Ordenar por:

relevancia fecha

26/12/2016

El templo del marisco. Obligatorio conocerlo.

D´Berto era el restaurante que mas ganas tenía de visitar de Galicia, y eso fue excusa suficiente para hacer un desvío en nuestro viaje veraniego. No solo no defraudó, sino que este puente volvimos a Galicia solo con la excusa de cenar en D´Berto, aprovechando que es de las mejores épocas para comer marisco. Y es que esta marisquería en la entrada de O Grove es famosa por el enorme tamaño de sus piezas, además de estar considerada como la mejor de España.

A parte, aprovechamos para conocer otros sitios pendientes. Hay mucha tela que cortar en esa zona. La ruta fue Braseria Sansibar, al lado de O Grove, D´Berto y Pepe Solla, estrella Michelín de Pontevedra, a la que añadimos improvisadamente Abastos 2.0. A la vuelta, en Zamora, setas en El Emplame y Lera, el templo de la caza.

Hay que tener en cuenta que D´Berto cierra después del puente de Diciembre hasta Marzo. Buenas vacaciones se pega el amigo Berto. Merecidas, por supuesto.

Berto es una persona sencilla, que atiende personalmente el restaurante y te recomienda bien. La primera vez vas pensando que vas a hacer un destrozo en la cartera, pero al final incluso resulta barato si sigues sus recomendaciones, y aunque puede que la comanda se quede corta, como nos pasó, se agradece el detalle. También hay que tener en cuenta que no siempre dispone de todo el producto, por ejemplo en ninguna de las dos visitas había cigalas, que por otro lado es lo que puede subir el precio final.

En la puerta ya puedes ver un acuario con bogavantes del tamaño de un brazo, literalmente. Evidentemente es una pieza que no vas a probar a no ser que seas un grupo enorme de personas, ya que no te van a servir nunca un bogavante de 4 kilos para dos personas.
En cualquier caso por tamaño siempre te pueden sorprender los percebes, el centollo, las cigalas y los mariscos de concha.

En nuestra primera vez Berto nos recomendó empezar con la riquísima EMPANADA DE BONITO Y MEJILLONES, con una masa muy fina y una farsa estupenda, un par de magníficas OSTRAS y CARNEIROS, molusco parecido al berberecho aunque mas grande y carnoso. Fueron solo 4 piezas que se nos quedaron muy cortas.
Terminamos los entrantes con 200gr. de PERCEBES. Que percebes! Para comer 3kg... Después del primero no puedes parar.

De segundo nos recomendó la especialidad de la casa, el BOGAVANTE FRITO. No me llamaba la atención que estuviera frito pero finalmente le hicimos caso y fue un acierto. Brutal. La textura del bogavante junto con el refrito está de vicio. Fue una pieza de 1kg. por lo que no salí con hambre a pesar de haber querido probar mas.

Precio: 70€ p.p. Servicio profesional y atento.

La segunda vez repetimos OSTRAS, esta vez con un saborazo tan impresionante que hasta comiendo los primeros percebes seguía teniendo el sabor. Nunca había comido unas igual.
Los PERCEBES en la línea habitual, no solo están deliciosos sino que es obligatorio pedirlos. También comimos unos muy buenos BERBERECHOS y NAVAJAS que pedimos para comparar con las de Sansíbar, donde estaban a la altura, y por último unas exquisitas ZAMBURIÑAS NEGRAS muy a tener en cuenta, de un tamaño, sabor y textura que nunca había probado.

Como principal esta vez tocó CENTOLLO. Que se puede decir? De 10. Fue una buena pieza que pudo con nosotros, ya que no teníamos mucha capacidad al haber comido en Brasería Sansíbar.

En las dos ocasiones terminamos con la exquisita TARTA DE QUESO.

Esta vez fueron 80€.

El mérito no solo está en la calidad, frescura y tamaño de las piezas, si no en el trato al producto y en los puntos de cocción. Pura perfección. Y a ese precio es inevitable hacer comparaciones con Madrid, donde esto habría salido fácil a mas de 150€ con peor calidad de producto. En definitiva, D´Berto es otro sitio imprescindible que hay que conocer.

