Poncelet Cheese Bar, se trata de un concepto innovador, único hasta el momento en el mundo, que destaca por su originalidad y versatilidad. Es mucho más que un restaurante, ya que en un solo espacio se dan cita todos los elementos que componen el rico mundo del queso: los mejores quesos, una rica gastronomía elabor...

Ordenar por:

relevancia fecha

22/12/2016

Quesismo

Veníamos aqui por el queso y el vino, ha mejorado poniendo carta de tapas , que probaremos, pero nos han fastidiado el fin de fiesta reduciendo la carta de vinos por copas muchísimo, y quitando la tapa de queso.
_______________

Últimamente en lugar de empezar, acabamos aquí con un vino y un queso, de postre a la francesa, nos gusta mucho. Los vinos por copas tienen unas referencias estupendas, aunque por RCP siempre acabamos pidiendo la Montesa Magnum, fantásticos quesos y buen ambiente y servicio, seguiremos yendo más y más veces.

09/09/2016

Un sitio elegante, cuqui y muy cuidado. Es un poco caro, todo hay que decirlo, aunque si vais entre 2 o 3 y pedís la tabla de quesos por ejemplo, sí que sale bastante rentable. Los postres están deliciosos. Repetiré.

Gath

Trevor. Para la proxima visita si utilizas el Tenedor para hacer tu reserva, te ahorras un 30%.

9 de septiembre de 2016

Trevor Phillips

Siempre se me olvida! Fuimos improvisando un poco y no reservamos, pero es buena idea. Gracias!

9 de septiembre de 2016

27/11/2016

Todo muy bien.....¡¡¡SOLO SI TE GUSTA EL QUESO!!! Como a mi me gusta mucho, ¡encantado!

12/11/2016

Carísimo. Servicio escaso

En la barra de la entrada una clara 3,80€ y una mini tabla de mi seis quesos diminutos 15,80€. Precio desorbitado.

Servicio desorganizado y despistado

Para no volver jamás. Que tomen el pelo a otro

08/02/2016

Todo mejora con queso

Local amplio, servicio rápido y atento. Las opciones de raclette o fondue son deliciosas, pero solo para ir a comer con tiempo. La comida es deliciosa. Imprescindible reservar mediante el tenedor o se dispara un poco el precio.

Deseando llevar a mis padres, oiga.

16/11/2015

Para amantes del queso como yo

Desde que leí en prensa acerca de este lugar me dije que tenía que ir a probar. Aprovechando una oferta descuento de El tenedor, me decidí por fin a visitarlos.

De entrada el lugar parece algo frío por la decoración, un tanto minimalista con colores claros y maderas ya desde la propia fachada del restaurante, pero es algo que a mi me gusta bastante. Lo prefiero a los últimos lugares que he estado, muy parecidos unos a otros y con el nexo común de reutilizar viejas mesas y sillas de principios del siglo pasado. Vintage lo llaman.

Nos sentaron en una mesa para dos, que en lugar de sillas llevaba unos butacones bajos, que si bien son cómodos para una sobremesa y una charla informal, se hace algo incómodo a la hora de comer, ya que te obliga a echarte hacia adelante y pierdes el contacto con el respaldo.

El trato en todo momento fue muy correcto y cordial, sin llegar a ser cargante. Nos sentimos a gusto.

El maître nos explicó las opciones de la carta, entre las que podíamos elegir, en ciertos platos, retirar el queso. Bien pensado si vas con un grupo de amigos y a alguno por lo que sea no puede/quiere tomar queso.

De primer plato, elegimos una selección de quesos propuesta por el Maestro quesero, ya que entre la variedad de la carta nos íbamos a llevar un buen rato eligiendo.

Esta selección iba desde un queso suave y fresco a un queso azul. Todos espectaculares sin excepción.

Como plato principal, Lisice pidió un lomo bajo de vacuno en aceite de ceniza, mojo de avellanas y Queso de La Quesería Vega de San Martín (Madrid).

La carne en su punto y realmente sabrosa.

Yo me decanté por un rabo de vacuno estofado al vino tinto y deshuesado con queso Altejo y patata roja en forma de chips.

Estaba todo delicioso. Como postre pedimos un tarta tatín de manzana, como no, con queso también al que incluyeron una vela ya que era mi cumpleaños :)

En definitiva un lugar que me gustó mucho, con un buen ambiente, sin demasiado ruido a pesar de que había gente para ser entre semana. Para volver sin duda.

