Como ponerse zapatillas con sombrero de copa, en el restaurante Charlie Champagne se han propuesto revolucionar la cocina desde sus extremos. Bajando la alta cocina a la taberna y subiendo la taberna al lugar de honor que se merece dentro de la historia culinaria de este país

Ordenar por:

relevancia fecha

21/01/2019

Muy justito Charlie

Yo creo que ya se le pasó su momento, que no llegamos a conocer porque ha sido esta nuestra primera visita, lo tenía pendiente hace mucho tiempo y finalmente nos decidimos a ir, sábado noche que aparcamos en la misma calle Segovia, ¡Viva Madrid Central hasta Marzo!.

Pero no merece la pena, yo lo veo ya mas para turistas que otra cosa. Primeros a 21,50€, arroces a 20,50€, segundos a 25,50€ y postres a 9,50€ !!!! Desde luego, precios inasumibles sin el descuento del 40% del tenedor. De todas maneras, la carta está diseñada para olvidarte de el tenedor e ir al menú que incluye la botella de champagne por 48€, que incluye tres entrantes, un principal y un postre, agua incluida más servicio y pan se puso todo en 103€, pero, sin haber nada malo, tampoco habia nada para tirar cohetes.

La sala, con diversos recovecos, típico de los locales de la zona de La Latina, estuvimos amplios pero la decoración es fría, con mesa de mármol sin mantel (pero sí servilleta de tela).

Hay opciones mejores y creo que no tiene nada que ver con aquel primer local que veo comentado en los cofrades de abajo, donde había opción de tapas, precios moderados y cocina original.

14/07/2014

La burbuja gastronómica

Julio 2014. Cena Viernes. 3--- nopadre.

Cevichito de mi vida....hace 5 meses costabas 6,5€, hace 2 (y aún en la web) 8,75€. Ayer en cambio 10,5€. Sin embargo y de acuerdo al INE la cosa no va por ahí. El IPC interanual en el periodo va entorno al 1,2%.

Para la versión del tataki al ajoblanco aplica una fórmula similar (16€/17€/19,75€) y así más o menos con todo. Seguro que es porque las raciones son más grandes (que grandes son). ¡Qué bárbaro chico!. Esto parece el punto MX o Can Julito.

El sitio, sito a tiro de piedra normal de la Plaza de la Paja, no es feo pero tampoco es la bomba. No muy grande, con varios espacios abovedados, ladrillo visto y ambiente más o menos íntimo pero mesas pequeñas, demasiado juntas y sillas tipo taberna mejicana que acma declaró tremendamente incómodas (a mi no me lo parecieron tanto).

De los dos espacios disponibles, uno en un altillo después de la barra y otro partido entrando a la izquierda, la mejor mesa es la única que da a la ventana y que está en esta segunda estancia.

Viernes a las 21:45 y restaurante lleno.

Aunque el servicio trata de agradar, la cadencia es demasiado rápida y la sensación de atropellamiento continuo. Pidas como pidas los platos llegan todos a la vez. Eché de menos también un cambio adicional de cubiertos entre los dos primeros básicamente porque hubiese evitado impregnar los huevos en ceviche. En definitiva, aunque el ambiente incita a la calma, el servicio y la cadencia de cocina consiguen el efecto contrario. Probablemente es un punto difícil de conseguir pero a mi me disgustan de igual manera las esperas interminables que salir a cenar y acabar en media hora.

Con respecto a la carta, variada y con muchas propuestas apetecibles. He leído que los chefs son Jonathan Rivera y Carlos Durán, ambos semifinalistas a cocinero del año 2012 y éste último cocinero de la selección española [de cocineros]. Ni idea del rollo éste de la selección pero lo que si se ven son guiños, también guiñazos, a cocinas de éxito. Trampa-corales de Don Diego, tatakis ajoblancados "a lo" Chicote, también "campaahumados" a lo Sandoval. Presentación muy cuidada, quizás demasiado para el garito. Ejecución con altibajos, en cambio.

Tomamos:

- Aperitivo: No padre.

- Cevichito de fondo marino: de Pulpo y langostino con fondo de wakame. Prescindible.

- Huevos de corral a 62º con falso carbón de yuca y boletus. Muy bueno este plato, que llega en campana para retener un intenso "humeado" al maderón.