Gath

Gran sitio D'Berto. Mas que merecida su fama, por producto, por sencillez y por honestidad. Su bogavante frito es una gozada.

26 de diciembre de 2016

Alvaro Armenteros

menuda ruta para petar el buche :) :) :)

26 de diciembre de 2016

Adreid.

Es una gozada todo Gath!

27 de diciembre de 2016

Adreid.

Y acabó petando Alvaro, fue demasiado jajaj

27 de diciembre de 2016

04/10/2016

Producto, sencillez de trato.

Septiembre-2016.

Visita al que goza de la calificación de ser el mejor restaurante de mariscos de España.

Lugar sorprendente, esperaba un local enorme y tiene un tamaño medio; esperaba una carta enorme llena de propuestas y tiene una carta mas bien corta, manejable, eso si, todo apetecible.

Local, como decía mas arriba, de tamaño medio, sencillo y funcional, mesas vestidas con separación correcta entre ellas. Servicio de sala, atento, profesional, de trato cordial y amistoso.

Importante carta de vinos con abundante oferta de vinos de la región, como es lógico, aquí están los archiconocidos que tienen en todas partes y aquellos de los que nunca había oído/leído nada. Llegados a este punto y como queremos probar algo diferente, nos dejamos aconsejar, y después de contestar a las preguntas de rigor sobre gustos, etc, el elegido es un Señorio de Sobral, Albariño ligeramente afrutado y con poca graduación alcohólica que entraba solo.

La carta del condumio, aunque no es amplia, su contenido es apetecible en su integridad, con lo cual comenzamos a pedir y pedir, a lo que el jefe de sala todo serio nos indica que las raciones no son pequeñas por lo que es mejor ir despacio y según se vaya viendo se puede pedir mas.

- Paté de merluza e hígado de rape. Aperitivo previo que muestra, por su calidad, que lo que viene a continuación va a ser de altura.

- Empanada de pescado y mariscos. Estando en esta tierra, no puede faltar la empanada. Tela con la empanada, no tiene nada que ver con las que se ven por los madriles, ni por aspecto, ni por textura ni por sabor. Esto es una empanada.

- Navajas. A la plancha, sin mas historias. Se pueden pedir por unidades (tamaño super) o ración (normales). Super frescas, sabor a mar. Quiero mas.

- Almejas a la sartén 1/2. Tremendo, por producto y por sabor.

- Almejas a la marinera 1/2. Tremendo, por producto y por sabor.

- Bogavante frito. Un bicho de casi 900 grms., con una preparación que nunca había visto, simplemente frito, pues, simplemente delicioso, vaya textura, vaya sabor, para rebañar bien en el interior y no dejar ni una brizna suelta.

A este punto el jefe de sala se acerca y con una cierta retranca nos pregunta si queremos mas y si pasamos a los postres,..., lamentablemente, hay que pasar a postres.

Por recomendaciones de sala, unos postres aptos para dieta.

- Tarta de queso. Diferente, con cuerpo de mousse, ligera pero con sabor a queso. Muy buena.

- Filloa rellena de nata. Autentica filloa, muy fina de grosor con nata casera en su interior.

Cafés con hielo y licores de orujo y de café, obsequio de la casa, ponen punto final a esta visita. Lastima que esté tan lejos, de lo contrario seriamos asiduos.

Miss Migas

Aquí, envidia de la buena.

4 de octubre de 2016

20/08/2017

El Mar en tu mesa

Poco más puedo decir. Producto tope de gama tratado como se merece aún mejor.
Empanada de los dioses.
Zamburiñas genuinas sin salsas ni aliño ni cualquier otro sabor añadido, que saben a gloria.
Mero a la brasa de locura. Qué punto del pescado. Qué carne jugosa y hasta lujuriosa...
Filloas de masa sutil y rellenos deliciosos

Qué pena de tarjeta Black para poder probar todo el género prohibitivo que tienen (camarones, cigalas, langostas y percebes de unos calibres no vistos fuera de aquí). El público predominante parecía que tenía una de esas porque vaya manera de pedir. Entrar en eso es desbocar la cuenta sin remedio. Es caro incluso sin hacerlo, pero sabes que te están sirviendo lo mejor. Lo pago sin amargura.

