El mediático chef Andrea Tumbarello ejecuta en Don Giovanni, su restaurante insignia, las recetas más clásicas de la tradición italiana con una selección de pastas y pizzas de gran calidad. En época de trufa, aquí siempre tienen las de mayor sabor y olor así que no se lo pierdan; o sus canónicos spaghetti carbonara.

Ordenar por:

relevancia fecha

23/10/2013

Sobrevalorado

Iba con muchas ganas después de haber leído muchas críticas positivas sobre el Don Giovanni pero supongo que quizá no fui una buena noche.

Tienen dos zonas: unas mesas a la entrada junto a la barra y otra sala más al fondo. Nos sentaron en las mesas de la entrada. Lo malo es que tienen la puerta del local abierta para que pueda salir humos y olores de cocina. En una noche de noviembre cenar al lado de una puerta abierta no es una experiencia agradable. Pregunté al camarero si sería posible cerrar algo la puerta y no pudo ser más borde y seco: "No". En resumen que me tocó cenar con el abrigo puesto.

El servicio no debe de estar muy contento de trabajar ahí porque no podían estar más secos y antipáticos. Respondiendo a todo con monosílabos y sin ganas de explicar la carta o hacerte la noche agradable.

El local por otra parte es una especie de cafeteria con una decoración desangelada y mesas estrechas. No entiendo que lugares así puedan encontrar gente para recomendarlos tan vivamente.

La comida está rica pero para alguien que conozca la cocina italiana no es para tirar cohetes. La pizza, teoricamente especialidad del local me pareció escasa, fría, seca y floja, francamente sería difícil hacerla peor.

Hay muchos italianos en Madrid que compiten a ser "el mejor italiano de Madrid" y ciertamente el Don Giovanni no es uno de ellos.

En fin, que no lo recomiendo. Cenar sale por unos 30-40 euros, que para la relación calidad precio de lo que te encuentras me parece caro.

Servilletas de tela. Mantelitos tu-y-yo de tela.

22/12/2013

Sigue en plena forma.

Para mi es el mejor italiano de España. Su chef y propieterio Andrea sabe lo que hace. No entiendo otras críticas hablando de humo y olores cuando los extractores son impresionantes (se ven desde fuera). El servicio es muy bueno, no entiendo lo que dicen sobre la seriedad, aunque si tu eres serio tal vez trasmitas ese carácter.
La comida sigue siendo muy buena después de mi última visita de hace más de un año. Pastas buenísimas, burrata extraordinaria, trufa a raudales, buenos vinos bien servidos, grandes ginebras. En resumen, cocina técnica y buen producto a precios moderados si no se toca la trufa blanca.

01/06/2013

Buenísimo!

Fuimos un grupo de 8 y todo genial. El servicio muy atento en todo momento. Las pastas y pizzas buenísimas. Los entrantes muy bien, muy rico el pulpo y el carpaccio de setas.

Pedimos 8 entrantes y varios segundos y postres a compartir 45€ persona con vino. Una pena que no se pueda pedir jarras de agua...

Los Gin&Tonics premium de la sobremesa algo caros 14€ vs standard 8€.

Una noche de amigos estupenda y un lugar al que volveremos sin duda.

Pd. Si buscas una velada romántica más te vale ir entre semana o a medio día. En el comedor del fondo tuvimos bastante follón.

25/02/2013

Trattoria autentica

COMIDA
Lo mejor del local, exquisita y variada con productos buenisimos, la pasta esta siempre en su punto con un sabor espectacular,además de variada saliéndose de los clásicos, hay que tener en cuenta que Andrea, el chef siempre tiene platos fuera de carta. Tiene unos entrantes sencillos pero buenisimos y una carne de primera calidad.
BEBIDA
Carta de vinos variada con referencias de diferentes regiones italianas principalmente sicilianas, región del chef si no me equivoco. Famosos también los Gintonic.
SERVICIO
Muy cambiante, puedes tener suerte y que te atiendan bien o no y que te atiendan regular, Andrés el che sale de la cocina muchas veces para cantar algún plato de fuera de la carta.
AMBIENTE
El local es un irlandés reconvertido, evitar las mesas de la entrada
CALIDAD-CANTIDAD-PRECIO
Las raciones suelen ser bastantes menudas y salir de un restaurante con hambre es de lo peor que hay sobretodo si es una teatro ría italiana, sales por unos 40€ barba y puede ser que te quedes con hambre pero la pasta y la calidad es de lo mejor de Madrid, juzga tu.
RESUMEN
Un restaurante autentico donde el che le pone pasión e innovación y eso no tiene precio, por eso puedes salir un día muy contento y otro día contento sin mas, pero siempre te quedaras con ganas de volver otro día.

