Inaugurado en 1998 como club privado, El Club Allard conserva su aire selecto, desde que en 2003 se abrió al público general. A partir de entonces, se ha erigido en uno de los templos gastronómicos más importantes de Madrid. El Club Allard cuenta con 2 estrellas Michelín desde 2011.

Ordenar por:

relevancia fecha

07/04/2017

Elegancia, distincion y cocina de mucho nivel.

Marzo-2017. Mediodía.

El Club Allard esta ubicado dentro de la Casa Gallarda, edificio que, arquitectónicamente, pertenece al estilo del modernismo madrileño. El edificio fue construido entre los años 1911 y 1914 y forma parte del conjunto de edificios que fueron construidos o reformados según el plan de impulso a la modernización urbanística de la ciudad puesto en marcha a principios del siglo XX por el Ayuntamiento de la capital, con el gran apoyo de la monarquía alfonsina.

La belleza del edificio hizo que fuera declarado como bien de interés cultural en 1997, lo cual conlleva que la especial protección de que goza, impide que el restaurante pueda mostrar, exteriormente, ninguna clase de publicidad.

La familia Gallardo sigue viviendo en el edificio y alquila los pisos que ocupa el restaurante. En la primera planta después de pasar una escalinata de mármol, a la derecha, el restaurante; a la izquierda un espacio para eventos y en el piso superior, otro espacio con amplia capacidad, igualmente para eventos.

El restaurante abre sus puertas en 1998, pero no como restaurante abierto al público, sino como un club privado. Será a partir de 2003 cuando el público en general pueda acceder a sus instalaciones. Coincide ese último año con la incorporación a la plantilla de María Marte (actual chef) y de Diego Guerrero (anterior chef) que, bajo su dirección, contribuyó a que el Club Allard pudiera alcanzar las cotas de prestigio que aun hoy mantiene, aunque desde el 2013, él ya no sea el director de orquesta (2007: primera estrella Michelin; 2011: segunda estrella Michelin).

En 2013 Diego Guerrero abandona el Club Allard para emprender sus propios proyectos y es el momento en que Maria Marte, que desde su llegada al establecimiento en el 2003, fue pasando por funciones variopintas, desde fregar platos hasta convertirse en la mano derecha del chef, obtiene la recompensa a su tesón, a su coraje, a su ilusión y a sus ganas inmensas. Se convierte en chef del restaurante y con éxito: Maria Marte revalidó y sigue revalidando las dos estrellas de la guía roja, y por si eso no fuera suficiente, en 2014 consiguió el Premio Nacional de Gastronomía.

Pueden leer la reseña completa en comercongusto.es/el-club-allard

Yanzoo

Fantástico post!! guardo este sitio como futurible para ocasiones especiales

7 de abril de 2017

Gath

Muchas gracias Eum. Ha sido una experiencia muy grata, en su conjunto. Y si ademas teneis la suerte, como nos sucedio a nosotros, de poder conocer y charlar distendidamente con la chef, ... ,, tendras un remate a la visita, de los que dejan huella.

7 de abril de 2017

19/10/2017

elegancia y saber hacer, un referente

Esta semana he tenido la oportunidad de comer en el Club Allard y la verdad es que sólo puedo deshacerme en elogios.

Local sobrio y elegante, muy elegante
Servicio muy atento

El menú simplemente magnífico. Cocina muy definida, con muchos matices, creativa e incluso juguetona en algunos platos, siempre con una presentación muy cuidada.

Es un 2 estrellas Michelín, no puede ser barato. Pero si puedes pagarlo merece la pena.

Una referencia

29/11/2013

Heisenberg ha sido bien sustituido por Pinkman

Cuando un cocinero como Diego Guerrero desaparece de un sitio, uno tiene miedo a que la principal experiencia sufra. Pero este no es el caso, el cocinero ha sido brillantemente sustituido.

Local elegante con mesas muy cómodas y reservados. Entrada un poco tosca por un portal antiguo, muy señorial.

Optamos por el menu Revolución:

- Scones con mantequilla de ajo
- Txangurro de cascara blanda
- Trufa de caza con foie y setas
- Hoja de caviar
- Chantilly de "Cantagrullas" con algas
- Sopa de cebolla
- Huevo con pan y panceta sobre crema ligera de patata
- Bonito de Norte con tomate y almendra tierna
- Sepia funghi formis con alioli de wasabi
- Ventresca de Lubina con marinada coreana
- Paletilla de cordero lechal con crumble de Tandoori
- Gin Tonic de Nordés y fresa
- La Pecera
- Huevo Poché
- "La Cara de Buda"

Absolutamente todos los platos tenían los matices en sabor que uno espera en un sitio así, quitando los scones a los que les faltaba un poco de temperatura. Siempre me la juego a elegir un plato preferido: Trufa de caza con foie y setas fue especialmente increible. Sin ser postrista, "La Pecera" lo considero uno de los mejores postres que he probado junto a la Manzana de Feria de Can Roca.