Para volver hasta que salga el ácido úrico por las orejas

Sergiete

Jajaja, me sorprende tu autocontrol, yo no sé si habría podido aun sin tarjeta black. De todas formas el buen producto gallego se disfruta desde el genero más barato hasta el más caro.

21 de agosto de 2017

18/08/2016

La MARISQUERIA

Amplias son las opciones gastronómicas en las Rias Baixas pontevedresas. En esta ocasión,uno de esos templos del producto como es la marisquería D’Berto, situada en la localidad de O Grove. Hace veintisiete años que Berto abrió su restaurante que con los años y la ayuda de su hermana Marisol se convertiría en el restaurante que es hoy.

La fórmula pareciendo sencilla en su descripción no debe serlo en su ejecución. Producto de altísimo nivel, flexibilidad con el cliente a la hora de realizar la comanda para buscar su fidelidad y sinceridad y trasparencia. Si hay el producto que Berto quiere y compra lo ofrece, sino te dice directamente que no te lo puede ofrecer. Sin medias tintas.

En las propias palabras de Berto, en cocina se trata de no estropear el producto con tratamientos sencillos y directos en los que se busca la perfección del punto.

Resulta indispensable comenzar con la empanada; en este caso de pescado y marisco. Fina y delicada con un sabor profundo a su contenido. Difícilmente mejorable.

Comenzamos por una yodada y carnosa ostra, para seguidamente probar unos berberechos al vapor de punto corto y perfecto. Sabrosísimos.

Sin salir de la concha, pasaríamos del vapor a la plancha para probar unas zamburiñas negras verdaderamente gallegas. No hay en Galicia tanto marisco como el que se vende. En el caso de vieiras y zamburiñas proceden muchas veces de Sudamérica. En el caso de las que nos importan, resultan mucho más jugosas, frescas y profundas. Después unas almejas a la marinera ligeramente pasadas de punto de cocinado.

A continuación unos chipirones de la ría ligeramente pasados por la plancha, sin limpiar de forma profunda, manteniendo todo su deseado gusto. Producto de temporada. Una de las joyas de estas fechas.

Llamó la atención en la carta el bogavante local frito. Pieza de 1,6kg que se trocea y se sofríe con ajo. Se nota los músculos de la carne, se saborea de forma paulatina invitando a repetir. Otra forma de degustar este crustáceo del Cantábrico. Gran opción para compartir.

Decía mi madre que no hacía falta que el percebe grande. Puede que tuviera razón, aunque su opinión hubiera podido cambiar si hubiera probado los percebes de esta casa provenientes de la Costa da Morte. De calibre excepcional, siempre gordos, aunque no necesariamente largos. Un verdadero vicio. Nunca los olvidaré y por supuesto volveré a por ellos.

A destacar los postres, tanto unas delicadísimas filloas, finísimas en su anchura resultando casi etéreas como una tarta de queso de gran sabor y textura, aunque probablemente pasada por refrigeración.

No sería justo dejar de mencionar el fantástico servicio, liderado por Berto como maestro de ceremonias y bien secundado por el resto de camareros, especialmente por un gallego simpático especialmente afable con los niños.

Post completo en complicidadgastronomica.es/2016/08/dberto-sansibar-sabino-trio-l...

08/12/2016

Estupendo, caro pero una calidad excepcional.

