Inaugurado en 1998 como club privado, El Club Allard conserva su aire selecto, desde que en 2003 se abrió al público general. A partir de entonces, se ha erigido en uno de los templos gastronómicos más importantes de Madrid. El Club Allard cuenta con 2 estrellas Michelín desde 2011.

descripción completa de El Club Allard

Ordenar por:

relevancia fecha

07/04/2017

Elegancia, distincion y cocina de mucho nivel.

Marzo-2017. Mediodía.

El Club Allard esta ubicado dentro de la Casa Gallarda, edificio que, arquitectónicamente, pertenece al estilo del modernismo madrileño. El edificio fue construido entre los años 1911 y 1914 y forma parte del conjunto de edificios que fueron construidos o reformados según el plan de impulso a la modernización urbanística de la ciudad puesto en marcha a principios del siglo XX por el Ayuntamiento de la capital, con el gran apoyo de la monarquía alfonsina.

La belleza del edificio hizo que fuera declarado como bien de interés cultural en 1997, lo cual conlleva que la especial protección de que goza, impide que el restaurante pueda mostrar, exteriormente, ninguna clase de publicidad.

La familia Gallardo sigue viviendo en el edificio y alquila los pisos que ocupa el restaurante. En la primera planta después de pasar una escalinata de mármol, a la derecha, el restaurante; a la izquierda un espacio para eventos y en el piso superior, otro espacio con amplia capacidad, igualmente para eventos.

El restaurante abre sus puertas en 1998, pero no como restaurante abierto al público, sino como un club privado. Será a partir de 2003 cuando el público en general pueda acceder a sus instalaciones. Coincide ese último año con la incorporación a la plantilla de María Marte (actual chef) y de Diego Guerrero (anterior chef) que, bajo su dirección, contribuyó a que el Club Allard pudiera alcanzar las cotas de prestigio que aun hoy mantiene, aunque desde el 2013, él ya no sea el director de orquesta (2007: primera estrella Michelin; 2011: segunda estrella Michelin).

En 2013 Diego Guerrero abandona el Club Allard para emprender sus propios proyectos y es el momento en que Maria Marte, que desde su llegada al establecimiento en el 2003, fue pasando por funciones variopintas, desde fregar platos hasta convertirse en la mano derecha del chef, obtiene la recompensa a su tesón, a su coraje, a su ilusión y a sus ganas inmensas. Se convierte en chef del restaurante y con éxito: Maria Marte revalidó y sigue revalidando las dos estrellas de la guía roja, y por si eso no fuera suficiente, en 2014 consiguió el Premio Nacional de Gastronomía.

Pueden leer la reseña completa en comercongusto.es/el-club-allard

Yanzoo

Fantástico post!! guardo este sitio como futurible para ocasiones especiales

hace 8 meses

Gath

Muchas gracias Eum. Ha sido una experiencia muy grata, en su conjunto. Y si ademas teneis la suerte, como nos sucedio a nosotros, de poder conocer y charlar distendidamente con la chef, ... ,, tendras un remate a la visita, de los que dejan huella.

hace 8 meses

19/10/2017

elegancia y saber hacer, un referente

Esta semana he tenido la oportunidad de comer en el Club Allard y la verdad es que sólo puedo deshacerme en elogios.

Local sobrio y elegante, muy elegante
Servicio muy atento

El menú simplemente magnífico. Cocina muy definida, con muchos matices, creativa e incluso juguetona en algunos platos, siempre con una presentación muy cuidada.

Es un 2 estrellas Michelín, no puede ser barato. Pero si puedes pagarlo merece la pena.

Una referencia

17/03/2015

Desconozco como estaba con David Guerrero, pero María Marte tampoco es manca

Visita en octubre 2014. Un restaurante difícil de encontrar, situado en un edificio precioso, al que se accede a través del hall del propio edificio. La decoración es sobria pero evoca exclusividad. El servicio es impecable, aunque un poco menos de seriedad no me hubiese importado. Y la comida... pues impecable también. Fuimos a comer un día entre semana; de los 3 menús que ofrecen (entre 86 y 115) pedimos el mediano "Seducción" del que no puedo decir que hubiese algo que no me gustase a rabiar. Puede (y sólo puede) que me faltase un poco más de factor sorpresa en cuanto a trampantojos se refiere. Repetir, repito seguro. Ver descripción completa en lesamp.tumblr.com/post/113521422630/club-allard

Gath

Buena reseña.

