Diablito Food & Music

Ordenar por:

relevancia fecha

11/03/2007

johny mepeino lo descubrió en marzo de 2007

Erasmus y cosmopolita.

Una vez allí, agenciarse una mesita cerca de algún grupo de guiris rubias a ser posible y pedir una botella de vino. Esto último puede parecer una obviedad, pero resulta importante, ya que, al ser un fast-food hecho casi exclusivamente para erasmus europeos que vienen a España a beberse hasta la última gota de sangría que se encuentren, se da la curiosa circunstancia de que una botella de vino medianamente bebible te sale por 7 u 8 euros, mientras que por un combinado en jarra con hielos de Fanta limón y vino peleón te sablan 10 o 12 euros del ala.

En “Diablito” se come mal, para qué engañarnos, pero el ambiente es tan pretendidamente cool y cosmopolita pero a la vez tan poppi-cañí que casi hasta te crees que las pizzas precocinadas, las ensaladas y los doritos esos con queso fundido que te ponen son el último grito en nouvelle cousine. Y es que, realmente, lo de menos en este sitio es la comida. Ver a hordas de rubias vikingas con las mejillas sonrosadas por el poderoso embrujo de Baco, a los/as camareros/as altos/as, modernos/as y monísimos/as de la muerte bajar de la escalera con los brazos llenos de platos (especial atención merece para las féminas el camarero “titular” del lugar, un mancebo extraordinariamente parecido al insulso actor Eduardo Noriega por el cual beben los vientos el 80% de las estudiantes erasmus –y no erasmus- afincadas en la ciudad), tener la oportunidad de observar cómo los jugadores del Valencia C.F. lucen palmito ante pijísimas niñas anoréxicas o alarmarte ante el consumo desmesurado de sustancias estimulantes del sistema nervioso central de los más allegados a la cúpula de poder del “Emporio Warhol”, todo ello por menos de 20 euros y además irte a pillar el colocón ya cenadito no deja de ser todo un chollo para los golfos ávidos de curiosidad y glamour chusco. Eso sí, conviene reservar jueves, viernes y sábados, y si me apuras, hasta los miércoles, cuando, aprovechando el tirón de los erasmus, por 12 euros ofrecen algo de alimento sólido y sangría Don Simón de forma ilimitada.