20/06/2013

Estuvimos este fin de semana después de escuchar numerosas criticas, pero suele pasar que cuando más esperas de un sitio más decepcionante puede ser... hicimos la reserva de rigor, pedimos terraza.. primera decepción de la noche, nos ponen en una mesa totalmente cuesta abajo que te daba la sensación que ibas a caer, cuando solicitamos que nos cambiarán a una mesa vacía más arriba... ni modo ni la menor intención del cambio...

Luego la comida... debo decir que el servicio es más rápido que el VIPS, más duras en pedir que 2 segundos después te están trayendo los platos a la mesa... madre mía ni una copa de vino alcanzamos a bebernos... parece que todo lo tienen ya previamente preparado, porque es imposible que tarden tan pero tan poco en la preparación.. eso para el entrante... lo mismo sucedió con el plato fuerte... 2 secs después que terminásemos nuestro primer plato ya te lo estaban poniendo encima... cuando terminamos de "comer".. esa es la segunda parte de la historia.. tal fue la rapidez... ojo con esto no estoy diciendo "buen servicio".. que teníamos el vino entero... madre mía que afán de facturación!!!...

Segunda parte, hemos estado en sicilia, es sin lugar a dudas el lugar donde los amantes de la pasta pueden deleitarse con sus maravillas gastronómicas... la calidad y el precio están equilibrados... y las raciones enormesssssssssss!!... en Don Giovanni, las raciones super pequeñas, a tal punto que nos tocó pedir un terce plato fuerte...

Que probamos...

- Carpaccio clasico : puedo decir que el genero era bueno pero un poco soso el aderezo de la ensalada
- Pasta Putanesca : excelente, es una pasta vegetariana ...
- Pasta Carbonara: mala y seca, una gran decepción fuimos porque en Italia habiamos probados la receta original de esta pasta sin nata y aquí prometían na igual... mala seca y con 2 trozos de bacon.
- Raviolis de Espinaca: muy normalitos... en cualquier lugar los podrias probar...
- Vino normalito

La cuenta 100 €.... caro carisimo...

Una decepción.

21/09/2013

Un italiano para la zona de Atocha

No es le mejor de Madrid pero aún así es una buena opción para comer o cenar italiano. La burrata me gustó mucho. La hamburguesa de la foto con risotto estaba sabrosa

05/11/2010

Italiano auténtico

Post completo: gastromaniacblog.com/2010/11/restaurante-don-giovanni-un-italian...

Comer italiano de verdad no es tan fácil como parece y aunque Madrid es una gran ciudad y cuenta con una amplia oferta gastronómica… no todo lo que reluce es oro. Queremos presentaros un italiano auténtico que se encuentra en nuestro barrio y que con el tiempo se ha ganado al público y a la crítica.

En cinco años su popularidad ha subido como la espuma (tal vez de forma algo exorbitada) y a día de hoy asesora y gestiona varios locales de la capital. Nuestro equipo solamente conoce el local de Don Giovanni y con este nos quedamos que es donde Andrea siempre anda entre fogones.

La crítica lo ha ensalzado mucho, y cierto es que somos asiduos a este rincón de Italia, pero pensamos que hay que ser algo comedidos porque tan alta expectativa puede decepcionar… Eso sí, sirven una excelente pasta fresca, deliciosas pizzas y unos impresionantes gin tonics que se han convertido en uno de sus sellos.

Don Giovanni cuenta con dos salas, la primera es algo más informal, se trata de la propia entrada al restaurante y donde también está situada la barra y la recepción. Esta es la menos recomendable dado que es el paso principal de toda clientela y camareros, el teléfono para las reservas no para de sonar… En definitiva es zona bulliciosa, por otro lado algo fría en invierno al estar situada junto a la puerta. Vamos, que si podemos elegir mejor reservar en la sala principal que está situada al fondo.

La decoración es un tanto anárquica, una “curiosa” mezcla de estilos que no acaba de cuajar… quizá ésto sea lo que menos nos apasiona del local.