18/10/2015

Quesos. Uhmmmmm, ricos, ricos.

Aquí hay que venir a probar quesos. Si no, pues no se viene. Vamos, digo yo. Pero bueno, si te surge ir con gente y no te gustan los quesos, tienes otras opciones: el steak tartar era estupendo y buena ración. El solomillo buenísimo y el albóndigon de presa, genial.
Sin embargo el lomo de venado me pareció algo soso y una ración algo canija.
La estrella en mi caso fue la tabla de quesos que pedí como postre. Existe una selección del chef ya definida pero me dejaron hacer un par de cambios sin problema.
La cena se alargó casi dos horas. Tómatelo con calma.

Con el 30% de descuento por reservar con El Tenedor la cuenta fue de 100€. Eramos 3 personas. Sin el descuento, sale carete.

17/07/2015

Con un quesero dolor...2 estrellas que van. Poca emoción y caro.

Tenía muchas, muchísimas ganas de probar este restaurante. Adoro el queso.
Fuimos un lunes de fiesta en Madrid por lo que no puedo evaluar el nivel de afluencia de gente. Nosotros lo encontramos prácticamente vacío. El local es diáfano y verdaderamente amplio.

Se puede comer de tapas en la barra que tienen a mano derecha nada más entrar o a la carta. Fuimos con Clubkviar...30€ pax, pero sin el descuento y con botella de vino, auguro unos 50.

La carta tiene absolutamente de todo elaborado con queso: carnes, pastas, guisos, verduras y pescados. Tienen también algunos platos sin queso por si a alguien le pareciese too much. Todos los días el maestro quesero elabora una tabla de quesos y nos entregó un papel con las especificaciones del día: origen, nombre e intensidad, entre otros. Al ser la carta tan extensa desechamos esta opción, si bien a día de hoy nos arrepentimos de no haberla pedido...pero 30€ por la tabla nos pareció demasié.

De aperitivo nos sirvieron una crema de queso Zamorano, gotita de melocotón y galleta de queso y diversos tipos de pan con mantequilla de algas.

Pedimos 4 platos a compartir entre 3:

- Esferas fluídas de queso alegranza con carrillera. Esferificaciones de queso canario de leche cruda de cabra bañado con un licuado de espinacas frescas. La idea es comerlo envolviéndo la esfera con una lámina de carrillera ibérica. PERO, y ojo que digo la idea, las bolitas son de mírame y no me toques por lo que recomiendan comerlas con cuchara y rápidamente morder la carrilera. Si se logra hacer se consigue un bocado muy sabroso. Todos los sabores casan a la perfección.

- Falsos gnocchis de queso Zamorano. Aquí patinamos un poco con la elección. La crema del aperitivo era también de queso Zamorano y nos supo a más de lo mismo, si bien creímos que el plato tendría otra estructura. Lo imaginamos más como el típico plato de pasta, donde los gnocchis en vez de ser de patata fuesen de queso y estuviesen nadando en su salsa de tomate y esto eran 4 señoras bolas de queso zamorano asado, de persistencia en boca muy larga; acompañadas de una salsa de tomate aromatizada y bastante reducida, por lo que el conjunto resulta potente.

- Raclette de queso de cabra (para 2 personas). No supimos bien si es que no acertamos con la elección del queso y debimos haber pedido uno de sabor más intenso o si fue la guarnición de patatas y verduritas, pero nos llevamos un chasco. Nos resultó insulso. La patata y el queso son matrimonio obligado, (lloro sólo de pensar en las patatas con gratinado de queso Appenzeller del Tutusaus de Barcelona), y estas patatas con queso de cabra no me dijeron nada. Aún estoy perpleja.

- Centro de cordero “cabecero”. Viene acompañado por bizcochitos salados de queso Tronchón y una emulsión de piquillos confitados. Quizá sea que tengo el paladar hecho al cordero lechal y por eso este no me...no me...o la manera de asarlo con alguna hierba, o el punto algo pasado. Tampoco encontramos relación alguna entre el bizcocho (algo seco pese a la emulsión) y la carne. Más perplejidad.

Y para el postre:
- Macarons de chocolate con queso Stilton. En la carta se puede leer “macarons”, pero lo que te sirven es un señor macaron. Se baña con una crema inglesa en el momento de servir para que el macaron no se rebladezca.