17 de marzo de 2015

Miss Migas

Sí, pero aquí el pobre Diego ha sufrido el efecto "Charito".

18 de marzo de 2015

spider72

Me gustó mucho la historia de esta chef, que empezó de friega platos con David y ahora es chef, bonita historia de superación...

18 de marzo de 2015

Adreid.

Donde dije digo, digo David

18 de marzo de 2015

11/11/2014

2 estrellas overvalued, aunque mejor que el Casino.

Desde la marcha de Diego Guerrero (ahora en Dstage) la mano derecha de este, María Marte, asumió las riendas de uno de los cinco 2* Michelin que hay en Madrid:
-La terraza del Casino: decepción absoluta. Timo me atrevería a decir. Nada sorprendente, poca intensidad de sabores, escaso menú, lentos entre plato y plato. Local increíble.
-Sergi Arola: no conozco, pero de carácter Sergi no me cae muy bien, sus pinitos en el mundo low cost además, han sido más de nombre que de ideas para acercar al público su cocina.
-Ramón Freixa: queda pendiente, me han hablado bien
-Santceloni: también pendiente y con ganas de conocer.

Cuando uno va a el 2º escalafón más alto de la guía Michelin las expectativas son máximas… Pero, he aquí que siendo un buenísimo restaurante no ha llegado a cubrir todo lo que esperábamos.

El local es increíble, techos altos, decoración clásica, meses amplias y separadas, mucha gente de servicio y atentos durante toda la fase del menú degustación, sin embargo, uno de nuestra mesa llegó 30mins tarde… y en ese tiempo no nos sirvieron ni pan, ni preguntaron si queríamos ir pidiendo, ni nos ofrecieron nada de aperitivo, etc.
Resultado, vimos a la mesa de al lado comerse la ‘tarjeta’ donde ponen los tres distintos menús degustación, que en verdad está hecha con lo mismo que las obleas de la iglesia. Muy original. El problema era que venía con una mahonesa muy ligera de cacahuetes para mojar que algunos no probaron con la tarjeta y tuvieron que esperar a que sirvieran el pan, que estaba espectacular.

Una vez sentados todos optamos por el menú degustación largo que apodan “Revolution”. Regado con un priorat de Alvaro Palacios excelente.

Empezamos:
-Sardina con crema de apio-nabo: fresco y correcto
-Parrillada de mar con varios aceites en pipeta: el producto regulero, los aceites bien.
-Chupito de pez mantequilla y esparrago blanco: buena la espuma y bueno el caldo de debajo.
-Ravioli de guisante con papada ibérica: de lo mejor, el plato olía de cine y la combinación muy buena, potente de sabor.
-Usuzukuri en flor con pico de gallo: una especia de ceviche sin mas.
-Ensalada templada de bogavante con guacamole de mango: buena.
-Arroz del mar: como un rissoto, pero con agüilla de mar… no me convenció nada.
-Sopa de cebolla: muy rica, toda la potencia pero ligera.
-Rodaballo al horno: producto mediocre, plato sin más. Mini verduras apenas se veian.
-Pichón: muy bueno.
-Flor de hibiscos con pisco sour: rico.
-Pétalos: el postre que más me gusto, un helado hecho con nitrógeno líquido que por dentro tiene una espuma muy rica, con frutas del bosque y pétalos de rosa.
-Roca de chocolate: el 2º postre que más me gusto. Buen juego de texturas, y buena combinación.
-La pizarra: me imagino que un amago de juego con el cliente al estilo Pecera de Diego, pero muy simple y de sabor nada espectacular.

El resultado es una experiencia con más sombras que luces…No quiero decir que se coma mal, ni que no estuvieramos agusto, faltaria mas por el precio que pagas, pero para mi gusto el producto no es del todo excelente, la presentación es correcta y la novedad es escasa.
Por tanto, si lo que quiero es cenar en un sitio que premie la calidad no volvería aquí (Viridiana, Opazo, Sacha, Goizeko, etc. me gustan más) y si lo que busco es algo más de experiencia, novedad, que me sorprenda me quedo con Diverxo o Dstage.

spider72

Jo ésta me interesa...a ver qué tal están sin Diego Guerrero.

