En los Días Desur puedes volver en verano, te despiertas sobresaltado, abres las ventanas y las cortinas se parten de risa, los papeles se pierden, los libros se abren en direcciones imposibles, suenan portazos sin enfados y no sabes que ponerte. En los Días Desur te apetece algo distinto, un salmorejo y un beso, u...

Ordenar por:

relevancia fecha

Te recomendamos:

24/07/2015

Todo un acierto si pasas por Santander

Cuenta con una extensa carta llena de contrastes. Desde un buen número de especialidades montañesas a base de pescado de la lonja y ternera ecológica a los sabores asiáticos de un Pad Thai, un salteado de rape indio/malayo o un curry vegetariano, todo ello sin pasar por alto un guiño a la cocina italiana y a la imprescindible hamburguesa. Además dispone de una treintena de vinos (por copa) y una barra repleta de pinchos.

Otro aspecto a destacar de la filosofía de este restaurante santanderino es su apuesta por los pequeños productores desde el inicio de su actividad, cuando quizás no estaba tan de moda.

Sigue leyendo en el blog 'La Madrid Morena': lamadridmorena.com/2015/07/24/dias-desur-y-de-norte

10/03/2014

zama lo descubrió en enero de 2008

Me encanta la decoración de este sitio. Pocas mesas para la zona de barra pero tiene un comedor amplio. En barra tienen raciones, minitortillas, raciones pequeñas de platos orientales sorprendentes. Reservas sólo grupos. Las hambuerguesas para tomar en las mesas espectaculares, especialmente la Macfoie y la mac iberica. $$
------
Rev marzo 2011
Han ampliado un montón la carta de la barra, ahora te puedes tomar prácticamente todo lo que había en el menú pero en mini en esa zona.
Las hamburguesas de carne ecológica habrá que dejarlas para otro día.
Por cierto, me encantan los textos que acompañan las cartas, me siento totalmente identificada con lo de que en cuanto hace bueno llamamos a los de Madrid para contarles que estamos en la playa...
----------
Rev julio 2013
Hoy he ido a tomar el menú del mediodía entre semana. Por menos de 13 euros no se le puede pedir más a un menú, al menos 10 primeros y 10 segundos para elegir y todos eran bastante apetecibles, de esas veces que te cuesta un montón decidirte. Yo tomé ensalada de tomate y queso fresco y de segundo lomo de merluza con salsa al champagne. De postre tienen los helados y sus grandes clásicos, tarta de queso, tatin y brownie.
------------
Revisión marzo 2014
Cada vez me gusta más su barra. La caña, creo que a 1,5 estupenda con su tapita a elegir. Si lo complementas con una copita de vino y una mini burguer, mi favorita la porteña, por unos 6-7 euros has hecho un picoteo buenísimo para un día entre semana.

zama

un acierto las tapas que dan desde hace un tiempo en la barra con las consumiciones. Muy bien!!

3 de abril de 2013

03/01/2012

Para no volver

Éramos 7 y pedimos:
Pinchitos tikkamassalla (x2)
Ensalada tardes nordeste
Magret de pato
Escalopines
Steak Tartare (x2)
Salteado indio malayo
Tiras de ternera crujiente
Chivito
Jarra de cerveza 1.5L
1 botella de Viña Real
3 botellas de agua de 1/2L
Tarta de manzana
Tarta de queso
Brownie
Tiramesú
Helado
2 cafés y un té
En total fueron 232,41 €

De todo ello, los pinchitos, el salteado y la tarta de manzana estaba bastante bueno. La ensalada, que llevaba magret de pato, no tenía ningún tipo de armonía (ni estética ni de sabores), peor de lo que cualquiera hubiera sido capaz de hacer en su casa. En el steak tartare la maceración brillaba por su ausencia.

Pagamos 33 €/persona. Nos pareció carísimo dada la calidad y el tamaño de los platos. Salimos bastante cabreados por la relación calidad-precio y varios detalles feos que tuvieron, como por ejemplo:

- Según la carta, el steak tartare viene acompañado de patatas fritas. Pedimos 2 platos de steak tartare y aparecieron sin patatas fritas. Las reclamamos y nos sirvieron 1 plato de patatas fritas rebosantes de aceite para las 2 personas que pedimos el steak tartare.
- Una persona pidió los escalopines que, según la carta, venían rellenos de queso tipo camembert y acompañado de patatas al romero. Le sirvieron los escalopines sin queso y con patatas normales (también rebosantes de aceite). Se lo comentamos al camarero y se disculpó diciendo que hay gente que pide así los escalopines y que, por error, era la opción que había pulsado en la PDA. Le retiran el plato y, volver a traerlo a la mesa, observamos que los escalopines llevan queso, pero que las patatas siguen sin ser las de la carta. Al volver a comentarlo, nos dicen que el cocinero suele cocinar una cantidad determinada de patatas al romero y que, al acabarse, dejan de servirlas. No nos pareció excusable.