De esos sitios que tienes que conocer por lo menos una o dos o tres veces en la vida. La calidad del marisco y pescado buenísima. Merece la pena

02/06/2016

PRODUCTO EXCELENTE

Si te gusta el producto de primera calidad, bien seleccionado. No tardes en conocer este restaurante.
El genero que gasta Berto estará en extinción dentro de no muchos años.
Marisco gallego excelente y pescados de gran tamaño, son su filosofía.
Ofrece pescados a la parrilla, al horno, guisados o a la plancha.
La tarta de queso, de las mejores que he probado.
La carta de vinos es muy buena, con una selección estupenda de vinos gallegos tanto blancos como tintos.

03/06/2015

D'Berto, La Marisqueria

Muchas veces habían sido las que había oído hablar de este sitio en El Grove. Siempre había pensado que no debía de ser para tanto dado que su éxito está basado, sobre todo, en la materia prima, y al final materia prima, en Galicia, abunda. Después de esta primera visita, y espero que no última, puedo afirmar que, efectivamente, es la mejor marisquería a la que he ido.

Cuentan que de toda Galicia, cualquier marisquero o pescador que se hace con una pieza importante, de tamaño y calidad, se la lleva a Berto, que con gusto la compra para dársela a sus comensales. De esta manera encontramos unas piezas excelsas en todo lo que nos ofrece Berto, siendo él mismo el que viene a la mesa a aconsejarte y tomarte nota.

Nosotros empezamos con su famosa empanada que es increíble, fina, crujiente y jugosísima. A continuación llego el primero de los festivales, los berberechos, de un tamaño espectacular, como ningunos que me haya llevado a la boca nunca, una delicia.

Las nécoras aparecieron en escena, en este caso no las de mayor tamaño, que os digo en serio que eran como centollos. Berto, en lo que a nécoras y cigalas se refiere te deja elegir diferenciándolas en 3 tamaños diferentes. Las nécoras ricas, pero quizá lo que menos diferencia tuvo con la que te puedas tomar en otro sitio.

Sigue leyendo en: cookinganddisfruting.blogspot.com.es/2014/09/dberto-la-marisqueria.html

Síguenos en Twitter (@cookdisfruting), Instagram (@cookingdisfruting) y Facebook!

17/09/2014

EL MEJOR SITIO DE MARISCO DE ESPAÑA

D’Berto es considerado el mejor sitio de marisco de España.

Aparte de por su excelente calidad, la fama de este restaurante viene por ofrecer las piezas de marisco más grandes que jamás vayas a ver. Percebes del tamaño de tu dedo índice, berberechos como pelotas de golf, centollas que parecen aliens, bogavantes de 6 kilos, cigalas que no entran en la bandeja…

No siempre el mayor tamaño garantiza mejor sabor pero os aseguro que merece mucho la pena ir a D’Berto y poder comer piezas XXL. Es parte de su encanto.

¿Y cuándo se pueden encontrar esas piezas XXL? Pues amigos, aquí está el punto más importante de este restaurante.

NOVIEMBRE ES EL MEJOR MES PARA DISFRUTAR AL 100% DE D’BERTO.

Otras buenas fechas para ir son febrero-marzo-abril.

Mi primera visita fue un abril y pude disfrutar de unas piezas descomunales. Esta segunda visita ha sido ahora en septiembre y la diferencia ha sido importante.

Donde más se notaba la diferencia es en berberechos y zamburiñas que en esta fecha son mucho más pequeños que a partir de noviembre. La cigala también era sensiblemente más pequeña a la que pude degustar en mi primera visita. Otro fallo de septiembre es que no hay centollo.

Volvamos a hablar de D’Berto.

Este restaurante se encuentra en O’Grove, Pontevedra. ¿Cómo se puede ir hasta allí desde Madrid? La mejor opción es ir en avión a Vigo y luego alquilas un coche –30 minutos-. La otra opción es chuparte 5 horas de coche (yendo rápido). Hay quien puede decir que 5 horas de coche desde Madrid no le compensan ni de coña pero a mi que me gusta viajar y salir de Madrid, sí me vale la pena.

