Taberna y ultramarinos, una de las mantequerías más antiguas de Madrid, desde los años 40. Además de aceites, embutidos o chocolate, es conocido sobre todo por las conservas que puedes disfrutar en su barra, como los mejillones, almejas o berberechos, así como tapas, canapés y raciones.

Ordenar por:

relevancia fecha

10/01/2014

Bien

Habia ido años ha al restaurante, ayer toco el bar (aunque por ahi se comia sentado)

Sinceramente solo me tome tres cervezas y una racion de aceptablemente buena cecina, eso si las cervezas vinieron acompañadas por unas raciones de morcilla que era para levantarse y autoexiliarse a Burgos de lo buenisima que era.

Servicio atento, precios tirando a altillos, y una suerte para el que vive cerca, porque a mi me queda en la otra punta de Madrid y a pesar de la morcilla...

Recomendable.

acme

Vaya. En el restaurantillo se come (o comía al menos) de vicio pero yo la barra la dejé de frecuentar porque o la cerveza era mala o la tiraban como el culo pero aquello no había quien lo tragase, especialmente con limón

10 de enero de 2014

nindiola

Yo creo que inventaron el tercio se mahou por mi..

10 de enero de 2014

acme

eso, Mahou, nada de Estrella, ahí le has dado.

10 de enero de 2014

11/07/2012

Cocina auténtica en un local pequeño

El Cuenllas de siempre (después de haber cerrado el Cuenllas pintón y extremedamente caro) sigue ofreciendo una comida excepcional, en un local pequeño, tranquilo y recogido.

Una carta amplia, de las que te apetecen todos los platos y algunas sugerencias fuera de ella por recomendación interna. La última vez probé un foie espectacular y una carne a la brasa ya cortada muy sabrosa. Otras veces he probado platos de cuchara y también he salido encantado. Cocina sin sorpresas ni ostentaciones.

El precio es acorde a la cocina, el servicio es amable, de los que llevan toda la vida atendiendo y conocen a los clientes de siempre. Buena carta de vinos.

21/02/2013

Sitio típico de toda la vida

Este restaurante es uno de los típicos de toda la vida de Madrid. He estado varias veces (la gran mayoría cuando era muy pequeño) y se come realmente bien. No es el mejor restaurante de Madrid ni mucho menos, pero siempre una buena opción para ir a comer comida típica española. La gran mayoría de los platos están muy buenos y no te equivocarás realmente con ninguno. El local es pequeño, con una parte de "bar" y una sala de restaurante, pero que dentro de lo que cabe no está del todo mal. El servicio muy amable y eficaz. En general, muy bien para ir a comer el fin de semana a un restaurante tranquilo y típico buscando buena comida española sin pagar cantidades astronómicas.

31/03/2013

Vaya nivel!!

Con Cuenllas no puedo ser objetivo, muchos años yendo y ni un disgusto.
A destacar:
1. Callos, canapé de merluza, parmentier, habitas...
2. El servicio es digno de hotel de cinco estrellas, gente agradable y educada.
Lo mejor es ir y compartir platos. Si no se ha reservado, los sitios de fuera son también muy cómodos.
Por decir algo negativo, las copas son muy caras.
Sitio para repetir todas las veces que sea necesario, nunca decepciona.

08/01/2013

La semana pasada, después de una comida de Navidad y una vez tomadas ciertas copas, uno de los amigos propuso ir a Cuenllas a tapear algo; hace ya años que tenía ganas de ir por este restaurante que no conocía (en vista de lo bien que me habían hablado y de la tradición de calidad que atesora); el restaurante es pequeño, tiene una pequeña barra el principio donde tapear, que era nuestra idea. En vista de las copas que llevábamos pedimos todos una hamburguesa que tenían en la carta: me pareció escasa, cara (11 euros) y poco elaborada (para el nivel de calidad que tiene Madrid). Evidentemente, me pareció que había sido una gambada pedir la hamburguesa, pero pensé que el error era nuestro porque en Cuenllas uno no va a tomarse una hamburguesa….
Como no teníamos claro el análisis decidimos reservar para comer dos días más tarde (aunque yo ya iba un poco mosqueado por la experiencia). Los resultados fueron los siguientes: los primeros de una calidad correcta (aunque escasos); mejillones, ensalada con foie…; a destacar los soldaditos de pavía, aquí nivel alto…los segundos: calidad media en todos (rabo de toro, canelones, pez mantequilla, arroz…) y en general raciones una vez más escasas (excepto los arroces). Precio medio: 40 euros.
Sinceramente, me esperaba más de este restaurante en todos los sentidos (sobre todo, más “cocina” en general) en vista de la reputación del restaurante. El precio me parece ajustado a lo que ofrecen.