Dos cervezas Alhambra, botella de vino blanco (Konrad Marlborough Sauvignon Blanc de Nueva Zelanda) infusión y un Gin Tonic de Tanqueray Rangpur con Fever Tree completaron el menú. Total: 300€ para dos personas, un precio más que justo para un menú a esta altura.

A destacar: El servicio amable y nada instrusivo y los tiempos de servicio de comida (2:30 horas).
A mejorar: La iluminación (quizá un poco alta) y el cartel del telefonillo.

Dejo alguna sorpresa a descubrir para el que vaya.

acme

¿Quién se ha quedado a los mandos?. Tengo muchas ganas de ir pero la salida de Diego Guerrero me estaba haciendo dudar.

27 de noviembre de 2013

Lizzard

Pues es una de las cosas que si me dejo un poco meh! El líder del laboratorio no salió a departir, pero vamos... que en otros sitios con líder definido y claro tampoco lo hacen. Ahora @Acme, no dudes: tienes que ir!

27 de noviembre de 2013

acme

Gracias Lizzard,

Siempre me gusta conocer quién está detrás, especialmente cuando se trata de gastarse un pastizal que a los ojos de mucha gente puede resultar hasta obsceno (casi me incluyo, pero cada uno tiene sus hobbies y para mi gastarme 6.000 pavos en una bici me parece una barbarie, por ejemplo).

Por lo que he podido ver, leer y escuchar a Diego Guerrero me parece un tipo que merece la pena, lo mismo le sucede a Club allard como sitio. Esto me pasa también con Diverxo, Can Roca, Aponiente,.... pero no con Arola, Adría o Zalacaín, por ponerte algún ejemplo.

Vamos que es un tema de feeling no de tipo de comida y/o restaurante.Probablemente si me sobrase el dinero no andaría con tantos remilgos, no os vayáis a pensar que soy una suerte de incoformista, idealista, rebelde,.... que también. ver comentario completo

27 de noviembre de 2013

Sr.Olivares

Gracias por la info, yo andaba indeciso entre Freixa y Allard por el cambio, ¿que haríais?

27 de noviembre de 2013

Lizzard

Canela Fina: Yo Freixa porque lo tengo pendiente :____)

27 de noviembre de 2013

Sr.Olivares

Pero por lo que veo el menú de Allard no ha cambiado, no¿? (se comentaba que no habia perdido las estrellas porque el cierre de la Michelin había sido antes)

27 de noviembre de 2013

Lizzard

No se... era mi primera vez, los datos que tengo son de amigos que habían ido anteriormente. Pues viendo la lista de dos estrellas, se las quitaba antes a algún otro que a este, eso si :)

27 de noviembre de 2013

acme

Yo creo que voy a ir de cabeza a Allard y pronto. Freixa sigue ahí pero si Diego Guerrero se muda para revolucionar, el Allard es, por tiempo limitado, un sitio único.

27 de noviembre de 2013

acme

Gracias Lizzard. Se intuye la idea que tiene en la cabeza y a poco que le dejen y tenga suerte, va a ser la bomba. Lo de cambiar de espacio a lo largo de la comida lo hacen otros grandes pero lo de acabar cocinando tú ya me parece de coña. Me visualizo ya con el nitrógeno líquido en plan Bárbara la de topchef.

27 de noviembre de 2013

03/12/2014

Es caro pero al menos hay que probarlo

Uno de esos sitios de alto precio pero que merece la pena para ir al menos una vez en la vida. Buen servicio, muy buen ambiente y excelente y original comida. Nosotros tomamos el menú del medio, lo maridamos a recomendación del metre y además incluimos champagne. Y aun así un precio pagable por como es el sitio. 100% recomendable.

16/04/2013

Probablemente la mejor experiencia gastronómica de mi vida

No me voy a extender mucho ya que a día de hoy no soy lo suficientemente entendido como para poder valorar este sitio como se merece. Sin embargo me gustaría decir que me ha parecido espectacular; desde el local, y en particular la "pecera" (la habitación con vistas a la cocina del Club Allard), hasta el servicio y terminando por el menú degustación y el maridaje. En mi humilde opinión, y sin entrar a valorar la únicamente la comida, la experiencia ha sido sublime, junto con un restaurante que fui hace tiempo en EEUU la mejor de mi vida. Quería dar las gracias a mi novia por organizar este magnifico regalo y a Nacho por conseguirnos la reserva en la "pecera".