Concretamente, mi plan de este fin de semana ha sido el siguiente. Salimos de Madrid un viernes a las 16 y a las 21:00 estábamos ya en O’Grove. La mejor opción es alojarte en el Gran Hotel de la Isla La Toja. Esa noche fuimos a cenar a EL CULLER DE PAU (1 estrella) que está a 10 mins en taxi. El sábado fuimos de playas que por ahí las hay chulísimas y cenamos en D’Berto. Tras la cena, borrachos, fuimos a salir por Sanxenxo (15 mins en taxi). El domingo un poco de playa y a las 15 nos volvimos, llegando a Madrid a las 20.

Palizón de cojones. Eso nadie lo pone en duda. Pero sales de Madrid y desconectas.

Al frente de D’Berto está Berto, un tipo muy simpático aunque esta vez no le pillamos en su mejor momento. Se le veía algo cascado de currar toda la semana y todo el verano. Y es que aunque verano no sea la mejor época para el marisco, debido a que la zona se llena de turistas, Berto abre y hace su agosto. También abre hasta los domingos.

El comedor es sencillo. No os esperéis grandes lujos ni una taberna cutre. Simplemente correcto.

Jamás aceptéis una mesa en el comedor acristalado del fondo. Las mejores mesas son las de la entrada que es donde se ve a Berto cogiendo las piezas de marisco.

Hay mesas redondas perfectas para 6.

Aunque os traerán la carta realmente sirve de poco. A D’Berto se viene a comer marisco y sin mariconadas. Otro consejo: para ir a D’Berto acojonado por cuánto te va a salir la cena y cortándote a la hora de pedir, mejor no vayas. D’Berto no es caro. Simplemente el buen marisco se paga.

150 creo que es un presupuesto correcto con el que ir a D’Berto.

Otra punto fundamental: ser una mesa de 5 o 6 es perfecto para poder probar la máxima variedad posible de marisco y no acabar pagando 300 € / barba. En mi primera visita éramos solo dos y como queríamos probar mucho, la broma nos salió a 250. Esta vez éramos 6 y poniéndonos como cerdos pagamos 110 €.

En esta segunda visita, entre seis tomamos:

Una empanada casera (15 €). Buenísima. Perfecta como aperitivo.

Ostras (2 € / pieza). De Cambados. Muy buena.

Percebes grandes (36,25€ / 250 grs) y percebes medianos (48€ / 400 grs). Pedimos ambos para comparar. Los dos estaban deliciosos pero me quedo con los grandes. Podría comerme kilos y kilos de este bicho que cada vez que lo veo pienso en quién sería la primera persona en la historia que se lanzó a comer un percebe. Tenía que tener mucho hambre.

Berberechos (14 € / 12 piezas). Muy buenos de sabor pero pequeños. Nada que ver con los XXL que comí en mi primera visita.

Zamburiñas (18 € / 12 piezas). Hechas a la plancha también eran pequeñas.

Navajas (24 € / 12 piezas). Grandes y muy ricas.

Almejas a la sartén (20 €). Buenas.

Cigala super cocuda (154 € / 3 cigalas). Buen tamaño aunque aquí las he comido más grandes. Deliciosas. Cigala y percebe está en el top de mis platos favoritos del mundo.

Nécora. Tamaño XL. Brutal. De lo mejor de la cena.

Langosta (168 €). A la plancha. La traen ya abierta y troceada para que sea más fácil comer. Me encantó.

Bogavante (110 €). La absoluta decepción de la noche. Lo prepararon a la plancha y vino con un exceso de sal y aceite que lo hacía incomestible. Este error en la cocina puede que tenga su justificación. Os cuento. Llegamos a cenar a las 22:30 y como veis pedimos infinidad de cosas. Además dijimos que nos fueran trayendo la comida poco a poco. Pues a la 01:30 de la mañana aun nos faltaba por tomar la langosta y el bogavante. Y ya no quedaba nadie en el restaurante. Por tanto, es comprensible que la cocinera a esas horas estuviera tan cansada de llevar todo el día haciendo pescados y mariscos que al preparar el bogavante se hubiese quedado medio sobada y se le hubiese caído el bote de sal y la botella de aceite en la plancha.

