Dingo presenta una cocina estadounidense cosmopolita en pleno barrio de Salamanca con recetas clásicas del país americano. La estética industrial y pensada a la perfección es acogedora e invita a probar sus deliciosos mac&cheese o las originales croquetas de pulled pork. ¡Los yankees toman Madrid!

Ordenar por:

relevancia fecha

15/01/2017

Hamburguesas en lo antaño fuera Scalpers

Ubicación inmejorable, en pleno barrio de Salamanca enfrente de la Maruca y al lado de Lateral se encuentra Dingo, en un local enorme con una planta subterranea y una zona a la entrada muy orientada al afterwork, para merendar un trozo de tarta o para tomar el vermú.

Dingo es otro restaurante de cocina americana que desde mi punto de vista destaca con algunas notas muy positivas, en primer lugar la decoración, el local mola y además es cómodo algo que muchas veces parece que pasa a un segundo plano, tiene platos diferentes a los habituales y para colmo la hamburguesa es una exquisitez, me recordó mucho a la de alfredo´s con ese toque de brasa.

Nosotros que siempre pedimos los clásicos optamos, por unos aritos, alitas, un sandwich de pollo y una burger a compartir. La montaña de aros de cebolla estaba bien, pero me molan mas los que tienen un rebozado mas ligero. Las Alitas tambien llegaron en una ración mas que generosa lo que hizo que apenas le prestaramos atención al sandwich que por cierto estaba muy rico, no es dificil hacerlo pero muchas veces fallan; y le dimos caña a la burger, de las mejores que me he comido en los ultimos meses, carne de calidad, al punto pedido y muy sabrosa, acompañada con unas patatas fritas realmente adictivas.

Me gusta Dingo, un personal simpático y atento, local superlimpio y bonito, una RCP mas que correcta y una comida rica que es lo importante.

20/10/2016

Tapeo en barra, ganas de más

Una de las últimas aperturas en la calle Velázquez al que entramos con reservas, así que pedimos sólo unos entrantes en la barra para ver qué tal.

Local amplio y muy agradable donde mezclan un estilo industrial con plantas por todas partes. El personal intenta que te sientas a gusto en todo momento.

Ganas de probar el resto de la carta después de disfrutar, y mucho, todo lo que pedimos.


- AROS DE CEBOLLA: De rebozado fino y crujiente. Algo sosones pero mejoraban con la salsa con la que vienen.

- CROQUETAS DE PULLED PORK: El indudable protagonista de estas croquetas es el pulled pork y la bechamel queda relegada a un segundo plano. Magnifico sabor! La cantidad de pulled pork que llevan hace que no sean tan cremosas como una croqueta normal, y no es una queja.

- MAC AND CHEESE: Cremosos, como debe ser! Los mejores que he comido hasta ahora en Madrid, los trocitos de costillas que llevan están buenísimos.

29/01/2017

Brasas y dejes americanos

Octubre 2016

¡Qué rico Mac&Cheese y buenas croquetas de pulled pork!

A investigar más a fondo pues sólo fue un picoteo en barra.

10/02/2018

Muy bien

Esperaba menos, y me gustó mucho. Carta muy variada con cosas para comer por 30 o por 70. Los mejillones, entraña y salmón que probamos muy ricos. Abre domingos, incluso noche. También vale para copeo a la entrada.

18/05/2018

El Paraíso Azul

Que buena estaba la lasaña y los helados,de precio,bien.
Buen ambiente para quedar con amigos.
Personal amabilísimo, gracias por existir,un fuerte abrazo.

14/06/2019

El brunch sigue evolucionando. Ya no es una excusa para disfrutar comiendo durante una larga mañana todas las exquisiteces dulces y saladas que puedas imaginar. Requiere de elegancia, sofisticación y un entorno capaz de hacerte soñar. Dingo te ofrece todo ello a través de unas luces bajas que ayudan a desarrollar confidencias y romances.

Entre susurros la mesa se llena de bondades dulces que cubren nuestras bocas de pura ternura. Panes, croissants y bizcochos abren la veda del brunch de Dingo. Primera fase completada y regada con zumos y cafés.
El brunch es nuestro maratón foodie favorito. Siempre debe plantearse por etapas, placenteras pero diferenciadas entre si, que cubren todo el espectro de sabores. La siguiente etapa conjuga el verbo placer a través de foie, croquetas de pulled pork, chile con carne o huevos pasados por agua. Difícil no sentirse saciado pero las luces juguetonas del Dingo te acarician con calma para pedirte que aguardes, que aún no ha llegado el momento del adiós. Si eres un aventurero y quieres explorar otras opciones, Dingo te ofrece la posibilidad de incluir en tu menú delicias como Huevos Bennedict, hamburguesas o maravillas de su parrilla, una de las peculiaridades que han hecho célebre este rincón de Madrid.

Ante de abandonar este restaurante con aires canallas y espíritu americano, un brindis con champán por esas mañanas que se alargan y se convierten en un tiempo aparte, ideal para compartir con personas que saborean el placer de vivir una experiencia como Dingo. (le Cool)