Ordenar por:

relevancia fecha

16/09/2016

Aún así lo volveré a intentar, ¿algún voluntario?

Veeeeeenga que después de los excesos veraniegos seguro que viene bien un plan sanete.

Eso es lo que pudimos pensar cuando vinimos a probar Crucina, un restaurante de cocina vegana en el que los alimentos se cocinan por debajo de los 41ºC, temperatura a la que, dicen, se mantienen intactos los nutrientes; la realidad es otra, vinimos por aquello de que ninguno de sus platos lleva gluten ni lactosa, por lo que si teneis algún pocho en vuestro grupo de amigos como es nuestro caso (celiaco e intolerante a la lactosa…) this is your place beibis.

En Crucina no utilizan ningún alimento de origen animal: decid adiós a la carne, el pescado, leche, mantequilla, queso y huevos; no utilizan tampoco azúcar, gluten, trigo ni nada que provenga de algún proceso químico. La carne es sustituída por mezclas de frutos secos deshidratados (excepto cacahuetes, que no sé por que para un healthy son la semilla del mal), el queso lo suelen hacer también con pasta de frutos secos, el huevo se sustituye por harina de garbanzos u otros tipos de harinas que no provengan del trigo, el azúcar por orejones, dátiles o sirope de ágave y además todo es ecológico. Y hasta aquí mi clase de cocina vegana.

El local a vista de calle pasa totalmente desapercibido y es pequeño, con no más de 10 mesas. En cuanto al servicio, lentorri: preparan los platos en el momento por lo que el tiempo de espera entre cada uno es de 10-15 mins, muy mal si vas con hambre o con prisa.

En una noche de jueves a compartir entre 5 probamos:

- ZUMO ELIXIR DE OTOÑO: manzana y limón con piel. Muy amargo; además hay que beberlo ipso facto porque si no se oxida y se pone literalmente marrón por lo que no es válido para acompañar la comida.

- BATIDO CRUDICAO: avellanas, chocolate puro, leche de macadamia y sirope de ágave. Bien de sabor pero la textura era realmente espesa, mucho tropezón y bastante pesado. Con ese batido uno ya ha cenado.

-ENSALADA DE AGUACATE: berros y lechuga francesa, aguacate, rábano laminado, pera menta, tomate seco, semillas de sésamo y un intenso saborcillo a ajo servido sobre una tabla de sal rosa del Himalaya que le aporta así ya la sal. La ensalada está fuertecita, demasiada sal y que a mí el ajo en las ensaladas pues no me va.

- QUICHE OTOÑAL: Riquísima, con una base hecha de tropecientos tipos de harinas, miso blanco, levadura de cerveza, leche de nueces de macadamia, champiñones Portobello, albahaca, espinacas y tomate. Esta es para repetir sí o sí.

- MOUSSAKA: base de aguacate, con una "carne" de mezcla de coquitos de Brasil y piñones,salsa de tomate y albahaca, curcuma y lemon grass, y "bechamel" se hace con leche de almendras ecologicas, nuez moscada y especias. He de reconocer que mal no estaba, pero tenía unos trozos de cebolla ingentemente grandes y muy picantes que nos destrozaron el plato a más de uno por no decir a todos.

-ALBONDIGAS HINDUES: “Carne” hecha con almendras, pipas y una mezcla de diferentes hierbas sobre una cama de tomate, anacardos y fideos de calabacín. No están mal pero mucho sabor a cúrcuma y de textura secas. Si habeis probado los falafel os hareis una idea de como son estas albóndigas. La ración normal lleva 3 albóndigas, pero por ser 2 más nos trajeron 5 albóndigas que oye, es un detalle.

- PAN DE CALABACIN Y COCO: que no es más que estos 2 ingredientes prensados. De nuevo textura seca y que la combinacion coco con calabacín no me acaba de hacer tilín.

- TIRAMISÚ: Cacao puro crudo y ecológico de Perú sobre una pasta de almendras con coco y una base de más cacao con aguacate endulzado con stevia.

