Ordenar por:

relevancia fecha

11/09/2014

Perfecto para una cena agradable

Cené en la barra porque me habían recomendado hacerlo así, picando un poco de todo, en vez de sentados en la parte inferior. Me encantó.

Las raciones son muy pequeñas (casi individuales) lo que te permite probar muchas cosas. Todas muy buenas, bien preparadas, algunas originales y en general con una propuesta perfecta para una cena tranquila. Los guisantes con butifarra, espectaculares.

El local está decorado de manera muy minimalista, es poco ruidoso (incluso la barra) y se puede charlar sin problema.

El precio es razonable, 35-40 euros.

15/05/2015

Muy recomendable.

Muy buena cocina. Producto excelente y buena elaboración. Pescados fantásticos, muy buenos los platos hechos con verduras y fantástica la hamburguesa. Los postres nos han gustado mucho. Servicio muy amable y profesional.
Venimos un par de veces al año a Barcelona y el Restaurante Cuore hoy ha sido un descubrimiento.
Muy recomendable.

23/10/2013

Personalmente la decoración del Coure me parece super elegante, algo a medio camino entre los decorados 50s de MadMen y un toque minimal japonés. La sala está en un sótano pero todos los materiales los han elegido para hacer el espacio acogedor y sin ruido, con mesas suficientemente separadas unas de otras en un ambiente muy cozy. Sin ruidos, sin colores estridentes. El servicio es atento, amable y servicial. De gran restaurante.

Lo que comimos estaba bien cocinado, en su punto, sabores aprovechados, sin artificios, para dejarse llevar y probar muchos platos. El precio, entre 35 y 45 euros, me parece ajustado y buen valor para la calidad de lo que ofrecen.

Manteles y servilletas de tela

18/11/2012

BUENA BARRA

Fui un poco a la aventura a este local, simplemente conociendo el nombre y la ya mencionada hamburguesa en la barra.
La verdad es que no me imaginaba el sitio así. Viendo ahora los comentarios tuve la suerte de encontrar uno de los ansiados taburetes de la barra para comer al mediodía.
Sencillez en la decoración, servicio muy amable y atento. Me recordaba salvando las distancias a la barra del Nou Manolin de Alicante. Oferta variada de tapas, pequeñas raciones combinando cocina de producto con elaboraciones más modernas.
Siguiendo las recomendaciones probé la famosa hamburguesa, 9 €. Muy rica, la carne en su punto y de gran sabor. Lleva cebolleta cortada muy fina, mostaza y lechuga (demasida para mi gusto). El pan (tenía pinta de casero) muy esponjoso. Se acompaña con unas patatas cortadas en bastones gruesos que para mi no estaban a la altura (no erán recientes), Dios que malas¡¡¡¡. Muy rico el Ketchup casero que ponen con ellas.
Con anterioridad probé la ensaladilla, 6 €, rica pero la ración minúscula para su precio, el cualquier bar te la ponen de tapa gratis.
Buen sitio en general, ojo con las patatas, no cuesta nada hacerlas en el momento¡¡¡¡.

22/02/2012

La barra engancha

Recomiendo cenar en la barra. Es muy pequeña, pero para invitar a tu pareja es perfecto. Comida de mercado catalana, menu compuesto por tapas, todas ellas entre 6 y 15€. El precio final es muy razonable (entre 40-50€ segun vino) considerando la calidad de la comida.

Todo en general de gran calidad, pero resaltable las croquetas de pollo con curry, steak tartar con mascarpone (ver foto), los guisantes con almejas, ensalada con habitas y menta, el ravioli, y los postres....

Reducida, pero correcta selección de vinos.

22/03/2012

Barra espectacular

Hacía tiempo que quería conocer este restaurante. Había leído mucho y todo bueno sobre el mismo. Me atraía mucho, además de la cocina, la idea de montar dos restaurantes dentro de uno solo. La barra, con capacidad para 10 comensales, está situada justo en la entrada y el restaurante “original” en la planta inferior. Esta vez cenamos en la barra, así que tendré que dejar para otra ocasión una reseña del restaurante de la planta baja (con un nivel de precios superior). Había leído que no realizan reservas en este espacio aunque, según nos informaron, desde hace poco tiempo han decidido cambiar esta política, cosa que me parece muy acertada. Nada más entrar tuve la sensación de que cenaríamos bien. Se respira un ambiente relajado aunque eso no quita que hasta el más mínimo detalle esté cuidado. Nos atendió durante toda la velada un muy amable camarero llamado Pol, que nos aconsejó a la hora de pedir y a juzgar por el resultado, acertó de pleno. Una vez más, decidimos compartir todos los platos para poder degustar la mayor variedad posible.