A los postres nos invitaron y menos mal porque estaban malísimos. Se supone que la tarta de queso es su especialidad pero la nuestra estaba pasadísima. Hincharos a marisco y punto.

Para beber…madre mía. Nos pimplamos 7 botellas para los 6. Varios champús, algún albariño y godello. Un fallo es que o les insistes mucho con que quieres albariños diferentes y especiales o te traen un Martin Codax o similares.

La cena acabó a las 3 de la mañana. Espectacular. Y la cuenta salió a 114 € por barba. Excelentísimo precio para semejante mariscada. Y es que como os decía, cuantos más seáis, más probaréis y más barata saldrá la cena.

La próxima vez que vuelva a D’Berto será en el mes de noviembre, un sábado para comer y una mesa para 6. Ese es el plan perfecto. Y sin descartar empalmar con al cena.

Vincent Hanna

Leyendo esto dan ganas de coger el coche ahora mismo y plantarse en O Grove. Yo había oído hablar de él como un "must" de Galicia y veo que se confirma. De vino supongo que sería también una orgía de albariños, ¿no?.

16 de abril de 2012

ALBERTO DE LUNA FANJ...

Así es, tienen una buena carta de albariños de productores pequeños, es decir, no el mítico Martin Codax o Terras Gaudas, a precios razonables (18-25 euros) y que están buenísimos

17 de abril de 2012

25/08/2014

La mejor marisquería de España 2014

Tras la visita puedo decir que el premio es merecido.
Berto se reinventó un convirtió una churrasquería de las que viven con más pena que gloria, en un local elegante y sin alardes donde tomar el mejor marisco y pegarse un buen homenaje. Te puedes pasar sin miedo a conocer el mejor producto gallego que hay.
Buenas cartas de vinos, una resumida y otra extensa, con precios para el restaurante y para llevar.

En los fogones está Marisol, la hermana de Berto, cuyo mérito es no estropear este producto tan especial que llega de las lonjas. Y cocina al gusto del cliente, cocido, brasa, plancha o guisado las piezas elegidas.

Nos dejamos aconsejar por Berto y sus recomendaciones.
Y me alegro, todo exquisito.

Empanada casera (con pulpo y mariscos de verdad, no de lata de bonito).
Almejas a la marinera, zamburiñas a la sartén vuelta y vuelta... excepcionales.

De segundo nos recomendó un cabracho y me decidí a probarlo a la brasa.
Tan exquisito como feo es el pez. Pudimos acabar con él ;)

Y que mejor que terminar con unas filloas, finitas finitas, de crema y nata.

Desde luego una experiencia. Controlando que no se te vaya la mano con el marisco, unos 60€ por barba. Calidad/precio excelente.

01/08/2014

Calidad precio excepcionalmente buena. Un sitio especial.

Segunda visita agosto 2014

Mismas buenas sensaciones. Un gran restaurante.

Elegido mejor restaurante de pescado y marisco de España en 2014 en Madrid fusión.

-------------
Grata alegría. Gracias a los usuarios de 11870 por el descubrimiento.

La oferta de restaurantes en O Grove es extensa, pero este restaurante merece mención especial.

Comenzamos con un aperitivo de la casa, caballa en escabeche blanco. Sorprendente, un buen inicio.

Después, siguiendo en parte los consejos de Berto, tomamos navajas de la playa de la lanzada (no sabia que había navajas de semejante tamaño), muy buenas, berberechos al vapor, increíblemente frescos, y empanada de pescado y marisco, realmente de nivel.

A los segundos, rape al brasa, espectacular, sin palabras, rape a la romana, muy jugoso, y palometa a la brasa, impresionante. Raciones muy generosas.

A los postres, filloas, realmente ricas, cañitas rellenas de crema, buff que recuerdo, y tarta de queso al horno, memorable, imprescindible, un postre para conservar en la memoria...