Muy amargo y ojo que a mi el chocolate que me gusta es el negro pero este es puro tal cual y es demasiado. Tengo de hecho en casa una semilla de cacao que ha venido justo también desde Perú y soy incapaz de utilizar de momento porque no encuentro como compesar tal amargor y sequedad que deja en boca; voy a ver si negocio con el dueño del restaurante un buen precio porque copiarle la receta del tiramisú va a ser que no.

Nuestro precio medio: 18 euros cada uno.

De los 5 que fuimos la única que repetiría sería yo, y no por buena experiencia precisamente, si no por darle otra oportunidad a un modo de comer distinto que me causa curiosidad.

Miss Migas

Confiesa, el resopón lo hicisteis en el McDonald's. Tanta dieta, tanta dieta...

15 de septiembre de 2016

LeSamp

ajajaja una doble Whoper con extra de bacon y coca cola en vena creo que nos hubise sentado mejor. Que penurria más grande.

16 de septiembre de 2016

Miss Migas

Ahora ya sí que hablamos el mismo idioma =) =)

16 de septiembre de 2016

Sergiete

Joe, pues ya solo leer los platos llena, con tanta mezcla y tanto ingrediente. ¿Seguro que no salisteis rodando?.
PD: Tratamiento de shock a "hogaza pan" le daba yo a tu amigo.

16 de septiembre de 2016

LeSamp

¡Si llena, sí! con tanto fruto seco imagínate. Si con hambre no salimos, fue más bien aburrimiento de tanta espera.

PD: no sabes lo duro que es tener un amigo celiaco e intolerante a la lactosa; lo sufrimos todos, pero nos agudiza también el ingenio que no veas, VENTAJÓN. Pon un celíaco en tu vida.

16 de septiembre de 2016

07/10/2018

Nice raw vegan food

The good: tasty food, carefully prepared and nicely presented; good juices; attentive and polite service who are eager to explain ideas and dishes and to get feedback (and who patiently accommodated a toddler); a quiet an spacious venue; no hurry.

The not-so-good: a bit pricey (but you have to consider the good quality, and the time and effort necessary to prepare such dishes); a bit slow (ditto); the waiter seemed to have difficulty either understanding or remembering our order (we ordered bread which never arrived, we ordered tap water but they served mineral water, we didn't order appetisers but they served a couple); portions are a bit too small perhaps.

12/09/2014

Muy rico pero ojo con las intolerancias alimentarias

Estuvimos ayer mi marido y yo por segunda vez en el restaurante, pero ahora no estoy segura de si habrá una tercera vez.

Pros:
- La comida es francamente rica. Nos encantó a los dos, y eso que mi marido que no es muy amante de los vegetales que digamos. Pedimos la sopa de pepino y pera (mi favorita de la noche), la ensalada italiana, los spaghetti al pesto, las albóndigas (el favorito de mi marido), y de postre el baklava. Todo excelente!
- El dueño es muy amable
- El local está decorado con gracia y muy limpio.

Cons:
- Aunque la comida la hacen al instante, no respetan las peticiones. Nada más sentarnos comenté los dos alimentos que no como. En función de eso, el dueño (que se supone que sabe la carta) nos hizo unas recomendaciones. Bueno, pues tres de los platos tenían uno o dos de los ingredientes. Y no sólo este error reiterado, es que encima reaccionaron de broma. Sin darle más importancia, el dueño me dijo que en Grecia esto era señal de buena suerte y me dio un tenedor para que los apartara de mi plato. También me indicó que me traerían otra guarnición para compensar y aún la estoy esperando. Así que si alguien tiene una alergia seria, que tenga cuidado porque le pueden poner el ingrediente aunque lo avise.
- La música ambiente está alta y a veces cuesta oir a la persona que tienes enfrente
- El servicio es muy lento (más de dos horas de cena no te las quita nadie). En nuestro caso además, como llegamos casi a las 22h, nos trajeron la cuenta a la mesa sin haberla pedido y nos señalizaron amable pero claramente que querían que nos fuéramos ya.
- Es un poco caro. De 35-40 EUR por persona no te escapas.

