Este sitio ha cerrado, si crees que esta información no es correcta: ponte en contacto con nosotros

Ver otros restaurantes cocina internacional en Madrid

Crudito - CERRADO

Calle Redondilla 2, Madrid

<m> La Latina 5

Restaurante Crudito del chef Emil Samper concursante del talent show MasterChef2Encontraras; Ceviches, tatakis, sushi, kilawas, pokes , mariscos , carpaccios, encurtidos, tiraditos, tartares El chef los combina con probióticos y prebióticos.

Ordenar por:

relevancia fecha

09/08/2017

Interesante cocina fusión oriental

Cena sabado - junio 2017

En plena Latina, muy cerca de la Plaza de la Paja, acaba de abrir CRUDITO, el restaurante de Emil Semper. El local es pequeño pero chulo, decorado en plan futurista, tiene tres espacios, una barra de cócteles y donde tambien puede tapear, un reservado donde sirven un menú degustación para 9 comensales por pase que incluye show cooking, y una cueva-bodega con cinco mesas donde se puede comer a la carta, que fue donde reservamos.

En Crudito encontramos platos de cocina japonesa tradicional además de las creaciones del chef, todo mínimamente cocinado. Tatakis, ceviches, pokes, carpaccios, tiraditos, encurtidos, tartares y sashimis, entre otros platos, forman parte de la oferta de Crudito.

Dos personas, pedimos:

- Guacamole malayo, hecho al momento, con trocitos de salmón y un punto de picante muy agradable.

- Poke hawaiano, pescado marinado sobre una cama de arroz blanco y arroz salvaje, muy rico.

- Surtido de niguiris, makis y urakami, a elección del chef, que incluyó cortes de salmón, atún, calamar o anguila. No estaban mal, pero nos resultaton menos sorprendentes que los platos más elaborados.

Para beber, de una carta de vinos corta pero bien escogida, un Ximenez Spinola Exceptional Harvest, un pedro ximenez seco de 12,5°, difícil de encontrar y que va fenomenal con este tipo de cocina.

Pagamos algo menos de 40 euros por cabeza, que consideramos una buena relación calidad precio. Nos ha gustado el sitio, el concepto y la cocina, volveremos a probar más cosas.

Alvaro Armenteros

Os recomiendo probar el menú degustación con Emil en vivo. Me pareció una pasada

27 de junio de 2017

culiyaya

Cuánto cuesta el menú degustación? No aparece en su web el precio...

12 de diciembre de 2017

culiyaya

Ah, ya lo he visto :-) 75 machacantes. Por cierto, ahora están en Kviar

12 de diciembre de 2017

17/06/2017

Disfrute máximo en crudo

Hacía tiempo que no visitaba un sitio nuevo para mi sin tener un buen puñado de referencias a modo de estudio previo. No tenemos muchas oportunidades de disfrutar de cenas sin la descendencia, y suelo tratar de asegurar el tiro.
En esta ocasión me la jugué a visitar un sitio muy nuevo (llevan abiertos 3 semanas) con prácticamente ninguna referencia salvo el detalle de saber que el chef a los mandos de este Crudito era Emil Samper, a la sazón antiguo concursante de Master Chef 2. Un tipo que en el programa presentaron como bastante prepotente, casi altivo. Pero que tenía la pinta de cocinar bastante mejor que todos los demás y que se cargaron sospechosamente antes de la final. Después de su paso por la tele, he seguido de cuando en cuando su trayectoria por curiosidad, viendo sobre todo sus propuestas culinarias en twitter, que siempre me llamaron la atención. Al saber por casualidad de que se había animado a abrir un restaurante en Madrid, me animé a reservar a lo loco.

Todo un acierto. Emil propone en su Crudito una cocina - sorpresa - basada en producto sin apenas cocinado por temperatura (plancha, horno, brasa, etc.) sino en producto crudo, macerados y preparaciones probióticas (fermentados) y con la participación de ·"superalimentos", todo con inspiraciones en cocina japonesa, y asiática en general. Entiendo que mucha gente lea esto y le suene a milonga para molar mucho. Pero aunque a priori a mi no me seduzca en exceso, les digo a todos que se animen a probar lo que ofrecen aquí porque merece la pena.

Local chulo, decorado modernillo pero con gusto (desde el punto de vista de un lerdo en interiorismo) Tienen al a entrada una barra para tomar cócteles y degustar platos de corte japonés (sin reserva), una sala en la parte de abajo para pedir a la carta, y una sala al fondo de tan solo 8-10 comensales orientada a show-cooking donde el chef sirve su menú degustación. Esta fue mi elección. Se trata de un menú de 10 pases salados y 3 dulces por 75 héroes (bebidas aparte). Sólo ofrecen el menú con show-cooking los fines de semana.

