Un local sorprendentemente mediterráneo, con un trato cercano y acogedor, y con un cocina creativa pensada para disfrutar.

Ordenar por:

relevancia fecha

06/08/2016

¡Disfrutar es toda una experiencia gastronómica!

Aunque no lleva muchos años formando parte de la oferta gastronómica de cocina creativa en Barcelona, el boca a boca y las buenas críticas que circulan en Internet han hecho que cada vez sea más complicado encontrar mesa.
Visitamos el disfrutar un martes por la noche, un grupo de 6 personas, previa reserva por el tenedor, un par de meses antes.
Entrada nada llamativa, con una larga barra y estrecho pasillo que te conduce a un amplio comedor y sorprendente decoración estilo jardín japonés. Disponen de una terraza interior en una sala diáfana, no recomendable en meses de calor, como fue el caso.
Mesa amplia para 6 con más que correcta separación entre mesas. Buena recepción del chico muy joven y en formación , que nos sirvió y cantó los platos toda la noche. Sencilla elección de los platos, ya que nada más disponen de dos opciones: el menú disfrutar (18 platos) y el festival (25 platos). La diferencia unos cuantos platos más y bastante euros más, que hace que la cuenta supere con creces los más de 100€ por barba. Como la mayoría de referencias apostaban por el menú corto, este fue la elección. Concluido el banquete acertada elección ya que es suficiente para disfrutar de la cocina creativa del “disfrutar”.
Antes de servir el aperitivo del día, selección del vino con ayuda del somelier, aunque disponer de una gran variedad de DO nos permitió poder disfrutar del vino tinto de uva trepat de Carles Andreu de la Conca de Barberà. El precio de los vinos correcto, aproximadamente el doble que en tienda.
Empezamos la velada gastronómica con el cocktail del día y las esperadas trufas de remolacha que salen de la tierra. Ligero movimento en el vaso y aparecen las bolas de remolacha escondidas entre, tierra de chocolate creo recordar. Plato para sorprender al comensal.
Seguimos con un polvorón de tomate y aceite de arbequina. Rico rico y textura que imita el polvorón. Muy bueno, mejor que el ravioli tranparente de pesto, original envoltorio imitando una bolsita de té para mojar , pero poco sabor. Llegaron las olivas, correctas pero sin decir nombres me gustaron más otras que probé en la competencia.
A continuación de las tapas más aclamadas, creativa galleta de queso Idiazabal, imitando las Artiach de nata. Textura cremosa que hace necesario comer rápidamente. Suficiente con una, sabor intenso que empieza a llenar el estómago. Un 10 de creatividad para la tapa. Seguimos disfrutando de la cocina creativa con una yema de huevo con gelatina de setas y un mini bocadillo de marisco y aguacate, deliciosos y sabores intensos. Mención especial al dumpling de buletos por el intenso sabor a hongo.
El queso es un ingrediente de muchas de las tapas, como de los tacos de parmesano con tomate y albahaca y los originales macarrones a la parmesano que te elaboran en mesa. Imprescindible no comerse todos los macarrones sino no podrás de disfrutar del resto de platos.
Dos platos de pescado, el primero un trozo de caballa marinado muy bien acompañado de coliflor de vinagre, y un salmonete con un excelente ñoqui de berenjena. Excelentes las creaciones de pescado.
La tapa de carne fue un trozo de filete de cerdo al estilo mejicano, ya que iba acompañado de la salsa cochinita pibil y bañado en soja. El menos creativo para la vista, pero excelente sabor, ración más que correcta e incluso como en el caso de los macarrones a la parmesana algún resto quedo en el plato.
Con el estómago al 90% de su capacidad y muy castigado por la cantidad de sabores , iniciamos el tramo final del menú disfrutar con un postre ligero compuesto por un sorbete de piña con hierva marialuisa, coco y regaliz. Ligero y pese a la cantidad de ingredientes sólo destaca la piña. El más flojo de los tres. Nada que ver con el segundo y postre estrella, por la originalidad, presentación y sabor. Dos pimientos de chocolate (rojo y verde) que si te los ponen delante desconociendo su relleno, dan el pego. Además de su creatividad y originalidad resulta que el chocolate con un toque de sal es excelente. Con el sumun de los pimientos de chocolate acabamos de rematar al estómago, aunque aun nos quedaba el último postre: una lionesa de crema de café que no era plan de dejarla en el plato.
Fin de la experiencia gastronómica de la que salimos satisfechos y habiendo realizado el objetivo del restaurante: disfrutar.
Sin duda que recomiendo una visita. Muy bien invertidos los aproximadamente 80 euros que pagamos por persona.
Un buen candidato a la estrella Michelín