7 de noviembre de 2014

BDG

te anticipo, me gusto mas dStage...

7 de noviembre de 2014

spider72

mmm interesante...yo no he estado en Allard, pero Lady Spider siempre ha mantenido que ella disfrutó más en Allard que en Dstage (aùn siendo Dstage una pasada)

7 de noviembre de 2014

Lady Spider76

Yo creo que necesitamos volver a Dstage.....fuimos de los pioneros y el menú seguro que ahora está mas redondo.

7 de noviembre de 2014

Lady Spider76

Al final Club Allard era Diego, y ahora ya ni está ni se le espera.

A ver qué pasa el 19 de noviembre en Marbella...

11 de noviembre de 2014

Lady Spider76

El 19 de noviembre dan las Estrellitas en Marbella.

11 de noviembre de 2014

31/12/2014

Alta cocina en uno de los restaurantes mas bonitos de Madrid. 4,5 estrellas.

El Club Allard surgió como un club privado a finales de los 90. Años mas tarde abrió al publico y el chef Diego Guerrero lo fue llevando a la fama, consiguiendo 2 estrellas Michelín, hasta que a finales de 2013 dejó el restaurante para crear un "nuevo" proyecto. "Nuevo" proyecto significa hacer los mismos platos que en El Club Allard pero siendo el dueño y en un local mas informal, es decir, nada nuevo.
Si siempre os ha llamado la atención probar los trampantojos de Diego Guerrero aún podéis, ya que se los ha llevado todos a Dstage y lleva años sin cambiarlos.

Como por aquel entonces no sabíamos en que iba a consistir aquel "nuevo" proyecto, fuimos para aprovechar la última oportunidad de probar los platos de Diego Guerrero, que acababa de dejar el restaurante pero supusimos que sus platos se mantendrían un tiempo, como así fue. Prácticamente todos los pases eran creaciones suyas, del cual no hay dudas de que es un cocinerazo con las estrellas bien merecidas, aunque estoy reticente hacia el después del fiasco de dStage, donde repitieron varios platos iguales que la noche en el restaurante que nos ocupa. Y repetir platos a 150€ jode.

La jefa de cocina actualmente es María Marte que ha conseguido mantener las 2 estrellas Michelín, lo cual tiene mucho mérito. Por su parte, Diego Guerrero ha conseguido la primera estrella para su proyecto en el barrio de Alonso Martínez.

El Club Allard se encuentra en un bajo enorme de un edificio señorial. Es difícil encontrar el restaurante si no has estado, el taxi te deja en el número 2 de Ferraz pero no hay letreros, tienes que preguntar al portero.
La decoración es muy clásica, muy burguesa, pero preciosa. Para mi es de los restaurantes mas bonitos de Madrid sin duda.

Fuera de la sala tienen un privado llamado "La Pecera", el cual reservamos. Se trata de una mesa exclusiva con vistas a la cocina que solo se reserva a grupos de 6 personas y con obligatoriedad de ir a menú largo.
La sala tiene un cristal a modo de pantalla que puedes ahumar si quieres privacidad o clarear para ver la cocina. Los cocineros también te ven a ti (no es como un cristal de rueda de reconocimiento de película).
Al rato de ver la cocina es probable que te canses y ahumes el cristal para el resto de la comida. Por otro lado la puerta de La Pecera es automática y cada vez que entra o sale el camarero hace el ruido correspondiente, lo cual llega a ser molesto. Me gustó la experiencia pero cuando vuelva, que volveré, será a la sala.

El servicio fue muy profesional, de 2 estrellas claro, pero mas sosos imposible. No os preocupéis porque ahora están en dStage.

En cuanto al menú y la experiencia en general me encantó (en dStage ya no porque fue muy parecido y se eliminó el factor sorpresa después de habernos vendido la moto). Existen 3 menú: uno de 85€, otro de 95€ y el largo de 115€ y 14 pases.