- Empezamos con una Ensaladilla de Ibéricos (5€) donde el atún que habitualmente se emplea para la ensaladilla rusa, había sido substituido por salchichón, chorizo y lomo. Fue uno de los mejores platos, imprescindible probarla.

- Seguimos con unas Croquetas de Escudella (2€/ud). El rebozado lo realizan con el pan que ellos mismos producen y la verdad es que estaban muy crujientes. El interior no era ni demasiado suelto ni demasiado seco. Personalmente es como me gustan.

- Acto seguido, llego el que bajo mi punto de vista fue el plato más flojo: Coca de Sardinas (4,50€). Estaba compuesta de una capa de berenjena, paté de aceitunas negras, sardinas y tomates secos. Le faltaba algo de sabor.

- En la carta también había Steak Tartar (6€) y no pude fallar a mi cita con este plato. Como variante, este llevaba una salsa de mascarpone con mostaza. Tengo que decir que es de los mejores que he probado.

- También probamos el Ravioli de Espinacas y Ricotta (4,50€). Aunque me gustó mucho la idea y la presentación, lo encontré algo soso.

- Para acabar, probamos la Hamburguesa de Buey (8€) que a mi me encantó. Nos la acompañaron con una mostaza antigua y un Ketchup muy originales. Como he dicho antes, todo en este establecimiento está cuidado.

Acompañamos la cena con unas Copas de Vino (3,50€/ud) de Rioja aunque no recuerdo el nombre.

La cena salió a 27€ por persona.

Creo que es muy buena idea aprovechar un espacio “muerto” de un restaurante para ofrecer una cocina asequible, basada en el buen producto y cuidando el trato al cliente, que sirva de escaparate para el restaurante donde el cocinero exprime todo su talento. Sin ir más lejos, en mi caso ha despertado la curiosidad por conocer el restaurante de la planta baja para ver que es capaz de ofrecer en un rango de precios superior.

Más restaurantes en guiaumami.com y en Twitter @GuiaUmami

09/07/2012

Después de varios intentos por fin hemos podido acudir a este restaurante del que teníamos muchas ganas. fuimos este sábado por la noche a probar (07/07/2012).
Al entrar nos encontramos con su famosa barra, un espacio reducido en el que has de cruzar para acceder al restaurante bajando las escaleras. Decoración minimalista pero algo cálida.
Nos decidimos por el menú degustación: 50 euros sin bebida.
La carta de vinos es amplísima y con precios acorde con la comida. Pedimos un Acústic D.O. Montsant, 20 euros la botella. algo cara, creo.
De los platos que probamos, destacaría:
-Una pularda (un tipo de gallina muy apreciada) acaramelizada con ensalada, muy sabroso.
-Un salmón marinado con huevas de salmón, espárragos y cerezas. La mezcla de sabores me ha encantado.
-Presa ibérica con setas y puré de patata. La carne estaba deliciosa,
-El plato de pescado era un"San Pedro" con una salsa muy sabrosa
-El cordero lechón con puré de patatas y queso. Muy tierno, la salsa un punto pesada.
-De los 2 postres destacaría el de crema de fruta de la pasión con coco y menta en su centro muy refrescante y rico
Creo que el pan es de elaboración propia, está buenísimo.
El servicio muy atento y amable.
Para mi de lo mejor que hay en esta ciudad.
Creo que el menú degustación de 50 euros es más apropiado para una comida que para una cena, pues salimos de allí muy llenos Para todos aquellos que piensen que en los restaurantes de cocina creativa sales con hambre les reto a que prueben este menú..

20/03/2014

Fer tapes a la barra: recomanen l'hamburguesa. Barra més econòmica que el restaurant.
Es pot reservar per la barra

26/03/2012

Coure, cocina de autor y su versión en formato barra

Albert Ventura es el artífice de este local de la Ciudad Condal con una doble oferta.

Su formato de negocio. Albert Ventura inauguró en 2005 Coure, un restaurante con una oferta de cocina de vanguardia, espíritu catalán y buen producto. Este concepto de restaurante gastronómico de autor se mantiene en la planta sótano, mientras que desde hace un par de años su primer piso (al nivel de la calle) se ha convertido en una barra con una oferta informal de tapas y raciones, con precios imbatibles de 2 a 10 euros. Además, en esta barra se puede probar una hamburguesa de vaca gallega con patatas fritas (9 euros), que es muy recomendable.

