel del mar al pico de los andes.

18 de septiembre de 2014

acme

el mío también ponía altitudes al lado de cada plato. Fue casi lo único que entendí :-)

18 de septiembre de 2014

Alex

Acabo de leer tu opinion. Exactamente lo que me paso a mi....
Si, comida de distintas alturas pero no sabia a nada... al final era como de risa...

18 de septiembre de 2014

acme

Bueno, de todo se aprende.

18 de septiembre de 2014

30/04/2013

posicion 50 en la lista restaurant 2013

comandado por Virgilio Martinez

Rosalía Martínez (Pi...

hate U! XD

30 de abril de 2013

Josetxu

No visites Lima, vívela! panamericandream.blogspot.com.es/2012/06/lima-hay-que-vivirla.html
En este post tengo los enlaces a las fichas de 11870 de los sitios que probé en lima, ahí no vienen la infinidad de sitios que encuentras por los barrios y calles, no dejes de probarlos aunque no sean el A&G ;)
Por cierto, si vas al Machu te puede interesar la ruta que hicimos si no vas a hacer el camino inka: panamericandream.blogspot.com.es/2012/05/machu-picchu-por-nuestro-ca...
Disfruta de Perú y sus gentes!

30 de abril de 2013