06/02/2018

DE LOS COCINEROS DE EL BULLI: MÁS TÉCNICA QUE SABOR

PUNT: 5 LUNAS

Lee más: dimeunrestaurante.com/restaurantes/disfrutar-2

Berri

¡Vaya leche en versión epistolar! Algo parecido me paso a mi con Mina. Ningún plato me enamoró y así es imposible Disfrutar.

hace 10 meses

30/04/2015

Las múltiples vías del gozo

Oriol Castro, Eduard Xatruch y Mateu Casañas dirigen por fin SU restaurante. Se trata de un proyecto personal, de fuerte inversión en el que quieren plasmar su forma de cocinar, su manera de hacer disfrutar. Libertad total culinaria para los artífices de muchas de las técnicas que han visto la luz en los últimos 20 años desde Cala Montjoi. Más pretensión que su primera aventura en Cadaqués.

La estrecha y simple fachada conduce a un local de pasillo angosto en su comienzo. Tras rodear la cocina vista se convierte en una amplia, espaciosa y diáfana sala. Paredes en blanco, cerámicas mediterráneas, techos altos que provocan sensaciones de amplitud. El espacio finaliza con una de esas terrazas que son parte de un patio del Ensanche barcelonés.

Entre cocina y sala, treinta y cinco personas para atender a un máximo de unos setenta comensales. Se necesita mano de obra en los tecnofogones para conformar el número de bocados de cada uno de los menús degustación (17 en el Menú Disfrutar (más corto)). Sensaciones de estar ante una cocina de elevada precisión y compleja ejecución, sin escatimar en dificultad para intentar hacer vibrar al cliente.

La emoción se encuentra tanto a partir del sabor como de la sorpresa, del descubrimiento de texturas, de preguntarse a sí mismo: “¿Y esto cómo lo harán?”. Existe placer en el desconocimiento. Reflexiono sobre la necesidad de aceptar las diferentes formas de alcanzar la conmoción en una mesa desde la tradición a la vanguardia pasando por las diferentes vías personales de unos cuantos cocineros, desde la mesa vestida con un mantel de cuadros a la mesa sin mantel. Emparejándome con el refranero español: “ En la variedad está el gusto”.

Se habla y se escribe de Disfrutar como un pequeño Bulli. Nunca estuve en el “faro de Roses”, por lo que no puedo afirmarlo. Lo que sí resulta meridiano es que caminamos por esos métodos que le dieron esplendor: liofilización, el obulato, las esferificaciones, las gelatinas calientes, las espumas, la utilización de espesantes más ligeros. Estas técnicas al servicio del cliente, no de una complejidad conceptual que no existe.

Después de tantos años en el bucle de la innovación, de la creación, se tiene la percepción que Oriol, Mateu y Eduard llevan dentro cocinar desde un ir a por todas, de no mantenerse en su zona de confort. La herencia de la filosofía bulliniana.

La puesta en escena carece de encorsetamiento. El servicio se encuentra en esa línea barcelonesa de distancia justa, resultando cercano y al mismo tiempo hospitalario y eficaz.

Para ver el post completo visiten
complicidadgastronomica.es/2015/04/restaurante-disfrutar-las-mul...

Gath

Muy buena reseña Isaac.

30 de abril de 2015

Isaac Agüero

Gracias Jose Luis por tu fidelidad a mi contenido

30 de abril de 2015

Gath

De nada Isaac, como ya he manifestado en otros soportes, sigo con mucho interes a quienes considero maestros y como dirian al otro lado del charco, para mi, "vos lo sós" .

30 de abril de 2015

Miss Migas

Se le lee siempre con mucho gusto, Isaac. De lo que entiendo y de otros artículos cuya opinión valoro, como la suya, interpreto que Disfrutar adolece de un quizás excesivo uso de la técnica dejando en segundo plano la importancia lápida.
Técnicas de un Bulli que yo sí tuve la suerte de disfrutar y que, si bien son muy efectistas, luego no hacen que el recuerdo del plato perdure.
No me mal interprete, que yo Disfrutar no lo conozco pero sí que lo dejaría en la recámara a favor, por ejemplo, de una visita a Gresca. ¿Soy una antigualla?