Empezamos el menú directamente con un TRAMPANTOJO [spoiler]. Consiste en una oblea que imita a una tarjeta de presentación con el nombre del restaurante. Ésta está preparada en la mesa antes de sentarte por lo que no te puedes imaginar que es el primer bocado, y además tiene un tacto mas tirando a papel que a oblea. Realmente es un juego con el comensal ya que sabe mas bien a poco, pero cuando después de las explicaciones pertinentes nos dijeron que teníamos delante nuestro el primer snack tuve que reconocer que me la habían colado. Factor sorpresa muy alto.

Seguimos con unos CANGREJOS DE CONCHA BLANDA en una caja que rezaba "Mariscos Allard de la mar al paladar". Era la primera vez que los probaba y me fliparon. Este modelo de snack (marisco presentado en caja de madera) es de tiempos de Diego Guerrero y por supuesto ahora lo sirve así en dStage.

Hubo platos memorables como la TRUFA DE CAZA CON FOIE Y SETAS, otro trampantojo muy logrado de Diego donde la trufa es un paté de caza bestial. También la HOJA DE CAVIAR prensada o los platos de carne y pescado en su punto perfecto, SKREI y PICHÓN.

Los demás platos fueron también de nivel y acabó de la mejor manera posible: con otros dos trampantojos marca de la casa, LA PECERA y EL HUEVO. Mención especial a este último, conseguido de manera espectacular siendo chocolate la cáscara del huevo, gelatina de coco la clara y mango como yema.

Los petit fours vienen acompañando a "LA CARA DE BUDA" y el efecto del hielo seco para terminar la noche de sensaciones.

De beber optamos por maridaje completo (6 vinos a 55€ por persona) del cual nos arrepentimos ya que fueron vinos que no nos llamaron la atención, y eso es imperdonable. Ojo que juntando todo el dinero podíamos haber pedido dos o tres botellas de categoría.

Fue una gran cena la verdad y salió por 170€ p.p. caro por culpa del maridaje pero no en si el menú.

29/11/2013

Heisenberg ha sido bien sustituido por Pinkman

Cuando un cocinero como Diego Guerrero desaparece de un sitio, uno tiene miedo a que la principal experiencia sufra. Pero este no es el caso, el cocinero ha sido brillantemente sustituido.

Local elegante con mesas muy cómodas y reservados. Entrada un poco tosca por un portal antiguo, muy señorial.

Optamos por el menu Revolución:

- Scones con mantequilla de ajo
- Txangurro de cascara blanda
- Trufa de caza con foie y setas
- Hoja de caviar
- Chantilly de "Cantagrullas" con algas
- Sopa de cebolla
- Huevo con pan y panceta sobre crema ligera de patata
- Bonito de Norte con tomate y almendra tierna
- Sepia funghi formis con alioli de wasabi
- Ventresca de Lubina con marinada coreana
- Paletilla de cordero lechal con crumble de Tandoori
- Gin Tonic de Nordés y fresa
- La Pecera
- Huevo Poché
- "La Cara de Buda"

Absolutamente todos los platos tenían los matices en sabor que uno espera en un sitio así, quitando los scones a los que les faltaba un poco de temperatura. Siempre me la juego a elegir un plato preferido: Trufa de caza con foie y setas fue especialmente increible. Sin ser postrista, "La Pecera" lo considero uno de los mejores postres que he probado junto a la Manzana de Feria de Can Roca.

Dos cervezas Alhambra, botella de vino blanco (Konrad Marlborough Sauvignon Blanc de Nueva Zelanda) infusión y un Gin Tonic de Tanqueray Rangpur con Fever Tree completaron el menú. Total: 300€ para dos personas, un precio más que justo para un menú a esta altura.

A destacar: El servicio amable y nada instrusivo y los tiempos de servicio de comida (2:30 horas).
A mejorar: La iluminación (quizá un poco alta) y el cartel del telefonillo.

Dejo alguna sorpresa a descubrir para el que vaya.

acme

¿Quién se ha quedado a los mandos?. Tengo muchas ganas de ir pero la salida de Diego Guerrero me estaba haciendo dudar.