Todo, absolutamente todo, me pareció delicioso. Altísimo nivel. Muchísimo trabajo detrás de cada plato, ya que Emil y su ayudante (un chico argentino del que no me quedé el nombre) te explican todo mientras montan delante tuyo cada plato con mimo. Una interacción super interesante y divertida, donde se nota lo mucho que les gusta lo que hacen. Un plus a la magnífica experiencia gustativa.

Describir todos los platos sería interminable y aportaría poco ya que nos dijeron que era el último pase de ese menú. Su intención es ir cambiando bastante a menudo. No obstante, algunos platos los tienen fijos en carta e incluso nos comentaron que están probando a ofrecer un menú del día entre semana que incluye alguno de los platos de menú degustación (no se cuál)

Puedo destacar:

- Fettucine de calamar al curry verde: el calamar prácticamente crudo que sólo se cocina levemente con el calor que trae el curry (poco picante, suave, pero con sabor). Una textura increíble. Un platazo

- Tataki de pato Meyer: pato minimamente marcado y ahumado en frío, con una salsa picantita de piperada, y una crema de limón meyer. El sabor del ahumado es brutal. La crema de limón contrarresta con frescura y dulzor. Y el picante leve remata. Ole que ole.

- Suqet thailandes: una sopa thai con un fondo de pescado sideral. Servida con un toque picante que puedes incrementar a gusto. Yo lo pedí más picante y te ofrecen diferentes tipos de opciones. Opté por chile rojo picante que me picaron al momento y la añadieron a la sopa. Que rebueno. He de decir que trabajan de forma extensiva el tema de las especias, los picantes y los cítricos.

- Sobredosis de mar: una gamba roja de Palamós presentada con la cabeza aparte y la cola a modo de niguiri acompañada de erizo, y 3 tipos de huevas. Una explosión de sabor en la boca. Hace honor al nombre.

De los postres, destacar un helado de cúrcuma acompañando a un Nicanor de El Boñar, que era una locura.

El resto no desmereció, todo sobresaliente: un ceviche fresco muy cítrico espectacular, un guacamole con toques de especias saladas, y otras cosas más...una pasada.

En el tema líquido, cuentan con una gran variedad de bebidas para maridar: cócteles de aperitivo, cerveza artesana que les elaboran para ellos, sidras, y mucha variedad de vino especialmente blancos. Probé un Americano de inicio (un Negroni sin ginebra, según me explicó el barman), una sidra de pera recomendada por Emil que era una absoluta delicia, y luego un blanco de uva gewurztraminer (lo he tenido que buscar en google para ponerlo bien) también muy rico.

En resumen, una experiencia redonda. Excelente comida, excelente trato, excelente ambiente (cabe destacar lo agradable de estar en una sala reducida con un pequeño grupo de gente que está disfrutando a tope como tu).

¡¡¡Venirse ya!!!

29/01/2018

Cuatro horas con Emil

Regalazo de Reyes cortesía de mi hermana. No conocíamos el restaurante ni el rollo que lleva sobre el tema probiótico, etcétera, que no voy a revivir aquí.

Nuestra reserva era en la sala White Dragon, en la que compartimos unas cuatro horitas con Emil y con otra pareja de chicos. La verdad es que estuvo muy bien, muy fluido todo y la comida es espectacular por lo sorprendente de las elaboraciones.

El menú está basado en el pescado y el marisco y quizás se echa de menos algo más de fuerza con la carne (quizás sea más difícil de encajar la carne en su concepto "crudito"). Los platos tiran mucho de frutas cítricas y especias asiáticas (de menos a más con el punto picante) para conseguir matices nuevos y sorprendentes, al menos para mí.

También os cuento algunas pegas más allá de lo que comimos, que como digo, mola mucho:
- Nos hicieron esperar casi una hora en la barra, creo que porque estábamos esperando a unas personas que tenían reserva pero no llegaron nunca.
- El ritmo del maridaje iba desacompasado. Nos explicaban un vino cuando a lo mejor ya lo habíamos bebido. Por cierto, la elección de los vinos es muy buena.
- Nos cobraron la cañita de aperitivo mientras esperábamos por el resto de reservas. Esto es normal si no te cobraran... ¡¡150 eurazos por persona!!

Ya lo he dicho en otras reseñas, me sigue pareciendo que se engorda demasiado la cuenta con el tema del maridaje.