En mi opinión, todo aficionado a la gastronomía debería intentar cenar aquí alguna vez. Me gustaría añadir que si es así (y ya que a este restaurante el 99% de la población no puede ir, o solo puede ir una vez en su vida), que aprovechen para reservar en la "pecera" y pedir el menú largo con maridaje. Dudo mucho que defraude a ninguno.

13/11/2013

un restaurante fantástico

Merece las dos estrellas que tiene, sin lugar a dudas.
Una experiencia magnífica.Tomamos el menú más barato de los tres y quedamos totalmente satisfechos.
Platos imaginativos, con humor, concepto, técnica, refinamiento y deliciosos al paladar.
Todo al nivel esperable en un sitio de esta categoría, y a un precio que se paga con gusto por gozar de semejante velada.
Una maravilla.

Maridar

Hace poco que fué?
He leído que el cocinero ya no está, que tienen cocinera.

13 de noviembre de 2013

el tío del periódico

La visita fue el 12-11-2013 cena

13 de noviembre de 2013

Maridar

Me tranquiliza que aunque haya cambios en la cocina, la comida siga siendo deliciosa. Que mantengan las dos estrellas.

13 de noviembre de 2013

19/08/2013

Imaginación y buen saber hacer.

No tenemos ni idea de lo que nos va a dar de cenar pero eso lo hace más divertido. Resulta que empezamos con algo que teníamos delante de nuestras narices, la tarjeta de visita comestible para mojar en una espuma de mayonesa fina, ligera y deliciosa. Preguntamos, claro, enseguida si había pan para seguir mojando. De Triticum, todos los tipos buenísimos. Más snaks, los scones de mantequilla de ajo, un bocadito mínimo que va abriendo la cena, me sorprendió porque estos scones eran más duritos de cómo los conocía yo.
Luego vino el pez mantequilla en versión sándwich. Me hizo gracia especialmente que las dos veces que nos dijeron que venía en "pan Bimbo de Diego" el pan era un granizado congelado con forma triangular. En esta ocasión era de sandía y en el interior pez mantequilla, todo un trampantojo, se comía con la mano y estaba frío con un punto picante al final, ideal para comenzar el menú.
El momento de un clásico, la trufa de caza con foie y setas......

Si queréis ver mi opinión entera: missmigas.com/2013/08/re-comiendo-club-allard-bienvenidos-la.html

07/05/2013

UN VIAJE GASTRONÓMICO ÚNICO A TRAVÉS DE LA ILUSIÓN Y LA SORPRESA

Es un lugar en el que el comer va más allá, se convierte en una experiencia única en la que entran en juego todos los sentidos. Es un viaje en el que te dejas llevar por la mano chef donde no deja de sorprenderte con olores, sabores y cosas que parecen y no son, desde el momento en el que te sientas hasta que te levantas.

Tanto es, que el concepto del restaurante es "La revolución silenciosa". Todo lo que os podamos describir en esta entrada se va a quedar lejos de la realidad y lo mejor es que vosotros mismos lo probéis.

Si queréis leer la visita que hicimos y ver las fotos os dejamos el link a nuestro blog:
srysrasibaritas.com/2013/04/el-club-allard-madrid.html

¡Esperamos que os guste!

27/03/2011

algo más que comer...

...la verdad es que es dificil describir el trabajo que se hace en el Club Allard. No es solo el sitio, que es espectacular, ni el servicio que son unos profesionales para quitarse el sombrero y aplaudir (aunque no sea políticamente correcto) o la espectacular cantidad de caldos donde elegir excelentemente aconsejados (si os dejáis) por el sumiller.
Es que los platos además de sabrosos, son originales. Quién se iba a pensar que se podría comer uno una vela! (o algo que se le asemeja), o que un a zanahoria y un chile pueden tener tanto en común. En fin, que no es solo comer, es disfrutar de una experiencia, es dejarse sorprender por platos que no son lo que parecen ni están hechos de lo que, a simple vista, te puedes imaginar. 90€/px con una botella de vino para 4
Muy recomendable!

11/03/2011

GRANDE GRANDE GRANDE

Según se explica en su página web, El Club Allard nace en 1998 como "cenáculo privado de financieros y políticos". En 2003 se decide darle un cambio radical, abriéndolo al público pero manteniendo ese aire de club privado que aún conserva.
El Club Allard es uno de nuestros restaurantes favoritos. Y lo es porque reúne las características que nosotros le pedimos a un gran restaurante: ambiente elegante y relajado, servicio de sala de alto nivel, producto de calidad y creatividad en las elaboraciones. Un detalle que nos gusta es que el chef Diego Guerrero sale a tomar la comanda y a comprobar, al final de la cena, si todo ha sido del agrado de los comensales.
Tuvimos la suerte de conocer El Club Allard antes de la estrella Michelin que merecidamente le concedieron en 2007, y año tras año seguimos comprobando que se mantiene al más alto nivel.