Hay un menú de noche de 20 € + IVA, supongo que de haber elegido esa opción, nuestra experiencia hubiera sido otra. De todas maneras, no volveremos.

09/08/2011

Gran decepción. Prescindible.

Supongo que es lo que tiene el verano, pero pese al magnífico aspecto del local y la clientela, el restaurante es lamentable en cuanto a servicio y calidad de comida. Los camareros, muy muy lentos, se equivocaban en las comandas, en el cambio...
Pese a un aparentemente atractivo menú, eran las 22.00h de un viernes de Agosto y no había croquetas, ni tortilla...los camareros no sabían qué había o dejaba de haber, el problema en cocina debía ser monumental. Probamos un par de molletes y las minihamburguesas, así como las rabas de calabacín y berenjenas. Todo bastante discreto, sin alma, no decía nada, prescindible. Las bebidas más de lo mismo, cerveza mal tirada, vino caliente.
En la contraportada del menú, de excelente aspecto repito, rezaba tras la explicación del origen del local y el concepto perseguido, escrito a lápiz "Todo esto es un cuento, paga a los cocineros" Creo que algo aclara.

26/09/2011

Me imagino que este sitio en temporada alta tiene que ser algo caótico, pero no más que otros, por eso entiendo algunas criticas negativas al respecto. Yo he estado comiendo de menú (12+12 primeros y segundos a elegir) y no ha estado mal por 12`50 euros. Es de agradecer que a pesar de estar la sala bastante llena, nos han atendido adecuadamente ( especial mención a la chica de coleta que atiende en la parte de arriba, no se como te llamas pero te felicito, no es nada fácil atender a tanta gente a la vez y con una sonrisa). Varios vinos por copas interesantes y picoteo muy variado.

BATRACIO

No soy de vuestra preciosa ciudad, pero llevo visitandola como 25 años, y no dejo que pasen mas de 2 años sin ir...y yo que tambien trabajo de cara al público te aseguro que se lo que se agradece encontrarte con gente que intenta hacer bien su trabajo y ademas con una sonrisa de por medio. Y siento que Noemi ya no este con vosotros pero seguro que en la próxima visita nos encontraremos con alguien parecido...Un saludo y hasta pronto...

15 de febrero de 2012

01/10/2009

quedate con los pinchos

lo primero que pense al entrar en dias de sur es que el local era magnifico. muy amplio, techos altos y decoracion acertada. combinacion perfecta para mi gusto.

el negocio se divide en 2 zonas la de la entrada es el bar y la del fondo el restaurante.

la carta de pinchos es bastante amplia y los precios son similares a otros sitios de la zona, por lo que para cañear/tapear es perfecto.

si hablamos del restaurante la cosa cambia, personalmente sali decepcionado.

de primero pedi samosas, estaban super aceitosas y un poco quemadas. de segundo pedi pollo yakitori con patatas, la carne estaba fria y las patatas hirviendo.

hay menu del dia por unos 15 euros creo recordar con unos cuantos primeros y unos cuantos segundos para elegir.

volvere pero solo de pinchos.

08/10/2012

haciendo bien las cosas

el local es muy apetecible, el servicio es gentil y amable, la carta esta muy currada,los vinos en su punto y los precios razonables
me gusta y lo recomiendo

30/07/2008

Buen sitio, mejor en temporada baja

La remodelación de las antiguas Bodegas Bringas fue brutal: minimalismo blanco en paredes y vigas de madera, espacio diáfano en la entrada y fotos de la bahía en días de viento sur (que dan nombre al local y que son famosos en la ciudad por volver medio loca a la gente).
No reservan, pero tienen un buen sistema: vas a apuntarte en una lista, le dejas tu teléfono y te llaman cuando tengan mesa libre, con lo cual puedes seguir la ronda de vinos despreocupándote de la reserva porque está en plena zona de tapeo.
El menú es muy variado y original, ofreciendo desde platos típicamente cántabros hasta hamburguesas, pasando por platos orientales, mexicanos, italianos o marroquíes.
En general son raciones para compartir. Con 4 y algún postre suele ser suficiente para dos personas.
Los postres están ricos pero creo que no hay casi ni uno que no lleve chocolate, así que si no te gusta o eres alérgico pasarás directamente al café.
La carta de vinos es también muy interesante, con vinos diferentes (recomiendo el Carme, Ribera del Duero, riquísimo).
Tiene un precio medio: dos personas suelen comer por unos 50€, dependiendo del vino elegido.
Merece la pena ir.