Si te apetece plan de tapeo, acércate a la barra de Ponzano donde disfrutarás de las mejores tapas elaboradas con productos de temporada de primerísima calidad. Si prefieres sentarte y comer con cuchara, cuchillo y tenedor, opta por el restaurante que propone una carta de cocina tradicional y de mercado.

Ordenar por:

relevancia fecha

07/11/2016

De toda la vida

La calle Ponzano se ha puesto de moda, y los bares y restaurantes han ocupado prácticamente todos los locales comerciales. Sin embargo, este restaurante lleva muchos años en esta esquina y su estética es tradicional, alejada de los altares de diseño que podemos ver por esta calle. Acostumbramos a pasar por el bar Ponzano para tomar el aperitivo, especialmente sus torreznos con una cañita, esta es la primera vez que pasamos al comedor con los niños.
La sala, a la que se puede acceder por la calle Morejón sin pasar por el bar, es irregular, esclarecida y algo ruidosa. El trato es amable y cercano y el servicio ágil.
Empezamos por un tomate rosa con aceite y cebolla, muy correcto, unos estupendos corazones de alcachofas fritas (muy recomendables) y unas anchoas en aceite, estas últimas decepcionaron un poco, por 20€ esperábamos unas anchoas algo más lustrosas. De segundos, tomamos un sargo (para dos) y un entrecot trinchado. Muy buena la carne, muy recomendable, al entrar se pueden ver cortes más atrevidos, que tienen muy buena pinta. El pescado estaba bueno, pero quizá estamos mal acostumbrados de tomar el xaragu asturiano, con su sabor a roca, este no llegaba a esos registros, no entendiendo de peces, pero parecía otro pez. Para terminar una buenísima tarta de queso. Tomando un par de copas de vino (estamos cuidándonos), salimos a unos 40€ por persona, no es barato.
En resumen, se come bien y te tratan bien, es un sitio tradicional, quizás demasiado y tampoco está tirado de precio. Con la cantidad de sitios que tiene la calle, creo que seguiremos abonados al aperitivo. En esta línea, creo que se come parecido y mucho más barato en Vagalume, en la misma calle.

03/09/2017

Buen producto

Producto de buena calidad, muy buen servicio. Barra interesante.

08/12/2017

Buena carne.

El local no es que sea muy agradable, castizo por fuera, desangelado por dentro, fuimos un poco de rebote por probar y al entrar tienen un expositor con carnes con buena pinta, pues ojo, la que nos pusieron tenía un punto de maduración y un sabor bastante bastante buenos, el resto pues no destaca. 3+

30/01/2016

Sorpresa agradable

Sábado de primeros de mes, nos fallaron 3 sitios para comer y llegamos a Ponzano, todo hasta arriba y este local con algo menos de gente (mal presagio). Entramos sin excesiva gana y salimos encantados. Carta de las de toda la vida, desde callos a huevos estrellados, ensaladilla y casquería. Optamos por la ensaladilla, correcta, sin zanahoria, sólo patata, atún y huevo, callos muy buenos pero con excesivo sabor a morcilla, huevos estrellados y alcachofas fritas de los que no quedaron ni las migas. Postres caseros (muy recomendable la tarta de queso) y atención por encima de la media. Buena carta de vinos, quién pide más?, a veces es muy fácil ganarse a un nuevo cliente. Ya lo tienen.

Alexo

Y de precio, como fue la cosa...?

30 de enero de 2016

07/05/2016

Desagradables. Local con un productivo, solo arruinado por la falta de modales de su dueño, una pena.

19/12/2015

Para 4, todo para compartir, alcachofas fritas, tomate (bueno pero carete), chuleta de rubia gallega para dos, 2 entrecot a la parrilla, con 2 botellas de vino, uno el de la casa, rico rico, 24€ o 25€ la botella no recuerdo exactamente, un flan y unos chupitos. 180€

Se come bien, de los de toda la vida.

25/11/2013

Rosalía Martínez (Piti) lo descubrió en octubre de 2012

viva Ponzano y olé, viva este sitio

Aunque nacida en Heliópolis siempre llevaré en mi corazón mi queridísimo Chamberí, un barrio que me precio de conocer muy bien. Y pese a todo nunca he visitado este sitio, que de verdad os recomiendo. Me invitaron el otro día y la vrdad es que me gustó mucho. Es el típico sitio que lleva toda la vida petándolo en la zona, más allá de salir en metrópolis y similares.

Es también bastante conocido por su apuesta por la casquería, aunque hay dos millones de opciones sin tripitas, que yo odio con todo mi alma.