Visita 5 de Marzo de 2011
Como es habitual, Diego Guerrero se acercó a nuestra mesa para confeccionar con nosotros el menú. Siempre tomamos el menú intermedio en el que, con un precio de 68 euros + IVA, se puede disfrutar de 2 snacks, 3 entradas, 1 pescado, 1 carne, 1 prepostre y 2 postres. En esta ocasión, siguiendo las indicaciones de Diego y nuestra experiencia de "veteranos" en este restaurante, optamos por una mezcla de platos clásicos y de nuevas creaciones.
Tras probar unos panes de gambas y de sardinas que nos esperaban en la mesa y que acompañamos con unas cervezas, empezó el disfrute con los dos snacks, que ya conocíamos pero que de los que nos gusta repetir:
minibabybell de camembert trufado: cremosa textura con envoltura gelatinada.
y el sukiyaki, caldo japonés con espuma de huevo, cremoso y reconfortante.
A continuación, y como entradas:
Torrija con pan tumaca y sardina en aceite: se recomienda sacar la sardina del tarro de aceite en el que se presenta y ponerla en el pan (el agua de rosas es para lavarse las manos). Se trata de una esponjosa torrija que es una reinterpretacion del clásico pan tumaca. Además es un plato divertido y original en su presentación .
Huevo con pan y panceta sobre crrema ligera de panceta: cuesta prescindir de él.
Sepia y fungiformes. Un plato elegante donde se juega con texturas crujientes.
El plato de pescado consitió en rubio con un caldo corto de azafrán, aire de coco y erizo de mar. Intenso sabor a pescado de roca y azafrán con sutiles toques de erizo.
Y el plato de carne: foie a la sartén con semicrudo de manzana, leche de oveja y violetas. Soberbia preparación de un foie que viene a la mesa guardando aromas que se desprenden al destaparlo e invaden el espacio de dulces violetas. Diego sabe conjugar en este plato los sentidos del olfato, vista e inmediatamente después, gusto. Impecable sabor y presentación.
El prepostre: la maceta. Flan ligero de jengibre y tierra de tarta sacher.
Primer postre: la pecera: crema de yogur, blue curaçao, frambuesa chocolate blanco y chocolate negro.
Segundo postre: la vela: mazapán bañado en fresa, helado de módena con vino dulce de misa. Otra presentación original y divertida. De la vela se come todo menos la mecha.
Los petit fours volvieron a venir presentados como La Playa.
Una botella de André Clouet Grande Resérve Grand Cru acompañó la cena brillantemente.
Total factura: 202,01 euros.
2 menús intermedios: 146,88 euros.
2 cervezas 9,72 euros.
André Clouet Grande Resérve Grand Cru: 45,41 euros.

Visita 20 de Marzo de 2010
No sabemos si es el mejor restaurante de Madrid, pero a nosotros es el que más nos gusta. Nos sentimos muy a gusto en El Club Allard. Es de agradecer que, cuando te saludan, se acuerden de que ya has estado más veces allí. Esa sensación de "clientes habituales" es agradable, aunque no nos hace dejar de ser críticos, y nuestro nivel de exigencia no se relaja por ello.
Desde el principio pudimos comprobar que se mantiene el alto nivel de este restaurante: el ambiente elegante, la amplia separación entre mesas impecablemente vestidas y equipadas, el servicio perfecto, pero a la vez cercano...
Y la cocina de Diego Guerrero, que nos sigue encantando.
Como es habitual, Diego confecciona el menú con los clientes. En nuestro caso quisimos repetir el Huevo con pan y panceta sobre crema ligera de patata, y el resto lo dejamos a su elección dentro del menú intermedio.
Los aperitivos fueron:
Mini babybel de camembert trufado, excelente textura, sabor y presentación... Ya lo habíamos probado en alguna otra visita y nos sigue gustando.
Sukiyaki, buen sabor y cremosa espuma de huevo. Este plato era nuevo para nosotros.
Después pasamos a las entradas:
Ceviche de carabinero, otra novedad. Delicioso de sabor y textura.
Huevo con pan y panceta sobre crema ligera de patata. El clásico entre los clásicos de Diego Guerrero, y que expresamente le pedimos nos incluyera en el menú. Una delicia...
sambuquita.blogspot.com/2011/03/el-club-allard.html