- Tataki de atún rojo con ajo blanco. Le falla la textura del ajo blanco que en mi opinión peca de falta de cremosidad. Tampoco me convenció el marcado del atún. El plato es demasiado grande y termina aburriendo al tercer bocado. Se llega a hacer bola, vamos. Yo le daría una vuelta.

- Costilla BBQ. Muy bueno. La costilla viene deshuesada, en taco y con una suave bbq.

Potencian el rollo champagne desde el nombre mismo del garito, sponsorizado por G.H. Mum. Ni yo soy de champagne (es que soy de pueblo y gallego) ni creo que le pegue mucho al lugar aunque probablemente sí a la cocina. Tienen algunos menús que incluyen el citado líquido.

Con cuatro cañas dobles (3,5€ each, toma), una de agua (3€, toma) y 2 cafés (3€ each, toma y toma) la cuenta gracias al efecto Kviar se quedó en poco más de 63€ total para dos. Sin descuento serían más de 82€.

Se me ocurren mejores lugares con descuento para gastarme este dinero (Atelier, Asiana o Surtopía por ejemplo). Y por 80 sin descuento ya ni te cuento....

Ok pero no padre. Este es de los sitios a los que vas porque te lo dice el 118 que no todo el monte es orégano.

PS: Mantel y servilleta de papel.

acme

Lo de las cartas paralelas sería igual de bomba que lo de IVA.

12 de julio de 2014

Lady Spider76

Yo lo tenia fichado en kviar...pero es para pensarlo!

12 de julio de 2014

acme

Pues si vas a ir corre que en Septiembre el tataki te va a costar veintitantos larries...

12 de julio de 2014

23/02/2015

Platos originales y con buenas cantidades

Fuimos 4 personas el domingo para comer con la oferta del 30% del tenedor.
Interesantísimos precios en el Champagne (Botella de Mumm a menos de 37€) y una carta original y divertida.
Personalmente probé la croqueta de miel y queso de cabra, rica pero nada del otro mundo, el cangrego de concha blanda, espectacular, acompañado de diferentes tipos de mayonesas y de segundo el Bacalao que también estaba buenísimo (gratinado con un alioli de miel y acompañado de un puré de patata y remolacha.
Pude probar otros platos de mis acompañantes y cabe resaltar los huevos con falso carbón de yuca...un plato original, delicioso y muy vistoso (lo sirven con el clasico cubre platos de cristal lleno de humo de madera).
El único postre que probamos fue el "universo de chocolate" que pese a estar muy rico, no merece los 7,5€ que vale en carta.
El servicio, que fue muy agradable, tardó más de lo debido en atendernos pero una vez tomaron la nota, todo fue rodado.
Con el 30% del tenedor, no llego a 40€ cabeza, con botella de champagne incluida.
En resumen, es un restaurante que ofrece platos muy interesantes y abundantes, con buena calidad en la materia prima pero que, sin la oferta del tenedor me resultaría demasiado caro por el tipo de local que es (pequeño, muy oscuro y con sillas de taberna incomodas).

13/05/2014

UNA CUEVA POR LA LATINA DONDE PROBAR PLATOS ORIGINALES CON BUENA RCP

CHARLIE CHAMPAGNE es un nuevo restaurante que ofrece una cocina internacional con toques fusión bastante original e interesante.

No es, ni pretende serlo, un Nakeima o Candela pero es un sitio donde se come bien y a precios bastante bajos, siempre y cuando vayas con alguna oferta como la del 30% del Kviar.

El restaurante se encuentra cerca de la Latina en una calle no muy transitada. Eso puede restarle cierta clientela. De hecho, si en vez de en la calle Segovia, Charlie Champagne estuviera en, por ejemplo, Alonso o Malasaña, triunfaría muchísimo más.

Nosotros fuimos un jueves por la noche y estaba prácticamente vacío. Creo que se merecen más éxito del que pude comprobar esa noche. Espero que los fines de semana lo peten más.

El local es bastante chulo ya que son varias cuevas con paredes de piedra y una suave iluminación. Tiene su encanto.

No puedo hablar mucho del ambiente pero intuyo que en fines de semana habrá gente joven y bastantes parejitas. Es una opción para llevar a tu ligue, siempre y cuando tengas la suerte de que haya ambiente porque cenar en esas cuevas prácticamente solos no molaría nada.

Pasemos a la comida.

La carta es muy interesante y todos los platos son apetecibles, al menos por el nombre. Aquí es posible comer de tapas, por raciones, u optar por uno de sus arroces o guisos.