Solemos visitar Don Giovanni al menos una vez al mes, resulta difícil resistirse a la tentación teniéndolo tan cerca de nuestra “sede”, y aún así os confesamos que no hemos logrado probar ni la mitad de los platos de la carta. ¡Por qué? Uno se engancha a ciertos platos y de ahí no sale. Hace poco que ha modificado la carta y ahora encontramos varios platos que incluyen la deseadísima trufa blanca. A precio de oro, claro.

Nuestros platos:

Berenjenas a la napolitana
Rica cazuelilla de berenjenas con tomate y mozarella fundida

Pan de ajo

Spaghetti carbonara… Los auténticos!! Pasta fresca, nada de nata, preparados y terminados con el mismísimo Andrea en la mesa dándole vueltas a la pasta en la yema de huevo justo antes de servirlos. Lo termina con pimienta negra recién molida de un gigante molinillo que casi necesita una grua. Una delicia, los mejores que hemos comido en Madrid.

Pizza Bismark – Con tomate, jamón, queso y un huevo en el centro… Muy rica! Finas y crujientes tal y como nos gusta.
A veces encargamos la pizza en la barra y nos la llevamos… Mucho mejor que encargar telepizza 
Panacotta - Siempre deliciosa, cremosa y suave.

Gin tonic – Aquí entramos en un curioso mundo que se está abriendo hueco a pasos acelerados. En Don Giovanni es un MUST probar un gin tonic, no solamente para disfrutar de esta bebida sino para experimentar toda la parafernalia y pompa con la que te lo preparan… solamente por eso vale la pena! En la entrada tiene una nevera exclusivamente dedicada a las ginebras. Tienen un carrito ya preparado con frutas y especias que acercan a la mesa para preparártelo ahí mismo.
Ginebra G’Vin de FRANCE con tónica FEVER TREE: Enebro, lima y naranja. Deliciosa y afrutada
Ginebra G’Vin de FRANCE con tónica FEVER TREE: pétalos de rosa – perfumado y aromático.
A 14 Leuritos la copa… Pero estaba buenísimo!

Bien, ahora alguna crítica constructiva.
LO MEJOR: La carbonara, los papardelle de gambas-ajo-guindilla o los de boletus (que los hemos comido muchas veces), la bolognesa y las pizzas.
Por supuesto los gin tonics.
El agil servicio (por lo general).

LO PEOR:
Las raciones son algo escasas (Especialmente los papardelle y la carbonara) y a este equipo no le gusta quedarse con ganas de más tras una rica comida….
La decoración… pensamos que es una asignatura pendiente, tal vez algo descuidado.
La mala costumbre que tienen a veces, en el momento de la reserva, de comentarte la hora a la que debes abandonar la mesa… Ésto creo que no le gusta a nadie porque así uno no come a gusto.
Y como dice Woody Allen, esto lo decimos “desde nuestro más profundo respeto y admiración :-) ” (o algo parecido).

lucimar

Para quien le guste la pasta está bien. Probé la bolognesa y las pizzas y estaban muy ricas. Mi pareja probó la Panacotta que según él estaba muy cremosa.

5 de noviembre de 2011

14/08/2010

PAROLE,PAROLE,PAROLE...

