Productos frescos y de temporada tratados en recetas sencillas que se preparan con mimo y paciencia dan lugar a platos sabrosos, delicados y llenos de frescura.

descripción completa de Dabbawala

Ordenar por:

relevancia fecha

05/03/2017

Esperaba bastante mas.

Aunque la visita a Dabbawala siempre se acababa postponiendo, la verdad es que era un sitio que estaba en lo alto de mi lista de pendientes ya que pensaba que se iba a comer bastante bien. Desafortunadamente en mi visita no fue así; esperaba bastante mas y me pareció un restaurante como tantos otros que puede haber por Madrid, donde el nivel está muy alto.

El restaurante está situado en una perpendicular a Santa Engracia. Es un restaurante no muy grande, con una decoración ecléctica pero no confortable del todo y un espacio para cenas privadas.

La carta sigue un concepto de cocina de mercado, con un número de platos reducidos. Es una carta que no permite ni compartir ni probar demasiadas cosas ya que no sirven medias raciones y las elaboraciones van emplatadas individualmente.
Me gusta que emplaten individualmente los entrantes pero también que me den opción a probar mas cosas si quiero, es decir, en La Tasquita de Enfrente lo hacen de manera parecida pero al final te montas una especie de menú degustación y sales encantado, sin embargo aquí todo fueron problemas al pedir, con el típico camarero que te corta las alas y que se empeña en marcarte la comanda.

El timing de la cocina fue bueno pero el servicio de sala fue desastroso, a excepción del chico delgado con barbita que controlaba bastante. Parece que falta personal ya que tardan en atender, coger la comanda, servir las bebidas, el pan, aperitivo... y de la cuenta ya ni hablamos.

La carta de vinos también es corta. Demasiado corta. Aquí no influye el mercado ni las temporadas por lo que sería razonable añadir unas cuantas referencias mas.

Antes del primer plato te sirven como aperitivo un jurel con mango, encurtidos y mousselina de acitunas. Está bueno, es un plato que no falla. Lo único que no me gusta es la combinación con tanta aceituna, que creo le resta sabor.

Ahora te sirven el pan, horroroso, me recordó a un pan alemán de centeno en molde que venden en el Hipercor y que está mas seco que la mojama.

El primer plato fue lo mejor de la comida, CARABINERO CON MANITAS Y TOCINO. Buen punto del carabinero y buen juego de texturas con la cabeza crujiente, que se come entera.

Seguimos con el ARROZ CON CIGALITAS servido en una horrible bandeja cuadrada. El arroz viene muy caliente y no sabe a nada. Unos minutos después con el arroz mas reposado va ganando en sabor. Correcto.

El PESCADO DE ROCA THAI no me gustó nada. Se trataba de cabracho rebozado con un marinado que me recordaba al cazón en adobo y una saladísima salsa "thai" a base de soja. Sobró.

Terminamos con CODORNIZ ROYAL EN TRES GUISOS –pechuga, muslo y su paté–. Correcto.

Terminamos con la CHEESECAKE desestructurada, que consta de una crema de queso, galleta y un buen helado de frambuesa. Bien.

Cuando después de 10 horas por fin nos hace caso un camarero pedimos la cuenta y nos la trae otras 10 horas después. Mientras tanto están montando las mesas para el día siguiente en vez de hacer caso a las 4 mesas que quedábamos. Por lo menos podrían estar un poco atentos.

Esto no lo entiendo y es bastante habitual en general. Aunque el servicio haya sido fluido durante la comida, al final se relaja y tardan una barbaridad en traer la cuenta y cobrarte. No lo entiendo. A ver, si pido la cuenta es que me quiero ir y me jode tener que estar esperando.

Creo que pagamos unos 50€ por barba, y procuramos dejarlo justo para no esperar mas.

18/07/2017

Menú de mercado 35 € persona

Para repetir muchas veces. El menú está compuesto por 4 salados y 1 dulce. Lo que más nos gustó:

- Arroz con cigalitas, en una paellera pequeña rectangular una fina capa de arroz con las dos cigalitas en medio, muy bueno de sabor y cantidad.

- Canelón rossini versionado, apto para celiacos parece pasta pero es una hoja de apio en realidad lo que le rodea. Tremendo.

Relación calidad precio, perfecta.

29/11/2016

comida buena y original, precio correcto y sala pereza y poco animado

Un sala un poco pereza, como de Cuéntame… que lo suplen con un servicio extraordinario y una comida bien elaborada, con productos muy españoles elaboran un menú degustación para probar de todo a una muy buena RCP.
Pedimos la ensaladilla(15€), que no tiene nada que ver con una rusa con mahonesa, esta es una especie de menestra en una base de algo que no recuerdo pero que estaba bueno.
Una sardina en escabeche con un puré de acompañamiento
Ortigillas, si te gustan (sabor muy a mar) están muy buenas, estas vienen rebozadas con alcachofas.
Arroz con cigalitas 19€, estupendo. Una tarta de zanahoria 7.5€ muy rica, con una presentación algo distinta también hicieron de una gran comida.

