Cocina del Desierto

Ordenar por:

relevancia fecha

25/03/2016

Como comer en Marrakech sin salir de Chueca.

La verdad es que el sitio esta curradisimo y te transporta (a mi al menos me ha transportado) a alguno de esos riads perdidos por las callejuelas de la Medina de Marrakech. El atrezzo es perfecto. Tiene hasta una recreación de un mercado de especias en miniatura y por supuesto su colección de tajines de varios formatos y colores. A la entrada hay algunas mesas bajas con cojines para tomar el te y donde también se puede comer (incómodamente) y al fondo del local hay otras 4 o 5 mesitas también bajas pero con sus sillas.
Pedimos. hummus (o homos o como leches se escriba), rico; tabule, una ensaladita de tomate y sémola con su cebolla, perejil y menta, también rica y muy fresquita. De segundo: cuscus de pollo con pasas y cebolla, rico sin mas, y una pastela de pollo que también estaba OK. El pan lo sirven (y cobran) aparte. Todo esto mas 3 cervezas y 2 tes con menta que vienen ya servidos, me imagino que para que no puedas aprovechar la tetera para compartir entre varios (detalle muy cutre) y un baklava muy rico 36 euros dos personas. El precio me pareció correcto para la calidad/cantidad pero para un día entre semana y por ese precio hay mejores opciones de menús (aquí solo hay carta) incluso en otros sitios marroquis o Arabes por la zona.

Yanzoo

Este sitio tiene cierto encanto siguen con la tablita de madera del menú? yo sigo a la búsqueda de un buen restaurante árabe.

25 de marzo de 2016

Alexo

Si. No esta mal. Tampoco es para tirar cohetes pero esta muy bien ambientado y la comida tiene un pase.

25 de marzo de 2016

01/06/2013

acme lo descubrió en mayo de 2013

Nueva sucursal

Mayo 2013. Almuerzo Domingo

De los mismos que su hermano en Barbieri y su primo el Arabia, han abierto hace poco esta Cocina del desierto en plena calle libertad.

El sitio es más pintón por fuera que el de Barbieri. También por dentro aunque conserva el mismo estilo jaima. Limpio y bien montado. A mi me gusta. Puedes también comer en el suelo si eres lo suficientemente flexible y 'auténtico'. Yo prefiero las sillas/bancos aún a pesar de pecar de burgués a-sentado.

El servicio es amable aunque algo lento, ausente más bien, diría yo. La carta idéntica a la otra Cocina. Ejecución similar y precios supercontenidos también.

Tomamos:

- Humus: Estaba bueno, suave aunque lo jodía un poco el pan de pita (seco de ... solemnidad).

- Falafel de legumbres y verduras. Ricos, un poco secos quizás si prescindes de la salsa. Vienen con una ensalada de tomate y lechuga en plan adorno que no aporta nada.

- Cuscus de verduras: Bien sin más. Este plato sin carne tiene poca gracia.

- Tayín de pollo con higos y miel. Excelente. Realmente sabroso.

- De postre tomamos un par de ricos dulces de hojaldre y dos tés con hierbabuena. Bien también aunque con demasiado azúcar (vienen preparados de cocina).

Con 2 dobles y una botella de agua se quedó en 34€ total para dos. Sale más caro quedarse en casa.