Alentado por las buenas criticas que tiene este restaurante y a pesar de que está en un lugar incomodo (alejado de cines, bares etc donde continuar la noche) fui a cenar a Don Giovanni. En contra de la opinión general que encuentra feo el local, excelente la cocina y encantador al dueño-chef yo vi un local más que suficiente (yo a los restaurantes voy a comer), una cocina pasable y un dueño-¿chef? inadmisible.
Empiezo por decir que la pizza es perfecta en lo que al gusto español se refiere(masa fina y crijiente) aunque no tenga nada que ver con la autentica pizza napolitana. Es muy ligerita y a mi me gustó. La pasta ya es otro cantar. Presume Andrea, el ¿chef? de pasta fresca casera ( y gasta la bromita absurda a todas las mesas de preguntar ¿Mejora la pasta Gallo?) para que los más ingenuos se imaginen al personal del restaurante confeccionando a las 5 de la mañana la pasta del dia con sus manitas... Un poco de seriedad. La pasta si es fresca pero no casera. Cualquiera puede comprar en el Carrefour pasta fresca como la que vende él. Yo tomé unos tagiatelle con trufa, sosos y mal escurridos (quedaba agua de cocción en el fondo del plato). Pero lo mejor fueron los carbonara de mi chica que estaban buenos (yo los prefiero con pasta seca). El chef, vino a nuestra mesa con un cuenquito de aluminio y los mezcló con el huevo ante nosotros como si estuviera llevando a cabo un proceso de alta cocina que puede hacer un niño. Patético.
A la tercera bromita del hombre este, que por cierto es el único chef que yo he visto en mi vida que en las 2 horas que estuvimos no pisase la cocina, le puse mala cara y nos dejó en paz, pero se cebó con la mesa de al lado hasta el punto de que tuvieron que pedirle de la mejor manera que encontraron que los dejase cenar.
Le oí presumir de tener una carta con no se cuantísimos platos de pasta pero si uno se fija no son más que una docena de ingredientes y otra de tipos de pasta que combina entre si. Además, abunda la nata, caracteristica del mal cocinero italiano.
A mi me parece que este hombre es un vendedor excelente que engaña a españoles( en el restaurante no había ni un solo italiano) que no saben mucho de cocina italiana. O a vosotros no os mosquea que hasta hace dos dias fuera fiscalista?
Chicos si quereis comer buena cocina italiana, en madrid la hay. Afinad vuestros paladares y no os dejeis engañar por un charlatan de feria.
25 oct 2008
Apenas unos días después de escribir la crítica anterior veo con estupor que el ¿chef? del que os hablaba (Andrea Tumbarello) y un evidente amiguete suyo (Txemito no sé qué) se han dado de alta en este sitio para acusarme de mentiroso y envidioso permitiendose presuponer que soy un resentido y fracasado propietario de algún restaurante italiano. Claro que también podría ser un ofendido directivo de la empresa de pastas Gallo a la que él se permitió ridiculizar sin pudor. Por lo visto este señor, acostumbrado a campar a sus anchas, considera que sólo un profesional de la cocina italiana puede ser capaz de desenmascararle, lo cual me alaga a la vez que revaloriza mi critica. Pues no, señor, no soy dueño de ningún restaurante; soy arquitecto. Eso si, soy también un apasionado degustador de la cocina italiana, en parte porque mi "nonna" materna era de un pueblecito de la Toscana y la vi desde pequeño hacer los ravioli en casa cuando en España no existian y en parte porque he residido 8 años en Milan y por trabajo y por placer he comido en muchos y muy buenos restaurantes y trattorias de toda Italia.
Señor Tumbarello, si lee con atención mi crítica verá que digo cosas buenas de su local de su pizza y de sus carbonara, pero el tartufo era pésimo, su carta mala y usted, con todos mis respetos, un vendedor pesado. Está fue mi impresión y así la conté. Porque aunque le cueste aceptarlo estamos en un pais democrático y este es un medio público. Le aconsejo que se haga ver esa terrible soberbia que le impide aceptar críticas negativas en vez de utilizarlas para mejorar. Por lo menos evite actitudes de "padrino" y respete las opiniones de los otros .¡Ah! y ponga más cuidado que ya ve usted que cada vez hay más españoles que saben de cocina italiana.
27 oct
Y ahora le toca a Txemito!!! Vergonzoso, Txemito. VERGONZOSO....Aunque tiene su gracia.

10/11/2009

un problema de expectativas

Lo malo de ir a ver una película que todo el mundo ya ha visto y que han puesto por las nubes es que al terminar de verla piensas pues no es pa tanto. Y seguramente sí lo sea pero ibas con tantas expectativas y ganas de que te gustase que sinceramente, piensas bueno sí, tal o cual cosa están muy bien pero no se...

Y eso es lo que me pasa a veces con algunos restaurantes, incluido el D. Giovanni. Tenía tantas ganas de probarlo, había leído tanto bueno en 11870 sobre este sitio, tanta gente fiable lo ponía por las nubes, tiene este italiano tantos palmeros que sentí que iba de romería al santo cuando por fin cené aquí. Y resulta que el santo no es milagrero

La comida a mí me gustó, mucho. Hay una calidad enorme y mucha sinceridad en los platos. La burrata es magnífica y un acierto presentarla con una especie de majado de tomate picante, deliciosa. Las pizzas... yo no soy amigo de este plato así que no sé juzgarlo. Estaban buenas pero no sabría decir si son las mejores de Madrid, creo que no.