06/07/2017

Excelente sorpresa

Me gusta la decoración, mesas muy separadas y acogedor.

Nos decidimos por el menú de mercado ( 4 platos más postre). 45€ creo recordar.
Me pareció una RCP buena y razonable.
Buen emplatado y un buen servicio. Tienen menú diario por 14€

Me gustó. Volver.

10/10/2016

Muy flojo, no sorprende, me esperaba mucho más

Tras ver su paso por el famoso programa de top chef creía que me iba a llevar una grata sorpresa, pero la verdad que ali decepcionado con el menu degustacion, pedimos el largo y salvo el plato de ortiguillas fritas cn alcachofas el resto me parecieron platos muy planos y sin sorpresa alguna, encima no es barato, te pegan un rejazo de los buenos.
en definitiva una decepción.

23/05/2016

A la segunda, ........ , bajada de una estrella.

21-5-2016. Mediodía.

Segunda visita a este lugar, y me temo que pasará mucho tiempo hasta que se produzca una nueva, si se llega a producir, claro, pero por aquello del refrán, no cerraré la puerta.

Carta corta, pero es decisión del chef, luego si vienes lo aceptas, de lo contrario, ya sabes, ....., no obstante, la carta que ofrecen en el interior del establecimiento, no coincide en su totalidad con la publicada en el exterior del establecimiento ¿?

Carta de vinos escueta y predecible, ninguna novedad significativa. De este apartado, nos decantamos por un La Trucha un albariño que entra fácil, sin complicaciones.

Mención merece la sala, por cierto mas o menos, medio aforo. Hacía tiempo que no encontraba un servicio de sala que denotaba en sus maneras, tan claramente, que hoy no tenía su día. Seco, explicaciones atropelladas como si tuviera mucha prisa, - y no sería por el exceso de trabajo precisamente -, retirada de platos antes de tiempo, reposición de platos precipitada. Francamente mal.

Después de esa segunda visita, me atrevo a calificar la cocina de este lugar, como una cocina visual, destinados a alegrar la vista del comensal. Estéticamente los platos presentados son vistosos, son bonitos, tienen expresividad, pero, gustosamente hablando, no todos representan plena satisfacción.

A un aperitivo previo, que no recuerdo su composición, - y eso que se le preguntó hasta dos veces por ello -, solo recuerdo que llevaba un fondo de crema de huitlacoche con unos choclos y no sé que mas, ni mi paladar ni mi memoria recuerdan mas, le suceden :

- Alcachofas con ortiguillas erizo y nabo ibérico.

- Carabinero, manitas de cerdo y tocino de bellota.

- Arroz de cigalas y marzuelos.

- Suquet de pixin con limoncillo, jengibre y apio-nabo.

- Mollejas de ternera, gambon y trompetas de los muertos.

- Angle de ternera, quinoa y salsa española.

- Tarta de queso

- Bizcocho de zanahoria.

No me voy a extender mucho, salvo el plato del carabinero, - buen plato -, y las aportaciones individuales de las cigalas y las ortiguillas, mi paladar me dice que no ha salido contento y mi cabeza me dice que solo ha disfrutado con la compañía.

Cafés con hielo y punto final.

------------------------

21-11-2015. Mediodia.

Primera visita a este restaurante, al frente del cual se encuentra el cocinero Luca Rodi, personaje conocido en los medios por su pasado en Edulis y mas popularmente, por su paso por el todavía vigente Top Chef.

Situado en la zona "noble" del barrio de Chamberi, se divide en dos espacios, en la planta de calle, el restaurante propiamente dicho, y en el subsuelo una propuesta mas desenfada que responde al nombre de Underground Dabbawala.

Lo primero que llama la atención, es la decoración, un suelo de baldosas tipo hidráulicas, altos techos, columnas de madera antigua sobre pilares de piedra, mesas cómodas, bien separadas y bien vestidas, sillas diferentes para cada mesa y copas de agua con color diferente para cada mesa. Decoración muy agradable.

Carta breve, sin clara distinción entre entrantes y principales, precios razonables y posibilidad de menú degustación de 9 pasos a elegir por el chef a 48€/pax sin bebida y algunas propuestas fuera de carta. Optamos por la carta.

Carta de vinos, correcta, ni amplia ni escasa, manejable con precios razonables. Nos hemos decantado por un Gewurstraminer de Somontano, Sommos Coleccion mas que correcto, sin llegar a ser el mejor de los probados de esa uva y origen geográfico.