Coure podría alinearse en la corriente bistronómica surgida en Francia y extendida a Barcelona, donde destacan otros locales como Embat e Hisop, este último con una estrella Michelin y con un menú por 29 euros (con IVA), que funciona a mediodía y por las noches entre semana.

Precio menús: 35 y 50 euros (restaurante) y tapas de 2 a 10 euros (barra)

Puedes leer el artículo completo en: gastroeconomy.com/2012/02/coure-cocina-de-autor-y-su-version-en-...

30/10/2013

Escondido en un sótano del tranquilo Passatge Marimon (enfrente del recientemente estrellado Hisop), sin publicidad, sin pagina web, parece que Coure tenga que pedir disculpas por existir. Solo con el boca-oreja y la bendición de la critica especializada, el restaurante de Albert Ventura, se ha hecho un hueco en la oferta gastronómica de la ciudad. He leido que Albert paso por Neichel, que haciendo un simil futbolistico podriamos decir que es "La Masia" de la restauración barcelonesa, y también por Jean Luc Figueres antes de abrir el Coure hace apenas 5 años. Con una pequeñas reforma, Albert ubico una pequeña barra con 10 codiciados taburetes, donde poder degustar sus tapas en la entrada del local hace poco mas de un año.
En Coure, todo es de elaboración propia, hasta el pan, gracias a Joan Grimal, que se encarga de la pastelería y panadería. La cocina se basa en productos de temporada y no tiene ningún complejo en combinar técnicas y ingredientes locales con elementos foraneos (cus-cus, miso, ceviche) con un perfecto equilibrio. Platos de sencilla apariencia, pero con un gran trabajo detrás con la única obsesión para conseguir la mejor, textura, cocción, sabor...

Leer el articulo completo en gastrofiliav20.wordpress.com/2011/07/05/coure

10/05/2010

No cumplió las expectativas

Tenía pendiente tb comentar la experiencia en el restaurante Coure.
Las expectativas eran altas, ya que había leido buenas críticas sobre el mismo.
Como la satisfacción resulta de restar las expectativas a la experiencia real, en este caso no fue muy alta.
Tomamos un menú degustación que, en líneas generales, estaba bien.
Los vinos fueron correctos (volví a pedir Dominio de Atauta y no me gustó tanto como la vez anterior) y la relación calidad-precio buena (sobre los 50 €/persona)
Lo que más me decepcionó fue una sensación de abandono por parte del servicio, a la hora de servir el vino y a la hora de terminar la cena. Se hacía complicado contactar con algún camarero.
En definitiva, no está mal, pero tiene puntos de mejora.

31/08/2011

La Barra - Perfecto para cena rapida

Este restaurante tiene 2 espacios, el de abajo (bajo tierra, asi que no hay vistas) - un restaurante muy elegante y por supuesto, muy bueno, con platos elaborados y materia prima de altíssima calidad. El de arriba - en la barra - me gusta aun mas, para ir picando y probando platos diferentes.

15/12/2010

Uno de los mejores restaurantes de Barcelona de precio medio, la verdad es que se merece la estrella Michelin, pero este año se la dieron a Hisop, que está por allí cerca...
Es un lugar blanco-blanco, la verdad es que sí, al principio parece ambiente de hospital, pero luego es cálido, en el comedor amplio de mesas separadas, el único pero es que tienen la iluminación un poco fuerte y en la noche que estuve, hasta salí sudando..., y eso que era diciembre. Por lo demás, perfecto, la atención es de 10, y la comida estupenda, cocina catalana puesta al día, cocina creativa de la mejor. Buena bodega, además, con sumiller que sabe mucho. Por entonces se salía por unos 50 € por persona, ahora a lo mejor ya es un tanto más...

13/03/2010

Moderno barcelonés

Entre la Diagonal y Travessera, es un local algo desangelado, blanco, níveo, impoluto. La entrada, fría como un hospital, tira para atrás. El comedor está en un bajo, con una decoración más gélida que minimal.El servicio corre a cargo de animosos muchachos que van vestidos de funcionarios de Banca. Pero la cocina sorprende. Es espléndida. Cuina catalana sin pretensiones pero con un toque sofisticado. Nosotros incurrimos, amigo Gustavo, en el rape con patata glaseada, el bacalao confitado, las auténticas anchoas de l'Escala (o lo parecían) y un pan con tomate digno de antología. Excelente presentación y muy buena materia prima. Cenamos con un champán de la Viuda porque el precio resultaba razonable, amigo Gustavo, sí.