Ver detalle completo en lesamp.tumblr.com/post/103048175145/poncelet-cheese-bar

22/05/2015

Cocina mejor de la esperable en local con luz de dentista. RCP subida. Se disfruta

21-05-2015

3+

Primera visita a este Cheese bar en fórmula mesa + mantel, ya que sólo conocíamos la versión de barra (cara y pretenciosa).

Primera impresión mucho mejor de lo esperable: local diáfano, decorado de una forma clara, minimalista y con maderas sin pulir. Lo acertado de la decoración se compensa con una luz terrible: halógenos que te taladran apoyados por unos gigantescos flexos de pared que si bien no desentonan estéticamente terminan por completar un panorama lumínico más propio del Estadio de los Yankees que de un restaurante.

El famoso jardín vertical me pareció una pared de hiedra/potos y poco más.

La carta es completa, incluso complicada de estudiar: hay carta de queso, carta de platos y luego un par de hojas más en la que se detalla el tema fondues y raclettes. En cualquier caso es una cocina mucho más elaborada de lo que yo esperaba y a uno le apetece probarlo todo.

Para mi sorpresa aparte del queso hay una muy buena oferta cárnica.

Los amantes del cheese disfrutarán mucho y los poco-o incluso-anti queseros también lo pasarán bien.

NUESTRA OPCIÓN

CROQUETAS DE QUESO, en este caso de VACA. Te dan a elegir entre varios tipos, oveja, cabra, vaca...muy buena calidad y sabor explosivo. Me recordaron, como no, a los buñuelos de Idiazábal de LaKasa. Muy bien, aunque un poco absurdo el no poder pedir una ración variada. Hay que pedir sólo de una cosa yes o yes. 12,90 EUR

TABLA DE QUESO VARIADO. En este caso, de grado medio. Muy bien explicada, un placer para los queseros. Sin duda esto es lo fuerte del local. Ojo que no es barato, 33.80 euros una tabla para dos personas...pero bien.

CANELÓN DE MORCILLA. Sabrosísimo, aunque un plato un poco escaso para lo que costó, cerca de 15 EUROS.

LOMO DE VENADO. Excelente, servido en vuelto en una costra (por supuesto) de queso. Sabor acentuadísimo y muy disfrutable. Bien. 20,40 EUR.

FALSOS GNOCCHIS. Ahora que caigo, no sé de que eran, imagino que también de queso. 14,90 EUR. No los probé pero los comentarios fueron positivos.

TARTA DE QUESO. Pinchazo aquí. Sabor agrio (espero que fuera el propio del queso y no que estuviera en malas condiciones). Mal. Pero por lo que veo ahora que reviso la cuenta, no lo cobraron.

Con una botella de Equilibrista, una coca cola light y dos cafés, se quedó en 137 EUROS.

Servicio profesional que sin embargo pinchó en nuestra mesa. Hubo que reclamar los primeros después de 20 minutos.

DETALLES QUE NO SE VEN PERO ESTÁN:

Las servilletas son enanitas, casi un mini pañito. Desagradables. Uno tiene la impresión de que son desechables.

Servicio muy profesional que sin embargo me pareció relamido en exceso. Es sólo una impresión personal que no aporta nada a mi crítica, pero no lo sentí cercano.

Servicio de pan a 2,95 eur de una calidad muy muy reguleras. Un sitio basado en el queso no puede tener un pan tan flojo. Es como si Batman va en Bat-bicicleta. Mal.

CONCLUSIÓN: Grata sorpresa. Un poco subido de precio, pero creo que es uno de los sitios a los que volveré.

Venid.

************************

Poco que añadir en este Cheese bar que si bien me gustó cuando abrieron hace ya unos años, se me ha quedado anclado en sus carísimos precios y su oferta reguleras.

Está en Kviar.

Esta vez picoteo de barra previo a Opium (ya véis el día fue de la pobreza a las más altas cotas de la miseria).

Dos vinos infames. Calientes y pasados. Una cerveza y una cosa denominada Mozzarella de Burrata, nada más y nada menos que 27 euros...toma ya.

Bermar

Spider, nosotros aquí lo tenemos claro: copa de champagne (fría, fría) y tablita de quesos de 15 napos (bien afinada). Ya está. No vamos a otra cosa.

9 de marzo de 2015

Avelio

Este tiene 30% dto. con el Tenedor. Yo estuve el año pasado con el descuento y no me pareció mal. A pelo, subidito de precio como indicas.

22 de mayo de 2015

spider72

@Bermar pues fíjate que yo disfruté más de lo los platos calientes que el tema queso.