Servicio de sala, muy amable y pendiente de las mesas. Aforo de mas menos, tres cuartas partes.

Entretenimiento de plátano laminado y frito y una crema tibia de coliflor con niscalos suponen el comienzo de esta experiencia.

- Navajas a la plancha con acelga roja y membrillo. Buen producto y buena conjunción de sabores.

- Calamar a la plancha con tirabeques, jengibre y cilantro. Excelente punto del calamar, lastima del exceso de jengibre, con una menor proporción hubiera quedado un plato de diez, su sabor tenia excesivo protagonismo.

- Ventresca de bonito ahumada, cebolla francesa al soplete y salsa de pimientos (Plato fuera de carta). Platazo, sencillamente. Bonito muy jugoso, salsa que acompaña perfectamente y un toque crujiente de cebolla. Rico, rico.

- Lomo de vaca rubia gallega con chiplote y quinoa. De las carnes mas tiernas y con mejor sabor que he tomado recientemente. No necesita la aportación de la quinoa ni del chiplote, ella sola se basta y sobra para completar un platazo.

- Bizcocho de zanahoria, helado de vainilla, sopa de chocolate blanco, especias y Ras al Hanut. Impresionante. Me ha encantado. Postre redondo.

- Tarta de queso, frutos rojos, crumble de galleta y helado de frambuesa. Su versión que mas que una tarta deberíamos hablar de una crema de queso, con un gran sabor y un mas que agradable contraste del helado con la crema.

Cafés con hielo sin petit fours, ponen punto final a esta visita que nos deja muy buenas impresiones.

Como resumen, un local muy agradable y donde nos hemos sentido muy a gusto, una cocina muy solida y con mucho gusto, a la que habrá que volver.

Dabbawala

Hola José Luis Gracia muchas gracias por guardarnos. Un saludo.

9 de septiembre de 2014

Miss Migas

Desde hace tiempo está pendiente y ahora, tras ver a Rodi en la tele, más. Me ha parecido un gran tipo.

22 de noviembre de 2015

spider72

Buen areseña JL. Cómo salió de precio a la carta?

23 de noviembre de 2015

Gath

Gracias Spider. En torno a 118-119€/2 pax, con la formula 2+2+2+bebidas. Bastante similar a la fórmula menu degustacion.

23 de noviembre de 2015

spider72

Perfecto. Mucho más claro ahora. Vale anotado.

23 de noviembre de 2015

Miss Migas

Un fiasco.

23 de mayo de 2016

spider72

Bueno bueno

23 de mayo de 2016

11/05/2017

TIOVIVO

Días que sí, días que no.... días que te vas de precio, días que sales encantado con lo que has pagado.
Hemos ido como 7 veces y he salido enamorado y muy disgustado.
Eso sí, parte de arriba muy bien puesta y se come muy bien por lo general.

30/05/2016

Cocina visual, servicio quemado y sabores a medias

Mayo 2016

spider72

"ardo" en leer el detalle.

30 de mayo de 2016

13/03/2016

Dabbawala el restaurante del televisivo Luca Rodi

En general, en el aspecto cocina estuvo bastante bien, original, elaborada, raciones dignas (con alguna excepción), el menú variado aunque algún plato mejor que otros. Quizá faltó algún plato más de pescado que sustituyese alguna carne. Lo más flojo, la parte de los postres. El local tranquilo, espacioso, decoración agradable. El servicio, aceptable, con un equilibrio entre lo forma y lo informal perfecto. El ritmo correcto, ni demasiado atropellado, ni esperas interminables entre plato y plato. La relación calidad precio aceptable. Recomendable para ocasiones especiales sin que se dispare el presupuesto en exceso.

Qué comí.-

- Carpaccio de vieiras con chantarelas y vinagreta de sésamo.
Correcto sin más y demasiado microminimalista por lo que apenas se llega a apreciar.
- Jurel en salmuera, encurtidos, pomelo y eneldo.
Curiosa combinación que funciona, pero no entusiasma.
- Carabinero, manitas de cerdo y tocino de bellota.
Genial, fue con mucho el plato que más me gustó y que recomendaría que no os perdieseis. La elaboración es muy trabajada ya que deshidratan el carabinero para que también la cáscara sea comestible y la combinación con las manitas y el tocino muy equilibradas. Un plato de diez.
- Alcachofas, ortiguillas, erizo y nabo ibérico.
Ni fu, ni fa. Se deja comer, pero pasa sin pena ni gloria.
- Anticucho de paloma torcaz.
De sabor intenso, no está mal, pero si no te gusta la carne de caza, es un plato difícil.
- Mollejas de ternera, gambón y trompeta de los muertos.
Otro de los platos más recomendables del menú, aunque con el problema de que la ración peca de demasiado escasa para llegar a apreciar los matices de la combinación de sabores.
- Oreja de cochinillo confitada en salsa oisin.
Plato curioso y atrevido. La oreja llega entera y se ha de comer con los dedos. Para evitar tentaciones, te retiran los cubiertos.
- Huevos trufados con boletus edulis salteados.
Buen plato con un sabor también muy intenso. Difícil para algún paladar.
-Tarta de queso casera con sorbete de frambuesas.
Correcto, pero simplón.
-Bizcocho de zanahoria, chocolate blanco y Ras al Hanout
Más trabajado y mucho más interesante y original que el postre anterior. No es de diez, pero sí curioso.