En fin, que el sitio tiene encanto, y si llegas pronto y no tienes restricciones alimentarias es muy recomendable para ir al menos una vez en la vida.

18/12/2013

Diferente y genial!

Hace poco fuimos a este restaurante crudivegano, yo no soy ni vegetariana precisamente, de hecho todo lo contrario diría yo, pero este restaurante me ha sorprendido gratamente.

En este caso, de precio no puedo hablar, ya que fue un regalo, así que hablaré de lo que es la comida y mi percepción de este tipo de comida. Al ser un regalo, era un menú ya cerrado, así que no tuvimos ni que elegir ni que pensar mucho. La verdad, que estuvo muy acertado, ya que probamos varias cosas y pudimos llevarnos una primera sensación del restaurante.

Primero nos sacaron unas cremas como tapa buenísimas. Ya comenzando con el menú, empezamos con una tabla de quesos (aunque quesos exactamente no son, pero estaban buenísimos) acompañados de varios panes de distintos tipos deshidratados. Hay que tener en cuenta que no utilizan harina, ni huevo, y no calientan los alimentos más de 41ºC, por lo que dicen las propiedades de los alimentos se mantienen de esta forma. Los quesos, eran de pimiento verde, pepino con leche, leche de macadamia con canela.
A continuación una ensalada con una salsa, de lo que comimos lo menos novedoso, pero buena.

Después una lasaña y musaka, increíbles las dos, distintas de cómo las solemos comer y buenísimas. De las dos no sabría con cual quedarme.

De postre, tiramisú, que teniendo en cuenta los ingredientes no tiene nada que ver con el tiramisú italiano pero estaba espectacular.

La atención fue impecable, nos explicaron todos los platos y son super amables. El local estaba tranquilo y muy agradable. Sin duda volveremos.

28/06/2014

Curiosa y decepcionante experiencia

Crucina ha sido una experiencia curiosa. Aunque la comida estaba bastante rica (en especial, los nachos con guacamole, que nos encantaron), mi impresión es que no se va allí a comer, sino a pasar el rato. El servicio es lentísimo (contaba el camarero que es inevitable, porque todos los platos los hacen al momento y no tienen microondas), lo que convirtió mi cena de ayer en eterna. Aún no entiendo como no he leído ningún comentario en este sentido. Comimos tres platos (nachos, quiche y lasaña) en dos horas y pico, lo que fue demasiado y desmereció lo buena que estaba la comida y la buena relación calidad-precio del lugar. Una verdadera pena, ya que al final estaba deseando salir de allí y cuando llegó el tercer plato, ya no tenía ni hambre. Por supuesto, las cervezas calentorras que nos trajeron al principio no nos duraron ni para el primero de los platos.
Me parece que tiene mérito montar un restaurante que sirva este tipo de cocina, pero verdaderamente parece que el personal también está allí para pasar el rato, como si llevar ese sitio fuese un divertimento y una "forma de vida", en lugar de intentar ofrecer un negocio viable algo más llevadero para el comensal.

25/02/2013

Cocina vegana con alimentos cocinados a menosde 40 grados.... A quien se le ocurre?... Pues resulta que esta todo riquísimo. Probamos el quiche, la lasagna y los calabacines rellenos. Todo estaba delicioso.

Ante todo se nota el cariño que le ponen. Montando los platos en el acto y haciendo modificaciones en caso de alergias. Echamos de menos unas pocas toxinas... Al fin y al cabo es a lo que estamos acostumbrados. Pero eso podemos solucionarlo fácilmente.

Como todos... Este sitio tambien tiene un pero y es que estaba casi vacio. Quizás es que en España si no hay chorizo... no nos animamos. Fuera esos prejuicios.