22 de mayo de 2015

spider72

@avelio, es un poco raro porque sólo tiene descuento al mediodía...debería ser al revés, que esa zona tiene más público al mediodía que por la noche.

22 de mayo de 2015

Yanzoo

Si distinguen entre los tipos de queso (vaca, cabra y oveja) puedo ir a probarlo. Me gusta!

22 de mayo de 2015

spider72

Pues sí, Eum, distinguen perfectamente el animalito original tanto en las tablas de queso como en los platos calientes que incluyen queso en sus ingredientes.

22 de mayo de 2015

Eduardo

33,80 una tabla de quesos?, será traía en vuelo charter desde París esa misma mañana no? :)

22 de mayo de 2015

spider72

Jajajaja sí, la tabla es muy cara, hay que decir que es para 2 personas, es decir sale a 16,90 eur cada uno. Se pide por número de personas. Y es abundante, eso sí. Y los quesos son de muchísimo nivel. A mi me pareció cara aunque no desaforada, que entre un buen queso y un "Gran Capitán" que me han puesto en algún que otro lado, hay un abismo de sabor.

22 de mayo de 2015

21/05/2015

Generalmente, bien

Llevaba tiempo queriendo conocer este sitio, por el concepto y los comentarios. Fuimos a cenar en pareja, y estuvimos un largo rato mirando la carta, intentando decidir qué pedir para poder probar un poco de todo. Descartamos la fondue y la raclette, aunque me encantaría probar una de las dos en mi próxima visita, y nos decantamos por lo típico. Entrante, principal y postre. Para beber tomamos una botella de vino, a la tercera, porque de la extensa carta los dos primeros que pedimos no les quedaban.
Lo primero, el servicio es exquisito, y el restaurante es agradable y bien decorado.
El entrante fue carpaccio de comté con chutney de piña, brioche y brotes tiernos. Se echó de menos algún brote más, ya que venían tres hojitas pequeñas.
Los principales nos gustaron más. Tacos de atún con salsa de chile y queso. Estaba muy bueno, pero de nuevo eché en falta más salsa, ya que apenas me dio para mojar con uno de los dos tacos de atún. Mi pareja pidió falsos gnocchis de queso con salsa de tomate. Este plato sí que estaba bueno. Muy sabroso y riquísimo.
De postre pedimos un bizcocho de chocolate, nada espectacular. A posteriori he visto fotos del singular cheesecake y sería lo que pediría en una próxima visita.
A pesar de ir con descuento, la cena se subió algo de precio (más que nada por la botella de vino y dos copas que bebimos después) pero sabíamos a lo que íbamos, así que salimos contentos.
En general me gustó, pero no me pareció tan espectacular como algunos comentarios que he leído.

19/05/2014

Aquí huele a queso

Mayo 2014. Almuerzo Domingo. 4-

Que huele un poco a queso es de las pocas cosas malas que se me ocurre decir de Poncelet y me temo que esto tiene poco remedio. También que deben tener alguna congestión congénita en cocina pues poniendo lo nuestro para cambiar este país llegamos 5 minutos antes de la hora acordada y no 20 minutos después como sería de buen español y esto no tuvo premio. Al contrario, el amable joven que te recibe nos dice que debido a que están casi completos y para evitar problemas en cocina tenemos que esperar hasta la hora marcada. No problemo, my friend. Nos tomamos una caña en la barra más felices que unas perdices, no obstante es la típica cosa que quedas como un rey invitando, que no fue el caso. Hasta aquí prácticamente todo lo malo.

El sitio es realmente bonito y agradable. Con varios ambientes, todos de aire sencillo y cálido, con mobiliario maderil variado pero no revuelto y luz suficiente. Pequeño jardín vertical incluido. Mesas amplias, decentemente separadas, mantelito individual y servilleta de papel (OMG!) porque no todo puede ser perfecto. El resto de los aperos bien, no obstante.

Nos dispusieron en una mesa un tanto baja con sillones cómodos pero sillones al fin. A nosotros nos gustó pero puede haber quien las rechace. Con un cojincito para la espalda que amablemente nos ofrecieron la cosa quedó más que solucionada.

Servicio realmente espectacular. Todos realmente amables, con ganas de agradar y explicar.

La oferta, lejos de lo que podría esperarse, es muy variada. Eso sí, con el queso siempre presente. En varias de las propuestas podrás escoger eliminarlo pero vamos, no hagas el julai y te traigas aquí a alguien que tenga la desgracia de no gustarle el queso.