27 de noviembre de 2013

Lizzard

Pues es una de las cosas que si me dejo un poco meh! El líder del laboratorio no salió a departir, pero vamos... que en otros sitios con líder definido y claro tampoco lo hacen. Ahora @Acme, no dudes: tienes que ir!

27 de noviembre de 2013

acme

Gracias Lizzard,

Siempre me gusta conocer quién está detrás, especialmente cuando se trata de gastarse un pastizal que a los ojos de mucha gente puede resultar hasta obsceno (casi me incluyo, pero cada uno tiene sus hobbies y para mi gastarme 6.000 pavos en una bici me parece una barbarie, por ejemplo).

Por lo que he podido ver, leer y escuchar a Diego Guerrero me parece un tipo que merece la pena, lo mismo le sucede a Club allard como sitio. Esto me pasa también con Diverxo, Can Roca, Aponiente,.... pero no con Arola, Adría o Zalacaín, por ponerte algún ejemplo.

Vamos que es un tema de feeling no de tipo de comida y/o restaurante.Probablemente si me sobrase el dinero no andaría con tantos remilgos, no os vayáis a pensar que soy una suerte de incoformista, idealista, rebelde,.... que también. ver comentario completo

27 de noviembre de 2013

Sr.Olivares

Gracias por la info, yo andaba indeciso entre Freixa y Allard por el cambio, ¿que haríais?

27 de noviembre de 2013

Lizzard

Canela Fina: Yo Freixa porque lo tengo pendiente :____)

27 de noviembre de 2013

Sr.Olivares

Pero por lo que veo el menú de Allard no ha cambiado, no¿? (se comentaba que no habia perdido las estrellas porque el cierre de la Michelin había sido antes)

27 de noviembre de 2013

Lizzard

No se... era mi primera vez, los datos que tengo son de amigos que habían ido anteriormente. Pues viendo la lista de dos estrellas, se las quitaba antes a algún otro que a este, eso si :)

27 de noviembre de 2013

acme

Yo creo que voy a ir de cabeza a Allard y pronto. Freixa sigue ahí pero si Diego Guerrero se muda para revolucionar, el Allard es, por tiempo limitado, un sitio único.

27 de noviembre de 2013

acme

Gracias Lizzard. Se intuye la idea que tiene en la cabeza y a poco que le dejen y tenga suerte, va a ser la bomba. Lo de cambiar de espacio a lo largo de la comida lo hacen otros grandes pero lo de acabar cocinando tú ya me parece de coña. Me visualizo ya con el nitrógeno líquido en plan Bárbara la de topchef.

27 de noviembre de 2013

03/12/2014

Es caro pero al menos hay que probarlo

Uno de esos sitios de alto precio pero que merece la pena para ir al menos una vez en la vida. Buen servicio, muy buen ambiente y excelente y original comida. Nosotros tomamos el menú del medio, lo maridamos a recomendación del metre y además incluimos champagne. Y aun así un precio pagable por como es el sitio. 100% recomendable.

20/05/2015

Guauu

Echar una lágrima al probar un plato.
Disfrutar como si estuviese en disneylandia.

16/04/2013

Probablemente la mejor experiencia gastronómica de mi vida

No me voy a extender mucho ya que a día de hoy no soy lo suficientemente entendido como para poder valorar este sitio como se merece. Sin embargo me gustaría decir que me ha parecido espectacular; desde el local, y en particular la "pecera" (la habitación con vistas a la cocina del Club Allard), hasta el servicio y terminando por el menú degustación y el maridaje. En mi humilde opinión, y sin entrar a valorar la únicamente la comida, la experiencia ha sido sublime, junto con un restaurante que fui hace tiempo en EEUU la mejor de mi vida. Quería dar las gracias a mi novia por organizar este magnifico regalo y a Nacho por conseguirnos la reserva en la "pecera".

En mi opinión, todo aficionado a la gastronomía debería intentar cenar aquí alguna vez. Me gustaría añadir que si es así (y ya que a este restaurante el 99% de la población no puede ir, o solo puede ir una vez en su vida), que aprovechen para reservar en la "pecera" y pedir el menú largo con maridaje. Dudo mucho que defraude a ninguno.

15/09/2014

EandradA

Oh oh, Acme se va al Club Allard, lo tiene pendiente desde hace tiempo.