Si te gustan las experiencias gourmet no debes perderte esta. Aunque seas omnivoro como yo.

10/09/2012

Sorprendente!!

La primera vez que pruebo la comida crudivegana y he salido de Crucina encantada. El trato es excelente y la comida deliciosa. Sorprende la potencia de los sabores, lo bien especiada que está, siempre en su justa medida y la variedad de platos que se puede obtener aun sin cocinar los alimentos, cuando en mi cabeza solo estaban las ensaladas, el gazpacho y poco más.

Probamos la ensalada italiana, los nachos, la lasaña tricolor, los rollitos de calabacín y el tiramisú. Y todo buenísimo.

Espero volver pronto :)

30/01/2013

<41ºC

Hace ya unas semanas nos acercamos hasta Crucina, aparte de disfrutar de los platos, queríamos conocer qué es eso de comida cruda. Parece muy obvio pero no lo es, y menos su elaboración.

comiendoseentiendelagente.com/2012/12/crucina-41-cru-do.html

12/10/2011

Por fin!!

Llevabamos años mi hermana y yo esperando un restaurante asi y por fin llego,hemos comido en varios restaurantes de "live food" osea comida viva en Nueva York y en Oklahoma y me siento feliz que al volver a vivir en Madrid veo que ha abierto Crucina,puedo asegurar que es el mejor de los que he probado.
Nos ha soprendido la verdad,el trato exquisito,los platos muy bien presentados y dentro de ellos la comida mas sana,sabrosa y deliciosa que hay,la de la madre naturaleza.
Ademas el medico de mi padre se lo recomendò,no hace falta decir mas.
Lo unico malo es que pronto serà dificil encotrar mesa ya que el pasado viernes fuimos sin reservar y estaba lleno asi que hemos reservado para el proximo sabado ,quiero probarlo todo antes de que cambien la carta de verano.Se lo recomiendo a todo el mundo,un verdadero oasis en pleno centro de Madrid.

19/07/2012

Un vegano con estilo

Si te gustan los vegetarianos no puedes dejar de ir a este. Un crudi-vegano. Solo tienen dos aparatos en la cocina: un deshidratador (no caliente mas de 41º) y una licuadora. Nada de cocina. Y lo más importante es que la comida esta muy rica. El gourmet de los veganos. Los postres algo caros.

25/03/2011

Hoy nos hemos decidido a probar Crucina y he de decir que hemos salido encantados.
Está muy bien para quitar prejuicios sobre este tipo de cocina, el desconocimiento nos puede llevar a opinar negativamente sobre la cocina "sin fogones".
Hay que probarlo porque no defrauda! Además, el dueño es encantador.
Hemos comido menú del día:

Zumo verde del día (Una gran sorpresa, estaba buenísimo)

ENTRANTE
Calabacinetti con salsa de champiñones

SEGUNDO
Crêpe de espinacas con ensalada de pepino

POSTRE
Tarta de mandarina y plátano

Total: 12.95€

Magenta

11/01/2012

Simplemente: qué bien que hayan abierto un restaurante así en Madrid. Comida hecha con verdadero amor y para la salud. Suena raro lo de comida cruda pero la elaboran con tanto mimo que son platos riquísimos que te sientan genial. Lo recomiendo a todos los vegetarianos y también para celíacos o personas que quieran cuidar su salud.

20/03/2012

Crudivegano sorprendente.

Preparan los platos sin fogones, a un máximo de 40º. Entre sus ingredientes, nada de origen animal, tampoco azúcar y según entendí, tampoco harina de trigo refinada.
¡Y está todo delicioso!
He probado guacamole con nachos, espaguetis carbonara (que ni una cosa ni otra), hamburguesa con sus "patatas", tarta de limón y tiramisú. Puedo recomendar cualquiera de los platos.
Hay alguien que cuenta la experiencia mejor que yo:
blogs.smoda.elpais.com/memorama/2011/11/dia-57-la-primera-vez-que-me...