Existen varios menús degustación de tapas o raciones que se acompañan de champagne G.H. Mumm (de ahí su nombre, algo pretencioso por cierto). Esos menús cuestan 35 € y no me parecen caros al incluir ya el champagne. Os aviso que esos menús no entran dentro de las ofertas de descuento.

Nosotros, que éramos cuatro, optamos por decirle a la camarera que nos hiciera ella misma un menú con los que considerara eran los mejores platos.

También le dijimos que queríamos tomar todo para compartir y aquí cometieron un importante error que hizo que la experiencia no fuera tan buena: nos trajeron todos los platos a un ritmo rapidísimo y acabamos saturados. En prácticamente una hora, ya habíamos terminado.

El timing es algo fundamental en cualquier restaurante. Ya sabéis que a mí me gustan las cenas tranquilas, reposadas. Eso no significa que tarden 30 minutos entre plato y plato pero lo que odio es que me sirvan 3 platos a la vez o que en cuanto me retiran un plato ya me estén trayendo el siguiente.

Habrá parejas a las que les gustará ese ritmo rápido porque no tienen nada de qué hablar y se aburren y prefieren acabar pronto, pero yo vaya con quien vaya, me lo paso bien y me gusta una cena relativamente larga.

La cena empezó con una burrata vegetal rellena de pesto (9,10 €, precios siempre con el descuento del 30%). No es nada especial pero como un entrante sencillo está bien.

Tiradito de pez mantequilla, tomate seco y brotes tiernos (9,10 €). No hay restaurante moderno que se precie que no tenga un plato de pez mantequilla. Estaba bastante rico. Merece la pena.

Huevos de corral 62 grados a la brasa con falso carbón de yuca y boletus frescos (18,20 € dos raciones). Es uno de sus platos más famosos y me gustó. Hay que pedirlo.

Una de las especialidades de Charlie Champagne son sus arroces así que nos dieron a probar el de avellana y trufa (8,75 €). No es el arroz de “Que si quieres arroz Catalina” pero por tan bajo precio estaba más que decente.

Pato crujiente con manzana y ensaladita micro (10,85 €). Viene servido a modo de rollito frito, en plan oriental. Otro buen plato.

Atún rojo en tataki con ajo blanco (11,90 €). Este es un plato que Chicote hizo famoso cuando dirigía NODO y que cuando lo probé hace años me encantó. Hoy, en lugar de NODO, está THE HALL donde también sirven este mismo plato al precio de 23€. Aquí, en Charlie Champagne, por la mitad de ese precio, hacen una versión muy correcta. Recomendable.

Y para acabar, nos trajeron un taco de vaca estofado a baja temperatura con tierra de ajos, nieve de aceite de oliva y verduritas (11,20 €). Ya veis que si al plato no le das un nombre especial, hoy en día no eres nadie. Plato parecido a una carrillera con una carne muy tierna y una rica salsa.

De postre, totalmente recomendable el chocolate blanco con mango (4,90 €).Lleva una crema de chocolate blanco que es una bomba calórica pero estaba deliciosa. Y correcto el tiramisú (4,90 €).

Como podéis ver, todos los platos estaban a buen nivel si tenemos en cuenta además que ninguno pasa de 12 € y que las raciones son bastante grandes.

La relación calidad-precio de Charlie Champagne es muy buena.

Con dos botellas de vino (Antídoto a 22 € y Fulanito a 17,50 €), y saliendo absolutamente llenísimos, demasiado incluso, la cuenta fue de 137,15 €, es decir, 35 € por barba.

No hace falta pedir tanto como nosotros, de hecho un postre y uno o dos platos nos sobraron, por lo que el ticket medio aquí es de 25 €.

Es un sitio que recomiendo conozcáis si estáis por La Latina que además ahora con el buen tiempo se empieza a animar. Para ir con tu ligue o para la típica cena de amig@s de no más de 30 €, me parece una opción muy a tener en cuenta. Además el tipo de cocina que ofrece os gustará al ser más original y diferente que otros sitios de moda con carta más pereza como Dray Martina, Patio Fisgon, Saporem, etc etc.

30/03/2014

Cocina de primera, servicio de segunda

Fui a celebrar mi cumple a Charlie Champagne un miércoles y el local estaba bastante desolado. Nos sentaron en una gélida mesa junto a la ventana y empezamos a pedir. Parece que la idea es cenar con Champagne, pero yo bebí agüita.

