Cervecería Santa Bárbara

Ordenar por:

relevancia fecha

16/04/2017

Te atienden segun les de, no se si segun tu aspecto o tu edad

Solo fui una vez hace mil años, y no se me ha vuelto a ocurrir pasar por alli, ni siquiera a la "golosa terraza" porque esta en buen sitio, la verdad...

Pues el dia que fui, yo iba sola, era un dia de diario y queria cenar algo, si una racion de la carta, o merluza o lo que es mas o menos un plato combinado de los que tienen...

Era invierno y en el salon habia sitio de sobra, pues cuando vieron que iba yo sola y les dije que queria cenar me pusieron mala cara, despues me hicieron cambiarme de mesa diciendo que en la que me habia sentado estaba reservada (alli no ponia nada de reserva, y la mesa era de dos que no era para familias), despues me acomode donde me pusieron y me dijeorn de nuevo que me tenia que cambiar de sitio..a todo esto yo ni habia pedido...ni nada

Asi que ya les dije que no se preocuparan que me iba a sentar yo donde quisiera pero en otro bar.. y me largue... yo de verdad creo que no les guste un pelo porque iba sola, e insisto que encima era absurdo porque habia bastantes mesas libres...

Vamos que no vuelvo a entrar ni a la barra ni a la terraza ni nada..
El lugar tiene su clientela fiel y ademas como es "un historico" tambien tiene muchos turistas de interior y de exterior..vamos que clientes no les faltan...

A mi no me gusto que me miraran con mala cara, que me cambiaran de sitio dos veces...todo era un poco casposo..y no es solo que me cambiaran de sitio era mas la actitud que paraceia que me iban a hacer un favor por sensatrme en su bar.. lo que hay que ver

29/03/2015

Caro y malo.

En primavera las terrazas de Alonso Martínez están a tope y la de esta cervecería no es menos.
Refrescos a 3 euros y le pedimos al camarero que nos traiga unas patatas, aceitunas o algo para compañar y nos dice que no, que únicamente sirven raciones previo pagp.
Además, es necesario insistir en que traigan en recibo, o se corre el riesgo de ser timado. Nosotros, desde la terraza pedimos la cuenta al camarero que nos canta a viva voz 6 euros por una Coca-cola y una tónica; le pedimos, por favor que nos traiga el recibo y cuando lo trae se deshace en disculpas, ya que eran 5,40. Por supuesto, no le dejamos propina.
No volveré ni recomiento este sitio.

18/07/2014

"Éste es el invierno de nuestro descontento" en cada consumición

Lo único bueno que se puede decir de la Cervecería Santa Bárbara es que saben tirar las cañas y tienen una señora terraza en la plaza del mismo nombre.
Esto de tirar las cañas no es ningún arcano arte mágico sólo accesible a iniciados en el hermetismo y lo mismo te pueden tirar bien una caña en Santa Bárbara como en Casa Narciso en Hortaleza barrio.
Así que si la Cervecería Santa Bárbara no se hunde en una sima bajo el peso del malhumor y el trato desagradable de sus siempre desabridos camareros es porque tiene una buena terraza, que en verano apetece y que les salva el culo.
Éste es uno de esos sitios a los que cada vez más gente le hacemos un boicot personal: Yo ahí no me vuelvo a sentar.
Una experiencia desagradable en la que un desconocido de chaquetilla blanca que no es un stormtrooper te perdonará la vida. ¡y todo esto sólo por mucho dinero!
Para ellos.

nindiola

Como me jode el camarerus vulgaris que parece que te hace un favor por hacer su trabajo.

10 de diciembre de 2015

Pamplinero

En ésta son particularmente rancios, con esa terraza estando donde está se lo pueden permitir, lo que no lo hace agradable.

10 de diciembre de 2015

CubaLibre

Posiblemente los Stormtrooper sean bastante mas agradables que este género de camareros que todos hemos sufrido alguna vez.

10 de diciembre de 2015

Avelio

Dejé de ir hace tiempo porque no te ponen ni una aceituna, o una simple patata de aperitivo con la cerveza, cosa que no entiendo porque la tapa con la caña en Madrid es de Ley.

10 de diciembre de 2015

Pamplinero

Desde luego es una cervecería apestosa.

10 de diciembre de 2015

24/08/2014

Tradición sin sorpresas

Una cervecería con todos sus defectos y ninguna de sus virtudes.

Empezando porque parece que hay que perseguir a los camareros para que te atiendan, pero luego dan su opinión (no pedida) sobre las conversaciones de la mesa.

Las cañas están bien tiradas, pero sin más. Con respecto a las medias raciones, en especial la media de bravas, patatas congeladas y una salsa sin personalidad.

En resumen un sitio de paso, del que se puede prescindir, y más si cabe cuando hay otras alternativas por la zona.

05/08/2014

Lo mejor de la maravillosa plaza

Camareros fríos como la cerveza pero con terraza bien atendida (no como la manada del montaditos de al lado), solera, plaza maravillosa y tardes mejores.

