El nuevo restaurante del grupo Rantanplan (de Teckel y Pointer) ha abierto sus puertas el pasado 27 de abril. Cocina que fusiona lo mejor de la gastronomía japonesa con los sabores de la cocina mexicana, peruana, venezolana y brasileña. Su objetivo es que los comensales logren trasladarse a Japón y a América Latina.