El caso, que probamos:

-ensaladilla: correcta, sin más
-carpaccio de amanitas: me gustó mucho. Si mal no recuerdo, el aceite navarro le daba un excelente toque
-boletus con foie y trufa: excelente

-lengua escabechada: me gustó y eso que odio la lengua (la -- de mi madre me la daba escondida bajo el amable nombre de 'carne blandita'. Sin embargo, al estar escabechada, no tuve esa sensación gelatinosa e infernal. Recomendable

-presa escabechada: mireusté, me gustó más la lengua. Bueno también, desde luego

-judiones con perdiz: muy ricos de sabor. El problema es que me da pena comer pajaritos. Es que yo tuve una perdiz que me encontré por Chamberí y me da pena. Es verídico, tuve una perdiz alojada en casa.

-arroz con tripitas varias: no recuerdo el nombre exacto pero la verdad es que fue lo que menos me gustó. Seguro que si os gustan las vísceras os mola, pero a mi me supo muy fuerte. Seguro que para los #tripalovers es genial. pero no para mi.

-pinchito moruno: ñam

postres

coulant: muy rico, bien acabadito, nada que ver con las magdalenas rellenas de chocolate y duras como un ripio que en muchos sitios te ponen como coulant.

delicia de yogur: me gustó un montón. Yo creo que lleva yogur, limón y leche condensada a raudales. Un placer para golosos like la menda

tarta de higos: muy rica también.

Tés apañaos (a la dueña le gustan y hay una buena carta)

volveré, más que seguro, con mi amiga chuchi, vecina de la zona y que tiene muchas ganas de conocer el sitio, que no lo conoce.

----
Este restaurante, situado en una de las calles más animadas del barrio de Chamberí, es todo un referente cuando lo que se busca es cocina de toda la vida. Siempre le han dado a la cocina de mercado con precios normales, y llevan 25 años en la brecha. Paco García y Melania Berdún, sus propietarios, han reformado las instalaiciones y al parecer ofrecen un montón de platos riquisimos. Van al mercado cada santa mañana y consiguen cosas muy buenas, como deliciosos escabeches o las exquisitas Piparritas (guindillas verdes) que se cocinan a la plancha.

Globez Lopez

¡Coilé! Vengo ahora mismito de tomar un café allí mismito. Lo tenía en la lista para comentar. ¡Le pegas bien a tu exbarrio!

17 de octubre de 2012

Globez Lopez

Es más, me he fijado que hoy tenían de menú Cocido completo a 16,5€

17 de octubre de 2012

Rosalía Martínez (Pi...

en efecto caballero, cada miércoles puede encontrarlo :d

17 de octubre de 2012

03/12/2012

Buena casquería

Este fin de semana me he pasado por este bar/restaurante ya que había escuchado que tenían casquería (no encuentro muy fácilmente en Madrid y me encanta). Tiene muchos platos típicos caseros de toda la vida, pero yo me centré en la casquería. Probé unos sebos rebozados que estaban buenisimos, pero me pasa siempre que después de 2 o 3 me parecen empalagosos. A continuación me tomé una mollejas que estaban espectaculares y para terminar lengua estofada, que me pareció que era de bastante buena calidad y estaba bien preparada.

En general, si te interesa ir a tomar casquería, está bastante bien, sobretodo teniendo en cuenta que es más bar de pinchos que restaurante. Solo le doy 3 estrellas porque el servicio era muy malo (aunque amable), tardamos más de dos horas en comer, y las patatas, el pan, etc dejaban bastante que desear.

20/11/2012

Agradable, acogedor, ideal para un domingo por la mañana

Es un sitio ideal para acudir los fines de semana por la mañana a tomar unas cañas y el aperitivo, ese perfecto punto de encuentro con tus amigos para un rato tranquilo por la mañana o como primera para antes de una noche de copas.

01/07/2013

Mahoudrid te recomienda: Cervecería Ponzano

Nos gustan-en realidad somos muy fans- de este tipo de casas de comidas en los que se practica una cocina honesta, auténtica y con buenas materias primas. Y que es que no en vano Ponzano tiene más de 25 años de experiencia y una clientela fiel que sabe que tanto los desayunos, los almuerzos como los picoteos y raciones de su barra nunca defraudan. Y como las barras suelen ser el mejor termómetro de lo que luego ocurre en los comedores de este tipo de tabernas tampoco defrauda la extraordinaria calidad de sus menú diario-judías verdes rehogadas con jamón, pimientos del piquillo rellenos de bacalao con salsa de zanahoria y calabaza, croquetas de jamón, cogollo de merluza o estupendos cortes de vacuno-, y de su carta- ensalada de tomate pata negra, callos a la madrileña, mollejas de cordero, bocarte a la bilbaína-. Que sigan así de bien, y que lo sigan haciendo por mucho más tiempo.