No hubo petit fours ni chupito de cortesía.

Vino.

Tilenus Pagos de Posada 2008 (25 euros), una D.O que me gusta bastante, es un tinto con poca crianza por lo que sabe más a frutas que a madera, intenso y a la vez suave. En tienda está en torno a los 15 euros, una vez más se cumple mi teoría de precio restaurante = precio en tienda + 10 euros.

Agua (3 euros)

Precio razonable.

Total de la cuenta para dos comensales: 135 euros

25/11/2016

Exportvinos

Mañana vuelvo a comer!! Estoy seguro que seguirá al mismo nivel de siempre. La última vez llevé a unos amigos que no lo conocían y se quedaron impresionados. De lo mejorcito de Madrid a día de hoy

5 de diciembre de 2013

17/03/2016

Puntuación 8

Le tenía ganas a este local y considerando que está literalmente al lado de mí casa... Allá nos armamos de valor y no decepcionó.

Optamos por el menú de degustación de 40€ más Albariño de 24€. Total unos 54€ por cabeza.

El local está muy chulo y se está muy agradable. Las mesas están decoradas con buenos manteles de tela. Bien acompañado de sus servilletas también de tela. El servicio estaba muy bien. Una parte fundamental de la experiencia culinaria.

Empezamos con un aperitivo compuesto de huevo y lentejas. ¡Riquísimo! No puedo describir los sabores pero no sabía a nada de lo anterior. Luego continuamos con los cuatro platos más el postre.

Soy una de esas pocas personas que no les gusta los langostinos, gambones y demás hermanos de este noble marisco. Pues me lo comí aquí. Estaba deshidratado y frito. Se podía comer todo el cuerpo del bicho. Un plato fantástico.

Recuerdo con especial cariño el postre. Algo que no suelo pedir por considerarlo poco masculino. Fue probar la tarta de zanahoria y el aroma era muy intenso. ¡Súper intenso!

Íbamos a probar la parte "Underground" pero no escuché musiquita así que no pude probar sus copas.

Muy recomendable este restaurante con difícil nombre.

18/11/2015

La cocina de Luca Rodi en Madrid

Tras un par de semanas cerrados por vacaciones viajeras volvemos con fuerza y para ello ahí va una recomendación gastronómica de altura, el restaurante Dabbawala del chef Luca Rodi al que recientemente hemos podido ver en el programa de televisión Top Chef.

Situado en el madrileño barrio de Chamberí, Dabbawala ofrece una doble propuesta que tiene como denominador común el producto de calidad y los toques de autor. Por una lado tenemos el llamado Underground en la planta baja, con decoración en ladrillo visto, ambiente informal y una propuesta mas desenfadada. En la planta superior se encuentra el llamado restorán, con un ambiente más formal y sofisticado y una propuesta gastronómica que gira en torno a su menú degustación.

Tras haber visitado previamente el Underground en dos ocasiones ya tocaba visitar el restaurante principal y probar la joya de la corona.

Una salón grande con decoración íntima, mesas cómodas, iluminación tenue y sobre todo personalidad propia. Un ambiente perfecto para una cena en pareja.

Luca Rodi es un tipo amable, cercano y en cuya cocina se refleja su espíritu viajero y continua evolución. Su cocina obedece a un claro respeto por el producto al que le confiere su toque personal con la inclusión de esos ingredientes de la cocina peruana y asiática que a mi personalmente tanto me gusta.

Una carta relativamente corta de la que sale su menú degustación de 9 pasos que va cambiando continuamente y que merece mucho la pena probar.

Un plato muy fresco para comenzar, el jurel en salmuera con encurtidos, pomelo y eneldo. Ingredientes que combinan a la perfección junto a la intensidad del aceite y en el que los amantes de los aceites potentes disfrutarán de lo lindo.

- See more at: espaciossecretos.com/2015/11/18/dabbawala-la-cocina-de-luca-rodi-en-...