Crucina es un restaurante crudivegano o de “cocina sin fogones” o “cocina con vida”. Es una contracción de “crudo” y “cocina”, entendiendo crudo como “sin fuego”, es decir, sin calor por encima de los 41º para preservar todos los fitonutrientes de los alimentos.

Ordenar por:

relevancia fecha

18/12/2013

Diferente y genial!

Hace poco fuimos a este restaurante crudivegano, yo no soy ni vegetariana precisamente, de hecho todo lo contrario diría yo, pero este restaurante me ha sorprendido gratamente.

En este caso, de precio no puedo hablar, ya que fue un regalo, así que hablaré de lo que es la comida y mi percepción de este tipo de comida. Al ser un regalo, era un menú ya cerrado, así que no tuvimos ni que elegir ni que pensar mucho. La verdad, que estuvo muy acertado, ya que probamos varias cosas y pudimos llevarnos una primera sensación del restaurante.

Primero nos sacaron unas cremas como tapa buenísimas. Ya comenzando con el menú, empezamos con una tabla de quesos (aunque quesos exactamente no son, pero estaban buenísimos) acompañados de varios panes de distintos tipos deshidratados. Hay que tener en cuenta que no utilizan harina, ni huevo, y no calientan los alimentos más de 41ºC, por lo que dicen las propiedades de los alimentos se mantienen de esta forma. Los quesos, eran de pimiento verde, pepino con leche, leche de macadamia con canela.
A continuación una ensalada con una salsa, de lo que comimos lo menos novedoso, pero buena.

Después una lasaña y musaka, increíbles las dos, distintas de cómo las solemos comer y buenísimas. De las dos no sabría con cual quedarme.

De postre, tiramisú, que teniendo en cuenta los ingredientes no tiene nada que ver con el tiramisú italiano pero estaba espectacular.

La atención fue impecable, nos explicaron todos los platos y son super amables. El local estaba tranquilo y muy agradable. Sin duda volveremos.

25/02/2013

Cocina vegana con alimentos cocinados a menosde 40 grados.... A quien se le ocurre?... Pues resulta que esta todo riquísimo. Probamos el quiche, la lasagna y los calabacines rellenos. Todo estaba delicioso.

Ante todo se nota el cariño que le ponen. Montando los platos en el acto y haciendo modificaciones en caso de alergias. Echamos de menos unas pocas toxinas... Al fin y al cabo es a lo que estamos acostumbrados. Pero eso podemos solucionarlo fácilmente.

Como todos... Este sitio tambien tiene un pero y es que estaba casi vacio. Quizás es que en España si no hay chorizo... no nos animamos. Fuera esos prejuicios.

Si te gustan las experiencias gourmet no debes perderte esta. Aunque seas omnivoro como yo.

12/10/2011

Por fin!!

Llevabamos años mi hermana y yo esperando un restaurante asi y por fin llego,hemos comido en varios restaurantes de "live food" osea comida viva en Nueva York y en Oklahoma y me siento feliz que al volver a vivir en Madrid veo que ha abierto Crucina,puedo asegurar que es el mejor de los que he probado.
Nos ha soprendido la verdad,el trato exquisito,los platos muy bien presentados y dentro de ellos la comida mas sana,sabrosa y deliciosa que hay,la de la madre naturaleza.
Ademas el medico de mi padre se lo recomendò,no hace falta decir mas.
Lo unico malo es que pronto serà dificil encotrar mesa ya que el pasado viernes fuimos sin reservar y estaba lleno asi que hemos reservado para el proximo sabado ,quiero probarlo todo antes de que cambien la carta de verano.Se lo recomiendo a todo el mundo,un verdadero oasis en pleno centro de Madrid.

25/03/2011

Hoy nos hemos decidido a probar Crucina y he de decir que hemos salido encantados.
Está muy bien para quitar prejuicios sobre este tipo de cocina, el desconocimiento nos puede llevar a opinar negativamente sobre la cocina "sin fogones".
Hay que probarlo porque no defrauda! Además, el dueño es encantador.
Hemos comido menú del día:

Zumo verde del día (Una gran sorpresa, estaba buenísimo)

ENTRANTE
Calabacinetti con salsa de champiñones

SEGUNDO
Crêpe de espinacas con ensalada de pepino

POSTRE
Tarta de mandarina y plátano

Total: 12.95€

Magenta

11/01/2012

Simplemente: qué bien que hayan abierto un restaurante así en Madrid. Comida hecha con verdadero amor y para la salud. Suena raro lo de comida cruda pero la elaboran con tanto mimo que son platos riquísimos que te sientan genial. Lo recomiendo a todos los vegetarianos y también para celíacos o personas que quieran cuidar su salud.