La gente que no le gusta el queso ni el vino merece todo mi respeto. Renunciar por gusto (o falta de él más bien) o por obligación a tan ingente variedad de sabores, preparaciones, todo ello sin hablar de la historia y toda la cultura que hay detrás, es un sufrimiento digno de elogio. Imagino que tendrá recompensa en otra vida.

Bueno, a lo nuestro. La carta incluye mogollón (mogollón es 150 o así) de quesos diferentes con los que puedes construir tu propia tabla o escoger alguna de las sugeridas. Aparte de esto, que me parece fundamental probar, ofrecen variados entrantes, ensaladas, guisos y verduras, arroces y pastas, carnes, pescados, raclettes, foundees y postres. La tabla de quesos puede ser primero o postre que para obligar ya está el gobierno. Vamos, lo que se dice una señora carta.

Pedimos una tabla de quesos, una ensalada, carne y pescado. Todo para compartir. Otro detalle a reseñar es que lo emplataron todo individualmente.

En detalle:

- Aperitivo: Mantequilla de pimentón picante. Sin más pero acompañada de una variada cesta de panes que no les importa reabastecer en abundancia en caso de necesidad.

- Ensalada de tomate kumato y queso pasiego de Cantabria con salmorejo de cebolleta: Rico y muy fresco. Realmente bueno

- Tabla de quesos del día. Salvo que tengas interés o fobia por algunos quesos en concreto recomiendo esta opción porque te traen un queso más por el mismo precio. Vienen 6 quesos 6 acompañados de su membrillo y frutos secos. Te los trae y explica el maestro quesero que te deja también una hojita personalizada para que recuerdes lo que vas a comer y el orden. Me gustó mucho, obviamente unos más que otros pero esto es un must del sitio.

- Pez mantequilla y velo de panceta con emulsión de espárrago blanco y fontina. Muy sabrosa mi parte. La de mi partner, que le tocó la que era un poco más gruesa, llegó un pelín falta de cocción. Plato bien resuelto, coronado con un alga que venía como ¿cristalizada? y que le daba un contrapunto fresco realmente rico.

- Lomo bajo en aceite de cenizas y mojo de avellanas. El mojo incorpora un queso suave de San Martín. Plato muy correcto también. La carne jugosa, quizás un punto menos del pedido pero al final se agradeció.

- NY Cheesecake: Estábamos ya bastante llenos pero no pudimos resistir compartir ésta que es una de sus especialidades y menos mal que lo hicimos. Excelente interpretación de nuestro postre de cabecera.

Con respecto al tema vinos, bastante variedad a precios subiditos. Por copas ofrecen varias opciones, todas por encima de los 3€.

Con dos cañas (las citadas de la barra y a 2,50€ each), dos dobles ya en la mesa (3,80€ each), una copa de pétalos del bierzo (3,6€), botella de agua y dos cafés se quedó en 75€ total para dos, precio aceptable para todo lo que hemos disfrutado. Sin el descuento del tridente serían 106€ que ya no me hubiese gustado tanto. Valdría en 2007 pero no ahora.

Un sitio bastante recomendable donde hemos comido bien y hemos estado muy a gusto.

je suis béatrice

Menos mal que en mi casa el queso nos gusta a todos...Me lo apunto.

18 de mayo de 2014

Sr Rodriguez

Y yo me apunto a ir a comer y no a finiquitar ronda de Ponzano. Ya veo que van más allá del queso

18 de mayo de 2014

Gath

Es un sitio muy agradable, una vez que empieza el festín. En el preámbulo, a nosotros nos hicieron lo mismo, hasta la hora exacta no nos dejaron entrar.

18 de mayo de 2014

Rosalía Martínez (Pi...

un sitio muy chulo. EL olorcito a queso desaparece a los 10 minutos, no tarda uno en acostumbrarse a lo bueno

19 de mayo de 2014

Marla

Es un sitio muy muy bueno. Yo creo que están en kviar porque la zona es un poco mala para aparcar y esta en zona de nadie. Porque por lo demás es un sitio estupendo. Y las hamburguesas que ponen son muy buenas. Si las sigue habiendo...hace mucho que no voy.

1 de junio de 2014

Gath

Marla, creo que estás en un error, Poncelet está en el a tenedor no en Kviar, por lo demás estoy de acuerdo con tu opinión.

1 de junio de 2014