16/06/2013

De lo peor de Madrid, sobre todo el camarero de la terraza

Es un clásico que sobrevive por su buena situación, pero que no cuida ni el trato, ni el producto ni los detalles. El otro día, sentada en la terraza, le dije al camarero "perdona, ¿y unas patatas fritas no nos pones?". Me dijo que sí y al rato me las trajo. Eran bastantes, lo que hizo que por un momento pensara que podían cobrarlas, pero estaban tan rotas, desmenuzadas y rancias que rápidamente se me fue la idea de la cabeza.
Pero sí, al pedir la cuenta venían 2,45 euros por las patatas. Llamé al camarero y le pedí hablar con el encargado. Me dijo que era él y que muy poca vida tenía si nunca había visto que cobraran por las patatas fritas porque eso pasaba en muchísimos bares... Mi única defensa posible era no pagar por algo que no se me había informado que se me iba a cobrar. Igual que si hubiera pedido un vaso de agua y me lo hubieran cobrado, le dije. Así que pagué los 5 euros de una caña y una café, que ya bastante me parecía, y nos fuímos... Y todavía al irnos se puso a gritarnos con recochineo que tuviéramos una buena noche y que saliéramos más a menudo... Bueno, maleducado es poco. No me entretengo más en él, solo decir que me parece vergonzoso que haya gente así, y más atendiendo al público en un negocio.

27/03/2011

clásico con peros

una de las cervecerías con más solera de Madrid, también de las más viejas y veteranas. Es un sitio enorme bastante animado dada su ubicación.

Famoso por su cerveza, nadie duda que las tiran de maravilla.

Los peros: En general, la gente siempre se queja de que no ponen tapa con las cervezas y que las tapas/raciones son caras. Los camareros pueden resultar un poco altivos y llegan a veces a ser un poco desagradables; son de la vieja escuela, de esos que olfatean al cliente para saber a ojo cuánto se va a gastar, y en función de eso tratarle mejor o peor.

06/05/2011

Unos expertos en el arte del aperitivo.

Una cervecita y un platito de gambas cocidas de Huelva. Ese es el plan y no puede ser mejor. La Cervecería Santa Bárbara surgió en 1815 como una fábrica de cerveza que, poco a poco, ha ido extendiendo sus despachos y ahora podemos ir de cañas al local más emblemático en la Plaza de Santa Bárbara o al Zielo de Pozuelo. Es lo maravilloso de los buenos establecimientos de toda la vida...

Seguir leyendo en yosilose.com:
yosilose.com/mujeres-restaurantes.php?articulo=1076

27/03/2010

Engaña Giris

Cervecería “inspirado” en las típicas tabernas. Lo bueno que tiene es la situación del lugar, pegado a Fuencarral, a la salida de la calle Ortaleza, y pocos pasos de la boca de metro de Alonso Martin.
Entras por dos razones, o porque la Cruz Blanca está llena, porque quieres algo distinto a la hamburguesa del burguer, o porque el Cacao Sanpaka que se encuentra pegado a este local, se nos va un poco del presupuesto.
Con los camareros disfrazados con malas copias de las chaquetas de la partida mítica de “Sgt. Pepper's lonely Hearts Club Band” de los Beattles. No te dejan casi sentarte cuando ya te estás preguntando qué vas a tomar. Todo plato va acompañado de lechuga, de la típica bolsa de lechuga que puedes comprar en el supermercado “Día”, para hacer tus ensaladas caseras. Su ensalada va compuesta de lechuga, maíz, y un esparrago. Las croquetas es lo único que medio se salva, pero creo que se salvo por el hambre que se tenía en ese momento.
El precio no va acompañado ni de la cantidad, ni por la calidad.
Seguramente a los giris que allí estaban, les parecería estupendo. Pero me da mucha rabia que los extranjeros se lleven de imagen el toro, las obras de Gallardón, y cervecerías como la Santa Bárbara.

27/02/2010

Historia

Desde hace mucho tiempo, grandes entendidos y cerveceros de toda nuestra geografía cuando se acercaban a Madrid no podían faltar a su "fresquita" en Sta. Bárbara. Cervecería con una solera impresionante, aunque bien es cierto que tienen el local un poco desangelado, la cerveza sigue a la altura.
Aquí podrían poner aquel anuncio de Carslberg... "probablemente, la mejor cerveza del mundo". Mahou, por supuesto.

Cara? una caña en un vaso de caña de toda la vida 1.20e, tampoco me parece un precio desorbitado...

25/02/2010

Clasicismo y calidad

Hacía más de 20 años que no pasaba por la cervecería ¿o son casi 30? y veo que han ampliado la clásica oferta de gambas y patatas fritas; ahora hay variedad de raciones y algunas medias raciones para elegir: frituras, mariscos, clásicos madrileños (callos, rabo,...) y latas de calidad...a precios acordes. La cerveza la siguen tirando tan bien como siempre y la oferta de vinos es variada y correcta para una cervecería.

En general, los precios son un poco más altos que en otros sitios (en especial las frituras de pescado) y, es verdad, no hay tapa con la bebida, pero fue un placer por varios motivos: la calidad de los productos, la buena atención de los camareros, profesionales y serviciales, cambio de platos y cubiertos entre raciones, el ambiente animado y compuesto por clientela de todo tipo, etc.

Me encantó, especialmente después de haber salido huyendo de un bar con aires de mesón, de cuyo nombre no quiero acordarme, en la vecina calle de Orellana esquina a General Castaños, en el que nos maltrataron a base de bien... a precios algo más bajos.

Éramos cuatro personas y salimos a unos 11 € c/u tomando dos vinos, cuatro cañas y cuatro raciones, bien es verdad que no de las más caras. Destaco los mejillones en escabeche, magníficos de textura y sabor.

Lo recomiendo para pasar un buen rato disfrutando de la cerveza y de un buen ambiente, bien atendido y con calidad.