Agua, botella de albariño (Zarate 2010, realmente bueno) y cafés. Chupitos a cargo de la casa. Servicio amable y especialmente atento por parte del propio Berto.

Todo por 150 euros para tres personas. Calidad precio excepcionalmente buena. Un sitio especial.

04/08/2014

MARISCO ESPECTACULAR

Que pena q me pille tan lejos de donde vivo. Impresionante marisco: almejas, zamburiñas, navajas... y de remate el mejor bogavante de mi vida, mitad plancha mitad cocido. De postre filloas muy ricas. Un diez. Tambien en el trato.

27/07/2013

Por fin, una MARISQUERÍA de verdad en Galicia

He de decir que tan buenas críticas me habían despertado unas muy altas expectativas, lo cual a veces conduce al mayor de los desengaños. Pues bien, no es el caso. Más al contrario, este lugar se convertirá sin duda para nosotros en lugar de peregrinación y celebración de eventos. Despues de visitar casi todo lo nombrado de Galicia en pescados y mariscos, he de decir que D'Berto es sin duda una MARISQUERÍA. Con mayúsculas. Porque uno está cansado de recorrer renombrados locales así autodenominados en los que una extensa carta de mariscos se acompaña de un "hoy no tenemos de esto", "hoy no es temporada", etc, etc, etc. Pues bien, aquí no solamente hay todo tipo de mariscos, de temporada lógicamente, sino que además lo que hay es lo mejor de lo mejor. La materia prima es extraordinaria, en calidad y en tamaño. Hablo por lo que comimos, por lo que vimos y también por lo que oímos de las otras mesas, ya que como es lógico entre 2 personas no podemos probar todo el extraordinario género disponible. Percebes espectaculares, grandes de verdad, de los que solamente le había visto a un conocido percebeiro de Cedeira y que, según el, "marchan todos para Madrid y País Vasco" a un increíble precio de 170 eur el Kg. Una almejas "a la sartén" excepcionales, casi únicas, solo comparables a las de Loliña, en Vilagarcía. Salpicón de bogavante de verdad, abundante, sin disfraces, acompañado de rape y huevo cocido. Además de esto que tomamos, en las mesas cercanes se oían exclamaciones de asombro con un espectacular bogavante a la parrilla, nécoras, las mismas almejas a la sartén, etc. Al salir, vemos en el mostrador unas ostras gigantes, unas cigalas de impresión, y así todo.
Pero no solo de mariscos vive D'Berto: el apartado de pescados es simplemente espectacular. Especímenes de gran tamaño de sargos, san martiños, lubinas y excelentes palometas adornan el mostrador y la carta. Optamos por media palometa a la brasa para dos, abierta sin más por la mitad y acompañada, como todos los pescados, con unos estupendos grelos con cachelos: sin palabras. Me quedo con ganas de pedir la otra mitad, aunque mi mujer me hace desistir, ya que el bicho rondará bien los 2 kg.
Queda hablar de la sala, bien puesta, con mesas bien vestidas, mucho mejor que las desmerecedoras fotos que se ven en internet, y por supuesto, del excelente, agradable y amigable servicio, a cargo del propio Berto, otro maitre y dos jóvenes camareros/as.
Por último, los precios. En primer lugar, decir que he leído en varios sitios que la carta no mostraba los precios, sino que constaba el recurrido S/M, que tantos disgustos ( y discusiones ) acostumbra a dar a la hora de pagar. Pues bien, conociendo a Berto, diría que esas críticas llegaron a buen puerto y ahora la carta muestra de una manera absolutamnente detallada todos los precios del género disponible, distinguiendo además por tamaños de las piezas. Una sabia decisión que evitará más de una mala cara.
Sin duda me olvidaré de algo, pero lo dejo para la próxima y prometida visita.
Visitado el 26/07/13

08/12/2013

top arousano

El nuevo sitio para marisco pescado en zona Toxa. Impresionante calidad/precio

15/09/2014

Respeto y culto al producto, sin adornos ni estridencias. un must