La cocina es francamente buena. Tomamos un taco de vaca rico pero frío, un ceviche buenísimo y un risotto de boletus muy bien hecho. El hitazo de la noche sin embargo fue una crema de chocolate blanco con helado de mango, con una presentación de museo, en el que a pesar de que el mango me sobraba bastante, se podría decir que se salía de la tabla.

Sin embargo sufrimos esa pandemia, que además no entiende de restaurantes caros o baratos, que son las prisas de los camareros por irse a casa. Nos querían arrebatar los platos y nos dieron bastante la tabarra. En fin...

05/05/2014

Una neotaberna burbujeante

El Charlie Champagne (un local montado por el chef Carlos Durán, capitán de la selección española de Cocineros) está escondido en la calle Segovia, en una de esas cavas madrileñas desbordantes de personalidad. Es un restaurante difícilmente encorsetable, empapado del aire canalla de una taberna, pero con la elegancia y el estilo de un coqueto bistró (por cierto, tienen hasta aparca coches). Sí, Charlie Champagne (La Latina) es sin duda un local tan burbujeante como el champagne con el que podéis acompañar sus deliciosas tapas y raciones (son lo mejor de la carta).

Su propuesta gastronómica es, como todo en este local, diferente a la par que elegante y casual: encontraréis desde menús degustación con tapas y champagne (35 €), brunch (18 €, con música en directo) los fines de semana y una carta extensa y muy original que combina tapas y raciones creativas perfectas para entregarse a nuestro verbo favorito (“picotear”) y platos algo más contundentes y deliciosos por si os quedáis con hambre. La carta de vinos no es muy amplia, pero está muy bien escogida. ¿Y los precios?: Charlie Champagne se incluye en nuestra gama favorita, “bueno. bonito y barato” (encontraréis descuentos de hasta el 30% en el Tenedor).

De nuestra cena nos quedamos sobre todo con los platos de ‘picoteo’, especialmente el carpaccio de pez mantequilla con olivada, tomate seco y brotes tiernos, las croquetas de miel, queso de cabra y caña de lomo, y las minihamburguesas de buey con foie, tapenade dulce y trufa.

¿Queréis saber más? Tenéis más información, detalles y fotos de los platos que pedimos en nuestro blog:

eatandlovemadrid.es/wordpress/charlie-champagne-una-neotaberna-burbu...

Buen provecho e Eat & Love!

04/02/2014

Elaboración y atención a buen precio.

Llegamos cinco minutos antes de la hora de nuestra reserva y atentamente nos invitaron a tomar lo que nos apeteciese mientras preparaban nuestra mesa. Además nos ofrecieron unas patatas de la casa, como aperitivo, también como detalle "por la espera". Se ve que éste tema era francamente importante para ellos y la verdad es que se agradece. detalles así pueden estropearte la velada o (como fue el caso) hacer que ya entres con buen pié.
Tomamos para compartir (además de las Patatas Charlie de cortesía) un carpaccio de pez mantequilla, muy recomendable. Atún rojo en tataki y Bacalao confitado como platos principales, compartimos postre: buñuelos de plátano, con varias copas de vino rosado. Todo en general muy bueno y mucho más aceptable cuando no llega a 60 euros la cuenta, para dos personas. Para volver.

Nota para el restaurante: el pan es algo a mejorar, no es de recibo elaborar platos con productos de calidad y poner una barra de pan (mediocre) cortado en un par de rebanadas.

12/06/2014

Le hacía falta algo así a La Latina.

Pues el otro día descubrimos este nuevo sitio, lleva abierto 6 meses y la verdad que bastante bien, una carta muy fresca de cocina actual con ceviches y tartares.
El servicio muy atento y los platos bastante correctos aunque sin llegar a emocionar.
No pedir el arroz negro que es el único que pinchó estrepitósamente.
Al final buena relación calidad precio, mejor si vas con el tenedor que hacen el 30%.

21/03/2014

Buenísimo todo

Me encantó este sitio. Coqueto y de excelente calidad en sus platos. Grandes cantidades y un servicio excelente. Espero que no cambie. Volveré... y volveré.

21/11/2013

Xuxui_lindo lo descubrió en noviembre de 2013

A puntito de abrir!!

El otro día me pasé por allí pregunté y... van a abrir un restaurante de la mano del chef Carlos Durán

Lo tengo en mi lista de pendientes.