Fresh Daily Food. Cocina abierta a todas horas. Sharing Moments. Cocktails. Brunch.

27/06/2016

Sitio mono/ agradable para tomar algo.

Cierran sobre las 2 así que puede ser una opción para tomar una copa o cóctel en plan tranquilo.. eso sí, el sitio se paga.. 9-10 € el gintonic con sus verduritas y especias varias.

12/02/2016

Mi experiencia en Dray Martina es algo rara. Me explico: el sitio es agradable pero la mesa que nos dieron enana para tres personas. No cabían ni las copas.
De comida burrata y tartar de salmón para compartir. La burrata rica pero enana. El tartar algo insípido.
De segundo, steak tartar tambien algo enano. Y sinceramente no era gran cosa. Los he probado mejores aunque a su favor hay que decir que te lo llevaban a la mesa con algunos ingredientes aparte para mezclar al gusto.
De segundo también coca con queso cabra, cebolla caramelizada e higos. Buena pero es algo muy sencillo.
Postre: me sorprendió el brownie de chocolate blanco y dulce de leche. Buenísimo. Presentado como en un tarro de cocina, muy original. Sin duda, lo mejor de la noche.
El cheesecake también venía en un tarro de
... opinión completa »

11/02/2016

Solo para ver

Conocí el Dray Martina haciendo fotos del espacio, no puedo opinar sobre la comida porque aún no me he animado, reconozco que he estado tentada de ir para cenar pero he rectificado a tiempo a juzgar por las opiniones que he leído por aquí, y es que todavía estoy esperando un restaurante con una decoración de esas preciosas y que cuando salgas digas "pero que bien he comido", me he tomado un café y una tarta, eso sí, y estaba muy rico, aunque ahí es difícil fallar.
Probaré el menú de mediodía pero no creo que pase de ahí.

09/05/2015

Decoracion de fachada con mal servicio y comida muy mediocre

Dry Martina cuenta con una decoracion de diseño que enmascara una realidad de un nivel muy inferior: la comida muy mediocre, con una carta plana que no se diferencia de cualquier otro nuevo restaurante de la zona; unos camareros jovenes y guapos pero nada profesionales (tuvimos que pedir hasta dos y tres veces cada cosa, desde la carta hasta los vasos de agua), que se pasan más tiempo en el corrillo de cotilleo detrás de la barra que pendiente de los clientes; los tiempos tampoco se respetan, ya que no nos trajero ningun plato al mismo tiempo, ni tan siquiera los postres; y por
ùltimo la acústica del local es terrible, casi imposible de seguir una conversacion con tu propoa mesa, a lo que no ayudan los gritos del personal, incluido el maitre al saludar a sus conocidos. En definitiva: NO VOLVERÉ.

14/03/2015

Admiten perros

Restaurante de moda con camareros bastantes bordes. Lo que no me gustó es que admiten perros y no lo ponía en ningún sitio, y al ser alérgica pues me quede sin probar el postre porque no podía aguantar allí. Los platos a mi parecer son bastante escasos y por tanto caros para lo que son. La comida esta buena pero nada del otro mundo. La comida sale a unos 25 euros persona con una bebida, entrante a compartir y principal.

07/02/2014

¿QUIERES SER COOL Y LA COMIDA TE IMPORTA TRES CARAJOS? ES TU SITIO

¿Por qué un sitio como DRAY MARTINA se pone tan de moda? A veces creo que hay que contratar a Mulder y Scully para que resuelvan estos Expedientes X de sitios mediocres que se ponen tan de moda en Madrid.

Mi conclusión es que somos gilipollas. Abre un sitio nuevo en Madrid, pone una decoración chula, sale en revistas como Vogue o Elle diciendo que para ser cool hay que ir a cenar a DRAY MARTINA y vamos todos como borregos. Da igual el nivel de la comida, eso es lo de menos. Lo único que importa es ver y dejarse ver.

Y pese a saber todo eso, yo sigo cayendo en la trampa y voy a conocer estos sitios. Eso sí, mi único fin de visitar sitios como DRAY MARTINA es poder hacerles una crítica. Por eso, una visita y no
... opinión completa »

05/02/2015

Cena agradable

Pues sí, local muy bonito, pero un infierno de calor!! La última parte del local, donde nos sentaron, estaban demasiado caldeada, se notaba mucho la diferencia de temperatura con la primera parte de la entrada. Las mesas muy juntas y poquita luz.
El servicio y la comida correctos. Me gustó especialmente el arroz con chipirones y el pez mantequilla. Algo más de 30 euros por cabeza.