Siempre que voy por primera vez a un italiano hago la misma prueba pidiendo spaguetti al pesto. Es un índice infalible, porque este plato lo tienen en todas las cartas de todos los restaurantes italianos del mundo y es un modo bastante acertado de descubrir la maestría del local porque ves cómo tratan la pasta por excelencia (los espaguetti) con una salsa que a simple vista parece sencilla de hacer pero con la que es bastante habitual fallar. Aún recuerdo los primeros espaguetti al pesto que pedí en la trattoria Pulcinella (11870.com/pro/trattoria-pulcinella) o en Come Prima (11870.com/pro/come-prima). Gloriosos! Pero en Don Giovanni no es la mejor opción :(

Hay pastas mucho más exquisitas, como unos fabulosos pappardelle con foie y boletus o la lasagna. No probé las carnes (para otra vez) pero tenían una pinta estupenda. De los postres yo no volvería a pedir un cheesecake industrial y perfectamente olvidable, pero sí volvería a disfrutar del mejor Canolo siciliano, ese maravilloso postre hecho de hojaldre entubado relleno de crema, que en Don Giovanni lo bordan. Éste sí puede ser el mejor local para comer esta exquisitez siciliana.

El local no hace -ni de lejos- justicia a la comida. Cómo una calidad tan enorme en el plato puede estar rodeada de tan poco mimo! Quien crea que esto es una trattoria italiana ha estado en pocas. Don Giovanni es un restaurante feo, descuidado y con aspecto de bareto de carretera, abarrotado de mesas, ruido y cuadros sin sentido que se achuchan en las paredes sin orden ni concierto ni gusto. El jaleo está garantizado porque siempre está lleno y no hay otra para hacerte oír o atender por tus compañeros de mesa o el servicio que gritar. Cuando te escuchan, los camareros son simpáticos y encantadores, aunque la espera para todo es agotadora: para cada acto de una comida o cena los lapsus de tiempo son desproporcionados. No hay que venir con prisas porque saldrás desesperado.

Todo el restaurante es fumadores -con lo fácil que sería hacer una zona para no fumadores- y la gente fuma, fuma muchísimo. No dudes que saldrás del local apestando a tabaco. Es lo que tiene cenar bajo una capita constante de humo que sobrevuela la sala. Un asco. Siempre me sorprende cómo los restauradores ponen tanto empeño en hablar de su obsesión por la calidad, por la preparación, por el respeto al producto y luego lo ensucian rodeándolo de un ambiente en algunos momentos irrespirable.

Cubertería normal, cristalería normal, vajilla blanca de andar por casa. Demasiado estandar todo para un precio medio de 40 euros compartiendo entrantes, un plato de segundo y un postre. La carta de vinos es como la de todos los italianos, quizá demasiado nacionalista, una sucesión de páginas en la que o eres un experto o escoges a ciegas, por el precio. Yo opté por un montepulciano, que suelen ser apuesta segura, y salió muy bueno.

Podría ser uno de los mejores italianos de Madrid. Pero no lo es. La cocina es magnífica, prodigiosa en algunas propuestas, pero está rodeada de un ambiente poco lustroso que no consigue rescatar el empeño que ponen en servir una muy buena comida italiana.

18/10/2011

Aparcamiento: bastante sencillo en los alrededores
Sobre el tema de las mesas: mejor en el salón de dentro que en las mesas de la barra, son un poco incomodas.
La comida: muy rica
El servicio: nada que reprochar, lo esperado

Eso si que a nadie se le ocurre pedir algo de fuera de carta, las típicas sugerencias: nos clavaron 25EUR por pasta con mariscos y salsa Pirata. Puede que lo valga, pero lo suyo es dar las sugerencias con el precio, sobre todo cuando es el doble del resto de platos de la carta...
Volveré porque hay pocos italianos por el barrio, pero con mucho cuidado

06/10/2011

Vamos por pasos. Es cierto que en Don Giovanni las pastas frescas estás muy buenas, como la rellena de calabaza. Los entrantes también, ya sean ensaladas o la berenjena con parmigiano. Incluso las pizzas, como la de trufa, tiene algo especial. El tiramisú, regulero.

El sitio ha ido adquiriendo cierta fama, pero no es para tanto. Si vives por esa zona, fenomenal, puedes disfrutar de una buena trattoria sin salir del barrio. Si no, desde mi punto de vista, la excursión no merece la pena. Si este restaurante estuviera en el centro sería uno más. Claro que estando donde está, y siendo tan feo como es, las expectativas se reducen a cero y la satisfacción aumenta.