29 de mayo de 2014

acme

No sé , no sé, potoko es muy fiable pero parece que los platos no cambian mucho...

29 de mayo de 2014

23/02/2014

LA SORPRESA DEL TRAMPANTOJO

La trampa al ojo, la sorpresa de lo que parece pero no es, ...
Ya sin Diego Guerrero al frente, llegamos con cierto miedo y expectación ante la posibilidad de que la experiencia hubiera sufrido la falta. Sin embargo, no fue el caso y pudimos comprobar que María Marte, jefe de cocina con Diego, ha conseguido mantener la línea del restaurante. Habrá que esperar la renovación de la carta para encontrar su propio estilo.

Su situación es inmejorable. En un edificio señorial, sin indicaciones, El Club Allard nace como un espacio privado, con el objeto de disponer de un punto de encuentro donde poder compartir actividades de carácter cultural, social y gastronómico. Hasta el 2003, el establecimiento no abre sus puertas al público. En su interior, lujosos salones, con grandes lámparas, tonos grises y blancos que hacen que el ambiente sea acogedor y elegante.

Sin carta, el restaurante ofrece 3 menús degustación: Menú Encuentro (86€), Menú Seducción (98€) y Menú Revolución (115€). La tarjeta que anuncia los menús es comestible (papel de arroz) para mojarla en un cuenco de espuma de cacahuete. Optamos por el menú Revolución:

"Txangurro" de cáscara blanda: de sabor muy agradable, servido en una caja de madera sobre algas.
Trufa de caza con foie y setas: falsa trufa de carne de caza con virutas de foie y tierra de setas. Original presentación simulando un bosque con neblina incluida (eupcalipto) en el doble fondo de un bol de cristal. De sabores y aromas perfectos.
Hoja de caviar: hoja de ostra, caviar iraní con crema de coliflor sobre una hoja redonda de papel comestible. Se dobla todo sobre esta hoja, en forma de taco y así se come. Excelente combinación de sabores.
Chantilly de Cantagrullas con algas: queso de la Granja Cantagrullas (Valladolid), con algas y alga ñori caramelizada. Muy buena presentación, buena combinación de temperatura, pero algo soso de sabor, aunque agradable.
Crema de apio-nabo con sardina ahumada: repitiendo el caviar iraní, con huevas de aceite de oliva y florecitas de aguacate. La sardina en su punto, muy fresco.
Verdinas con berberechos y erizo de mar: los berberechos de excelente calidad y sorprendente el aire de erizo de mar. Servido en piedra caliente, muy bueno.
Huevo con pan y panceta sobre crema ligera de patata: un clásico. Ravioli de pan relleno de huevo y panceta sobre una exquisita crema de patata.
Sepionet fingi formis con alioli de wasabi: sepias sobre una seta tratada de tal manera que da la impresión de que estás comiendo algas. Uno de los que más nos gustó.
Lomo de salmonete en caldo corto de azafrán: muy bueno el salmonete y muy acertada la combinación con el caldo de azafrán y el aire de coco.
Pichón de Araiz asado al momento con arroz de trufa: impresionante la calidad y el punto del pichón muy bien acompañado con los sabores intensos de las setas y el arroz de trufa.
Flor de Hibisco y Pisco Sour: prepostre muy acertado para bajar la comida y comenzar con los postre. Muy buena combinación de espuma de cítricos sobre una fina lámina de caramelo y tierra de bizcocho de pistacho.
La Pecera: otro clásico. Gran postre con concha de mejillón (chocolate pintado), pez (nube de té), corales (chocolate blando cubierto de frambuesa liofilizada), rocas marinas verdes con auténtico sabor a churros, todo sobre crema de yogourt y espuma. Un espectáculo visual y de sabores.
Huevo Poché: el clásico trampantojo de Diego Guerrero que ha dado la vuelta al mundo: cáscara de chocolate con leche y, al romperlo, clara de coco y yema de mango.
"La Cara de Buda": y con el café, los petit fours. Buen final, donde la mesa queda envuelta en un relajante humo con aroma a menta.

2 menús + 2 cervezas Mahou + botella de vino (Treinta Mil Maravedíes 2012) + 1 café: 265 €.