14/03/2014

Wonderful place to meet with friends

Dray Martina is a wonderful place to meet with friends. The deco is a big part of the experience, made by Madrid in love, white furniture, cactus and huge windows that allow street light enters the room.

The food is the perfect match for a vibrant conversation. Mediterranean, simple, tasty and easy to share plates, as the Grilled octopus with avocado brunoise (not good enough for my lovely Galician companion), Croquetas made of cecina, pear and spinach, Duck magret with pumpkin or the Hamburger. We also share a dessert, Chocolate mousse.

I liked Dry Martina most for the space and the atmosphere they offer, so you can choose either breakfast, brunch, lunch or dinner to go there and spend a good time with your friends.
Open Monday to Friday from 8:30 to 2:00, Saturday and Sunday from 10:00 to 2:30. Booking is required.

10/10/2013

Sarah Connor lo descubrió en septiembre de 2013

Espíritu de Alonso Martínez

Este local tan cool acoge a un cierto número de fashion victims sin que pierda su encanto. Con sus ventanas de pie abiertas enmarcando diversas mesas generan la necesidad de sentarse a tomarse un buen cóctel. El caso que el mojito no estaba muy allá, demasiada soda para mi gusto (8€) pero la caña doble por 2,5€ apetece. Tienen cheesecake, habrá que volver para probarla porque en el dichoso Mama Framboise nunca hay hueco para mis estupendas posaderas. Nos agasajaron con kikos para parar un carro. Local nuevecito, veremos cómo evoluciona.

acme

Pasé por delante y había ambiente. ¿Qué tal está el sitio?

22 de septiembre de 2013

Sarah Connor

Pues el ambiente como muy cool pero relajadete y el sitio es mu bonico y tal. Ahora, el ver más

23 de septiembre de 2013

acme

okis. Habrá qué pasarse

23 de septiembre de 2013

14/07/2014

Uno más...

Pues eso, un sitio de moda más, de los que parece que están surgiendo como setas por Madrid, con una decoración bonita y una cocina mediocre y sin personalidad.
El local está bastante bien, hay una separación razonable entre mesas y la decoración es resultona, se agradece un restaurante en el que no haya mesas de madera con reproducciones de las plastic chair de Eames o de las sillas de metal A de Pauchard (que cansancio!).
Respecto al servicio, en mi caso, no me puedo quejar, los camareros fueron amables y bastante atentos.
Ahora viene lo malo, la comida. La carta es maaaaaaas de lo mismo de siempre, los platos que se repiten una y otra vez en este tipo de locales, tartar de salmón, burrata, huevos rotos, cocas... solo faltaban las omnipresentes minihamburguesitas!!
Para empezar, nosotros
... opinión completa »

19/11/2013

Muy "Dray", muy "Martina"

De entrada ya el nombre del local merece la pena por lo original “Dray Martina” (ojo, dray con “a”, es genial), así que con esta presentación la curiosidad hizo que tuviera enormes ganas de conocer y probar la carta de este nuevo proyecto.
Situado en uno de los sitios más de moda en Madrid, la calle Argensola, está decorado con elementos cálidos, acogedores, rústicos al estilo nórdico y realmente original, igual que el nombre. Quizá demasiado aprovechado el espacio pero en los tiempos que corren hay que sacar el máximo partido.

La carta muy sugerente, más amplia de lo que esperaba pues incluso incluye arroces, creo que ofrecen platos que intentan ser gastronómicante diferentes a otros locales similares y lo consiguen, dudamos entre un montón de platos para pedir; finalmente compartimos como entrantes croquetas de boletus y croquetas de
... opinión completa »

11/06/2014

Sitio divertido con comida....normal...y buen buen rollismo

La verdad es que antes de escribir esta crítica me he pensado mucho qué poner porque leo lo que ponen otros críticos (que considero saben mucho más que yo) y no me siento identificada.

Dray Martina es lo que es. Como diría nuestro Spider (en honor a el tras su berrinche Nakeimaniano), es uno de esos restaurantes con maderas decapadas, estilo we love Provence and lavender fields con carta de maderita.

La comida....pues más de lo mismo y lo que tienen en todos los sitios, eso si, aquí destacan los postres que tienen muy buena pinta. Me hubiera comido todas las tartas, pero dado que estamos en Junio, me contuve.

En nuestro caso y por aquello de las fechas y los bikinis nos tomamos unos mejillones pad-thai (que nos encantan) y que estaban bien ricos y una burrata
... opinión completa »