Ordenar por:

relevancia fecha

17/02/2019

Platos y ambiente de diseño

Me gusta que en León empiecen a surgir sitios como éste, el Be Cook o el Mamá Tere. También me encantan los bares de toda la vida, pero me alegra que haya opciones para elegir y que algunos demuestren que eso de la crisis no es cosa de todos.

Los chicos de la Trastienda del 13 y El Mercado han abierto hace poco este sitio en la calle Cervantes, para tomar un vino en la barra, una copa en la terraza interior o sentarte a cenar al fondo. Y siempre está petado. Me alegro por ellos.

La carta es de esas que riza el rizo a los platos e intenta sorprenderte con varias vueltas de tuerca.

Fuímos cuatro personas y pedimos:

-La ensalada Cesar Clandestina. Poco que ver con una Cesar normal. Me gustó mucho.
-El Ceviche. Un poco sosete, me gustan más fuertes de sabor, pero estaba bien.
-El pulpo no sé cómo,,, tenía un nombre largo que no recuerdo. Estaba rico, tampoco soy yo muy pulpera.
-Fish & Chips. De lo que menos me gustó, pero malo no estaba.
-Hamburguesa de rabo de ternera. Muy rica, me gustó.

De postre la tarta de queso de oveja y el lingote de chocolate de oro. Los dos bien pero ninguno para tirar cohetes.

Para beber una botella de La Montesa y después dos copas sueltas del mismo vino.

Más una botella de agua, en total 98 euros. A 25 por persona. Si llega a ser un poco más me habría parecido caro.

Y ahora deseando que abran el japonés que planean en la planta de arriba para seguir viendo cómo León se pone chic.

VUELTA EN FEBRERO DE 2019.

Anda que no ha pasado tiempo desde la primera vez que estuve en este sitio, justo cuando acababa de abrir...

Ahora de regreso la sensación es parecida, pros y contras y comida rica y modernita. Esta vez probamos:

-Ceviche. Rico, un 8.
-Pad thai. Le pasaba algo, tenía un olor raro, no sé si de las gambas o qué, pero lo estropeaba. Un 5.
-Lasaña. Muy buena, un 9.

De postre algo con chocolate y frutos secos que para mi gusto era un poco fuerte, un 6.

Con una botella de un godello pagamos 75 euros. Lo previsible.

28/03/2016

FUSIÓN NUEVA COCINA CON LA COCINA TRADICIONAL LEONESA

El clandestino es uno de los gastrobares más nuevos abiertos recientemente en León. está dividido en dos zonas diferenciadas, la zona de barra y tapeo en la entrada y al fondo un espacio reservado para las cenas que a su vez se divide en otras dos zonas : una interior pegada a la cocina con una decoración más bien industrial y otra zona que parece un patio invernadero al que se accede a través de una cristalera. La estética industrial con maderas, hierro y cristal es el signo de identidad del lugar que junto con la luz a medio gas y unas cuantas plantas estratégicamente colocadas lo convierten en un espacio muy acogedor.

El servicio es muy atento y amable. un plus es que te explican todos y cada uno de los platos con detalle. Además se preocupan de que todo esté a tu gusto y sobre todo de que disfrutes con lo que estás comiendo.

Cada cierto tiempo varían la carta, he ido dos veces con unos dos meses de diferencia y algunos platos de la carta habían cambiado. Lo bueno que tiene la carta es que puedes pedir medias raciones de muchos platos para así poder probar más, cosa que me encanta. El único plato que he repetido las dos veces el es tiradito de pez mantequilla con polvo de aceituna, granada y aceite de café, es un plato redondo y muy sorprendente al gusto por la mezcla de sabores. Recomiendo también el steak tartar con helado de mostaza servido con los ingredientes sin mezclar para aliñarlo al gusto.

Otra de mis recomendaciones es el huevo a baja temperatura que ahora está muy de moda, pero este es diferente, va acompañado de sobrasada, morro de cerdo, brotes y una salsa de camembert que quita el sentido, se mezcla todo y no se para de mojar pan!!

La fusión de cocina nueva y tradicional leonesa, aparece claramente en los platos de carne. las mollejas de cordero con garbanzos y salsa leonesa, es todo un clásico revisado y modernizado. Con la papada de cerdo pasa igual, al servirla con ensalada de quinoa y escabeche de mejillón, el resultado es una mezcla de sabores diferente y apetecible.

De las pastas a destacar la de guiso de buey de mar con salsa pesto de algas y la fideuá negra con espuma de plancton y tallarín de sepia, ambos un gustazo para el paladar.

Los postres también son destacables por su originalidad, y el concepto creativo que tienen detrás, están muy bien pensados y se nota. Se conguise el efecto sorpresa deseado sin lugar a duda con la falsa mandarina con coco helado, el trampantojo de tarta de queso, con apariencia de tomate (espectáculo visual)
y con kinder sorpresa, que como es sorpresa no revelaré lo que contiene.

Mi conclusión es que hacía falta un sitio así en León, donde dejarse llegar y sorprenderse por las combinaciones de sabores, texturas y productos. Esta claro que para estos chicos la creatividad en la cocina es su seña de identidad, enhorabuena!

♥ ME ENCANTA // la modernización que hacen de cocina tradicional leonesa con esos sabores fuertes característicos de la región y la combinación de productos típicos con otros de raíces asiáticas.
★ ★ PERFECTO PARA // llevarte a ese amigo gourmet y dejar flipado
★ ★★ UN MUST // no dejéis de probar el tiradito de pez mantequilla con aceite de café y las mollejas de cordero con salsa leonesa.
★ UN CONSEJITO // como esta de moda mejor ser precavido y reservar con antelación.
☼ MEJORABLE// el sitio es precioso, pero le falta luz en las mesas!

{DIRECCIÓN} calle cervantes 1, león
{HORARIO} 13:00–16:00, 20:00–23:30
{PRECIOS} 30-35€

#restaurante #león #barrio romántico #nueva cocina leonesa #gastrobar

07/02/2016

El huevo a 63 grados espectacular, con ese toque de panceta ahumada de la tierra. Los nachos un pelin fuertes, con el queso azul. El ambiente muy agradable y la atención humana (que no es decir poco).

19/02/2015

dagger lo descubrió en enero de 2015

nueva apertura (01/2015)

una oferta muy distinta a lo que hay alrededor (básicamente bares de tapeo) y a lo que estamos acostumbrados por aquí, creo que es la primera vez que leo "ceviche" en una carta de un restaurante en León

local muy chulo, con barra para vinos/tapas, comedor con varias estancias e incluso una pequeña terraza interior

algunas cosas que probé:
- huevo a 63º con panceta ahumada y patata trufada: me comería un cubo
- pulpo a la parrilla con carbonara de setas: muy bueno
- ceviche: lo más flojo, el acompañamiento de "texturas" de aceituna muy conseguido, pero el marinado demasiado suave, nada que ver con un ceviche tradicional
- steak tartar: espectacular

dará que hablar