30 de abril de 2015

Isaac Agüero

Hola,
Son restaurantes para mi totalmente diferentes. El post anterior fue sobre Dos Cielos y desde mi punto de vista en su globalidad es un restaurante de mayor nivel. Entre Gresca y Disfrutar tengo mis dudas. Creo que a Disfrutar se tiene que ir, y luego que cada uno valore. También hay que tener en cuenta que el menú corto hay 17 pases, lo cual siempre provoca que haya subidas y bajadas.

30 de abril de 2015

03/07/2015

Disfrutar, donde probar algo de lo que fue El Bulli…

Sin duda alguna Disfrutar ha sido la novedad gastronómica más importante que ha tenido Barcelona en los últimos meses. Tras los éxitos cosechados en el restaurante compartir de Cadaqués y anteriormente en El Bulli, los cocineros Oriol Castro, Eduard Xatruch y Mateu Casañas se han lanzado a por este nuevo proyecto.

La sala está bastante bien, con la cocina abierta a un lado donde ves a los múltiples cocineros trabajando en directo, y con una terraza muy agradable al otro, aportando mucha luz a las mesas.

Su cocina está muy enfocada en la técnica aunque respetando los sabores y supongo que tendrá algo que ver con lo que fuera en su día el mejor restaurante del mundo, El Bulli. Te ofrecen 2 menús, disfrutar (corto) y festival (largo). Tengo de decir que el menú largo, que fue el que tomamos, son 25 platos y me parece una buena opción para comer, en caso de cena con el corto puede valer.

Con respecto a los platos, dado que son 25, os voy a comentar los que más me gustaron. El primero a destacar es el tercero que te sirven, “lazo crujiente de panceta ibérica curada”, una especie de snack parecido a los “ganchitos” de toda la vida con una fina loncha de tocino ibérico por encima. Como comprenderéis solo el sabor de la grasa del jamón es increíble, y la textura del “ganchito” lo acompaña a la perfección.

El segundo de los platos que me encantó, fue “disfrutar de la aceituna”, un par de trampantojos de aceituna. Una de ellas con sabor a la misma aceituna pero la otra con un toque a cacao muy curioso. El plato está muy logrado y la explosión de sabor al comerlo es muy agradable.

Otro plato muy curioso es la galleta de idiazábal, que imita a una galleta Artiach de las de siempre. Muy suave y fresco sabor a queso que lo hace un plato destacable tanto por técnica como por gusto.

Justo a continuación llegó uno de los mejores de la tarde, la yema de huevo crujiente con gelatina de setas. Una especie de buñuelo relleno de yema que explota en la boca al morderlo. Todos los platos de huevo de este tipo de restaurantes son increíbles… Además viene acompañado de una gelatina con mucho sabor a setas que completa el bocado perfectamente.

Bocadillo aéreo de marisco y aguacate, un pan ligerísimo acompañado de una mezcla muy suave de marisco con una salsa muy fina de aguacate. Una muy buena mezcla que aporta mucha ligereza y con la que te quedas con ganas de más…

Otro plato que me pareció increíble es el tuétano de vieira con caviar Oscietra. La textura y forma del tuétano pero con el sabor increíble de la vieira acompañado de unas huevas de esturión que lo hacen un platazo excepcional.

SI QUIERES VER LAS FOTOS Y SEGUIR LEYENDO ENTRA EN: cookinganddisfruting.es/2015/07/disfrutar-donde-probar-algo-de-l...

06/02/2015

Para disfrutar de verdad

Los cocineros son tres de los cuatro jefes de sala de El Bulli :O Por lo que dicen las tapas y los aperitivos deben ser obras de arte a los ojos y al paladar...(solo hay que ver las fotos de la web)

Rosalía Martínez (Pi...

ayer estuve con maribona (alucina jaja) en una clase y nos dijo que era fantástico!

6 de febrero de 2015

María

a disfrutar de lo lindo :)

6 de febrero de 2015

María

antiguo profesor...

6 de febrero de 2015

spider72

Éste estuvimos a punto de de ir en Barcelona y es verdad que se habla maravillas, pero el precio también es maravilloso (para el que lo recibe, digo).

Estaba ayer en la fiesta de La Kasa...rodeadito tooooda la noche de acólitos.

6 de febrero de 2015

06/02/2015

disfrutar BCN

ultra pendiente, de varios ex-Bulli. Todos mis amigos de BCN lo ponen por las nubes, a ver si le puedo pegar un tiento cuando vaya.

Lady Spider76

Lo malo es que sólo se puede comer con menú degustación (uno a 65 y otro a 95 euros). + bebida

12 de febrero de 2015

spider72

Y que está lleno!!!

12 de febrero de 2015