Reconozco que la experiencia es completa con la bebida y que en Crudito además tienes al cocinero delante de ti y lo compartes con muy pocas personas. Sin embargo, creo que 150€ por persona es excesivo a todas luces.

Yo, al menos, no podré volver. (3,5*)

Alvaro Armenteros

Antes el maridaje no era obligatorio. Cobraban el menu a 75 y las bebidas aparte. Lo de meterte el maridaje si o si a mi no me mola nada. A lo mejor no me apetece meterme 7 vinos, o no me gusta o solo bebo agua... me parece demasiado inflexible. Y además, ¡menuda inflada de precio! Mira que disfruté con mi visita pero en esos términos no creo que vuelva (al menos al menú degustación)

29 de enero de 2018

Alvaro Armenteros

Hola! Pues admito mi fallo. No vi que ahora eran más platos. Pensé que el precio subía sólo por el vino. La cosa cambia. Mis disculpas (y ahora si que volveré, jeje)

30 de enero de 2018

28/01/2018

Ni show ni cooking

Showcooking con el chef. Sala White Dragon
No fue show, fue un monologo pesadisimo. Venga con la matraca de los probioticos y descripciones pedantes de platos monotonos y sin ninguna originalidad. Si todavia te dejas engañar con chorradas como "gamba roja de profundidad" o "queso manchego con hongo yarsagumba" es tu sitio. Tremendo lo del queso, te pone un trocito de queso manchego pero te cuenta lo del hongo y te lo cobra a 8 € (cálculo segun el precio del menu de 150 € y el numero de platos mas el vino del Mercadona que te sirven con el maridaje) . Supongo que la gente para que no la tachen de inculto gestronomico dirá, ¡que rico se nota el hongo!.
Tampoco fue cooking, porque no cocina nada, monta platos frios, generalmente insipidos y sin gracia que he probado en mil sitios. Yo creia que este tipo de restaurantes, en los que la comida no trasmite sin emoción y sin alma iban a ir desapareciendo. Para mi tristeza se han convertido mayoria absoluta. Señores y señoras , ¡el rey esta desnudo!

Miss Migas

Pues le has dado una buena...

29 de enero de 2018

pandachorizo + seguir 61 sitios, 5 seguidores

16/11/2017

SI a takowasa

cena miércoles de noviembre 2017,
Primera vez en Crudito y muy buenas sensaciones, el local es bonito y la parte de abajo (donde cenamos) muy bien ambientada. Pero vamos al lío, antes de nada decir que me volví loco cuando vi que tenían takowasa en la carta, un plato curioso a base de pulpo crudo y wasabi que probé en China y no había sido capaz de encontrar aquí así que mi cara cuando me dijeron que no tenían y que lo iban a quitar de la carta porque la gente no lo terminaba de aceptar debió de ser un poema. Desde aquí hago un llamamiento para que le den una oportunidad más o para que me pasen la receta o alguien me diga donde puedo encontrar takowasa en Madrid.
Lo que si comimos fue un guacamole exquisito, con un toque más especiado y unos totopos de salmón que le venían al pelo, original y muy rico. Seguimos con el ceviche, con una leche de tigre más afrutada, me gustó mucho que el picante fuera generoso, como tiene que ser un ceviche, bueno. Seguimos con el variado de sushi, creo que el grande, con maki de aguacate, uramaki de spicy tuna muy muy rico con el toque crujiente de (diría que nabo) crudo y niguiris variados, algunos más clásicos (salmon, atún) y otros más atrevidos como el de berenjena con miso y el de buey con mojo, Sushi rico, buen punto del arroz y buen producto. Terminamos los salados con el solomillo a modo de steak tartar coreano con pera y unas chips de plátano en vez de las tostas clásicas para acompañar, buena mezcla aunque eché algo en falta un poco más de potencia en el aliño de la carne, es verdad que la carne era de muy buena calidad y no querrán enmascarar el sabor pero al final la pera gana demasiado protagonismo para mi gusto, aún así estaba rico y lo disfrutamos mucho. De postre nicanor con helado de cúrcuma, rico, perfecto para terminar. Con 3 copas de vino y agua salimos a 46€ por persona, ajustado. Nos fuimos muy contentos y muy bien cenados. El personal de diez, tanto a la entrada y a la salida como el camarero que nos atendió aconsejándonos y explicando todos los platos, estuvimos muy cómodos durante toda la cena. Repetiremos seguro, a ver si puede ser al menú del chef con showcooking incluido! y que vuelva el Takowasa!!