30/04/2010

un mini restaurante con una maxi cocina

Con Cuenllas se produce un error curioso: mucha gente piensa que cerró, y tienen razón, y el resto cree que está abierto, y tienen razón. Cuenllas tenía un restaurante muy pintón que cerró de lo pintón que era y ahora se ha quedado en un pequeño local en Ferraz 3 en el que hay una barra para tomar el aperitivo y compartir algo de picoteo y al fondo un recoleto saloncito con 4-6 mesas donde se come espléndidamente bien. La única pega que tiene este local es que en ese espacio tan íntimo y pequeño se permite fumar así que prepárate a salir con la ropa apestando a tabaco si la gente de las otras mesas fuman.

Carta magnífica con platos "de toda la vida" que en el menú suenan muy apetecibles pero que en la realidad supera cualquier expectativa. Todo está delicioso, fresco, honesto, rico. La mejor alternativa es compartir varios platos porque las raciones son generosas y permiten descubrir muchas de las buenas propuestas de la carta: una ensaladilla rusa de libro, unos lomos de anchoa magníficos (y a mí no me gustan las anchoas!), croquetas, soldaditos de pavia -ese plato magnífico que ya casi no encuentras en ningún sitio y menos bien hecho, con el punto justo de fritura sin rebosar aceite y un bacalao fresco y húmedo. Pero también pulpo, hamburguesas (de luxe, las llaman...). Creo que no debe haber nada en la carta que esté malo y mejor reservar hueco para los postres. Todo hasta el final está sabroso.

Mesas pequeñas, tuyyos de tela incómodos y servilletas de tela también. Buenos vinos. Tienen magnum para grupos (quizá la mejor opción para comidas o cenas grandes). Precio medio 40 euros o quizá menos si uno se contiene pero aquí no merece la pena ponerse a dieta

01/10/2011

Estupendo para raciones

Cena Septiembre 2011 (Miércoles)

Restaurante ínfimo con ambiente un poco pureta pero en donde he cenado como hacía tiempo que no hacía, al menos por ese precio.

Se presta a pedir varios platos y canapes y compartir. Todo estaba estupendo: cecina, ensalada de arenque, escalopines de salmón, salteado de verduras con foie y el espectacular rissotto de la casa.

Con cervezas y cafés salimos a 25€ pax (éramos 4).
El servicio profesional y agradable.
Imprescindible reservar, salvo que sólo quieras picotear en la barra.

20/09/2011

Excelente sitio de tapas

No parece ser un local muy conocido, aunque siempre está lleno de parroquianos que llaman a los camareros por su nombre.
- La comida:
Las mejores tapas del barrio. Muy recomendables las croquetas, la carrillera, la caballa a la plancha con su cama de tomates secos, el canelón de changurro... No nos hizo mucha gracia el canapé de brandada de bacalao.
- El servicio:
Muy atento, hacen buenas recomendaciones y siempre ponen una tapa con la bebida.
- El local:
Hay unas pocas mesas en la entrada y un pequeño salón al fondo, pero en general se puede encontrar sitio incluso en fin de semana. Se puede fumar en todo el local, desgraciadamente.
- Conclusión:
Siempre que vamos por la zona hacemos una parada, tanto de día como de noche, para tomar alguna tapa. Y lo seguiremos haciendo, porque tenemos intención de probar toda la carta.

18/06/2010

Re-descubrimiento

Una de las mejores cocinas de Madrid en un local diminuto. Vale la pena compartir platos para poder disfrutar de la cocina. Cada plato es un espectáculo por lo bien presentado que está, quizá una de las mejores presentaciones de cocina en Madrid, parecen cuadros.

La lástima es que la sala es pequeñita y si hay mucha gente puede resultar algo ruidoso. Pero la cocina y el servicio compensa todo con creces. Un sitio para volver muchas veces.

Servilletas y manteles de tela.

28/05/2011

Cocina de mercado buena y a buen precio

La sala pequeña, pero sin sensacion de agobio y además (lo más importante en este sentido para mi) que las mesas están lo suficientemente separadas como para no tener que oir las conversaciones de los vecinos.

Aperitivo: tomate relleno de queso: bien
primeros:
* ensaladilla rusa: bien, buen sabor. Algo escasa de bonito, para mi gusto particular.
* risotto de boletus: muy buen sabor y cuidada presentación.
segundos:
*atún rojo de temporada a la plancha: bueno
* manitas de cordero: buenas
Postres: vale la pena pedirlos. En especial la tartaleta de limón muy rica, la milhojas no estaba mal, aunque un poco fría la crema para mi gusto (me gusta templada, sin exagerar, pero creo que casi templada le da el sabor adecuado).
Cafés: muy bien

Relación calidad/precio muy buena, volveremos!
Servicio amable, buen hacer
Carta de vinos: corta pero con cosas interesantes. Unas 15 marcas por copas, lo cual está bien sino quieres tomar la típica copa de Lan (que me gusta, pero...). Nosotros elegimos botella, de Fagus, me encanta.